Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
16Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
PIEPER, Josef - Defensa de La Filosofia (Selec)

PIEPER, Josef - Defensa de La Filosofia (Selec)

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 1,253 |Likes:
Published by api-26814513
Scaneo y selección de Rodolfo Patuel
Scaneo y selección de Rodolfo Patuel

More info:

Published by: api-26814513 on Oct 19, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/18/2014

pdf

text

original

 
pieper, josef - defensa de la filosofía - herder - barcelonai1 - en las disquisiciones que siguen, me atendré algo al método dediscusión que se practicó durante siglos en las universidades de lacristiandad medieval, como puede observarse en un artículocualquiera de las grandes sumas, se procedía de la manera siguiente:en primer lugar se formulaba con la mayor precisión posible unacuestión que se quería discutir, acompañada de una propuesta desolución, a veces solamente entrevista. de esta forma, el que así preguntaba, guardaba silencio primeramente y se convertía enoyente, atento al adversario y a sus posibles objeciones. másexactamente, el mismo que preguntaba era el que exponía losreparos en la forma más concisa y convincente. era éste unprocedimiento muy ambicioso y arduo, pero sobre todo sumamenterazonable. en efecto había una cosa sobre la que ya nadie podíallamarse a engaño: en el tema discutido se trataba de algo que sepodía enfocar de diferentes maneras, o sea de un tema que pornaturaleza era discutible: por naturaleza y no sólo en virtud de lasmúltiples facetas objetivas de la cuestión en sí, sino también debido ala peculiaridad del mismo que aspiraba a conocer, o sea de] sujeto.Éste, en efecto, no es el particular abandonado a sí mismo, no es uno,sino muchos, en tina palabra, para ser exactos, todos los hombres. así pues. con el modo mismo de proceder, se traía insistentemente. a lamemoria que la búsqueda de la verdad es un asunto humano común,que naturalmente se lleva a cabo en forma de diálogo o coloquio,posiblemente en forma de discusión, incluso quizá como tinadiscusión inacabable, que acaso no llegue nunca a una solucióndefinitiva -como por ejemplo, cuando se propone para discusión untema propiamente filosófico.tal es en concreto el caso del tema inagotable del que vamos aocuparnos aquí, y precisamente por eso se ha de examinar desde unprincipio como una quaestio disputata, es decir, de tal manera que encada momento se sienta la presencia de los que piensan de otramanera.la cuestión que hemos de examinar aquí o, para decirlo sin ambages,la tesis, reza así: filosofar significa reflexionar sobre la totalidad de loque nos aparece, con vistas a su última razón y significado. además,este filosofar, así entendido, es un empeño razonable e inclusonecesario, de] que no se puede en modo alguno dispensar el hombreque verdaderamente vive en el espíritu o, sencillamente piensa.con esto afirmamos dos cosas, por lo cual también las posiblesobjeciones podrán apuntar a dos direcciones. puede suceder que contales objeciones se declare falsa la definición de filosofía queacabamos de proponer. o también pueden indicar que carece de
 
razón de ser, o que por lo menos es un empeño ocioso, el ocuparsesiquiera de la filosofía en el sentido que se acaba de insinuar.ahora bien, es preciso decir desde el principio con mayor exactitud loque en concreto quiere decir nuestra tesis. a primera vista puedeparecer sumamente «general», quizá incluso notablemente vaga ydemasiado anodina o trivial. «general» tiene que serlonecesariamente, tal es nuestra intención.que, sin embargo, no es vaga, lo veremos después. y dista tanto deser trivial, que si se propusiera a algunos centenares de kilómetros aleste, se la consideraría como un acto de sabotaje, y por supuesto, conrazón.con esta tesis afirmamos casi exactamente lo mismo que dijo contoda naturalidad, aunque seguramente no sin intención, alfred northwhitehead en un simposio público organizado en la universidad deharvard para celebrar su septuagésimoquinto aniversario, a saber,que filosofar es sencillamente preguntarse qué hay sobre «todoesto»: what is it all about? . aquí no habla un ingenuo ni unsimplificador romántico, sino uno de los fundadores de la modernalógica matemática, un hombre cuya grandeza filosófica estriba no enúltimo término, en el hecho de haber penetrado en lo más recónditode la pretensión de exactitud del hombre que aspira a conocer, enhaberla desenmascarado y calificado de ilusión . y en todo caso, ensu caracterización de la filosofía no puede menos de sentirse a la veztoda la sobriedad realista de un investigador científico y un máximode sensibilidad neurálgica contra los «dichos» vagos.ahora bien, ya en este punto podemos oír el primer reparo. ¿noparece -se objetará poco más o menos- que se da a entender con esadefinición que la filosofía no es en modo alguno «conciencia» quetrata de un objeto claramente circunscrito? en todos los demás casos,cuando se pregunta qué es la psicología (qué es la sociología, qué esla física, etc,). comienza siempre la respuesta con estas palabras: «lapsicología (y así sucesivamente) es la ciencia de ... » ¿y ahora se diceaquí que cultivar la filosofía es lo mismo que preguntar, examinar unacuestión. «reflexionar» sobre algo? 0 la formulación no ha deentenderse con todo rigor...aquí, sólo para información del interlocutor, le interrumpiría yo y lediría: no, no es una formulación provisional, como redactada enborrador, sino que más bien tomamos al pie de la letra lo afirmado;filosofar consiste en preguntar, en discutir preguntas, en realidad enreflexionar sobre una sola pregunta. ¿pero no se da respuesta a estapregunta?0 por lo menos, ¿no apunta ya el preguntar a una respuesta?¡naturalmente!de lo contrario, no sería realmente preguntar... ahora bien, sí por
 
respuesta se entiende, una información que satisfaga la pregunta y laaquiete, y en razón de la cual debiera cesar en sus preguntas elinquirente, en este caso, pues, de hecho la pregunta del que filosofaqueda sin respuesta. pero entonces, ¿cómo se podrá esquivar laconclusión de que filosofía y filosofar son -por no decir más- unempeño que apenas si se puede justificar, y en todo caso algo que notiene nada que ver con la ciencia, con el esfuerzo por conocer y con labúsqueda de la verdad?este reparo se puede formular, sin duda alguna desde distintospuntos de referencia. así habla, en primer lugar, el hombre que sólose fija en lo empírico, que quiere mantenerse próximo a la realidadexperimentable y quiere mantenerse, al margen de las cuestionesque se salen de ella. pero se da también otra postura que pretendeser absolutamente filosófica y desde la cual se viene a decirexactamente lo mismo. me refiero a la scientific philosophy, quesostiene la tesis de que el que filosofa puede y debe hacer valer en suterreno los principios de las ciencias exactas. y finalmente, ni siquieralos representantes de las grandes construcciones especulativas,sistemáticas de comienzos del siglo xix podrían aceptar el carácter depregunta de la filosofía de schelling , que designa la filosofía como «laciencia de los arquetipos eternos de las cosas»; ni hegel , que hablade la filosofía como de, la «comprensión de lo absoluto»; ni tampocofichte , que dice: «la filosofía anticipa la experiencia total». cierto queentre tanto ha pasado y caducado definitivamente el tiempo en quela filosofía tenía conciencia de sí misma, sin embargo, no convieneolvidar las pretensiones que entonces se abrigaban y proclamaban.el segundo reparo. que tal vez se pueda oponer expresa algo muydistinto. lo problemático -se dice- reside en la caracterización delobjeto sobre el que versa la filosofía. en primer lugar, ¿que se quieredecir exactamente con «todo esto»? como respuesta, repetiría yo mipropia formulación: se entiende la totalidad de lo que se nospresenta. ahora bien, ¿qué quiere decir que algo «se nos presenta»? yademás : ¿a quién se le presenta? no es difícil responder a esta últimapregunta: naturalmente, se trata de lo que se le presenta al hombre,a nosotros mismos. ahora bien, que «algo se nos presenta» significaque algo se ofrece a nuestra mirada de tal forma que oponeresistencia. en rigor, esto es verdad: nada puede ofrecérsemerealmente a la vista sin oponer a la vez resistencia. cierto que yopuedo pensar algo por mi cuenta. puedo producir fantasías, peroéstas no ofrecen resistencia, no se mantienen firmes, a menos que yomismo esté enfermo. repitámoslo, pues: que «algo se me presenta»significa que yo tropiezo con ello, que doy con ello, que lo hallodelante de mí; que se me enfrenta corno obiectum, como objeto. enrazón de una «teoría» simplificadora o de interés ideológico, puedoquizá ignorarlo por algún tiempo, falsearlo, interpretarlo falsamente.pero a la larga, lo que se me presenta se resiste, supuesto que yo noaparte de ello serie¡¡lamente la mirada; vuelve a presentarse a lamemoria e inquietarme con escrúpulos y cavilaciones. ofrece

Activity (16)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Julio Corti liked this
jgravasi3257 liked this
jgravasi3257 liked this
Fredy Kito liked this
eduardo2157 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->