Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
32Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Historia corta #8: Dentro de La Oficina de Francesca

Historia corta #8: Dentro de La Oficina de Francesca

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 6,340|Likes:
Published by Juan Camilo Franco
°f€n°ff°n¾nf


890909434;4,333/070.4/0.4579,6:08003.:0397,949,20390 7,98/8543-0038:/42,473, 308


7,3.08., 089,-, 24089, 5074 34 089,-, 80:7, /0 5476:F 7, 4-;4 6:04089,-,5478:870857,.4308.479,80085,.490384/097E8/08:874/,8 0 /447 /0 .,-0, 3.50390 /097E8 /0 8:8 448 , 4/,-, .:,3/4 80 24089,-, /,-, 089,7 547 /0-,4 /0 4 6:0 84J, 807
°f€n°ff°n¾nf


890909434;4,333/070.4/0.4579,6:08003.:0397,949,20390 7,98/8543-0038:/42,473, 308


7,3.08., 089,-, 24089, 5074 34 089,-, 80:7, /0 5476:F 7, 4-;4 6:04089,-,5478:870857,.4308.479,80085,.490384/097E8/08:874/,8 0 /447 /0 .,-0, 3.50390 /097E8 /0 8:8 448 , 4/,-, .:,3/4 80 24089,-, /,-, 089,7 547 /0-,4 /0 4 6:0 84J, 807

More info:

Published by: Juan Camilo Franco on Nov 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/29/2014

pdf

text

original

 
Dentro de la oficina de Francesca
Este texto no viola ningún derecho de copyright. Ya que se encuentra totalmentegratis y disponible en su idioma original (Ingles)
Francesca estaba molesta, pero no estaba segura del porqué. Era obvioque lo estaba por sus respiraciones cortas y el espacio tenso detrás de sus rodillasy el dolor de cabeza incipiente detrás de sus ojos. Ella odiaba cuando semolestaba. Odiaba estar por debajo de lo que solía ser:
“perfectamentecontrolada”
. Pero no estaba controlada, y no sabía porque. Ciertamente no era porcausa de este nuevo alumno inexperto.Cuando Roland Sparks había llegado a La Escuela de la Costa, Francescano se había sorprendido. Casi todos los Ángeles Caídos estaban en movimientodurante los días de tregua, por lo que solo era cuestión de tiempo para que uno deellos buscara a Steven por ayuda.Se sentó ante su escritorio, ahora, con su ostentosa camisa blancaalmidonada, habiendo convencido a Steven de permitirle asistir a las clasesNefilim. Ridículo. Si Roland quería espiar a Lucinda, existían formas mucho menosmolestas.
-
Tendrás que cambiar tu atuendo, - le dijo ella al Ángel Caído, o como lacostumbre dicta llamarlos, Demonio. Genial
 –
Los verdaderos estudiantesde La Escuela de la Costa jamás han escuchado nada sobre una tabla de
 
planchar, y mucho menos sobre… ¿Qué es eso? –
bajo la mirada hacia lasbotas de Roland.Su sonrisa casi parecía mofarse de ella
 –
Ferragamo.
-
¿Ferragamo? Recoge una camisa y un par de zapatillas abajo en El Ejercitode Salvación.
 –
La mirada de Francesca estaba ausente, mientras revisabaunos papeles de su escritorio sin sentido alguno. No importa cuánto tiempohaya vivido con Steven, los demonios siempre se las arreglaban paraponerla nerviosa.
-
Francesca
 –
Steven giro su silla para acercarse a la de ella - ¿No quiereshablar de lo que sucedió hoy?
-
No hay nada de qué hablar
 –
dijo ella cerrando sus ojos para bloquear laimagen que se le venía a la cabeza de las caras pálidas y atemorizadas desus mejores estudiantes cuando ella y Steven les ofrecieron una visióndentro de una oscura Anunciadora.
 –
Fue un error tan solo intentarlo.
-
Nos arriesgamos. Solo tuvimos mala suerte.Steven entrelazo su mano cálida con la de ella. Él siempre estaba caliente y ellasiempre estaba fría. Normalmente, eso la hacía querer estar cerca de el cada vezque podía. Pero hoy, su calor la oprimía, y su demostración abierta de afecto haciaRoland la avergonzaba. Ella retiro su mano de la de él.
-
¿Mala suerte?
 –
se burló. Ella podía sentirse a punto de lanzar una diatribasobre las estadísticas de seguridad en clase y sobre esos chicos Nefilimque aún no estaban listos para las Anunciadoras. Y mientras cada palabraque diría sería absolutamente cierta, los tres en esa habitación sabían queera solo un estúpido encubrimiento de su verdadera preocupación esemismo día. La verdadera razón que la tenía tan molesta y preocupada.Lucinda Price estaba listaY eso aterrorizaba a Francesca

Activity (32)

You've already reviewed this. Edit your review.
maaarc liked this
Abrilmica liked this
MR. GRIGORI♥ liked this
1 hundred reads
1 thousand reads
Quillen Ortega added this note
estas historiaa... son cortas pero mas cortas de lo q deverian se...
Nataly Sofía liked this
Tatiana Rivas liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->