Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
0Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
EL BAGRECICO

EL BAGRECICO

Ratings: (0)|Views: 694 |Likes:
Published by vmb81

More info:

Published by: vmb81 on Oct 24, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/01/2013

pdf

text

original

 
 
EL BAGRECICO
DE FRANCISCO IZQUIERDO RIOS
Biografía
Nació enSaposoa , distrito de la provincia de Huallaga en la región San Martín, el29 de agostode1910y murió enLima,30 de juniode1981. Fue unescritoryeducador  peruano. Oriundo de la selva amazónica peruana, recreó en su obra el paisaje y la vidade los hombres de esa región. Su obra literaria es muy nutrida. Su género preferidofue elcuento. El vigor y la sencillez son los atributos de su prosa. Cuando conoció a José Carlos Mariáteguicolaboró con él en el dictado de cursos de cultura general enlos sindicatos obreros de Lima y Vitarte. Sucesivamente, ejerció la docencia enMoyobamba (1931-1932),Chachapoyas(1932-1939), Yurimaguas(1939-1940) e Iquitos(1941-1943); se desempeñó como inspector de enseñanza de laprovincia deHYPERLINK "http://es.wikipedia.org/wiki/Provincia_de_Maynas"Maynas(1943); y fuetrasladado aLimacomo director de la Escuela Nocturna N.° 36, establecida enBellavista,el Callao(1943-1964). Al mismo tiempo, fue jefe del Departamento de Folclor creado en la Dirección de Educación Artística y Extensión Cultural delMinisteriode Educación; y como tal publicó, en colaboración con José María Arguedas, una compilación de
Mitos, leyendas y cuentos peruanos
(1947) que los profesores de todoel país recogieron de las versiones orales.Su estilo tiene una gran fuerza evocativa. Compuso además poesía y ensayos decrítica literaria. Cultivó la literatura para niños, siendo este sin duda su mayor logro enlas letras peruanas. Uno de sus cuentos más conocidos es el titulado
El bagrecito
.
 
 
Anticipamos
¿Qué crees que sea un bagrecico?……………………………………………………………………………………………………………………………
¿En dónde crees que se realizaron los hechos?………………………………………………………………………………………………………………………………
¿Qué peligros puede acecharle a un niño si va solo a conocer el mundo?…………………………………………………………………………………………………………………………………
EL BAGRECICO
CUENTO DE LA SELVA PERUANA
Un viejo bagre, de barbas muy largas, decía con su voz ronca en el penumbroso remanso delriachuelito: «Yo conozco el mar. Cuando joven he viajado a él, y he vuelto».Y en el fondo de las aguas se movía de un lado a otro contoneándose orgullosamente. Los pecesniños y jóvenes le miraban y escuchaban con admiración. «¡Ese viejo conoce el mar!».Tanto oírlo, un bagrecito se le acercó una noche de luna y le dijo: «Abuelo, yo también quieroconocer el mar».
 
- Si, abuelo.- Bien, muchacho. Yo tenía tu edad cuando realicé la gran proeza.Vivían en ese remanso de un riachuelito de la Selva Alta del Perú, un rito con lecho de piedrasmenudas y delgado rumor. Palmeras y otros árboles, desde las márgenes del remanso, oscurecíalas aguas. Esa noche, en un rincón de la pozuela iluminada tenuemente por la luna, el viejo bagreenseñó al bagrecito cómo debía llevar a cabo su viaje al lejano mar.Y cuando el riachuelito se estremecía con el amanecer, el bagrecito partió aguas abajo. «Tienesque volver», le dijo, despidiéndolo, el viejo bagre,quien era el único que sabía de aquella aventura.
 
El bagrecito sentía pena por su madre. Ella, preocupada porque no lo había visto todo el día,anduvo buscándolo. «¿Qué te sucede?», le preguntó el anciano bagre con la cabeza afuera de unhueco de la orilla, una de sus tantas casas.- ¿Usted sabe dónde está mi hijo?- No. Pero lo que te puedo decir es que no te aflijas. El muchacho ha de volver. Seguramente hasalido a conocer mundo.- ¿Y si alguien lo pesca?- No creo. Es muy sagaz. Y tú comprendes que los hijos no deben vivir todoel tiempo en la falda de la madre. Retorna a tu casa. El muchacho ha de volver.La madre del bagrecito, más o menos tranquilizada con las palabras del viejo filósofo, regresó a sucasa.El bagrecito, mientras tanto, continuaba su viaje. Después de dos días y medio entró por ladesembocadura del riachuelo en un riachuelo más grande.El nuevo riachuelo corría por entre el bosque haciendo tantos zigzags, que el bagrecito sedesconcertó.«Este es el río de las mil vueltas que me indicó el abuelo», recordó.Su cauce era de piedras y, partes, de arena, salpicado de pedrones, sobresaliendo de las aguascon plantas florecidas en el légamo de sus superficies; hondas pozas se abrían en los codos conmultitud de peces de toda clase y tamaño; sonoras corrientes, el bagrecito seguía, seguía oranadando con vigor, ora dejándose llevar por las corrientes, con las aletas y barbitas extendidas,ora descansando o durmiendo bajo el amparo de las verdes cortinas de limo.Se alimentaba lamiendo las piedras, con los gusanillos que había debajo de ellas o embocandolos que flotaban en los remansos.- ¡De lo que me escapé' -- se dijo, temblando.En tina poza casi muerde un anzuelo con carnada de lombriz... iba a engullirlo, pero se acordó delconsejo del abuelo: «antes de comer, fíjate bien en lo que vas á comer» así, descubrió el sedalque atravesando las aguas terminaba en la orilla, en las manos del pescador, un hombre conaludo sombrero de paja.Los riachuelos de la Selva Alta del Perú son transparentes; de ahí que los peces pueden ver elexterior.El incidente que acababa de sucederle, hizo reflexionar al viajero con mayor seriedad sobre lospeligros que amenazaban en su larga ruta; además de los pescadores con anzuelo, las pescascon el barbasco venenoso, con dinamita y con red; la voracidad de los martín pescadores y de lasgarzas, también de los peces grandes, aunque él sabía que los bagres no eran presas apeteciblespara dichas aves, por su aletas enconosas; ellas prefieren los peces blancos, con escamas.Con más cautela y los ojos más abiertos, prosiguió el bagrecito su viaje al mar. En una corrientecolmada de luz de la mañana límpida, una vieja magra, todas arrugas, metida en las aguas hastalas rodillas, pescaba con las manos, volteando las piedras.El bagrecito se libró de las garras de la pescadora, pasando a toda velocidad. –¡la mismamuerte!-, se dijo, volviendo a mirar, en su carrera, a la huesuda anciana, y ésta le increpó con elpuño en alto: “Bagrecito bandido”.

Activity (0)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Silvia BV liked this
MEGAMIZAEL liked this
Veronica Saavedra added this note
:D
Veronica Saavedra added this note
paltea
Veronica Saavedra added this note
k afeo

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->