Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
8Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
San Vicente de Paul

San Vicente de Paul

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 2,301 |Likes:
Published by api-3774025
A los jóvenes que el Señor llama quiero repetirles una vez más con fuerza: no permitáis que la duda o el miedo os detengan. A ejemplo de san Vicente, responded con un sí sin reservas, confiando totalmente en Cristo, que es fiel a sus promesas. El Señor os transformará en servidores gozosos de vuestros hermanos y os concederá la felicidad a la que aspiráis
A los jóvenes que el Señor llama quiero repetirles una vez más con fuerza: no permitáis que la duda o el miedo os detengan. A ejemplo de san Vicente, responded con un sí sin reservas, confiando totalmente en Cristo, que es fiel a sus promesas. El Señor os transformará en servidores gozosos de vuestros hermanos y os concederá la felicidad a la que aspiráis

More info:

Published by: api-3774025 on Oct 18, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

San Vicente de Paul
1

SAN VICENTE DE PA\u00daL
Presb\u00edtero
(1576-1660)

San Vicente de Paul
2Festividad: 27 de septiembre

Fecha canonizaci\u00f3n: 1737 por Clemente XII
Nacionalidad: francesa
Orden: dominicos
Fundador de la Congregaci\u00f3n de la Misi\u00f3n y las Hijas de la Caridad

Patr\u00f3n: asociaciones de caridad, trabajadores de caridad, trabajadores de hospitales, enfermos de lepra, presos, art\u00edculos perdidos, ayuda espiritual, sociedades de San Vicente de Paul, cuerpos de servicios vicentinianos, voluntarios.

Podemos titular la vida de este santo como la vida de los encuentros que fueron moldeando su personalidad hasta convertirla de pastor en el campo a fundador de una de las Congregaciones que m\u00e1s gloria y honra han dado y dan a la Iglesia con las \u201cHijas de la Caridad\u201d

Es el comienzo del siglo XVII en Francia, donde ha de actuar Vicente de Pa\u00fal, un hervidero de ideas, de pasiones religiosas y pol\u00edticas, de ensayos doctrinales y organizados. El cardenal B\u00e9rulle introduce en Francia las carmelitas, funda la Congregaci\u00f3n del Oratorio para formar una selecci\u00f3n de sacerdotes, y \u201cnaturaliza\u201d en Francia las corrientes m\u00edsticas de Alemania, Espa\u00f1a e Italia. San Francisco de Sales pone al alcance de todos la \u201cvida devota\u201d, ensalza las v\u00edas del amor de Dios. Vicente de Pa\u00fal aprovechar\u00e1 dos corrientes, m\u00edstica y de acci\u00f3n, para renovar la teolog\u00eda de Jesucristo en el pobre y fundar el apostolado secular de la caridad, sin caer en el ut\u00f3pico quietismo de Fenel\u00f3n, ni en el duro jansenismo, ni en el racionalismo cartesiano, sistemas que se fraguan en pleno siglo de San Vicente de Paul, y de los que \u00e9l queda incontaminado.

San Vicente de Pa\u00fal, cuyo nombre significa victorioso, nace el 2 de abril de 1581, en Ranquine, cerca de Dax, cerca de los Pirineos, en el S.O. de Francia. Sus padres eran labriegos y pasaban apuros para alimentar a sus seis hijos. Los hijos de los campesinos del siglo XVI apenas ten\u00edan tiempo para divertirse; ya desde muy j\u00f3venes se ve\u00edan obligados a trabajar. El ni\u00f1o Vicente, tercero de los seis hermanos, colabora en la econom\u00eda familiar, cuidando un peque\u00f1o hato de ovejas.

Los pap\u00e1s lo enviaron a estudiar a los 14 a\u00f1os al colegio de los franciscanos de Dax que est\u00e1 a 5 kil\u00f3metros de Pouy. Dax es una ciudad pr\u00f3spera, de amplias calles y bellas mansiones. Vicente toma gusto a sus estudios, desea abandonar la vida rural; se siente con verg\u00fcenza de sus or\u00edgenes y de su mismo padre. \u201cSiendo un muchacho, cuando mi padre me llevaba a la ciudad, me daba verg\u00fcenza ir con \u00e9l y reconocerle como padre, porque iba mal trajeado y era un poco cojo\u201d. \u201cRecuerdo que en una ocasi\u00f3n, en le colegio donde estudiaba me avisaron que hab\u00eda venido a verme mi padre, que era un pobre campesino. Yo me negu\u00e9 a salir a verle\u201d.

En muchas ocasiones se humillar\u00e1 ante los grandes manifestando este su oficio de la infancia. Siempre vest\u00eda muy pobremente, y cuando le quer\u00edan tributar honores, exclamaba: \u201cYo soy un pobre pastorcito de ovejas, que dej\u00e9 el campo para venirme a la ciudad, pero sigo siendo siempre un campesino simpl\u00f3n y ordinario\u201d. Por tradici\u00f3n local nos consta su devoci\u00f3n mariana y su pronta caridad.

Un se\u00f1or de la tierra, al ver sus buenas cualidades, lo tuvo como preceptor de sus hijos. Despu\u00e9s de cuatro a\u00f1os de estudios en Dax, sus estudios contin\u00faan sin desmayo, primero en la universidad de Tolosa, despu\u00e9s en la de Zaragoza, como atestigua su primer bi\u00f3grafo Abelly y una tradici\u00f3n ininterrumpida en Espa\u00f1a.

San Vicente de Paul
3

Su padre acaba de morir en 1598, mientras Vicente ten\u00eda 17 a\u00f1os, ha recibido ya la tonsura y las \u00f3rdenes menores. Su padre le deja parte de la herencia para pagar sus estudios, pero \u00e9l rechaza esta ayuda; prefiere val\u00e9rselas por si mismo. Para subsistir, ense\u00f1a humanidades en el colegio de Bucet y sigue a la vez con sus estudios de Teolog\u00eda.

A los 19 a\u00f1os, el 20 de septiembre de 1600, en Chateau- l'Eveque, es ordenado sacerdote por el anciano obispo de P\u00e9rigueux. \u201cSi yo hubiera sabido, como lo he sabido despu\u00e9s, lo que era el sacerdocio cuando comet\u00ed la temeridad de aceptarlo, habr\u00eda preferido dedicarme a trabajar la tierra antes de ingresar en un estado tan temible\u201d escribir\u00e1 mas tarde. Dice su primera misa en una capilla de la Virgen, cerca de Bucet, sin la presencia de su padre, que hab\u00eda fallecido hac\u00eda dos a\u00f1os. All\u00ed y en Tolosa se ayud\u00f3 para los estudios con un peque\u00f1o pensionado de estudiantes que \u00e9l cuidaba. El obispo de Dax le ofrece una parroquia, pero hay otro candidato. Vicente renuncia, prefiere proseguir con sus estudios y apuntar m\u00e1s alto: aspira a ser obispo.

En 1604 obtiene el doctorado en Teolog\u00eda. Hasta 1605 prosigue sus estudios, que alterna con la
ense\u00f1anza y un viaje a Roma, donde se emociona hasta derramar l\u00e1grimas.
El Se\u00f1or purifica a su elegido con tres pruebas, que por entonces buscaba cargos y honores
eclesi\u00e1sticos, lo \u00fanico que le interesaba era hacer una carrera brillante:

1.- Se dirige a Burdeos. Acude a Marsella a un viaje bastante interesado. Una anciana dama de Toulose le ha dejado una herencia de 400 escudos, pero la anciana tiene a un deudor, a quien Vicente persigue hasta Marsella, donde consigue recuperar 300 escudos, para regresar a continuaci\u00f3n a Toulose por Narbona. Dur\u00f3 casi tres a\u00f1os de continuos sufrimientos (1605-1607); yendo en barco de Marsella a Narbona fueron atacados por tres bergantines turcos y tuvieron que rendirse. Vicente cae prisionero. Los llevaron como esclavos a T\u00fanez y los expusieron a la venta en la plaza. Los probaron como a los caballos: les miraron los dientes, les hicieron correr y levantar pesos para ver sus fuerzas.

2.- Vicente pas\u00f3 por varias manos: un pescador, un alquimista y un cristiano renegado al que Vicente volvi\u00f3 al cristianismo. Con \u00e9l lleg\u00f3 hasta Roma. Logr\u00f3 huir del cautiverio y llegar a Francia, y all\u00ed se hosped\u00f3 en casa de un amigo, pero a \u00e9ste se le perdieron 400 monedas de plata y le ech\u00f3 la culpa a Vicente y por meses estuvo acus\u00e1ndolo de ladr\u00f3n ante todos los que encontraba. El santo se callaba y solamente respond\u00eda: \u201cDios sabe que yo no fui el que rob\u00f3 ese dinero\u201d. A los seis meses apareci\u00f3 el verdadero ladr\u00f3n y se supo toda la verdad. San Vicente al narrar m\u00e1s tarde este caso a sus disc\u00edpulos les dec\u00eda: \u201cEs muy provechoso tener paciencia y saber callar y dejar a Dios que tome nuestra defensa\u201d. Al volver de Roma, donde esper\u00f3 in\u00fatilmente una buena colocaci\u00f3n del vicelegado Montorio, a quien hab\u00eda ense\u00f1ado las curiosidades de alquimia que hab\u00eda aprendido en el cautiverio (1608); entr\u00f3 en contacto con la Curia que le confi\u00f3 un despacho para Enrique IV. Con este motivo lleg\u00f3 Vicente a Par\u00eds el 1609.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->