Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
29Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ritos de IniciaciÓn

Ritos de IniciaciÓn

Ratings:

4.78

(9)
|Views: 20,851|Likes:
Published by api-3697492

More info:

Published by: api-3697492 on Oct 18, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

 
CAPÍTULO 18
RITOS DE INICIACIÓN
“El hombre que no ha amado apasionadamenteignora la mitad más hermosa de la vida” Stendhall 
 J
OSÉ
D
OMINGO
Á
LVAREZ
G
ONZÁLEZ
Si el hombre practica algo de manera natural,sin aprendizaje ni experiencia previos, no esprecisamente el comercio sexual. Casi todos losanimales inferiores se aparean instintivamente,impulsados por una fuerza interior. El hombre, porel contrario, suele excitarse instintivamente –osería más exacto decir que una parte muyconsiderable de su excitación sexual es instintivao innata– pero la parte consecutiva a esa excitaciónrequiere mucho aprendizaje, preparación ydepende de una amplia gama de factoresambientales (Albert Ellis).Con independencia de todas las conductassexuales anteriores: besos, abrazos, caricias,masturbación..., se considera a la
“primera vez”
que se realiza el coito una experiencia personal ysocial especialmente relevante y significativa.Un
conocimiento adecuado
(aprendizaje) y la
práctica
es lo que determinan la adecuadarealización de toda conducta que requiere ciertahabilidad; lo mismo sucede con las conductas deinteracción sexual. En el primer coito no se suelendar ninguna de las dos condiciones. Por definiciónno hay práctica (es la primera vez) y por desgraciala educación sexual suele brillar por su ausencia.657
 
658
En el caso del hombre
, la doble moralimperante da por supuesto que debe saber todosobre “relaciones sexuales” y por supuesto dirigirla interacción. Pero la realidad es que no se le hafacilitado aprender apenas nada al respecto, ni demanera teórica, ni mucho menos de formapráctica. A pesar de estas trabas se le exige actuarde forma adecuada, ha de controlar la situación yno se le permite dudar. En estas condiciones,muchas veces la ansiedad y el deseo de “cumplir”dificulta su propia respuesta y facilita la apariciónde problemas.
En el caso de la mujer
, la situación no es mejor.Primero la doble moral da por supuesto que nodebe mostrarse muy activa y mucho menos tratarde controlar la situación. La falta de una educaciónsexual adecuada compensada con comentarios deamigas o informaciones sesgadas provenientes defuentes poco fiables suele facilitar la aparición decierto temor o angustia ante esta “primera vez”. Laexpectativa más habitual es la de que el primercoito es doloroso y sucio, se desgarra el himen, sesangra y además determina un cambio sin retorno:deja de ser virgen. Acceder en estas condiciones noparece la mejor preparación para disfrutar delmomento, más aún si se añade el miedo a quedarseembarazada...La virginidad premarital en la civilizaciónoccidental judeocristiana sigue, al menos enamplios grupos de población, teniéndose en granestima; es algo que se le supone a las mujeres yresulta adecuado en los hombres, si bien, por otrolado, una cierta doblez moral no sólo de lasociedad occidental sino de su propia religión vecon buenos ojos que el hombre vaya al matrimoniocon cierta dosis de experiencia sexual.En muchos grupos sociales, a la instrucciónverbal se une un
aprendizaje práctico
, y así, loshombres llevan a sus hijos a los burdeles para quese inicien en el mundo del sexo adulto. Este tipo
MANUAL DE SALUD REPRODUCTIVA EN LA ADOLESCENCIA
Doble moral masculinaAngustia ante la “primeravez”
 
659de conducta es muy frecuente en
Latinoamérica
.Ha disminuido no obstante en
Norteamérica
puesel porcentaje de varones que mantiene su primercontacto sexual con prostitutas ha pasado del20% en el informe Kinsey al 2% a finales de los80, tal vez porque hoy la mujer está más abierta ala sexualidad premarital que antes. En
Polinesia
,los adolescentes eran tradicionalmente asignadosa mujeres casadas de mayor edad, quienes seencargaban de su educación sexual.En
Oriente Medio
una característica general esel control que el hombre ejerce sobre la sexualidadde la mujer. Una de las expresiones del mismosería el gran énfasis que en estas sociedades sepone en la virginidad prematrimonial de la mujer.Es práctica habitual que se exijan pruebas dedicha virginidad, y en el seno de algunos grupos,tienen lugar desfloraciones públicas o que seacercan mucho a serlo.Durante la ceremonia matrimonial de la IglesiaOrtodoxa Judía se reserva un corto espacio detiempo para que se consume el matrimonio, si bienesta costumbre ha caído en desuso y la parejarecién casada se limita a separarse de los invitadospor unos instantes.Aun cuando es evidente que la comprobaciónde la virginidad puede acarrear grandescalamidades para la mujer (la muerte, porejemplo), el ritual de la consumación puedeasimismo constituir una experiencia traumáticapara el varón. En efecto, si la impotencia essiempre un problema serio, en estas sociedades escausa de humillación pública. Así, lo normal esque entre los
 fellahin
egipcios se llame a unclérigo para que lea o escriba al novio impotenteun encantamiento que éste deberá llevar bajo susropas.
En el Extremo Oriente
, la ceremoniamatrimonial
Kamchadal 
parece consistir en unaespecie de rito copulatorio. Para que el matrimonio
RITOS DE INICIACIÓN 
Menor porcentaje de primercontacto con prostitutas

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->