Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
73Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ensayo sobre la Evolución - Bernardo Lira

Ensayo sobre la Evolución - Bernardo Lira

Ratings:

4.82

(17)
|Views: 48,517|Likes:
Published by bernardolira
Un ensayo de principiante que discute acerca de las alternativas sobre la teoría de la evolución sintética.
Un ensayo de principiante que discute acerca de las alternativas sobre la teoría de la evolución sintética.

More info:

Published by: bernardolira on Oct 24, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/19/2013

pdf

text

original

 
1
 
Ensayo de la evolución - Bernardo LiraPrimera parte: sobre el ensayo
Trataré este tema como a mí me gusta: en primera persona, dirigiéndome al lector como si leconociera, aunque no sea así. Y además voy a tomar ventaja del hecho que soy el único que hablaaquí; sin embargo, y por más que parezca un monólogo, cosa que es cierta, de todas formas haréel intento de no aprovechar demasiado esta dulce prerrogativa. El caso, eso sí, es que como voy arecorrer dificultosos caminos, en donde hurgaré zonas sensibles para muchas personas, tendré abien dejar establecidos mis principios o axiomas para esta lectura.El primero es el afán por ser desapasionado. Admito que no es tarea fácil cuando se tocan temasque penetran en las convicciones profundas de las personas, y que, como será discutido también,nada de lo que yo diga puede ser presentado como una verdad por sí sola exclusivamente porqueestá en blanco y negro, uno suele entusiasmarse y desviar la atención desde lo objetivo hacia lasapreciaciones y los paradigmas. Me anticipo a declarar que por más que intente no involucrar mispropias emociones, es sumamente posible que no lo consiga, igual que quien lea este ensayosentirá una cariñosa afinidad o un irritante desconsuelo porque ha leído lo que concibe comoverdadero o a la inversa, según sea el caso. De cualquier forma, si hablara sobre técnicas pararegadío quizá no despertaría mucho interés, excepto para quienes las técnicas de regadío son untema relevante, y no conozco mucha gente asidua a tal tema. Sin embargo, voy a tratar temasduros para muchos.Segundo axioma: aunque he investigado, debo decir que el contenido de este ensayo esprincipalmente material personal que incluye conclusiones que aplican exclusivamente a mi propiavisión del tema. Puede que autores versados hayan obtenido los mismos resultados, o muydivergentes, pero seré honesto desde el principio; en función de mi aprendizaje, mis experienciasy mi propio análisis es que llegué a los desenlaces que pronto dejaré impresos -al final de cuentas,plantear el tema así refuerza esa visión que tengo del tema; esto lo discutiremos también- y confíoque cualquier sutil o evidente variación respecto de las obras de autores reconocidos sea un apoyoen el sentido que no es imprescindible un profundo conocimiento de la materia para poderformarse una opinión, aun si se trata de alguien de la ignorancia del autor. Tal vez, y sólo tal vez,mi iniciativa tiente a otros humanos más o menos conocedores del tema a decidirse a redactar suspropias interpretaciones respecto del tema, y se produzca un fresco y ennoblecedor debate entorno a un tema tan peliagudo. Al final del día, mi propósito es acercar, con terminología simple ycoloquial, el debate acerca de uno de los asuntos que ha traído de cabeza a los pensadores desdeque Darwin nos anunciara su flagrante teoría de la evolución de las especies.Podría rellenar de principios esta obra, pero creo que hasta aquí nos basta: mi ensayo es el textode una persona que no es versada en las materias que trata aunque sí ha hecho su buena parte deinvestigación
, es un documento hecho para comprender cómo una mente “normal” que no se ha
sometido a un intenso entrenamiento -en ninguna de las direcciones que toma el debate-, como la
 
2
 de cualquier persona escogida al azar en cualquier lugar del mundo civilizado. Mi ensayo intentaráabordar el tema sin menoscabar las posiciones o los intereses, aunque es difícil porque desdeciertos ángulos las posturas contrapuestas son excluyentes y para que una triunfe la otra debe serdestruida.Usando estos axiomas como punto de partida, me siento emocionado por empezar a sumergirmeen uno de los temas más entretenidos de la historia del conocimiento de nuestra atribuladahumanidad. Daré el puntapié inicial, pues, a mi ensayo sobre la evolución.
 
3
 
Segunda parte: el origen de la evolución
Dudo que exista gente que no cree en la evolución, siempre y cuando no le pongamos apellido altérmino. Me refiero al hecho que las cosas cambian y se ajustan, para mejor o para peor, segúnsean las circunstancias. A lo largo de nuestra vida, nuestros cuerpos cambian, la apreciación quetenemos acerca de los demás -y de nosotros mismos- va variando sutil o significativamente.Nuestras comunidades se trasladan en varios planos, como el físico, el social o el ético, entre otrosmovimientos en apariencia caóticos. Indudablemente, se producen cambios, pequeños o grandes,a lo largo del tiempo, en la escala en la que miremos.
La palabra misma “evolución” es en sí un término correcto, usable y muy adecuado par
a montonesde circunstancias. Las huellas de sociedades anteriores a las actuales nos muestran un mundohumano primigenio burdo e ignorante, carente de muchos de los aditamentos que hoyconsideramos esenciales para el desarrollo de nuestra civilización. Hallazgos arqueológicos nosenseñan que alguna vez nuestra especie fue cavernaria e ignoraba los principios y las técnicas parala construcción. De común decimos que la humanidad pasó por distintas eras, las primeras de lascuales giraron en torno de la piedra como material principal para la fabricación de herramientas, eincluso hemos comprendido que antes de ser maestros en adaptar y bruñir la piedra fuimos hartobastos, y por ello a las primeras muestras de entendimiento del uso de la piedra para moldearh
erramientas le llamamos “paleolítico” para referirnos a un uso antiguo, en verdad simplote y
tosco, de la piedra.Yo preguntaría ¿Qué ha ocurrido desde el paleolítico hasta nuestros días, en que construimosmáquinas que mandamos al espacio exterior? La respuesta usual sería que hemos progresado oque hemos evolucionado. No es desfachatado usar el término evolución, porque se refiere a
“cambio”.
 Cuando Charles Darwin promovió la idea de la evolución de las especies, tuvo por primer impulsoseguir la lógica
de estos “cambios” pero a un nivel nunca antes imaginado. No se refería a
sociedades que mejoran -o empeoran, si se prefiere una mirada más pesimista- o a herramientasque se construyen con más habilidad, mejor técnica o materiales más adecuados. Estaba hablando
de “cambios” en la biología de los individuos, “cambios” que, según su idea, podían haber
moldeado la fabulosa variedad de vida que hierve sobre la corteza de nuestro planeta. Demos aDarwin el crédito de haber imaginado una idea audaz y comedida, y digamos que habría sidoabsurdo que, una vez nacida, no se hubiera puesto sobre la palestra. Independiente de si estaba ono en lo correcto, homenajeo a Darwin porque fue cándido y muy atrevido, y porque tomó laacción correcta una vez que hizo un descubrimiento a partir de una noción vaga, basadaexclusivamente en la observación.La historia nos cuenta que Darwin hizo su famosa inferencia a partir de, entre otrosacontecimientos, un viaje a las islas Galápagos. Según sabemos, en ese sitio habitan especiesanimales que no se encuentran en otro lugar y, avispado, Darwin pensó que la misma naturalezahabía moldeado a esos curiosos animales, como iguanas nadadoras, cormoranes de patas azules ylas afamadas tortugas gigantes, entre otros. Semejante variedad de vida silvestre nunca antes vista

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->