Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Poder y crisis en América Latina

Poder y crisis en América Latina

Ratings: (0)|Views: 47 |Likes:
Published by MCD45
Poder y crisis en América Latina. Aníbal Quijano. Publicado en Revista Páginas 109, junio 1991. pp. 40 -59
Poder y crisis en América Latina. Aníbal Quijano. Publicado en Revista Páginas 109, junio 1991. pp. 40 -59

More info:

Categories:Types, Research
Published by: MCD45 on Nov 06, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/06/2012

pdf

text

original

 
 1
REFLEXION
Poder y crisis en AméricaLatina
 / 
Aníbal Quijano
(
)
 
En las dos décadas recientes, el término participación ganó una notoriedad muy amplia. Pero hadebido pagarla con una equivocación no menos notoria. Le pueden ser atribuidas virtualmente todaslas significaciones que las necesidades políticas y retóricas de cada usuario demanden. Con ánimode eludir ese embrollo semántico, Andrew Pearse propuso, una década atrás, pensar laparticipación como un concepto referido a los esfuerzos de los "hasta aquí excluidos" para acrecentar sucontrol sobre los recursos, sobre los procesos de toma de decisiones y sobre las instituciones dedecisión y de control de la sociedad
1
. No es seguro que la propuesta haya evitado extravíos;pero no fue vana. Como siempre, una cuestión política subyace a esa perplejidad semántica y sí bienésta no fue despejada, aquélla se hizo más visible. Y eso, sin duda, ayuda a definir las cuestiones y lasperspectivas del debate: sea lo que fuere, el término participación presta, a un sector del debate, unnombre indeciso para un momento indeciso de las luchas de poder. No hay nada sorprendente, enconsecuencia, en que desde cada ubicación en las relaciones de poder, que en América Latina hoy sontodo menos estables, el término sea tironeado para apropiarlo como nombre de alguna detales ubicaciones y/o de sus pretensiones. Ni en que, durante este período dé crisis, la"participación" haya concentrado una parte muy grande de la investigación y del debatelatinoamericanos.En lo que sigue, el trabajo procura, ciertamente, establecer los fenómenos específicos queen la investigación reciente suelen ser alojados bajo ese término. Pero se dirige, ante todo, aindagar las relaciones entre tales fenómenos y las tendencias más importantes, en todo casomás visibles, del poder en América Latina, en especial en el actual período de crisis.Dos vertientes de experiencias pueden ser distinguidas como los principales campos dondela actual investigación explora o discuto la cuestión de la "participación". Una referida a laintervención de los trabajadores en la gestión, parcial o total, de las empresas
2
. Otra, a los"movimientos sociales" y sobre todo a los que han emergido durante este período de crisis
3
.
(
)
Publicado en Revista Páginas 109, junio 1991. pp. 40 -59
1
Andrew Pearse and Mattias Sticfcl: "Inquiry into Participation. A Research Approach" UNRISD, Ginebra1979.
2
Acerca de la "participación" como gestión, cogestión y autogestión, en América Latina, puede verse,principalmente, las compilaciones de Francisco Iturraspe: Participación, Cogestión y Autogestión en AméricaLatina. (2 vols.) Caracas, Nueva Sociedad, 1986. Y de Santiago Roca: La Autogestión en América Latina y elCaribe, Lima, 1981.
3
La literatura reciente sobre los "movimientos sociales" en América Latina es ya grande y todavía crece.UNRISD, que fue la patrocinadora principal de buena parte de esos estudios, ha publicado ya algunos de losresultados y los otros están aún en curso de publicación. La lista que sigue reúne a los principales trabajoseditados. Los inéditos serán mencionados en cada caso.Movimientos Campesinos y Etnicos: Silvia Rivera Cusicanqui: Oprimidos pero no vencidos. Luchas delCampesinado Aymara y Quechua en Bolivia, 1900-1980. UNRISD, Ginebra 1986; Silvia Rivera Cusicanqui:Política e Ideología en el Movimiento Campesino Colombiano; Jorge Dandier y Fernando Calderón (comps.).La Fuerza Histórica del Campesinado, La Paz, 1985; José Bengoa: Historia del Pueblo Mapuche. Santiago,1985; León Zamosc: La Cuestión Agraria y el Movimiento Campesino en Colombia. UNRISD/CINEP,Ginebra 1987.Movimientos de Mujeres: Elizabeth Jelin (comp.): Ciudadanía e Identidad. UNRISD, Ginebra, 1987.Movimientos Obreros: Manuel Barrera: Sindicatos y Estado Autoritario. UNRISD, Ginebra 1985; GuillermoCampero: Las nuevas condiciones en las relaciones de trabajo en Chile. Revista Mexicana de Sociología, vol.XLI, N52, Abril-Junio 1978; Rubén Katzman y José Luis Reyna (eds.): Fuerza de Trabajo y MovimientosLaborales en América Latina. México, Siglo XXI, 1980.
 
 2
LA "PARTICIPACION AUTOGESTIONARIA” 
 Aquí, bajo el calificativo de "participación autogestionaria"
4
, han sido descritas numerosas, peromuy heterogéneas, experiencias:1. La formación y la administración de cooperativas;2. La formación y la administración de empresas de propiedad privada no individual, sino degrupo, llamadas en algunos lugares y casos como "empresas asociativas";3. La administración de ciertas empresas estatales, con frecuencia de servicio, por el conjuntode los funcionarios y los obreros de dicha empresa;4. La "toma" o expropiación de empresas privadas, y la subsecuente administración, por sustrabajadores, en los momentos en que la presencia y la influencia del movimiento obrero y Popularavanza en el Estado, corno en el régimen de la Unidad Popular en Chile, bajo la presidencia de Allende;5. La adjudicación de empresas privadas en quiebra a la administración de los trabajadores;6. La adjudicación legal, por iniciativa gubernamental, de una parte de las acciones deempresas privadas y estatales a los funcionarios y a los obreros, para que tales acciones seancolectivamente administradas y para que representantes de los nuevos accionistas, en la proporciónrespectiva, concurran a las deliberaciones del directorio de tales empresas, como fue el caso con lasbien conocidas "comunidades laborales" durante el régimen del General Velasco en el Perú;7. La "co-gestión mayoritaria" de los trabajadores mineros bolivianos en las minas de propiedadestatal, durante el segundo gobierno de Siles Suazo, como resultado de la exitosa presión delentonces todavía vigoroso movimiento de los obreros mineros de ese país.Los estudios acerca de tales experiencia han sido hechos, en su totalidad, indagando unacuestión principal: lo ocurrido con la empresa en relación con la gestión empresarial, parcial o total,de los trabajadores y los problemas que éstos encontraron en el curso de su gestión empresarial.Ciertamente, en los estudios correspondientes a Bolivia, Chile y Perú, no están ausentes los relatosde las circunstancias políticas. Pero en general no se dirigen a indagar o a discutir la naturaleza delpoder y a ubicar en esa relación el problema de la gestión empresarial de los trabajadores.Eso, seguramente, es lo que lleva a incluir dentro de una misma categoría, "participaciónautogestionaria", situaciones y procesos sociales cuya naturaleza y cuyas consecuencias teóricas oprácticas no son, necesariamente, idénticas, si se compara, de un lado, Bolivia durante el virtualempate político entre el movimiento de los trabajadores y la burguesía, bajo el último régimen deSiles Suazo; el ascenso político, hasta el parcial gobierno del Estado, por parte de los trabajadores yparte de las capas medias, en el Chile del régimen de Allende; y, del otro lado, las reformas hechaspor un régimen militar, autoimpuesto, autoritario y tecnocrático, que pretendía seguir unaorientación corporativista.En realidad, el discurso sobre la "participación" no se ha desprendido del aura difusa queheredó del "velasquismo", seguramente porque entonces y allí se afirmó, en verdad, su prolongadavigencia, y también su peculiar propensión al uso de la categoría "autogestión", no como unconcepto referido a las relaciones de poder, y en consecuencia controlado por alguna teoríaexplícita acerca del poder, sino como el nombre común de modalidades empresariales donde elelemento común es algún tipo de intervención de los trabajadores en la administración,independientemente del lugar y del papel de esa intervención en la estructura global del poder.Sin embargo, en las experiencias del Chile de la Unidad Popular, y de Bolivia durante elsegundo gobierno de Siles, la llegada de los trabajadores a la gestión total o parcial de algún sector
Movimientos Barriales: Véase, sobre todo, los de Lucio Kovarich (comp.): "Lutas Sociais e a Cidade". 1988.CEDEC, Sao Paulo; de Henry Pease y Eduardo Ballón (eds.): Movimiento Popular, Democracia yParticipación Política. Deseo, Lima, 1982. Clarisa Hardy, sobre las Comunidades y las Ollas Comunes enSantiago. Santiago 1984; de Sonia Laranjeira (org.): Classes e Movimentos Sociais ns América Latina. Ed.Hucitec, 1990. Sao Paulo: del Programa de Economía del Trabajo: Las organizaciones Económicas Populares,1973-1990. Santiago.
4
Sobre el término "autogestión", se asegura que es una versión de la voz servo-croata "samoupravlje", donde"samo" significa "auto" y "upravlje", "gestión". Véase de Francisco Iturraspe, op. cit., pág. 30. Probablementela mayor influencia en el debate en América Latina acerca de la autogestión, ha sido la de Jaroslav Vaneck, ysu "La Economía de Participación. Hipótesis evolucionista y estrategia" IEP, Lima, 1971.
 
 3de la producción era una expresión y un momento de cambio de las relaciones de fuerzas en unproceso de disputa de poder, que los trabajadores desarrollaban autónomamente, desde suspropias organizaciones, avanzando no solamente a tener algún lugar en la gestión de algunaporción de capital, sino en procura del control de los centros y de los mecanismos básicos decontrol de la sociedad global y, en primer término, del orden político. Desde esa perspectiva, esagestión en algún sector de la actividad económica, era en efecto una forma, un primer momento,hacia la "autogestión". El que esos procesos concluyeran en una derrota de los movimientos de lostrabajadores hacia el poder sobre la sociedad, no modifica el carácter del fenómeno.En cambio, en la experiencia peruana bajo el "velasquismo", el acceso mayor o menor de los"trabajadores"
5
a la gestión empresarial no se origina en los movimientos de los explotados hacia elcontrol del poder, en todas sus instancias, y uno de cuyos momentos podía ser la gestión de suinstancia económica. Se deriva y depende, todo el tiempo, de una autoridad externa, vertical, quedecide dónde, de qué modo, para cuáles fines, con cuáles límites, debe hacerse esa gestiónempresarial: Y por supuesto, circunscribe esa "participación" a esa única instancia, y dentro de ellaa esas únicas parcelas, del poder global. Se trata, en definitiva, de un área del poder que esasignada, a ocupantes designados, con ubicación y linderos prefijados, con funciones y parafinalidades igualmente establecidas y definidas, desde otras áreas del poder cuyo control escapa,totalmente, a tales ocupantes, aunque algunos de ellos pueden estar, o ser, persuadidos de que"participan" en la estructura global del poder.No tiene que desprenderse de lo anterior, que aquella asignación de los "trabajadores" adeterminadas modalidades de gestión, en determinadas empresas, en determinadas áreas de laeconomía, fuera indiferente a las relaciones de poder, en general, o no conllevara determinadosbeneficios a los "trabajadores", inclusive al sector explotado de esa mistificada categoría. Nada deeso. El problema reside, en cuanto a la vinculación entre "participación" y "autogestión", en que esaparticipación no provenía de una autodeterminación de los trabajadores, sino de una hetero-determinación, por cuenta de sujetos de poder externos y ajenos a la clase social de lostrabajadores explotados. Y que esa participación en la gestión de ciertas empresas era, endefinitiva, una muestra precisa del bloqueo a la autonomía y a la autodeterminación de lostrabajadores.Quizás no es inútil, a ese respecto, recordar aquí, que ese discurso de la "participación"proviene de la misma fuente de donde surgió el discurso desalino de la "marginalidad", por lo cualno puede liberarse de un idéntico destino: el de una visión del poder según la cual, en primertérmino, éste es algún tipo de categoría dada, a la cual se tiene o no acceso sin que eso modifiqueel carácter de la categoría. En segundo término, en América Latina hay "excluidos" o "hasta aquí excluidos" o "marginados" del poder. Y, en tercer término, que la "participación" de éstos en taldado poder es, congruentemente, su modo de "integración"
6
.Esas cuestiones fueron ampliamente debatidas e investigadas en América Latina
7
; pero laprolongación de ese mismo discurso "participatorio" indica, obviamente, que no es en el nivelintelectual del debate que esas cuestiones serán, si llegan a serlo, resueltas.De todos modos, no es innecesario insistir en que los trabajadores (sin comillas) explotados, nohan dejado de mostrar en cuanta coyuntura real han tenido hasta ahora, de hacer valer susautónomas determinaciones, como en Chile anterior al Pinochetismo; como en Bolivia del 52, del71, del 83; como en el Perú entre 1976 y 1979 -entre otros ejemplos, en los mismos países- quesus metas no consisten, o no se circunscriben, a la gestión, parcial o total, de alguna parcela delcapital, sino a establecer formas distintas y mecanismos distintos de control de la sociedad, que los"hasta aquí existentes". En otras palabras, no tratan, solamente, de "integrarse" al poder existente
5
Durante el régimen "velasquista", la palabra
trabajadores
fue despojada de su contenido conceptual referidoa los explotados en la relación capitalista, para cubrir a todos los que tenían actividad en las empresas,incluidos los propietarios que cumplieran tareas fijadas y percibieran salario.
6
Véase sobre eso de Aníbal Quijano: Notas sobre el concepto de "marginalidad social". En
 Imperialismo y Marginalidad en América Latina
, Lima, Mosca Azul Editores.
7
Ese debate junta los nombres de algunos de los más conocidos investigadores sociales latinoamericanos, enparticular los de Fernando Henrique Cardoso, José Nun, Paulo Singer, Lucio Kovaric, Edgardo Lander,Aníbal Quijano.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->