Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
2Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Debate Entre La Ciencia y El Arte de La Medicina

El Debate Entre La Ciencia y El Arte de La Medicina

Ratings: (0)|Views: 801|Likes:
Published by Fer45

More info:

Published by: Fer45 on Nov 23, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/14/2013

pdf

text

original

 
Arch Argent Pediatr 2011;109(4):290-291
 / 290
 
El debate entre la ciencia y el arte de la medicina
Discussion about science and art in medicine
El análisis de la práctica contemporánea dela medicina evidencia lo acertado de la afirma-ción de Einstein que encabeza estas líneas. Efec-tivamente, la tecnología de la que hoy dependeimplica el riesgo de hacerle olvidar su objetivoesencial: la atención prestada por un ser huma-no a un semejante que sufre. En la actualidad, laciencia y los nuevos recursos diagnósticos y tera-péuticos que de ella derivan están modificandode manera radical el modo en el que practicamosla medicina. Contamos con excelentes estudiosclínicos en base a cuyos resultados se juzga lapertinencia de lo que hacemos y que constituyenel estándar que guía nuestra práctica. Fundarlaexclusivamente en la evidencia científica nos des-liza hacia un modelo reduccionista de la salud yla enfermedad.Es preciso advertir que mucho de lo que hace-mos como médicos no ha sido estudiado científi-camente e, inclusive lo que lo ha sido, requiere elejercicio del juicio clínico para decidir cuándo ycómo seleccionar entre las diversas opciones dis-ponibles. La experiencia está siendo desacredita-da siguiendo la tendencia social prevalente quesólo valora lo nuevo. Tendemos a olvidar lo quetambién dijo Einstein: “El conocimiento es expe-riencia; todo el resto es información.”El péndulo de la medicina está desplazándo-se, pues, del arte de la medicina hacia su perfilcientífico. Sin embargo, el mejor clínico es tal vezaquel que, provisto de conocimiento de la cienciamédica, se acerca al paciente dotado de un equi-librado juicio clínico; en otras palabras, practicasu arte. No sólo el juicio clínico sino también lacompasión y la comprensión humana forman par-te de ese arte.
1
Aunque antiguas, escuchar, hablar,tocar al paciente, siguen siendo tecnologías esen-ciales de la práctica médica. Su propia personasigue siendo la principal herramienta con la quecuenta el médico.Estos términos “arte y ciencia de la medicina”no son empleados para denotar una diferenciacuantitativa sino para señalar la posibilidad y lanecesidad de mirar a los pacientes desde dos án-gulos radicalmente diferentes. En este empleo dela frase, el término “científico” denota el objetivode juzgar en base a mediciones mientras que el“arte” se utiliza para indicar una actitud del clí-nico frente a la naturaleza y al paciente, que esmuy similar a la del artista ante la naturaleza y asu creación. Por eso, la medicina basada en la evi-dencia y las doctrinas dominantes del empirismo, brindan una estructura útil para guiar el procesode toma de decisiones médicas pero no bastan pa-ra describir el complejo mecanismo que culminaen la construcción del juicio clínico experto.El famoso internista francés Armand Trous-seau en sus “Conferencias sobre Clínica Médica”dijo en 1869:“Cada ciencia toca el arte en algún punto y ca-da arte posee su aspecto científico; el peor hom- bre de ciencia es aquel que nunca es un artista yel peor artista es aquel que nunca es un hombrede ciencia. En épocas antiguas, la medicina era unarte, que ocupaba su lugar al lado de la poesía yla pintura; hoy tratan de hacer de ella una cien-cia, ubicándola junto a la matemática, la astrono-mía y la física.”Tal vez correspondería que nos interrogára-mos si la medicina no se engaña a sí misma conesta obsesión por ser ciencia. Nunca seguirá porcompleto ese camino porque siempre estará fir-memente enraizada en el territorio de los asuntoshumanos, con todos los aspectos de incertidum- bre, subjetividad e irracionalidad que esto inevi-tablemente supone. Como lo sugiere Trousseau,la medicina parece condenada para siempre aubicarse en esa confusa zona en la que limitan laciencia y la humanidad.
2
 Los médicos de hoy parecen estar demasiadoentrenados en ciencias pero poco preparados enlo que respecta a las habilidades sociales y pararelacionarse con sus pacientes como seres huma-nos. Cuando Trousseau dice que “el peor hom- bre de ciencia es aquel que nunca es un artista”,está hablando directamente al médico modernoque exuda ciencia pero domina muy poco el artede la medicina. Ayudar a las personas a sanarsees pura y simplemente, un arte. El médico es, sinembargo, un “artista” peculiar pues, imprescin-diblemente, debe contar con una sólida base deconocimiento científico.
“Se ha hecho espantosamente obvio que nuestra tecnología ha excedido nuestra humanidad.”
 A
lbert 
e
instein 
Editorial

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->