Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
34Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El otro proceso. Las cartas de Kafka a Felice

El otro proceso. Las cartas de Kafka a Felice

Ratings: (0)|Views: 624 |Likes:
Published by Maricela Guerrero
Una lectura crítica de la obra kafkiana...
Una lectura crítica de la obra kafkiana...

More info:

Published by: Maricela Guerrero on Nov 23, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/06/2013

pdf

text

original

 
Traducción de
ELlAS CANETII
J L A ~
 
JOSE DEL
SOLAR
LA
CONCIENCIA
DE
LAS
PALABRAS
[¡)
'o
AMIYElSAlIQ
FONDO DE CULTURA ECONÓMICA
MÉXICO
 
EL OTRO PROCESO. LAS CARTAS DE KAFKAA FELICE
1
HELAS
por
fin aquí,
publicadas
en
un
volumen de 750
páginas,
estas cartas
quetestimonian
cinco años
de
toro
tura.
y
el
nombre
de la prometida, designado
durante
tantos años por
una
discreta "F" y
un
punto, al igual queel de
K.
-de
suerte
que
por mucho tiempo ni siquiera sesupo a
quénombre
correspondía, y pese al
sinnúmero
deconjeturás y a todos los nombres que se barajaron nunca
se
descubrió el verdadero (lo
cualhubiera
sido
totalmente
imposible)-, ese nombre aparece
ahora
escrito
en
grandes
letrasenla cubierta
del libro. La
mujer
a
la
que
fueron
dirigidas
estas cartas
murió hace ya
ocho años.
*
Cincoaños
antes
de morir se
las vendió al
editor
de
Kafka
y,
seacual fuere la
opinión
que
su gesto nos merezca, la
"adorada
mujer
de negocios" de
Kafka
demostró
una
vez
más,
al final,
su
eficiencia,
esa
eficiencia
que
tanto
signi
ficó
para
él y llegó incluso a
despertar su ternura.
Cierto
es
que
cuando
esta
correspondencia se editó, ya
habían
transcurrido
cuarenta
y
tres
años desde
la muerte
de
Kafka. Sin
embargo,
la primera
impresión
que
produjo
su lectura
-y
uno se la
debía en
cierto modo, por respeto a'él y a
su desdicha-
fue de penosa perplejidad y de vergüenza. Conozco personas cuyo embarazo fue
en aumento
a
medida
que
leían
estas
cartas, y
que
no
lograban
libe
Este
ensayo de Canetti
fue escrito
en
1968. [T.]
rarse
de
la
sensación de
estar
irrumpiendoprecisamente
en territorios vedados.
Estas
personas
merecen
todo mi respeto, pero yo no mecuento
entre
ellas. Leí esas
cartas
con
una
emoción
queninguna
obra
literaria
me
había
producido
en
muchos
años.
Ahora
forman
parte
de
esa
serie
inconfundible dememorias, autobiografías y epistolarios
de
los
que
se nu
tría
el propio
Kafka. Él,
cuya máxima
cualidad
era
elrespeto, no vacilaba
en
leer
y
releer
las
cartas
de
Kleist,de
Flaubert,de
Hebbel.
En
uno
de los
momentos
s
angustiosos de
su
vida
se
aferró al hecho de
que
Grillpar
zer no
sintiera absolutamente
nada
al
sentarse
a
Kathi
Frohlich
en
las rodillas.
Frente
al
horror inherente
a
la
vida
-que
por
suerte
lamayoría
de
la
gente
sólo
advierte
esporádicamente,
mientras
que
unos pocos, nombradostestigos por fuerzas interiores,
están
conscientes de él
to
do
el tiemp<r-, sólo
existe
un
consuelo:
su
inclusión
en
elhorror
ya
experimentado por
testigos
anteriores.
Hayque
agradecer, pues, a Felice
Bauer
por
haber
conservado ysalvado
las cartas que
le
dirigiera
Kafka,
aunque
final
mente
se decidiera a
venderlas.
Sería
insuficiente
hablar
aquí de
un
documento, amenos
que
se utilice
la misma palabra
para
designar
lostestimonios
vitales
de
Pascal,
Kierkegaard
y Dostoievski.Por lo
que
a
respecta, sólo puedo decir
que
esas
cartas
se
han
integrado
en mí
como
una
auténtica
vida,
y que
ahora me
resultan
tan
enigmáticas
y
familiares
como
si
me
hubieran
pertenecido
desde siempre, desde
que
in
tenté aceptar totalmente
en
mi
interior
a
otros seres hu
manos
para
llegar,
una
y
otra
vez, a comprenderlos.
En
casa de la familia Brod conoció Kafka a Felice Bauer,
la tarde
del 13 de agosto
de
1912.
Existen variostestimo
nios suyos
de
esa época
que hacen referencia
al
encuen
tro.
La
primera
mención se
halla en
una carta
a
Max
Brod fechada el 14 de agosto.
Kafkahabla
en
ella
sobre el100
101
 
manuscrito
de
Contemplación,
quehabía
llevado
la
vís
pera
a
casa
de Brod
para
ordenarlo
definitivamente
con
ayuda
de
éste."Ayer,
alordenar
los breves textos,
me hallaba
bajo elinflujo
de
la
señorita;
y es
muy
posible
que
debido a ellose
haya
deslizado
unaqueotra
torpeza,
alguna
secuencia
que
sólo
en
privado
resulte
divertida."
Pide
a Brod verifi
car que
todo
esté
en
orden y le agradece. Al
a
siguiente,15 de agosto,
aparece
en
sus
diarios la
siguiente
frase:
"He
pensado mucho
en
...
¡qué embarazo al escribir nombres propios!.
..
F.B."Luego, el 20
de
agosto,
unasemana
después del en
cuentro,
intenta
llegar
a
un
informe objetivo de
su
pri
mera
impresión. Describe el aspecto
externo
de
la
señorita
\'i
y
advierte que,
"al acercársele demasiado" a
través
de
esa
t
*
;.
"
descripción,
la
iba
sintiendo
un
poco
extraña. Encuentra
t
muy natural
que
ella,
una
extraña, estuviera
en
esa
reunión, y
afirmaqueen
seguida
se
sintió a gusto
en
su compañía. "Mientras me sentaba
la
observé por
vez
primeracon
s
detenimiento,
y
cuando
estuve
sentado
me había
formado
ya
un
juicio inapelable." A
mitad
de
la
frase
·5
siguiente se interrumpen
las
a n o t a c i o n e ~ :
 
Lo
s
impor
tante
hubiera
podido
venir
después. Sólo
más tarde
podrá
calcularse
a
cuánto
ascendía lo
s
importante.
Kaika
le escribe
por primera
vez el 20 de septiembre,recordándole
-después
de todo
han
pasado
ya
cinco
sema
nas
desde el
encuentro-que
él es la
persona
que,
encasa
de
los Brod, le
había
ido alcanzando
una tras otra
unas
fotografías por encima de la mesa, el mismo "cuya mano,
que en este
momento
está
pulsando
las
teclas de la má
quina,
cogió
finalmente
la
suya, aquella mano
con la queconfirmó
usted
su
promesa
de
viajar
con él a
Palestina,
el
o
próximo".
La
prontitud
de
esta
promesa,
la seguridad
con
que ellase la
dio, fue lo que
s
lo impresionó al comienzo. Recibió
aquel apretón
de
manos
como
un
compromiso
-palabra tras la
que
se oculta
"noviazgo"-, y él,
tan
lento
en
sus
decisiones y a
quien
toda
meta
posible
en
lugar
de acercársele se le alejaba en medio de mil dudas, debió de
quedar
fascinado por
esa
rapidez.
La
meta
de
la
promesa
es,
sin
embargo,
Palestina,
y
cuesta
mucho
creer
que
en
aquel
momento
de
su
vida
hubiera
existido,
para
él,
una
palabra más
prometedora:
es
la Tierra
Prometida.
Toda
estasituaciónresulta
n
más sustanciosa
si
se
tiene
en
cuenta qué
fotografías le
había
ido
alcanzando
por
encima
de la mesa:
las de
un
"Viaje
al país
de TaHa".Los primeros
días
de julio, cinco o seis
semanas antes,había
estado
con Brod en
la
casa
de Goethe
en Weimar,
donde le ocurrieron
varios
hechos
muy
extraños.
La
hijadel
guardián,
una
muchacha muy
hermosa,
había
llamado
su
atención.
Kafka, quehabía
logrado
acercársele,
conoció luego a
la
familia y le tomó fotografías
en
el
jardín
y
delante de
la casa;
más tarde
le
permitieron
re
gresar
y
de
esta
forma pudo
circularlibremente,
y no
tan
sólo a
lashoras de visita,
por
la
casa
de
Goethe. Quiso
el
azar
q ~ e
 
también encontrara
a
la
joven
varias
veces por
las
callejas
de
la
pequeña
ciudad, y
que laviera,
no
sincierta
preocupación,
en
compañía de
otros jóvenes.
Una
vez le dio
una
cita
a
la que
la
muchacha
no acudió, ypronto
se
dio
cuenta
de
que
a
ella
le
interesaban
s
los
estudiantes.
Todo
esto
ocurrió
en
el
transcurso
de
pocosdías, y
la agitación
del viaje, donde todo
acontecía
srápidamente,
favoreció el
encuentro.
Inmediatamente
después
pasó
Kafka
unas
semanas,
ya sin
Brod,
en
el
sanatorio
naturista
de
Jungbom,
en
el macizo del
Harz.
De
aquellas semanas
ha
quedado
una
larguísima serie de
apuntes, libres de todo interés por "TaHa" y de cualquierrespeto por las
moradas
de
los
grandes
poetas.
Perolas
postales que envió a
la
hermosa muchacha
de
Weimar
fueron
contestadas
con
amabilidad.
Copió
entera
una
de
102103

Activity (34)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
mauserna liked this
Ciro De Pasquale liked this
Desmond liked this
Cipriano Algor liked this
yukishiro tomoe liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->