Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
1Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
La Fragilidad de La Felicidad

La Fragilidad de La Felicidad

Ratings: (0)|Views: 120|Likes:
Publicado el 23 de marzo de 2010 en el "Sol de México"
Publicado el 23 de marzo de 2010 en el "Sol de México"

More info:

Published by: René González de la Vega on Oct 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

11/07/2013

pdf

text

original

 
De ida y vuelta
La fragilidad de la felicidad A Juan que me hizo más frágil
Añorar, extrañar, sentir nostalgia, preocuparse, angustiarse, todos sonsignos emocionales que reiteran el apego sentimental que tienes haciaotras personas. Tu familia, tus colegas, tus amigos. Estas emociones teinvitan a darte cuenta de que no eres una isla. De que no estás alejadodel resto del mundo; de que no estas blindado ante las fagasemocionales que te hacen sentir el resto de individuos que te rodean.En un voluminoso pero muy interesante trabajo,
The Fragility of Goodness,
la filosofa estadounidense Martha C. Nussbaum explica queuno de los factores que, en cuanto seres humanos, nos hacen másvulnerables, son nuestros apegos emocionales. Tal y como lo poneNussbaum la cuestión parecer aritmética: entre mayor sea el número deapegos emocionales que tengas y vayas estableciendo a lo largo de tuvida, mayor será el riesgo de que puedas ser víctima de algún eventotrágico. Entre más queramos a otros, somos más vulnerables nosotros.Un hombre en una isla desierta difícilmente puede generar apegos. Susoledad lo hace invulnerable. Puede ser que su único intes seamantenerse con vida; un propósito que bajo las circunstancias en lasque se encuentra es, sin duda, muy loable. Sin embargo, son esasmismas circunstancias las que le impiden tener acceso a un nivel de
 
felicidad igual o mayor al que tenemos las personas que no vivimos enuna isla desierta. Sin duda, ese hombre tendla posibilidad desobrevivir. Podrá alimentarse. Procurarse un refugio. Vestirse. Gozar depaseos por la playa y de ver maravillosos atardeceres. Pero no tendrá laposibilidad de generar apegos. Relaciones emocionales con otros seres.Para que Robinson Crusoe no se convirtiera en un hombre desalmado ypudiera continuar siendo la imagen del perfecto puritano inglés, DanielDefoe tuvo que inventarse, primero, una bestia que Crusoe pudieradomesticar, domar y alimentar. Desps, porque la bestia no erasuficiente al parecer de Defoe, tuvo que inventar a Viernes.Los apegos emocionales hacia ciertas personas, no sólo nos hacen máshumanos, sino que amplían nuestras circunstancias de la felicidad. Yadecía que entre más apegos tengamos, más posibilidades de ser felicestendremos. Todo esto suena muy bien. Sin embargo, hay quepreguntarnos qué puede tener de malo ampliar nuestras circunstanciasde la felicidad. Entre más grande sea la circunferencia de nuestrosapegos emocionales, más grandes serán las posibilidades de que nosconvirtamos en victimas de la tragedia.Recuérdese al joven frans, personaje de
El existencialismo eshumanismo
de Jean Paul Sartre, que se encontraba en una encerronamoral por una decisión que era fundamental en su vida: ir a pelear en laguerra contra el enemigo que estaba eliminando a sus compatriotas yaniquilando la poca libertad que le quedaba a su país, o quedarse encasa a cuidar de su madre enferma. También, recordemos a Sophie.Una mujer que tiene que enfrentarse a la desgraciada pregunta de un

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->