Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
22Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Noviazgo

El Noviazgo

Ratings:

4.33

(3)
|Views: 18,629|Likes:
Published by api-3835988

More info:

Published by: api-3835988 on Oct 18, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

 
El Noviazgo
 
A. ¿Qué es el Noviazgo?
Es necesario dejar alguna premisa importante con respecto a este tema que a diario la juventud nos consulta: Elnoviazgo es un tiempo que precede al matrimonio, con el fin de prepararse para ese paso importante. Cualquier otroconcepto que se pueda entender de lo que a continuación desarrollaremos es un concepto errado y no corresponde alconcepto de Noviazgo. El concepto no necesariamente tiene el mismo nombre para todos. Nómbralo a gusto, pero lapremisa sigue en pie.
 
B. La Convivencia
Lejos esté de nosotros el pensar que La Convivencia es reconocida por Dios como noviazgo. Intrínsecamente llevaesta relación la declaración de pecado de fornicación; aun cuando algunos sostengan que la unión (casamiento) no esnecesaria que sea oficiada ante un ministro, sino solamente ante Dios por ambas partes. Pero sobre ese tema no esnuestro Especial.El noviazgo condicionará más tarde la vida matrimonial, en un sentido u otro. Si logras a futuro tener un matrimoniode acuerdo a la voluntad de Dios es en buena parte fruto de un noviazgo responsable, limpio, transparente; rechazamosespeculaciones que si tuviste un noviazgo sucio, tienes un matrimonio sucio, pues en Dios, existe el perdón y comoconsecuencia una transformación de vida.
 
C. La Castidad
La castidad en el noviazgo no tiene cuestionamiento, como lo es hoy en día entre aquellos que no conocen a Dios"en espíritu y verdad." La castidad tiene una gran importancia, no sólo por obediencia a Dios, sino por la realidadalarmante que vemos en la juventud que no ha sabido comprender este mandamiento. Es normal hoy en día escucharcasos de jóvenes que a los 14 años ya tuvieron relaciones sexuales voluntarias, y, lastimosamente, en otros casos a mástemprana edad.Ante Dios, ante uno mismo, ante la persona amada y ante la Iglesia de Cristo, es necesario dar muestras de que tunoviazgo se mueve en la voluntad de Dios y que edifiques a todos que de igual forma desean dar dicho paso. Esnecesario demostrar que tu noviazgo va más allá que presentar sólo a tu pareja como la persona que Dios te ha dado,sino más bien que tu noviazgo se vea en completa integridad y consecuente a la Palabra de Dios, sano y ejemplo a losdemás, pues aún aquí predicamos el evangelio con el ejemplo.
I. EL NOVIAZGO DE HOY - Lo que no debemos imitar.
La conducta que se observa hoy día, aunque esté muy difundida a través de los medios de comunicación, la educación sexualen los colegios y/o Universidades, no equivale a una doctrina de fe que sostenemos (1 Jn 5:19). Criterios equivocados dehumanismo carecen de razón y enseñan un comportamiento objetivamente pecaminoso, y están en contradicción con la enseñanzade la Palabra de Dios. De hecho, uno de los mayores problemas con que se enfrenta este tema es que los jóvenes aprenden acomportarse como novios según el ejemplo que ven en otros noviazgos, o según lo que les propone el medio o los medios decomunicaciones tales como el cine, literatura, la radio y televisión secular, por hilar más fino (Col. 2:8). Por lo general, esos modelosde comportamiento no son cristianos en absoluto y no reflejan el verdadero amor de pareja (ágape) sino el afán de una pasajerasatisfacción sensual. Hasta los modelos que tenemos dentro de la Iglesia son escasos.Con argumentos esgrimidos de su falsa llamada ciencia (1 Ti. 6:20), dichos modelos seculares han sobrepasado los principiosde Dios y nos hemos ido en pos de nuestras pasiones juveniles argumentando que "ahora es así", "todos lo hacen", "se ve siempreasí en las películas", "no estamos ya en el siglo pasado", etc. Muchos jóvenes, para justificar un noviazgo pecaminoso, argumentanque los viejos o hasta sus propios padres son anticuados y que se olvidaron que fueron jóvenes y hacían lo mismo (Ro. 1:30; 2 Ti.3:2). Estas palabras muchas veces son mencionadas sólo para justificar actitudes contrarias a lo que Dios nos enseña y continuarcon algún capricho amoroso y obviamente conciente de que dicho modelos y ejemplos a lo que llaman "viejos" no debemos imitar.
 
II. EL TIEMPO DEL NOVIAZGO
Demás esta decir que las faltas de delicadeza, el respeto mutuo, la sinceridad (Ef. 4:25), la falta de pudor o el pecado delujuria que tengan lugar en el noviazgo, si no se corrigen en esta etapa, se multiplicarán en el matrimonio, de un modo increíble.Este es el tiempo de darse cuenta cual será tu proyección en el siguiente paso que darás .Por ningún motivo llegues a ver a tu pareja como una mujer o un hombre, como una madre o padre, amiga o amigos, ocualquier característica que necesites tener del otro(a); sin antes verle como un ser humano. El noviazgo es el tiempo de ahondaren el afecto y en el conocimiento mutuo, no por el afán de posesión, sino un espíritu de entrega mutua, de comprensión, de respeto,de sana convivencia en lugares apropiados.El noviazgo no es algo frívolo, o a la ligera para luego contraer matrimonio, por el deseos de escapar de casa, de satisfacer lasensualidad, o de tener hijos. Tales actitudes llevan a gravísimos errores inmediatos y futuros, no sólo morales, sino físicos yespirituales.La vida en el noviazgo, a pesar de que algunas veces los dos tengan posiciones diferentes, debe estar fundamentado en el
1
 
amor. El noviazgo debe ser sin pretensiones egoístas sino de cariño, ajena a llegar a los peligros de la ocasión, lejos de lacompasión al otro o del chantaje. 
A. Relaciones Sexuales Durante el Noviazgo
Se oye decir que las relaciones sexuales entre novios no tienen que esperar a ser legitimadas por lo que seria un merocompromiso social, jurídico, económico, etc. (el matrimonio contraído). Lejos está una revelación de noviazgo en Dios en cuanto ano huir de la fornicación (1 Co. 5:9). Resulta evidente que un planteamiento de ese tipo, que prescinde de toda referencia a Dios,esta viciado de raíz y no puede ser aceptado por nadie que quiera seguir llamándose Cristiano(a). La Revelación, a la que ya hemoshecho referencia, no puede ser ignorada o dejada de lado. Insistimos que este punto no es cuestionable. 
B. Expresiones de Cariño y La Espontaneidad
El cariño se ha de acomodar a los modos de expresión que exija la ley moral, social y sobre todo, la Palabra de Dios. No setrata de ir contra la espontaneidad, entendiendo esta palabra lejos de la hipocresía, sino de atribuirle el valor que le corresponde. Entodos los campos y no sólo en el del amor, lo espontáneo debe elevarse hasta transformarse en lo humano, para podertransfigurarse en lo divino, mediante la gracia de Dios.De hecho, la espontaneidad no solamente es una regla de vida, sino que con frecuencia es una tendencia hacia un modo deconducta pecaminosa. Recordemos la soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia, pereza (Ro. 13:13); en todos hay un grancomponente de espontaneidad, mayor o menor según el temperamento. Son cosas que "nos salen" fácilmente, tan fácilmente queaparecen también cuando no las quisiéramos, porque son las tendencias al mal, que el pecado original ha dejado en nuestranaturaleza y de las cuales en sabia posición deben mutuamente evitarse.No nos engañemos en pensar que de acuerdo al medio en donde nos encontremos actuaremos dominando esta espontaneidad,porque nos llevara a pecar por falta muchas veces de Dominio Propio, que es fruto del Espíritu Santo (2 Ti. 1:7; 2 Pe. 1:6). Despuésnos cuestionarnos dichos comportamientos pecaminosos los cuales de ante mano nos dimos a ir más allá cada momento. Evitemoseste cariño espontáneo en lugares que se presten para pasar a la pecaminosidad encontrada de improviso o en otra premeditada.En otras palabras, no nos engañemos en busca de lugares que nos permitan luego creer que nuestros instintos no sucumbirán.Por esto el noviazgo no ha de guiarse por la espontaneidad sino por una actitud consciente en todas las etapas del mismo,madura, que enriquezca y facilite el verdadero libre obrar de ambas partes (1 Co. 14:20). Lo que debe caracterizar nuestra vida noes el instinto que es lo más espontáneo que mueve a la acción, sino el amor y el deber, el sentido de responsabilidad, la obediencialibre a un Dios que nos ha hecho sus hijos y quien quiere lo mejor de nosotros en esta etapa necesaria de nuestra vida, previa almatrimonio. 
C. ¿Hasta dónde se puede llegar en las manifestaciones de afecto?
Las manifestaciones de afecto no deben ser cosas que, en el fondo de la conciencia, tengan un timbre de lujuria, de bajeza, deegoísmo o de clandestinidad. Las manifestaciones de afecto se pueden llevar hasta donde se llegaría en presencia de tus padres ode adultos los cuales respetas. Un consejo práctico al respecto es evitar lugares solitarios y oscuros, como de igual forma ropa quelleve a la sensualidad.
I. EL NOVIAZGO DE HOY - Lo que no debemos imitar.
La conducta que se observa hoy día, aunque esté muy difundida a través de los medios de comunicación, la educación sexualen los colegios y/o Universidades, no equivale a una doctrina de fe que sostenemos (1 Jn 5:19). Criterios equivocados dehumanismo carecen de razón y enseñan un comportamiento objetivamente pecaminoso, y están en contradicción con la enseñanzade la Palabra de Dios. De hecho, uno de los mayores problemas con que se enfrenta este tema es que los jóvenes aprenden acomportarse como novios según el ejemplo que ven en otros noviazgos, o según lo que les propone el medio o los medios decomunicaciones tales como el cine, literatura, la radio y televisión secular, por hilar más fino (Col. 2:8). Por lo general, esos modelosde comportamiento no son cristianos en absoluto y no reflejan el verdadero amor de pareja (ágape) sino el afán de una pasajerasatisfacción sensual. Hasta los modelos que tenemos dentro de la Iglesia son escasos.Con argumentos esgrimidos de su falsa llamada ciencia (1 Ti. 6:20), dichos modelos seculares han sobrepasado los principiosde Dios y nos hemos ido en pos de nuestras pasiones juveniles argumentando que "ahora es así", "todos lo hacen", "se ve siempreasí en las películas", "no estamos ya en el siglo pasado", etc. Muchos jóvenes, para justificar un noviazgo pecaminoso, argumentanque los viejos o hasta sus propios padres son anticuados y que se olvidaron que fueron jóvenes y hacían lo mismo (Ro. 1:30; 2 Ti.3:2). Estas palabras muchas veces son mencionadas sólo para justificar actitudes contrarias a lo que Dios nos enseña y continuarcon algún capricho amoroso y obviamente conciente de que dicho modelos y ejemplos a lo que llaman "viejos" no debemos imitar.
 
II. EL TIEMPO DEL NOVIAZGO
Demás esta decir que las faltas de delicadeza, el respeto mutuo, la sinceridad (Ef. 4:25), la falta de pudor o el pecado delujuria que tengan lugar en el noviazgo, si no se corrigen en esta etapa, se multiplicarán en el matrimonio, de un modo increíble.Este es el tiempo de darse cuenta cual será tu proyección en el siguiente paso que darás .Por ningún motivo llegues a ver a tu pareja como una mujer o un hombre, como una madre o padre, amiga o amigos, ocualquier característica que necesites tener del otro(a); sin antes verle como un ser humano. El noviazgo es el tiempo de ahondaren el afecto y en el conocimiento mutuo, no por el afán de posesión, sino un espíritu de entrega mutua, de comprensión, de respeto,de sana convivencia en lugares apropiados.El noviazgo no es algo frívolo, o a la ligera para luego contraer matrimonio, por el deseos de escapar de casa, de satisfacer lasensualidad, o de tener hijos. Tales actitudes llevan a gravísimos errores inmediatos y futuros, no sólo morales, sino físicos yespirituales.La vida en el noviazgo, a pesar de que algunas veces los dos tengan posiciones diferentes, debe estar fundamentado en elamor. El noviazgo debe ser sin pretensiones egoístas sino de cariño, ajena a llegar a los peligros de la ocasión, lejos de la
2
 
compasión al otro o del chantaje. 
A. Relaciones Sexuales Durante el Noviazgo
Se oye decir que las relaciones sexuales entre novios no tienen que esperar a ser legitimadas por lo que seria un merocompromiso social, jurídico, económico, etc. (el matrimonio contraído). Lejos está una revelación de noviazgo en Dios en cuanto ano huir de la fornicación (1 Co. 5:9). Resulta evidente que un planteamiento de ese tipo, que prescinde de toda referencia a Dios,esta viciado de raíz y no puede ser aceptado por nadie que quiera seguir llamándose Cristiano(a). La Revelación, a la que ya hemoshecho referencia, no puede ser ignorada o dejada de lado. Insistimos que este punto no es cuestionable. 
B. Expresiones de Cariño y La Espontaneidad
El cariño se ha de acomodar a los modos de expresión que exija la ley moral, social y sobre todo, la Palabra de Dios. No setrata de ir contra la espontaneidad, entendiendo esta palabra lejos de la hipocresía, sino de atribuirle el valor que le corresponde. Entodos los campos y no sólo en el del amor, lo espontáneo debe elevarse hasta transformarse en lo humano, para podertransfigurarse en lo divino, mediante la gracia de Dios.De hecho, la espontaneidad no solamente es una regla de vida, sino que con frecuencia es una tendencia hacia un modo deconducta pecaminosa. Recordemos la soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia, pereza (Ro. 13:13); en todos hay un grancomponente de espontaneidad, mayor o menor según el temperamento. Son cosas que "nos salen" fácilmente, tan fácilmente queaparecen también cuando no las quisiéramos, porque son las tendencias al mal, que el pecado original ha dejado en nuestranaturaleza y de las cuales en sabia posición deben mutuamente evitarse.No nos engañemos en pensar que de acuerdo al medio en donde nos encontremos actuaremos dominando esta espontaneidad,porque nos llevara a pecar por falta muchas veces de Dominio Propio, que es fruto del Espíritu Santo (2 Ti. 1:7; 2 Pe. 1:6). Despuésnos cuestionarnos dichos comportamientos pecaminosos los cuales de ante mano nos dimos a ir más allá cada momento. Evitemoseste cariño espontáneo en lugares que se presten para pasar a la pecaminosidad encontrada de improviso o en otra premeditada.En otras palabras, no nos engañemos en busca de lugares que nos permitan luego creer que nuestros instintos no sucumbirán.Por esto el noviazgo no ha de guiarse por la espontaneidad sino por una actitud consciente en todas las etapas del mismo,madura, que enriquezca y facilite el verdadero libre obrar de ambas partes (1 Co. 14:20). Lo que debe caracterizar nuestra vida noes el instinto que es lo más espontáneo que mueve a la acción, sino el amor y el deber, el sentido de responsabilidad, la obediencialibre a un Dios que nos ha hecho sus hijos y quien quiere lo mejor de nosotros en esta etapa necesaria de nuestra vida, previa almatrimonio. 
C. ¿Hasta dónde se puede llegar en las manifestaciones de afecto?
Las manifestaciones de afecto no deben ser cosas que, en el fondo de la conciencia, tengan un timbre de lujuria, de bajeza, deegoísmo o de clandestinidad. Las manifestaciones de afecto se pueden llevar hasta donde se llegaría en presencia de tus padres ode adultos los cuales respetas. Un consejo práctico al respecto es evitar lugares solitarios y oscuros, como de igual forma ropa quelleve a la sensualidad.
I. EL NOVIAZGO ES UNA DECISIÓN SERIA
Puestos a extremar las cosas, alguno podría pensar que en esta materia el mismo noviazgo es ya un peligro. Bajo ciertoaspecto es verdad, pero no se puede cerrar ahí la discusión, porque en el fondo no se ha hecho más que recordar una verdad quelos novios son dos que están en edad madura para enfrentar el matrimonio (1 Co. 14:20).Es cierto que el noviazgo lleva consigo una serie de circunstancias que podrían ser consideradas ocasión de pecado: el cariño yla necesidad de manifestarlo, la oportunidad de estar juntos con frecuencia, la familiaridad, desarrollo del comportamiento varonil (1Co.16:13), etc. Pero el intentar de evitar esas cosas equivaldría a suprimir el noviazgo.Aun a riesgo de que el planteamiento parezca simplista, el problema práctico puede reducirse a pocos puntos bien concretos.Cuando hay un fondo de rectitud y de buena voluntad, con una base de compromiso formal, muchas victorias espirituales seránganadas porque se ha sabido evitar la unión a la ligera y por intereses sexuales de primer orden (2 Ti. 2:22).Claro que el noviazgo requiere momentos de intimidad, para cambiar impresiones y confidencias nobles, y para empezar aentrenarse en “el nosotros y el mundo”, planificar el futuro y conocer posturas inmediatas, reglas de toda relación. La intimidad noquiere decir soledad, absoluta o con cómplices alrededor. De igual forma no se trata de entrar en detalles. Damos por sentado quelos novios son lo suficientemente crecidos como para detectar por sí mismos, con la ayuda de Dios y de sus propias conciencias (Hch32:1), cuando se presentan esas situaciones que ponen el alma en peligro inmediato. Si ellos no saben huir y así guardarse, nohabrá nadie en la tierra que los guarde. Es necesario recordar el consejo que Pablo da a Timoteo en su segunda carta capítulo 3,versículos del 1 al 6 donde nos advierte de tiempos peligroso y de hombres con características de las cuales en toda relación esnecesario conocer, porque la Palabra de Dios nos lo advierte. No con lo anterior nos volveremos paranoicos en ningún caso, sino quedebemos estar concientes que en dicha etapa donde debemos reconocer a fondo quien será nuestra pareja. Esto dará una señalabierta de la inmadurez espiritual mutua sino se lleva a cabo y querer entrar en esta etapa tan delicada, previa al matrimonio.Sin necesidad de ahondar, basta recordar que hay diferencias en el modo de ser masculino y femenino. Entre hombre y mujerse abre con frecuencia la laguna de la ignorancia o de la duda sobre la sexualidad del otro en su sentido más amplio y sano. Cadauno sabe lo suyo; cada uno asume saber lo del otro. No está lejos pensar que muchos novios creen tener un concepto de lasexualidad del otro completamente conocida; lamentamos decirles a un gran número de parejas que no tienen claro el compromisoen esta área y lejos esta en su información una sexualidad sana a la luz de la Palabra de Dios, tema para otro especial.Luego, andando el tiempo y creciendo la experiencia, no hará falta hablar, y no será fácil disimular la realidad. A pesar que enalgunos noviazgos todavía no se ha llegado a ese punto, y no han perdido eficacia las palabras mentirosas las cuales deben serdescubierta y manejas con altura de mira por ambos, con el fin de encontrar mutuamente en esperanza una posición que edifique larelación ante todo tipo de situaciones, tanto personales como mutuas.En algunas ocasiones será la mujer la engañada, si es ingenua y no está atenta. En otras el mismo hombre será engañado (Pr.
3

Activity (22)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Lesly Reyes Hidalgo added this note
que bien informacion
Mariianita Hdz Santii added this note
no encuentro lo q busco
Martha Naranjo added this note
Gracias, es muy edificante.
Alex España liked this
Gabriela Dìaz liked this
Aristides Moreau liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->