Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
59Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Analisis Pedagogia Del Oprimido

Analisis Pedagogia Del Oprimido

Ratings: (0)|Views: 7,653 |Likes:

More info:

Published by: Josefina López Reyes on Nov 12, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/07/2013

pdf

text

original

 
qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxc
 
 
ANALISIS DE LA OBRA:PEDAGOGIA DEL OPRIMIDO
 
AUTOR: PAULO FREIRE
 
 
2
PAULO
 
F
REIRE
:
PEDAGOGÍA DEL OPRIMIDO 
 Escrito durante su exilio en Chile, el libro semanal dePaulo Freire, 
Pedagogía del oprimido 
(1970), presenta lo que no es meramente una nueva pedagogía, sino unplan para la liberación auténtica del hombre, sea opresor u oprimido. En este libro
Paulo Freire critica el sistema tradicional de la educación (lo que él llama “laeducación bancaria”) y presenta una nueva pedagogía donde los educadores y los
educandos trabajan juntos para desarrollar una visión crítica del mundo en queviven.
En su introducción al libro, “Primeras palabras” (páginas 21
-27), Freire advierte
que su libro “probablemente provocará” reacciones “sectarias” en algunos lectores(23), pero se debe evitar este sectarismo porque “es un obs
táculo para la
emancipación de los hombres” y “provoca el surgimiento de su contrario, cual es laradicalización del revolucionario” (24).
 El primer capítulo (páginas 29-
69) contiene cinco partes (“Justificación de lapedagogía del oprimido”; “La contradic
ción opresores-
oprimidos, su superación”;La situación concreta de opresión y los opresores”; “La situación concreta deopresión y los oprimidos”; y “Nadie libera a nadie, ni nadie se libera solo. Loshombres se liberan en comunión”). Freire empieza escrib
iendo sobre la búsquedade las raíces de los problemas que la humanidad enfrentaba a fines de los sesenta
y sugiere que el hombre es un “ser inconcluso”, y que la deshumanizaciónexistente en el mundo “es distorsión de la vocación de SER MÁS” (32). Esta
di
storsión conduce a los oprimidos a “luchar contra quien los minimizó” (33). Su
lucha sólo tiene sentido cuando los oprimidos no se transforman en opresores de
sus opresores, “sino en restauradores de la humanidad de ambos” (33). Esta
restauración solamente puede venir de los oprimidos porque son ellos los que
entienden la necesidad de la liberación: “¿Quién mejor que los oprimidos se
encontrará preparado para entender el significado terrible de una sociedad
opresora?” pregunta Freire (34).
 El oprimido tiene que liberarse psicológicamente para no convertirse en opresor
porque ellos tienden a “identificarse con su contrario” (36). Como ejemplo
concreto, Freire menciona el caso de los oprimidos que quieren la reforma agraria,
“no para liberarse, sino para posee
r tierras y, con éstas, transformarse en
propietarios o, en forma más precisa, en patrones de nuevos empleados” (36).
Ambos los opresores y los oprimidos, temen a la libertad, pero por razones
diferentes. “En los oprimidos el miedo a la libertad es el mied
o de asumirla. En los
opresores el miedo de perder la “libertad” de oprimir” (37).
 
Freire reconoce que la liberación de la opresión no vendrá fácilmente. “Laliberación es un parto doloroso”, nos dice, pero el hombre nuevo que nace de este
parto será capaz de superar la dinámica opresor-oprimido y crear una sociedaddonde el bienestar de su gente no está basado en la explotación de algunoshombres por otros (39).
 
3
Freire propone que el acto de solidarizarse con los oprimidos es necesario paraconstruir el camino hacia el hombre nuevo. Pero este camino no puede resultar de
acciones paternalistas hacia los oprimidos, pues terminaría “manteniéndolosatados a la misma posición de dependencia” (40). Continua Freire:
 El opresor sólo se solidariza con los oprimidos cuando su gesto dejade ser un gesto ingenuo y sentimental de carácter individual, y pasaa ser un acto de amor hacia aquellos; cuando, para él, los oprimidosdejan de ser una designación abstracta y devienen hombresconcretos, despojados y en una situación de injusticia: despojadosde su palabra, y por esto comprados en su trabajo, lo que significa laventa de la persona misma. Sólo en la plenitud de este acto de amar,en su dar vida, en su praxis, se constituye la solidaridad verdadera.(41)Freire afirma fuertemente la relación entre la solidaridad y la liberación, y que losoprimidos tienen que ser agentes activos en el proceso de liberarse. El líderrevolucionario no puede dictar mandatos en una manera paternalista a los
oprimidos. “Para nosotros el pro
blema no radica solamente en explicar a lasmasas sino en dialogar con ellas sobre su acción. Ninguna pedagogía realmente
liberadora puede mantenerse distante de los oprimidos” (46).
 Lo que la sociedad piensa que son actos de generosidad hacia los oprimidos
muchas veces no lo son: “por el contrario, la pedagogía que, partiendo de los
intereses egoístas de los opresores, egoísmo camuflado de falsa generosidad,hace de los oprimidos objeto de su humanitarismo, mantiene y encarna la propiaopresión. Es el inst
rumento de la deshumanización” (47).
 La práctica de esta nueva pedagogía implica el poder político para que se puedaimplementarla, pero Freire explica que hay mucho que se puede hacer antes de
transformar la realidad opresora. Estos “trabajos educativos”
buscan que eloprimido tome conciencia de su situación de opresión y se comprometa, en lapraxis, con su transformación (47). Durante esta transformación, el aspecto
fundamental “será siempre la acción profunda a través de la cual se enfrentará,
culturalme
nte, la cultura de la dominación” (48).
 No es ajeno a una sociedad opresora enfocarse en la violencia manifestada por
los revolucionarios, pero Freire señala que “es en la respuesta de los oprimidos a
la violencia de los opresores donde encontraremos el
gesto de amor” (48), porque“les restauran la humanidad que habían perdido en el uso de la opresión” (49). Sinembargo, cuando el opresor obstaculiza al oprimido en su “búsqueda deafirmación como persona”, comete un acto de violencia porque “hiere la voca
ción
ontológica e histórica de los hombres: la de ser más” (48). Aquí Freire enfatiza que
esta lucha no tiene sentido si es solamente para cambiar de lugar con los
opresores: “lo importante es que la lucha de los oprimidos se haga para superar la
contradicción en que se encuentran; que esta superación sea el surgimiento del
hombre nuevo, no ya opresor, no ya oprimido sino hombre liberándose” (50).
 

Activity (59)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Rosita Cuichán liked this
Juan Pinargo liked this
Ej Palmar liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->