Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Arrepentimiento Conduce Al Perdón - Presidente Spencer W. Kimball

El Arrepentimiento Conduce Al Perdón - Presidente Spencer W. Kimball

Ratings: (0)|Views: 15 |Likes:
Published by Fernando Vera
El Arrepentimiento Conduce Al Perdón - Presidente Spencer W. Kimball
El Arrepentimiento Conduce Al Perdón - Presidente Spencer W. Kimball

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: Fernando Vera on Oct 24, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/22/2013

pdf

text

original

 
0
EL ARREPENTIMIENTO
 
CONDUCE AL PERDÓN
 
Por el presidente Spencer W. Kimball
 
Adaptación de un mensaje dado a losalumnos de la Universidad Brigham Young el 4 de mayo de 1954
Una joven pareja tocó a la puerta de la casa de su obispo. Éste,que estaba solo en casa, les invitó a pasar. La voz gruesa yagradable del joven era precisamente la que se espera de un hombrealto y deportista como él.Lo acompañaba una hermosa señorita de cabellera negra ybrillante, figura esbelta y cara agraciada. Una vez sentados todos, el joven empezó a hablar con voz baja y titubeante: "Hemos violadola ley de castidad. Estamos muy afligidos y pensamos que teníamosque acudir a usted".Después de un breve silencio, la señorita dijo: "Yo creía que jamás cometería este pecado. He escuchado en la Iglesia que elbesuqueo y las caricias impúdicas son pecados, pero no le dimucha importancia".El obispo escuchaba sin interrumpir.El joven tomó de nuevo la palabra. "Aquella vez que fuimos a la feria era una ocasión muyespecial, pero fue el principio de nuestras dificultades. Cuando fui por ella aquel día, pensaba queno había ninguna mujer más dulce y más bella. Después de pasear, nos quedamos un rato juntosantes de que ella entrara a su casa, y empezamos a besarnos y a acariciarnos."De repente, y casi sin darnos cuenta de lo que pasaba, estábamos acariciándonos demasiadoíntimamente. Después, seguimos acariciándonos de este modo cada vez que nos reuníamos. Nosdecíamos que no había nada de malo en ello puesto que nos pertenecíamos el uno al otro."Siguió empeorándose la situación, hasta que finalmente sucedió el terrible desenlace. Nuncacreímos llegar a eso y sólo después del hecho empezamos a darnos cuenta del grave error. Nosaborrecíamos a nosotros mismos. Ella sugirió la oración, pero yo le dije que no me sentía digno.Quería esconderme del Señor y de todo el mundo".El obispo meditaba profundamente, orando con fervor para que el Señor le inspirara.Parecía que querían hablar y disipar su tristeza."Estoy tan avergonzada", dijo ella. "Después de lo ocurrido me aborrecí a mí misma. Me quedépensando, ¿por qué?, ¿por qué?, ¿por qué? Aquella noche no pude dormir. Me sentí sucia; me bañéde nuevo, me lavé el cabello, me puse ropa limpia. Sin embargo aún me sentía sucia. Me dabanganas de esconderme. Me asombraba verme tan triste y avergonzada. Otras personas habíancometido esta horrible falta y al parecer no se afligían. No se veían preocupados, y sin embargo,yo..."Luego guardaron mucho silencio, muy juntos, esperando. El obispo seguía meditando. Su corazónsollozaba por ellos. "Padre, te ruego que me bendigas para que yo pueda ayudarles", decía en silencio.
bibliotecasud.blogspot.com
 
1
"¿Podemos llegar a ser perdonados?" preguntaron."Sí", respondió, "el Señor y Su Iglesia pueden perdonar, mas no fácilmente. "El camino delpecador es arduo". Siempre lo ha sido, siempre lo será. El Señor mismo dijo: 'Te digo que nosaldrás de allí, hasta que hayas pagado aun la última blanca' (Lucas 12:59)."Sin embargo, Dios, en su bondad, proveyó para nosotros un camino hacia el perdón. Unopuede quebrantar las leyes, pero no puede eludir el castigo. Dios es justo. Pablo dijo: 'No osengañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará'(Gálatas 6:7)."Por grave que sea lo que ustedes han hecho, existe el perdón si se arrepienten completamente.El Señor ha dicho: 'He aquí, quien se ha arrepentido de sus pecados es perdonado; y yo, el Señor,no los recuerdo más' (D. y C. 58:42)."También prometió: 'Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve seránemblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana' " (Isaías 1:18).El joven habló con una voz de esperanza:"¿Cómo nos arrepentimos?"El obispo respondió: "Ustedes deben darse cuenta de la gravedad del error. Hay pecados que nopueden perdonarse, pero por fortuna la mayoría si. Derramar sangre inocente y negar el EspírituSanto son ambos imperdonables. Ninguno de ustedes ha cometido el pecado contra el EspírituSanto, pues eso requiere más conocimiento que el que ustedes tienen. Ninguno ha cometido unasesinato, y por tanto, podemos decir que cada pecado que hayan cometido puede ser perdonado."Después de los pecados imperdonables siguen los pecados sexuales. Algunos de éstos, puedencometerse contra uno mismo y algunos contra otra persona; la conciencia le dice a uno cuandoestá cometiendo este pecado. Estas prácticas profanas son condenadas por el Señor y por su Iglesia.Algunos pueden ser más graves que otros, pero todos son pecados. Los profetas del Señor declaranque éstos no son normales. Algunas personas mundanas pueden decir que las experiencias sexualespremaritales no son malas, pero el Señor y la Iglesia las condenan. Cualquier relación sexual fueradel matrimonio es un error. Estas prácticas perversas fueron condenadas por los profetas antiguos yactualmente son condenadas por la Iglesia."El pecado que ustedes cometieron es un error. y el Señor considera a los dos responsables. Nopueden culpar a nadie más que a ustedes mismos. Culpar al Señor por nuestros pecados, aduciendoque son inherentes y no se pueden controlar, es vano y débil. Culpar a nuestros padres yprogenitores de nuestros pecados es el vicio del cobarde. Los padres de una persona tal vez no lehayan enseñado, quizás el ambiente que la rodeó haya sido malo, pero como hijos e hijas de unDios viviente tenemos dentro de nosotros el poder de superar las circunstancias, de cambiarnuestras vidas. Seremos castigados por nuestros pecados.
 Debemos
aceptar que somosresponsables.
 Debemos
controlarnos y dominarnos".La hermosa joven dijo entonces: "Sabíamos que lo que hicimos está mal, pero no entendíamossu verdadera gravedad"."Lo comprendo", respondió el obispo. "Es por eso que lo he explicado. Algunas parejaspiensan que cuando están de novios o llegan a comprometerse, pueden hacer cosas que antes nopodían hacer. Descuidan sus normas. Fácilmente se permiten las caricias impúdicas y los besosapasionados. Es una peligrosa práctica que conduce hacia otras dificultades. Esa intimidad ybesuqueo apasionados son seguramente el pecado condenado por el Salvador: 'Oísteis que fuedicho: No cometerás adulterio." 'Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en
bibliotecasud.blogspot.com
 
2
su corazón' (Mateo 5:27, 28)."En este sentido, las caricias íntimas y besuqueos apasionados son como el adulterio. El Señorreconoció que este pecado es artimaña del diablo para conducirnos hacia los actos finales deladulterio. ¿Será posible que una persona a la luz de las Escrituras del Señor participe en estos actoscon una conciencia clara? ¿Puede alguien convencerse de que no es un pecado grave?"La joven pareja tenía ahora muchas preguntas que llevaron al obispo a seguir adelante con suexplicación."¿Son iguales la fornicación y el adulterio?", preguntaron."El pecado sexual se llama fornicación cuando se comete entre personas no casadas y adulteriocuando se comete fuera del matrimonio. Los dos términos son a menudo intercambiados en lasEscrituras."Cuando decimos que los pecados sexuales son perdonables, no queremos decir con eso que esfácil obtener el perdón. Aun cuando es difícil obtener el perdón, es algo que se debe hacer. Porquecomo Pablo dice: 'Ningún fornicario o inmundo, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reinode Cristo y de Dios' (Efesios 5:5)."Y Nefi escribe: '...el reino de Dios no es inmundo, y ninguna cosa impura puede entrar en elreino de Dios; de modo que es necesario que se prepare un lugar de inmundicia para lo que esinmundo' (1 Nefi 15:34)."El Señor manda: 'No cometerás adulterio; y el que cometa adulterio y no se arrepinta, seráexpulsado' (D. y C. 42:24)."El joven entonces preguntó: "¿Expulsado significa excomulgado, ser excluido de la Iglesia?"El obispo explicó: "Si el pecador sigue en rebeldía, debe ser suspendido de derechos oexcomulgado. Al suspendido de derechos se le prohibe ejercer su sacerdocio y se le niegan lasbendiciones de la Iglesia, tales como la partidpación de la Santa Cena, los privilegios del templo ylas actividades de la Iglesia. La excomunión le priva totalmente de toda ligadura. La personapierde su calidad de miembro, el Espíritu Santo, el sacerdocio, los sellamientos y todos losprivilegios de la Iglesia".Los jóvenes escuchaban atentamente pero con mucha preocupación, y finalmente ella preguntó:"¿Entonces no podremos jamás entrar en el reino de Dios?"El obispo respondió: "No exactamente, ninguna cosa impura puede entrar en el reino, pero unapersona completamente arrepentida deja de ser una persona impura. Un adúltero totalmenteperdonado ya no es un adúltero. Se presume que ya es una persona libre de inmundicia".La hermosa pareja se había decidido. Estaban listos para cumplir con cualquier requisito sinimportarles lo difícil que pudiera ser. Se acercaron más el uno al otro y preguntaron: "Obispo, ¿quétenemos que hacer?"El obispo continuó: "Parece que el arrepentimiento comprende cinco pasos:
1.
Aflicción por el pecado.
2.
Abandono del pecado.
3.
Confesión del pecado.
4.
Restitución por el pecado.
5.
Hacer la voluntad del Señor.
1.
 
Aflicción por el pecado
bibliotecasud.blogspot.com

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->