Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
10Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
MONOGRAFIA 2

MONOGRAFIA 2

Ratings: (0)|Views: 121 |Likes:
Published by Maestro Koyi
MATERIAL DE ESTUDIO DE LA O:.T:.S:.E:.S:.M:.
PIDE INFORMES DE LA ORDEN sactummortum@hotmail.com
MATERIAL DE ESTUDIO DE LA O:.T:.S:.E:.S:.M:.
PIDE INFORMES DE LA ORDEN sactummortum@hotmail.com

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Maestro Koyi on Nov 18, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/26/2013

pdf

text

original

 
 
ORDO TEMPLIS SOLARIS ET SACTUM MORTUMORDO TEMPLIS SOLARIS ET SACTUM MORTUMORDO TEMPLIS SOLARIS ET SACTUM MORTUMORDO TEMPLIS SOLARIS ET SACTUM MORTUM
ORDEN DEL TEMPLO SOLAR DE LA SANTA MUERTERECOPILACIONES Y ESCRITOS DE HOSHI HATTORI (FRATER DOKURO)PARA LA ORDO TEMPLIS SOLARIS ET SACTUM MORTUM“MEUZ GUZ YUNA PADMA SANA”(LA VERDAD ES PARA QUE TODOS LA CONOZCAN)
 
 MONOGRAFIA 2MONOGRAFIA 2MONOGRAFIA 2MONOGRAFIA 2
¡Orgullo! Cuando la razón desfallezca, acude en nuestroauxilio y llena hasta los bordes el enorme vacío de la mente.POPEPero ¿a qué alterar las obras de la naturaleza? La filosofíaMás profunda será la que nos revele los secretos de laNaturaleza y nos permita penetrar en ella sin trastornarla.BULWER
¿Le basta al hombre con saber que existe? ¿Le basta tener forma humana paraengalanarse con el título de hombre? Estamos en la firme convicción de que para llegar a seruna entidad genuinamente espiritual en el verdadero signficado de esta palabra, debe elhombre regenerarse eliminando de su mente todda impureza egoísta y con ellas la supersticióny las preocupaciones, que conviene distinguir de las
simpatías y antipatías 
. Al principio nosvemos arrastrados dentro del negro círculo de la poderosa oleada magnética que emana así delos objetos materiales como de las ideas, y de esta suerte nos invaden los respetos humanos yel temor a la opinión de las gentes.Raramente acepta el hombre una idea por la libre acción del propio juicio, sino que, alcontrario, se inclina a la opinión dominante en la colectividad. Así tenemos, por ejemplo, que undevoto no pagará exorbitantemente un asiento cómodo en una función religiosa, ni unmaterialista irá dos veces a escuchar las conferencias de Huxley sobre la evolución porque talsea su voluntad definida, sino porque tanto a uno como a otro acto asisten personasdistinguidas en sociedad, con las que el buen ver exige alternar. Lo mismo sucede en todo lodemás. Si la psicología hubiese tenido su Darwin, de seguro considerara la descendenciamoral del hombre invariablemente paralela a su descendencia orgánica, pues en sus servilesmanías de remedo ofrece el hombre más semejanza con el mono que en los rasgos exterioresseñalados por el insigne antropólogo. Las múltiples variedades de cuadrumanos, burlescasimitaciones del hombre, parecen haber evolucionado con objeto de proporcionar a las gentesde buena ropa los materiales necesarios para el trazado de su árbol genealógico.La ciencia se enriquece de día en día con nuevos descubrimientos químicos, físicos,fisiológicos y antropológicos. Los eruditos y doctos han de estar libres de toda preocupación yprejuicio; pero no obstante la libertad que actualmente disfrutan el pensamiento y las opiniones,los científicos no han modificdo su temperamenteo intelectual. Utópico es presumir que elhombre cambie por la evolución y desenvolvimiento de nuevas ideas. Podemos abonar uncampo para que cada año dé más copiosos y sazonados frutos; pero si cavamos en lo hondo,encontraremos la misma clase de tierra que al abrir el primer surco.No hace todavía muchos años era anatematizado por hereje quien dudaba de losdogmas teológicos. La ciencia ha vencido
Vae victis 
!... Pero el vencedor se atribuye a su vez la
 
misma infalibilidad que develara en el vencido, si bien tampoco puede probar su derecho a ella.
Tempora mutantur et nos mutamur in illis 
, dijo Lotario con apropiada aplicación a este caso. Sinembargo, nos creemos con algún derecho para interrogar a los pontífices de la ciencia.Durante muchos años hemos seguido de cerca la marcha del espiritismo moderno,familiarizándonos con sus dos literaturas, europea y norteamericana, presenciando susinterminables controversias y comparando sus contradictorias hipótesis. Muchos espiritistasdisidentes, que quisieron profundizar las causas de los fenómenos, llegaron a la conclusión deque, ya fuese por ineptitud de los investigadores, ya por lo misterioso de las fuerzas actuantes,cuanto más frecuentes y diversas eran las manifestaciones psíquicas, más impenetrablementeoculta quedaba su causa.
VALÍA DE LAS PRUEBAS 
Los fenómenos psíquicos, que erróneamente sin duda se llaman espiritistas, están hoy perfectamente comprobados y fuera inútil negarlos 
. Aun prescindiendo de los casos de fraudee impostura, todavía queda mucho para las investigaciones de la ciencia. No es necesario elvalor de Galileo para lanzar al rostro de los académicos el famoso
e pur si muove 
, porque losfenómenos psíquicos han tomado ya la ofensiva.Opinan los modernos científicos que, si bien son para ellos un misterio los fenómenosmediumnímicos, nada prueba que no deriven de anormales condiciones nerviosas de losmédiums, y hasta tanto que no se dilucide esta cuestión, es inadmisible atribuirlos a espíritushumanos. Verdaderamente, quienes afirman la intervención de los espíritus han de probar suafirmación; pero si los científicos quisieran estudiar el asunto de buena fe, con sincero deseode esclarecer tan hondo misterio, en vez de desdeñarlo, no habrían de temer censura alguna.Ciertamente, la mayoría de las comunicaciones mediumnímicas parecen dadas a propósitopara despertar recelos en los investigadores menos sagaces, porque, aun en los casos en queno hay impostura, suelen ser vulgares y chabacanas. En los últimos veinte años vimos escritas,de mano de distintos médiums, comunicaciones dictadas, al decir del comunicante, porShakespeare, Byron, Franklin, Pedro el Grande, Napoleón, Josefina y Voltaire; pero noscausaron el efecto de que Napoleón y su esposa habían olvidado la ortografía, de queShakespeare y Byron eran unos fatuos y Voltaire un imbécil. Disculpable es, por lo tanto, juzgardel aparente embaucamiento, que si tan palpable es el fraude en la superficie, no será fácilhallar la verdad en el fondo. La ridícula suplantación de personajes célebres,cuyos nombresaparecen al pie de vulgarísimas comunicaciones, ha empachado de tal modo a los científicos,que no pueden digerir la verdad subyacente en los fenómenos psíquicos, como si juzgaran delfondo del océano por la superficie de las aguas cubiertas de espuma y escorias. Pero si poruna parte no cabe vituperar a quienes al primer indicio de falsedad entran en recelo, tenemosel derecho de censurarlos por no llevar adelante sus investigaciones. Tan neciamenteproceden estos tales, como si un buzo repugnara tomar una concha al verla sucia y viscosa,sin tener en cuenta que con sólo abrirla encontraría la perla. Ni siquiera las negaciones de laseminencias científicas valen en este caso, pues la repugnancia que sienten hacia un asunto tanimpopular, parece como si hubiera contagiado a la generalidad de las gentes.
Los fenómenos ahuyentan a los científicos y los científicos rehuyen los fenómenos 
, dice Aksakof en un notableartículo sobre mediumnidad, de acuerdo con la comisión científica de San petersburgo,encargada de investigar los fenómenos psíquicos, cuyo informe estaba tan poco meditado ylleno de prejuicios, que aun los mismos escépticos protestaron despectivamente contra sunotoria parcialidad.El profesor Fisk delata en su obra
El Mundo invisible 
, la falta de lógica de sus colegascientíficos al criticar la filosofía genuinamente espiritualista, diciendo que según las exactasdefiniciones de los conceptos de
materia 
y
espíritu 
, la existencia del espíritu es indemostrablepor los sentidos, y que por lo tanto, no es posible fundamentar la filosofía espiritualista en
pruebas científicas 
. A este propósito transcribiremos el siguiente pasaje de la citada obra:“El testimonio de la existencia del espíritu es inasequible en las condiciones de la vidaterrena, puesto que escapa a toda experimentación, y por numerosas que sean sus pruebas,no cabe esperanza de hallarlas. Por lo tanto, nuestro fracaso en este empeño no esseguramente de valía contra la existencia del espíritu. En este concepto, la creencia en la vidafutura carece de base científica, porque en manera alguna lo necesita ni es posible someterla ala crítica de los científicos. Los adelantos de la ciencia física, por rápidos que sean, no podrán

Activity (10)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
Legión Kondor liked this
Ricardo Reyes liked this
divfx liked this
ILUMINATION liked this
mikvirtuoso242 liked this
Alvaro Lara liked this
adrizar liked this
Tibisay Godoy liked this
Diego Mendoza liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->