Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
2Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
En busca de un patrimonio perdido [Audiffred Miryam]

En busca de un patrimonio perdido [Audiffred Miryam]

Ratings: (0)|Views: 354|Likes:
Published by ArKeopatías

More info:

categoriesTypes, Research, Science
Published by: ArKeopatías on Nov 20, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

12/13/2012

pdf

text

original

 
En busca de un patrimonio perdido
Por Miryam Audiffred
Fuente: Revista Quo Especial Historia, Otoño 2011. Editorial Expansión. Pags. 50 -55
 
Cientos de piezas arqueológicas abandonan el país cada año. Salen por cielo, mar ytierra rumbo al mercado negro del arte. En México, este saqueo comparte rutas con elnarcotráfico.
La mañana del martes 5 de abril, la policía italiana anunció que un granguerrero regresaría, por fin, a casa. Nadie sabe, con certeza, cuando abandonóel país y cómo llegó a Europa. Lo único seguro es que salió de Méxicoclandestinamente y que fue hallado en un mercado de antigüedades en laciudad de Bolonia, Italia.No se trata de un guerrero de carne y hueso, sino de un hombre formado enbarro. Los expertos dicen que esta pieza fue elaborada entre el año 100 a.C. Yel 1300 d.C., y que pertenece a una cultura del occidente de México. Es una delas más de mil piezas arqueológicas que -según registros oficiales- han sidollevadas al extranjero, ilegalmente, en los últimos 10 años.El tráfico ilícito de arte, asegura la Interpol, es el tercer delito más rentable delmundo, desps del tfico de drogas y de armas. Las cifras másconservadoras señalan que en el mercado negro del arte se mueven alrededorde seis mil millones de dólares al año y que el valor de las piezas varía entremil y un millón de dólares. Por supuesto, hay piezas que se venden en muchomás.Además, de multimillonario, el mercado negro del arte prehispánico es unescenario cambiante que adopta, con rapidez, los avances tecnológicos. “Lostraficantes de arte disponen de sistemas de rastreo satelital y cuentan conrecursos tecnológicos de vanguardia para iniciar sus operaciones”, dice elinvestigador Fernando Báez, autor del libro
El saqueo cultural de AméricaLatina
.México es uno de los sitios de mayor interés para los saqueadores. Lasimágenes tomadas por satélites que están en el espacio, a 700 kilómetrossobre la Tierra, son herramientas clave que los saqueadores profesionalesutilizan para elegir los sitios ideales en los que deben escarbar. Cuentan conpoderosas cámaras que son capaces de ubicar edificios enterrados e, incluso,objetos con apenas un metro de diámetro. Esta tecnología, que esincorporada en proyectos como Google Earth, combina las imágenes deinfrarojos con fotografías de alta resolución. De esta manera, los saqueadorestienen la posibilidad de ver debajo de la tierra y dejar al descubierto las
 
estructuras de adobe y piedra de las ciudades antiguas que continúanescondidas en todo el mundo.Se estima que en todo el país hay 100 mil zonas arqueológicas, de las cualesúnicamente hay 43 mil 624 registradas, de acuerdo con informacnproporcionada por la investigadora del Instituto Nacional de Antropología eHistoria (INAH), Blanca Paredes. De las últimas, solo mil han sido exploradaspor los expertos de la institución, y tan solo 140 están abiertas al público. Elresto se encuentra en el total desamparo.Los datos reunidos por el arqueólogo Alejandro Martínez Muriel, durante sugestión al frente de la Coordinación Nacional de Arqueología del INAHreflejan, con claridad, la magnitud del problema. Un total de 478 zonasarqueológicas han sido afectadas por saqueadores profesionales y 2,127 sitiosmás presentan huellas de un “saqueo simple”, pero sistemático, en el que nose usó tecnología avanzada. A esto, hay que añadir los comentarios de BlancaParedes, quien después de 30 años de investigaciones, concluye que “cada díase registran entre 25 y 30 afectaciones a las zonas arqueológicas del país, entresaqueo, destrucción y daños”. Pero, ¿quienes son los saqueadores? ¿Quiénesestán detrás del mercado negro del arte prehispánico?
El crimen organizado y las rutas del tráfico
Fernando Báez es venezolano y uno de los pocos investigadores que se hanaventurado a unir los eslabones del mercado negro. Ha llegado a laconclusión de que narcos y traficantes de arte trabajan de manera coordinada:“Comparten rutas, lavan dinero y brindan protección a las entregas. Lafranquicia de las redes y rutas es rentable e híbrida. Estamos ante criminalesorganizados con gran capacidad de evolución”, asegura este experto. Nadiemejor que un traficante arrepentido para confirmar este vínculo. Este esMichel van Rjin, un antiguo saqueador y comerciante de objetosprehispánicos quien, vía telefónica desde Ámsterdam, explica que el robo dearte y el narcotráfico mantienen una estrecha relación. “Utlizan las mismasvías y la misma infraestructura. Es un mismo negocio”.Van Rjin es descendiente directo del famoso pintor Rembrandt. Abandonó eltráfico ilícito para trabajar como informante de Scoland Yard y otros grandesgrupos e lucha contra el crimen organizado. Su experiencia ha dado grandesfrutos. Gracias a él fueron recuperados una serie de frescos y mosaicos,saqueados de varias iglesias de Chipre y que estaban valuados en,aproximadamente, 40 millones de dólares, así como una pieza peruanaincluida en la colección Patterson, que reúne varias piezas mexicanas quefueron sacadas ilícitamente del país.Aunque la Procuraduría General de la República (PGR) no brinda detalles de
 
la relación entre saqueadores y narcotraficantes, sus archivos, desde 2006,registran decomisos en los que los detenidos trasladaban, de forma conjunta,armas de fuego, cocaína y figurillas prehispánicas originaes.En el informe Stealing History, publicado por la UNESCO en 2000, losinvestigadores Neil Brondie, Jenny Doole y Peter Watson mencionan que lasbandas que lavan dinero y trafican con droga también han comenzado atraficar con antigüedades. Para muchos expertos, esta relación se hizoevidente en 1999, cuando las autoridades de Estados Unidos detuvieron, enColorado, un avión que trasladaba toneladas de marihuana y cientos de milesde dólares en objetos prehispánicos. Su origen era el estado de Chiapas.Las piezas arqueológicas salen del país por cielo, mar y tierra. No hay límitescuando se trata de transportar, ilegalmente, figurillas de barro o piedra.Algunas son sacadas del territorio nacional en camiones de doble fondo.Suelen ser colocadas en cajas de cartón o de madera que son cubiertas poruna tapa falsa, que simula el fondo del camión. Después se les pone encimaotro tipo de carga, no muy pesada, de tal forma que atraviesan la fronteranorte sin que puedan ser percibidas por la policía.Las piezas de gran tamaño, como estelas, frisos y esculturas monumentales,salen por mar. Los saqueadores los trasladan, hechas pedazos, en buquescargueros destinados a mover material de construcción. Así, las invisibilizany las confunden con otros trozos de piedra o cantera que no tienen valorhistórico alguno. Al llegar a su destino, son restauradas y vendidas a travésde galeas, casas de subasta y mercado de antiedades. La red esimpresionante.Por increíble que parezca, algunas salen del país por aire, a través de losaeropuertos internacionales. Los saqueadores las guardan en maletas enmano, cuyo contenido hacen pasar por “artesanías”. De acuerdo con lasinvestigaciones de Fernando Baéz, todas las semanas se movilizan piezasrobadas por las llamadas “rutas fantasma”. “Hay, al menos, 50 rutas menoreso mayores para el tráfico de arte mexicano. Son negocios que se realizan condinero, estrictamente, en efectivo y los grupos operan, principalmente, en Jalisco, Monterrey, Cancún y Gómez Palacio. También en Nuevo Laredo yEcatepec”, afirma el investigador.
El gran escaparate
Al igual que sucede con la droga, los aeropuertos de Cancún y del DistritoFederal son los puntos que conectan, por aire, a México con el mercado negrode Ámsterdam, Madrid y Frankfurt. Las costas de Acapulco, Manzanillo yZihuatanejo son, por otro lado, los puertos de salida para las piezas queabandonan el país vía marítima con rumbo al mercado negro japonés. Los

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->