Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Concepto de Dignidad

Concepto de Dignidad

Ratings: (0)|Views: 647|Likes:

More info:

Published by: Ricardo Arrieta Castañeda on Oct 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/29/2012

pdf

text

original

 
El Concepto de DignidadLas diferentes teorías filosóficas y corrientes ideológicas comprenden y definen la dignidadde forma diferente. Hay un concepto de dignidad cristiano, humanista ilustrado, marxista,teórico-sistemático y del behaviorismo. Si bien la interpretación constitucional no esfilosofía, en la medida de que no está permitido hacer una apelación directa a una referenciade una determinada visión filosófica como punto de partida de esa interpretación, tampocoes admisible una resignación escéptica respecto de la variedad de concepciones filosóficasdel hombre. En ese sentido debe extrañar la carga filosófica que conlleva la garantía de ladignidad humana.La dignidad humana puede significar no sólo la autodeterminación del hombre, sino laautodeterminación como fundamento del valor propio de cada hombre y así mismo,también de los demás hombres. Esa imagen del hombre supone comprender la dignidadindividual del hombre y la necesidad de asegurarla, es decir, de atenderla y protegerla porparte del Estado.Se llega a la afirmación filosófica de Kant:
“El hombre no puede hacer del hombre… un
mero medio, sino siempre entenderlo como un fin, y en eso está precisamente su dignidad(la personalidad), de esa manera el hombre se levanta sobre cualquier otra sustanciauniversal y, por consiguiente, sobre todas las cosas, que no son hombres y pueden ser
utilizadas”. Consecuentemente, no debemos debatir si la concepción de dignidad del
hombre, que aparece en el frontispicio de numerosas Constituciones, se basa en los dogmasdel Cristianismo secularizados o es un producto del Humanismo y de la Ilustración. La ideade dignidad individual de cada hombre se basa en ambas corrientes. Tiene su núcleo en laimagen del hombre cristiano y en formulada en un complicado proceso de secularizaciónfilosófico, para después garantizarse jurídicamente.El fundamento metafísico de la dignidad no significa ninguna cuestión de fe. Junto a lacuestión cristiana hay una cuestión humanista, en la que se fundamenta el carácter secularde la dignidad como fundamento de mi confianza en mí mismo y en la de los demás. Unfundamento metafísico significa, en su sentido jurídico esencial, una última garantía para elhombre frente a las disposiciones totalitaristas del Estado o del poder de los poderessociales.Junto a la tradición cristiana hay una tradición humanista, en la que se fundamenta el
carácter secular de la dignidad. Ya la descripción de la “realidad” de la dignidad como
fundamento de mi confianza en mi existencia y coexistencia en la conciencia de lapersonalidad fundamental y de la solidaridad, refleja la base metafísica del concepto dedignidad. Como explicación de la garantía de la dignidad como norma se recurre al
fundamento antropológico-ontológico
” del ser humano, y se describen así “los límites de
lo
humano respecto a lo no humano y lo inhumano”. Esto muestra que el humanismo está
 
en la base de la metafísica. La conexión con la tradición cristiana occidental está tambiénen que la dignidad del hombre corresponde al hombre concreto; igualmente, el humanismorechaza toda idea en la que el hombre se vea reducido a simple medio para alcanzar losfines de una sociedad organizada colectivamente o de forma tecnocrática. El hombre, comomero cuadro útil para el desarrollo de la sociedad o de la humanidad, como simple pieza deun engranaje, es denigrado como instrumento servil y, por tanto, ello le priva de sudignidad de ser humano.
- Fines de garantía.
Encontramos en las Declaraciones y Constituciones de Derechos Humanos, que la dignidadhumana es inviolable, un
 phatos
que no es inteligible para todo hombre ni para todas lasépocas. Si recordamos los tiempos de la legislación posterior a la etapa de superación deltotalitarismo o de las dictaduras autoritarias, hay que constatar críticamente todainterpretación a-histórica, aislada y sutil de la garantía de la dignidad humana.Simultáneamente la garantía de la dignidad del hombre como principio constitucionalsupremo rechaza, respecto del futuro, cualquier sistema de gobierno que niegue el respetoal hombre concreto y que permita su sometimiento a un sistema de opresión colectivo, queconfiera a la dignidad sólo un sentido de clase. Aún adornándose un sistema de opresióncon llamativos méritos humanistas
 – 
en el sentido de unos objetivos finales que deben deotorgar al hombre auténtico una dignidad plena-, no se puede compatibilizar con la garantía jurídico-constitucional de la dignidad del hombre, pues ésta se interesa no sólo por losobjetivos humanistas, sino también por las vías, ya que también los métodos a través de loscuales se deben alcanzar esos objetivos deben ser de carácter humano. En los métodostambién se tiene que respetar y proteger al hombre concreto en su dignidad. Estos sonlímites de la acción política.La dignidad de la persona es este valor interno e igualmente social, que incluye unapretensión del hombre a ser respetado de resultas de su condición de ser humano. Estadefinición no puede comprenderse de una forma tan limitada que el hombre tenga quepreservar su propia dignidad a través de ciertas reglas de actuación y de ejercicio. Ladignidad forma parte de la autodeterminación, como valor propio del hombrefundamentando su libertad. Esta será protegida por la Constitución a través de cada uno delos derechos fundamentales. La dignidad significa autodeterminación sobre la base delvalor propio del todo hombre, por consiguiente, también el prójimo. Con ello se hacereferencia también, a la igualdad de los derechos y a la tolerancia dentro de la comunidaddel ejercicio de la libertad. Esta será protegida por la Constitución a través de cada uno delos derechos fundamentales.El Estado tiene que encargarse, a través de los medios adecuados, de asegurar la dignidadfrente a las violaciones, particularmente a través de las leyes penales.
 
- Contenido normativo.
La dignidad no garantiza lo que se imagina como bueno, agradable y provechoso, sino quetiene que comprenderse de forma elemental. La dignidad no se entiende como una metadistante que hay que alcanzar y que mantiene la política estatal bajo continua presión paraque pueda ser aplicable. La garantía de la dignidad humana no es un mandato estatal paraque el hombre pueda hacer todo encantado, se libere del dolor o del miedo, o para quedisminuya las consecuencias de sus propias decisiones erróneas. La garantía de la dignidadno representa tampoco ningún programa social. Por eso la garantía de la dignidad no puedeser recargada con estándares que lo común encontramos actualmente sobre el ser humanoen el mundo occidental. Más bien se trata de la protección y atención de los máselementales intereses del hombre.La garantía de la dignidad humana solamente busca proteger al hombre de su sufrimientomas extremo, de lo que lesiona la parte esencial de ser humano.La dignidad es un concepto clave jurídico-constitucional respecto del hombre con elEstado, que forma parte de las bases de fundamentación estatal, y que despliega efectos jurídicos en la organización y desarrollo de las funciones estatales, así como en orden a lasgarantías de libertad. La garantía de la dignidad es, en el Derecho constitucional, por causade su determinación como irreformable, y también en razón a su concepción como derechofundamental válido, una garantía mínima. Debe asegurar al hombre que en su relación conel Estado, o en su relación con los demás ciudadanos, no va a ser reducido a mero objeto,que no va a quedar a la absoluta disposición de otros hombres, como un simple número dela colectividad, como una simple pieza de un engranaje, y que se a comprender realmentetoda su existencia moral-espiritual propia e, incluso, su existencia física. En cuanto a laexistencia física, la protección de la dignidad supone la protección de la vida, pues la vidahumana es la base vital de la dignidad humana. En este sentido no se puede reducir ladignidad humana a una mera fórmula. Estas explicaciones posibilitan juzgar de forma jurídico positiva las lesiones de la dignidad del hombre.En estos fundamentos se encuentra la aplicación del concepto jurídico-constitucional de ladignidad más que en la mera política y en la retórica forense.
- Titularidad de la dignidad.
Titulares de la dignidad son todos los seres vivos, que son engendrados por los hombres,incluso después de su fallecimiento, sin que a protección de la dignidad del fallecido, así como del cadáver, llegue a depender la subjetividad jurídica. Esta definición, lo más ampliaposible, que incluye los medios de procreación por fertilización
in vitro
, no supone ningún«equívoco biológico-natural», sino que se base en una disposición del hombre en la que nose puede negar desde el principio,
 per 
 
definitionem
, la dignidad. Particularmente, no tienepor qué hacerse depender la dignidad de la capacidad para experimentar sensaciones

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->