Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
6Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
LA INTERACCIÓN ENTRE LAS AUDIENCIAS Y EL CINE

LA INTERACCIÓN ENTRE LAS AUDIENCIAS Y EL CINE

Ratings: (0)|Views: 384|Likes:
Published by Red de Tesistas
Tesina: LA INTERACCIÓN ENTRE LAS AUDIENCIAS Y EL CINE
Tesista: Dacunto
Tutor: Molina
Año: 2003
Tesina: LA INTERACCIÓN ENTRE LAS AUDIENCIAS Y EL CINE
Tesista: Dacunto
Tutor: Molina
Año: 2003

More info:

Published by: Red de Tesistas on Nov 13, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/04/2013

pdf

text

original

 
1
LA INTERACCIÓN ENTRE LAS AUDIENCIAS Y EL CINE
1. QUÉ HACE EL CINE CON SU AUDIENCIA? / QUÉ HACE LA AUDIENCIACON EL CINE?1.1 IntroducciónEn la intersección de estos dos interrogantes hace su entrada la recepciónque las audiencias de cine hacen de los productos fílmicos, a partir de prácticassociales producidas por estos mismos públicos receptores, socialmente situados.Tanto la primera pregunta como la segunda, representan dos caras de la mismamoneda, son dimensiones complementarias e inseparables la una de la otra.El cine -entre otros medios de comunicación social- ha contribuido a unproceso que podría denominarse de implosión referencial, es decir, ha modificadola estructura de la experiencia cotidiana de las personas, porque ha multiplicadolas capacidades de apropiarse reflexivamente de ciertas enseñanzas que,probablemente, no provendrían de los encuentros diarios en los lugares queconstituyen su mundo en torno al trabajo, el hogar y el consumo. A través de lasimágenes cinematográficas se accede a mundos cínicos, ásperos, crueles omaravillosos, dulces o reconfortantes; mundos por los que se puede transitar temporalmente sin correr los riesgos de moverse en el espacio, sin enfrentarse alos peligros de abandonar los lugares cotidianos.El cine ofrece un mundo de fantasía en el que la gente, por un momento,sale de la vida cotidiana. En ese mundo irreal se vive la pasión, el amor, el humor,la acción, el terror, la ficción o el drama
1
.El cine -como medio de comunicación, expresión artística e industria- y larecepción cinematográfica -en tanto experiencia estética, forma de comunicaciónsocial y práctica de consumo cultural- puede producir una cierta dislocacióncuando la propia experiencia individual y la colectiva, determinada por el contexto,
1. QUINTANILLA, Rosario, Argentina, 1998.
 
2
no se corresponde con las imágenes vehiculizadas por los productoscinematográficos. Indagar esta situación, implica adentrarse en la reflexión sobrela interacción audiencias-cine.Por otra parte, mucho se ha insistido sobre los procesos de ver televisión oprocesos de "televidencia"
2
, y las múltiples mediaciones de que son objeto lasaudiencias y las diversas dimensiones televisivas involucradas.Una primera apreciación de la complejidad de las televidencias permite situarlasen relación con la cuádruple dimensionalidad de la televisn: el lenguajetelevisivo, la "mediacidad" de la televisión o lo propiamente mediático de latelevisión, su tecnicidad y su institucionalidad. O sea, que cuando la gente serelaciona con ella, lo hace en cada uno de estos ámbitos –lenguaje, medio,tecnología e institución-, integralmente. Precisamente son estas dimensiones,conformadoras de mediaciones en sí mismas, las que deben ser tenidas encuenta para la recepción "crítica". Sin embargo, no se ha tenido en cuenta con elmismo rigor académico la exploracn de los procesos de ver cine o"cinevidencia".2. LOS ESPECTADORES-AUDIENCIA FÍLMICA2.1 Un poco de historia“Cómo se divera la gente cuando no haa ni televisión, ni cine, nivideojuegos!” En todo –hasta en el virtuosísimo musical de las jovencitas- seencontraba motivo de placer. En el tiempo libre, desde 5000 años a.c. hasta 1980,conversar, leer, seducir a la esposa del conde, jugar con los dados, la taba, larayuela, el diábolo, las bochas, la perinola, la oca, el balero, el yoyó, la ruleta, losdardos, el rompecabezas, el tangram, el tetris, el cubo mágico o las pícarasveladas junto al piano, eran alegrías no exentas de riesgos en otros siglos del
2. OROZCO GÓMEZ, Guillermo: Televidencia: Una perspectiva para el análisis de la recepción,Universidad Iberoamericana, México, 2001. La "televidencia" refiere a la interacción específica delos sujetos con el referente televisivo, implicando en
 
este término la definición compleja derecepción.
 
3
milenio. Ahora, en el siglo XXI, los simuladores: la computadora, a través deimágenes virtuales, permite disfrutar de juegos de gran realismo. Desde pilotear un auto de “Fórmula 1” hasta el más moderno de los aviones
3
.Es decir: se hacía de noche y no había cine, no se podía encender eltelevisor ni escuchar un disco. Naturalmente, no se podía navegar por Internet nimatar marcianitos en la computadora.En la época del siglo IV, por ejemplo, la diversión la decidían los quemandaban, algo que en el fondo no ha cambiado tanto si reemplazamos al señor feudal por el magnate de las cadenas televisivas o cinematográficas.El cine es un fenómeno social. “Con la llegada del film se produjo por primera vez una amplia articulación con de creencias, aspiraciones,antagonismos y dudas en gigantescas masa de población de las sociedadesmodernas. Por primera vez, los hombres poan compartir los mismossentimientos simultáneamente y en todos los lugares en que era posible proyectar una película. Rápidamente, ir al cine se convirtió en
la
 
distracción
4
.La asistencia al cine ha pasado de ser una forma de especculointerclasista (tal como se acepta que ocurría en el período clásico) o de obreros einmigrantes (si atendemos a otras épocas o a algunos países), a ser una actividadde ocio cultural de las clases medias urbanas y con estudios para quienes laasistencia al cine es -como experiencia social- sumamente respetable y, como tal,vehiculizadora de valores culturales.En los años ’30, ir al cine tenía un sabor ritual mucho mayor que hoy. Elvalor del nivel de vida, la familiaridad y la aparición de una gama cada vez mayor de recursos para emplear el tiempo libre, han cambiado esto. En muchas partesdel mundo, se ha llegado a otra etapa de la historia del cine. Aquella era una
3. Revista LA NACIÓN: Pícaras veladas junto al piano, Buenos Aires, Argentina, 12 de Diciembrede 1999, págs. 122-126.4. TUDOR, Andrew: Cine y comunicación social, Ed. Gustavo Gili, Barcelona, España, 1975.

Activity (6)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Pamela Dimenna liked this
elmiguelangel liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->