Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Horacio Potel - Nietzsche y Derrida en La Red

Horacio Potel - Nietzsche y Derrida en La Red

Ratings: (0)|Views: 28|Likes:
Published by Cultura Libre
Conferencia pronunciada en la Alianza Francesa, Buenos Aires el 20 de octubre de 2006 en el marco de las V Jornadas Internacionales Nietzsche y I Jornadas Internacionales Derrida. Publicada en Cragnolini, M. (Comp.): Por amor a Derrida, Ediciones La Cebra, Buenos Aires, 2008.
Conferencia pronunciada en la Alianza Francesa, Buenos Aires el 20 de octubre de 2006 en el marco de las V Jornadas Internacionales Nietzsche y I Jornadas Internacionales Derrida. Publicada en Cragnolini, M. (Comp.): Por amor a Derrida, Ediciones La Cebra, Buenos Aires, 2008.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Cultura Libre on Nov 19, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/26/2013

pdf

text

original

 
Nietzsche y Derrida en la Red
 
- 1 -
 Horacio Potel
Nietzsche y Derrida en la Red
Horacio Potel
 
Conferencia
 
pronunciada
 
en
 
la
 
Alianza
 
Francesa,
 
Buenos
 
Aires
 
el
 
20
 
de
 
octubre
 
de
 
2006
 
en
 
el
 
marco
 
de
 
las
 
 
 Jornadas
 
Internacionales
 
Nietzsche
 
y
 
 
 Jornadas
 
Internacionales
 
Derrida
.
 
Publicada
 
en
 
Cragnolini,
 
M.:
 
Por 
 
amor 
 
a
 
Derrida
,
 
Ediciones
 
La
 
Cebra,
 
Buenos
 
Aires,
 
2008.
 
Oh cielo por encima de mí, ¡tú puro! ¡elevado! Estaes para mí tu pureza, ¡que no existe ninguna eternaaraña y ninguna eterna telaraña de la razón!Nietzsche, «Así habló Zaratustra»,
 Antes de la salida del sol 
.Utilizo el ordenador, por supuesto, pero no el correoelectrónico y no «navego» por la Red.Derrida, «El papel o yo, ¡qué quiere que le diga...!(nuevas especulaciones sobre un lujo de los pobres)»Nietzsche y Derrida en la red. ¿Qué quiere decir esto? Acaso Nietzsche y Derrida¿enredados, atrapados? Nietzsche y Derrida ¿pescados al fin por la red, detenidos,inmovilizados, como pez fuera del agua? (como según Heidegger andaría ahora elpensamiento). ¿Atrapados en una trama infinita de vulgaridad, perdidos, solos, errantesy vagabundos en un océano sin fin o en un mar de arena? «Ni el libro ni la arena tienenni principio ni fin», dice un personaje de Borges en el cuento llamado precisamente: «Ellibro de Arena». Recordemos brevemente algunos de los adjetivos de este libro infinito,como infinita parece ser la Red: «libro diabólico», libro «monstruoso»: «era un objetode pesadilla, una cosa obscena que infamaba y corrompía la realidad».Antes de avanzar una pregunta ¿se pude estar atrapado en algo infinito, en un lugarsin limites? tal vez, el que recuerde la experiencia de la arena, la experiencia de estar enel desierto que crece y crece, lo pueda afirmar.Tal vez no se sepa hacia dónde vamos con este discurso; nosotros tampoco lotenemos muy claro. Es una experiencia muy frecuente, más que habitual, cuando se«navega» por Internet (o cuando se lee a Derrida o a Nietzsche) y otra vez la metáforamarina nos recuerde el océano de agua o de arena. El libro de Arena termina perdido¿atrapado? en otro infinito, un libro infinito es ocultado en la infinitud de la Biblioteca,otro nombre posible para la Red.
 
Nietzsche y Derrida en la Red
 
- 2 -
 Horacio Potel
Como el desierto, la red es sin salida, sin meta, sin fin, sin autopista, ni rutaprincipal, ni camino secundario, en la encrucijada de todas las sendas se constituye enun lugar aporético. La
World Wide Web
, la tela de araña mundialSi algo la caracteriza es la falta de centro. O, lo que quizá sea lo mismo, la falta deorigen. No hay nada de original en la Web. Repetición de repeticiones, su comienzo hasido la repetición. Una huella, un trazo, una traza, un rastro, una ceniza en vez de unapresencia plena, viva, actual, real; un «comienzo» que nunca ha estado presente, con elque nada ha comenzado. El tiempo estalla o, como recuerda Derrida que dice Hamlet, eltiempo está “fuera de quicio”, “out of joint”. Aquello por venir, no es un
 presente
-futuro, lo que «fue» no es un
 presente
-pasado en verdad tampoco un
 fue
, sino siempreun
 por
venir. Lo posterior precede al origen. El después está antes que el comienzo. Laconstitución del origen es el retraso y la demora. Ni en un origen puro ni en un futurodeseado está la presencia anhelada, la navegación no termina. Desvelados, en vela, conlas velas listas hacia ningún lugar; porque no hay un en-casa, no se llega nunca aninguna Itaca, no hay final del juego, no hay limite de la red, ni fundamentotranquilizador ni presencia plena al final o al comienzo de ningún camino. Nadaoriginal, nada legal. Y si el centro, si el origen, la estancia, la tesis, lo propio, no es másque otro nombre de la muerte, es decir de aquello que se opone a la llegada del evento, ala venida de lo totalmente otro, ¿estarían, entonces, los caminos de la tela de araña,abiertos a lo incalculable, a lo improgramable, a lo imprevisible, a la venida de ese otroque no sé, ni debo saber si es animal, Dios o persona, máquina, cyborg, replicante,hombre, mujer, vivo o no vivo, espectro o (re)aparecido? Ojalá todo fuera tan simple.Enseguida volveremos sobre esto.Antes, otra vez el infinito: si las repeticiones son infinitas, si la Web se entrega al juego de la copia de la copia sin fin, es justamente porque no hay un centro queinterrumpa y funde las repeticiones, no hay el antepasado primordial, el origen, y éstafalta y con ella la imposibilidad de la infinitud, es la que pone en juego la infinitud delas copias. No hay origen que pueda servir para identificar el original del suplemento, nipara dominar su diseminación. Lo que reemplaza al centro-origen es una prótesis, unparásito, un suplemento.Todos sabemos a qué llama Derrida «fonocentrismo»: el privilegio dado a lapresencia plena que se cree encontrar en la voz, en la voz de la conciencia, en el
 sí  mismo
. Presencia que seria contaminada, traicionada, parasitada por un suplemento
 
Nietzsche y Derrida en la Red
 
- 3 -
 Horacio Potel
 técnico
: la escritura, que sería así una astucia
 artificial 
y artificiosa, un recurso parahacer aparecer como presente a la palabra cuando ella se encuentra en verdad ausente.La escritura sería así, un parásito, que se añade a una presencia plena de la que no formaparte, un virus que la infecta; por tanto el borrado de la huella, la supresión de losparásitos y la inmunización contra los virus han sido siempre mecanismosfundamentales de eso que llamamos metafísica.Y permítanme aquí un paréntesis: para recordar a Nietzsche y aquellacaracterización suya según la cual los metafísicos hipnotizaron a Dios tejiendoalrededor de él su tela de araña, hasta convertir así a Dios mismo en araña, queentonces, construye el mundo a partir de sí, para cazar en esta proyección suya, en estaestática telaraña, todo lo vivo, para por medio de esta inmovilización, de estamomificación, incorporarlo a sí. Chupando la sangre, en un continuo sacrificio paravolver todo sacro, es decir para internalizarlo, para canibalizarlo, la Araña-origen-comienzo,
l'universelle araignée,
aquella a la que Nietzsche nos llamaba a combatirpasea por la red, ella también.Entonces la escritura es denunciada por artificial, artefacto técnico, instrumentotecnológico al servicio de la voz. Esta operación del fonocentrismo, no es difícilescucharla hoy en los lamentos por la pérdida de realidad frente a lo aún llamado«virtual». La viejísima oposición Aristotélica de acto y potencia sigue latiendo en la
 secundarización
de lo digital. Secundarización por la cual, para atenernos a nuestrotema, no es lo mismo jamás una publicación en papel, actual, tocable, presente que lamisma publicación en la Web. Es más: parece ser el sueño de muchas revistas digitalesel paso al papel, al mundo «real» y este paso se anuncia generalmente con bombos yplatillos como si de un nacimiento se tratara, no importando que la revista
 real 
, tenga untirada de 50 ejemplares y quede arrumbada en una biblioteca
 real 
en donde nadie lavisitará mientras su hermana
virtual 
sea consultada por 5000 lectores al día. Y muyprobablemente un gran número de esos usuarios a la hora de citar la procedencia de esostextos, inventarán un libro de papel, un fantasma virtual jamás visto. El fantasma dellibro habita también los mismos programas editores de texto digital que hablan de yproducen supuestas «páginas», «márgenes», «párrafos», etc. El mismo mecanismo en laelección de formatos que como el PDF, producen fantasmas de libros, copias digitalesexactas del libro de papel, olvidando las necesidades y las posibilidades del nuevosoporte en la nostalgia de la presencia perdida, estos formatos está dominando y

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->