Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
2_Jacsic

2_Jacsic

Ratings: (0)|Views: 7|Likes:

More info:

Published by: Stevens Nils Lucero Perez on Nov 29, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/01/2013

pdf

text

original

 
 Las múltiples facetas del
 
fenómeno El Niño/Oscilación
 
del Sur
 
 El Niño constituye un excelente experimento natural que empíricamente
 
demuestra las teleconexiones que se pueden dar en el planeta Tierra y que
 
a su vez
ilustra sobre cómo los fenómenos atmosférico-oceanográficos
 
 pueden afectar a los organismos vivos no sólo marinos sino terrestres. Las
 
 fases El Niño/La Niña debieran explorarse con mayor detalle para hacer 
 
extrapolaciones razonables de hacia dónde nos podría llevar el cambio
 
climático global tantas veces predicho y tan poco verificado.
 
Fabián M
 
. Jaksic*
 
areciera que el fenómeno El Niño/Oscila-ción del Sur (ENOS) hubiera caídoabruptamente sobre los inadvertidos chile-nos desde la estratosfera, más que desde laatmósfera. Es curioso que la conciencia sobreeste fenómeno de acoplamiento entre océano (ElNiño) y atmósfera (Oscilación del Sur) se hayadado tan recientemente en el país, porque yahace décadas que era bien conocido pormeteorólogos, climatólogos y oceanógrafos
1
, ade-más de glaciólogos
2
, geoarqueólogos
3
ypalinólogos
4
. De hecho, El Niño/Oscilación delSur nos ha visitado frecuentemente desde haceunos 5.000 años, cuando se consolidó el sistemaactual de circulación atmosférica y oceanográficaen la región del Océano Pacífico
5.6
.
 
El propio nombre de El Niño, acuñado porpescadores peruanos, indica que personas sinmayor educación conocían sobre las aparicionesperiódicas del fenómeno oceanográfico y sobresus secuelas (particularmente en las pesqueríasartesanales). Los científicos, sin embargo, noparecieron interesarse mayormente en estudiarlocon sus herramientas y oficios hasta la aparicióndel formidable El Niño de 1982-83
7,8
. Hasta eseentonces el mayor del siglo (aún falta que termi-ne el siglo XX), las pérdidas económicas y de
 
*
Departamento de Ecología, P. Universidad Católica de Chile.
 
vidas humanas causadas por dicho evento pusie-ron en la conciencia de algunos científicos y
 
autoridades públicas, la importancia de estudiarel fenómeno. A modo de ejemplo, El Niño 1972-73, que fue relativamente moderado, despertóuna atención considerablemente menor que el de1982-83
9
y tanto El Niño 1986-87 como el 1991-92 fueron considerados como moderados por losestudiosos de este fenómeno
10
.
 
Debe reconocerse, eso sí, que varios científi-cos perceptivos pronto se dieron cuenta de laimportancia de considerar El Niño como un ex-perimento natural de gran escala que permitiría
 
conocer las respuestas de los ecosistemas a cam-bios climáticos globales
11,12
. Sin embargo, la re-acción ante este tipo de oportunidad ha sidolenta. Recién se están analizando los efectosecológicos de El Niño 1991-92
13,14,15
, aunque susaspectos más espectaculares para el público cul-to ya estaban siendo revelados o predichos desdeantes
16
. La alarma pública que ha creado El Niño1997-98, por lo tanto augura una cantidad impor-tante de nuevos estudios, que no serán conocidoshasta el siguiente par de años.
 
La relevancia práctica de este fenómeno enChile es evidente para cualquier lector atento alos acontecimientos nacionales. Por una parte,
 
VOL XIV - N
!
2, pp. 53 - 61 (ISSN 0716 - 1476)
 
 Ambiente y Desarrollo-Junio 1998
P
CIENCIA Y AMBIENTE
 
CIENCIA Y AMBIENTE
 
aunque las pérdidas en actividades económicastales como las pesquerías, la agricultura y lasobras de infraestructura no han terminado decontabilizarse, éstas son cuantiosas. Tampocopuede soslayarse que los efectos de El Niño handejado una marca en lo que son pérdidas de vidas
 
humanas. No obstante, a pesar de la recurrenciade este fenómeno en territorio chileno, recién elaño pasado el Gobierno decidió crear una comi-sión multidisciplinaria para que realizara un diag-
 
nóstico de El Ñiño 1997-98 y esbozara medidasde prevención para los fenómenos que obvia-mente volverán a ocurrir en las décadas quevienen.
 
A un nivel más general, el estudio de El Niño
 
y sus secuelas puede ilustrar sobre cuáles seríanlas condiciones más extremas en territorio chile-no en cuanto a los temidos escenarios de cambioclimático global. Las grandes lluvias asociadas a
 
El Niño entregan, por ejemplo, información va-
 
liosa para predecir cómo se comportarían los
 
Resumen
 
El fenómeno El Niño/Oscilación del Sur puede ser visto como un experimento natural de gran escala que permitiría conocer las respuestas de los ecosistemas a cambios climáticos globales. Para poder dimensionar el futuro comportamiento de los ecosistemas chilenos es necesario primero analizar aque- llos componentes ecosistémicos más afectados por El Niño.De otra manera se corre el riesgo de quedar atrapado en la idea de que este fenómeno es esencialmente un problema at- mosférico y oceanográfico, sin evaluar las consecuencias di- rectas e indirectas que tiene sobre la vida en tierra firme. Aquí se revisan los efectos documentados de El Niño sobre la vege- tación, las aves, los mamíferos, y los predadores tope. El Niño constituye un excelente experimento natural que empíricamente demuestra las teleconexiones que se pueden dar en el planeta Tierra, y que a su vez ilustra sobre cómo los fenómenos at- mosférico-oceanográficos pueden afectar la biota, no sólo ma- rina sino terrestre. Las fases El Niño/La Niña debieran explorarse con mayor detalle para hacer extrapolaciones razo- nables de hacia dónde nos podría llevar el cambio climático global tantas veces predicho y tan poco verificado.
 
Abstract 
 
The phenomenon of El Niño/Southern Oscillation may be viewed as a large-scale natural experiment which allows us to understand how global climatic changes affect ecosystems. In order to appreciate the future behavior of Chile's ecosystems,one must first analyze those ecosystemic components most affected by El Niño. Without this consideration, one runs the risk of being trapped by the idea that this phenomenon is essentially an atmospheric and oceanographic problem, without evaluating the direct and indirect consequences on land life.The effect that El Niño has had on vegetation, birds, mammals,and higher predators is documented here. El Niño is an excellent natural experiment that demonstrates empirically the teleconnections that can take place on the planet Earth and at the same time Illustrate how atmospheric-oceanographic phenomenon can affect living matter, not only marine but also land life. The phases of El Niño/La Niña should be studied in greater detail to extrapolate 
as to
where the much predicted but as yet little proven global climatic change could take us.
 
ecosistemas chilenos si es que el cambio climáticoglobal apuntara en la dirección de mayores pre-cipitaciones acumuladas anualmente. Comple-mentariamente, los períodos de sequía asociadosal fenómeno reverso de La Niña, dan luces sobrelo que ocurriría en el escenario contrario: unadesecación del territorio y un posible aumento delos valores extremos de temperatura.
 
Para poder dimensionar el futuro comporta-miento de nuestros ecosistemas es necesario pri-mero analizar los compartimentos y componen-tes ecosistémicos más afectados por El Niño. Deotra manera se corre el riesgo de quedar atrapadoen la idea de que este fenómeno es esencialmenteun problema atmosférico y oceanográfico, sin
 
evaluar las consecuencias directas e indirectasque tiene sobre la vida en tierra firme, que es laporción del territorio en que habita la mayoría dela población chilena.
 
El Niño y la atmósfera
 
Por razones complejas, cada cierto tiempo seproduce una diferencia de presión atmosféricaentre los bordes oriental y occidental del OcéanoPacífico. Un índice conocido como SOI
(SouthernOscillation Index)
estima la diferencia en presio-nes entre Darwin (Australia) y Tahití (en el Pací-fico Oriental). Cuando este índice toma valoresnegativos se observa un debilitamiento del flujo
 
de los vientos Alisios, que soplan desde Américahacia Australasia. Ello provoca el ingreso deaguas cálidas tropicales desde Australasia a lascostas americanas y el hundimiento o alejamien-
 
to de las corrientes frías que generalmente las
 
bañan. El intervalo de ocurrencia de este fenó-meno va entre 1 y 11,5 años
17
y su intensidad esprácticamente impredecible. Por ejemplo, en los100 años transcurridos entre 1880 y 1980 seregistraron aproximadamente 25 fenómenos El
 
Niño, de los cuales tres fueron muy fuertes
18
.
 
Debido a que el agua más caliente se evaporamás fácilmente, cuando se producen eventos ElNiño aumenta el potencial de la atmósfera paracontener vapor de agua y a su vez precipitarlo
 
cuando baja la temperatura (usualmente como
 
lluvia). Aparentemente, los primeros autores quenotaron una correlación entre el índice de tempe-ratura marina superficial (SST =
Sea SurfaceTemperature)
y altas precipitaciones en Californiafueron Markham y McLain (1977)
19
, rápidamenteseguidos por Quinn et al. (1978)
20
, quienes
 
54
 
 Ambiente y Desarrollo - Junio 1998
 
 
CIENCIA Y AMBIENTE
 
notaron que El Niño se relacionaba con sequíasal lado opuesto del océano (en Australasia). Dehecho, debido a su significativa causalidad me-teorológica, los científicos atmosféricos han sidoquienes mayores esfuerzos han dedicado al estu-dio del fenómeno El Niño/Oscilación del Sur
21
.
 
El Niño y el océano
 
Los oceanógrafos no han estado a la zaga delos meteorólogos y climatólogos, debido a las
 
obvias implicancias que tiene la intromisión deuna masa de agua caliente, salina, pobre ennutrientes y con poco oxígeno. Con dicha intro-misión se altera la circulación de corrientes, sedeprime la termoclina, desaparecen surgencias yaumenta el nivel normal de las mareas en elborde americano del Pacífico
22
.
 
Casi simultáneamente, tanto en el Pacíficonor-oriental (Norteamérica) como en el sur-orien-tal (Sudamérica), los biólogos marinos ya habíanconsignado en la literatura científica artículos
 
relacionando El Niño con mortandades defitoplancton y zooplancton, de algas y animalesmarinos
23,24
; con aparición masiva de organismosinusuales
25
; con emigraciones mar afuera o amayor profundidad de peces de importanciacomercial
26
; e inclusive con el colapso de laanchoveta como pesquería industrial
27
. Además,en Perú se documentaron cambios importantesen la abundancia y composición de los recursospesqueros artesanales
28
.
 
Como es de notar, todos los autores arribanombrados son extranjeros (principalmente nor-
 
teamericanos y peruanos). Sin embargo, en 1985se publicó en Chile un volumen completo de larevista Investigación Pesquera
29
, detallando cuálesfueron los efectos de El Niño 1982-83 encuanto a fenómenos meteorológicos, oceanográ-
 
ficos, biológico-marinos y pesqueros. Entre otros,se observó que los mayores efectos se dieronentre Arica (latitud 19 Sur) y Chañaral (latitud 26Sur), incluyendo una gran mortalidad de algaspardas y de invertebrados litorales, así comocambios en la composición del fitoplancton,ictiofauna y recursos pesqueros. Hasta la fecha,este sigue siendo el documento mejor consolida-do sobre los efectos de El Niño en Chile. En unainiciativa independiente, Camus (1990)
30
proponíaque El Niño puede dar cuenta de los patronesbiogeográficos observables en las macroalgas alo largo de la costa peruano-chilena.
 
Las graneles lluvias asociadas aEl Niño entregan informaciónvaliosa para predecir cómo se
 
comportarían los ecosistemas
 
chilenos si es que el cambio
 
climático global apuntara en
 
la dirección de mayores
 
precipitaciones acumuladasanualmente.
 
A pesar de la inspiración que los científicospodrían haber recibido del cúmulo de informa-ción detallada en la mencionada revista Investi-gación Pesquera (1985), la principal instancia definanciamiento de la ciencia básica chilena (Fon-do Nacional de Desarrollo Científico y Tecnoló-gico - Fondecyt) no recibió una propuesta deestudios biológico-marinos sobre El Niño sinohasta 1990
31
. Y ella era para investigar los efec-tos de El Niño 1982-83.
 
A su vez, quizás debido al fuerte énfasis enrelacionar El Niño con fenómenos marinos
32
,hasta muy recientemente pocos científicos pare-cen haberse interesado en la asociación que se dacon el incremento de las precipitaciones en tierrafirme y ciertos fenómenos biológicos, tales como
 
 Ambiente y Desarrollo-Junio 1998

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->