Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword or section
Like this
16Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ramacharaka - Cristianismo Mistico

Ramacharaka - Cristianismo Mistico

Ratings: (0)|Views: 280 |Likes:
Published by marianomx

More info:

Published by: marianomx on Oct 25, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/05/2013

pdf

text

original

 
CRISTIANISMOMÍSTICO
Las Enseñanzas Internas del Maestro
Yogi Ramacharaka
Digitalizado por Biblioteca Upasikawww.upasika.com1
 
 
LECCIÓN ILA VENIDA DEL MAESTROEl precursor
Rumores extraños llegaban hasta Jerusalén a oídos de sus habitantes. Expandíasela voz de que en el desierto de la Judea septentrional, sobre las riberas del Jordán,había aparecido un nuevo profeta que enseñaba doctrinas sorprendentes, semejantes alas de los profetas antiguos. Su exhortación: «Arrepentíos, que el reino de los cielos seacerca», despertaba recuerdos de los antiguos instructores de Israel, y las gentes delvulgo se miraban unos a otros con asombro y las clases directoras fruncían el ceño yse miraban gravemente al oír el nombre de quien hablaba así.Al hombre a quien las gentes del vulgo calificaba de profeta y los primatesmotejaban de impostor, se le llamaba Juan el Bautista, y moraba en el desierto, alejadode la turbulencia de la gente. Vestía a la manera de los ascetas nómadas, cubría elcuerpo con una piel de camello no curtida, ceñida a la cintura por una grosera correade cuero. Su dieta sencilla y sobria, se componía de langosta
1
y miel silvestre.Era Juan, a quien apellidaban «el Bautista», hombre de alta estatura, delgado, perorobusto, nervioso y de ruda complexión. El sol y los vientos de la intemperie habíanatezado su cutis. Su larga cabellera negra caíale flotante sobre los hombros, y cuandohablaba se agitaba como melena de león. Su barba era vasta y enmarañada. Sus ojosrelucían como carbones encendidos e inflamaban el alma de cuantos le escuchaban. Sereflejaba en su rostro el ardimiento religioso de quien ha venido con un mensaje parael mundo. Envolvía sus enseñanzas en muy vigorosas palabras este selvático profeta, pues era sumamente enérgico. Su mensaje estaba exento de primores retóricas y desutilezas de argumentación. Fulminaba sobre la multitud, derechamente, los rayos desu palabra cargada con la energía y el fervor dimanante de sí mismo, con tal vitalidady magnetismo, que estallaba en medio del auditorio como una chispa eléctrica,haciendo caer a las gentes de rodillas e infundiéndoles la verdad con la violencia de unexplosivo. Manifestaba que el grano iba a ser entrojado en los alfolíes y consumida la paja por fuego tan ardiente como el de un horno: y que abatiría la segur de los árbolesque no dieran fruto. Se acercaba en realidad para sus oyentes y secuaces el «Día delSeñor prometido desde hacía tanto tiempo por los profetas».Muy pronto reunió Juan a su alrededor un número grande de prosélitos, pues lasgentes acudían en tropel para escucharle desde todos los puntos del país, incluso deGalilea. Comenzaron a conversar sus prosélitos entre ellos, y se preguntaban si nosería aquel hombre el Maestro prometido desde hacía tan largo tiempo, el Mesías quetodo Israel había esperado durante siglos. Estos comentarios, fueron oídos por el profeta, quien en una de sus pláticas contestó a ellos: «... viene uno más poderoso queyo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado». Llegaron a saber así sus
1
 
Dice textualmente el Evangelio de San Mateo que se alimentaba de langostas y miel silvestre.Esas langostas, no son, sin embargo, e! crustáceo conocido por este nombre, sino su homónimoe! insecto que asuela los campos y es llamado en España, vulgarmente, saltamontes. [T.]
2
 
discípulos y cuantos lo escuchaban sin verlo, que él, aunque potente predicador, sóloera el heraldo de otro mucho mayor que él, que le seguiría, o sea, que Juan era el precursor del Maestro, conforme a la alegoría oriental que representaba al heraldo delos magnates sentado en la delantera de la carroza de su señor, indicando en alta voz alas gentes que se agolpaban en el trayecto, que abriesen paso, porque venía el magnatey gritaba repetidamente: «Abrid paso, abrid paso para el Señor».Se agitaron en consecuencia nuevamente los discípulos de Juan al escuchar esta promesa de la venida del Señor, del Maestro, que quizá fuese el Mesías de los judíos,y difundiendo la nueva rápidamente por las comarcas cercanas, de manera que muchí-simos más se acercaron a Juan y aguardaron con él la venida del Maestro.Juan el Bautista había nacido en las montañas de Judea unos treinta años antes desu aparición como profeta. Su padre pertenecía a la casta sacerdotal que servía en eltemplo de Jerusalén, y ya muy viejo vivía con su mujer, de edad provecta también,retirado del ruido del mundo, en espera del que había de venir para todos los hombres por igual. Sin que lo esperaran, ya en su vejez tuvieron por especial favor de Dios unhijo al que pusieron el nombre de Johanan, que significa en hebreo «gracia delSeñor».Fue educado Juan en casa de sus padres, y saturóse de las esotéricas enseñanzasreservadas para unos pocos y que se encontraban retraídas del conocimiento de lasmasas. Le descubrió su padre los secretos escondidos de la Cábala, aquel sistemahebreo de ocultismo y misticismo en el que estaban tan versados los primates delsacerdocio judío; y nos dice la tradición oculta que Juan fue iniciado en el CírculoEsotérico de los místicos hebreos, integrado solamente por sacerdotes de ciertacategoría y por sus hijos. Juan alcanzó a ser místico y ocultista. Al llegar a su pubertad, salió de la casa paterna y se fue al desierto «mirando a Oriente, de dondeviene la Luz». Dicho de otra manera, se convirtió en asceta y moró en el desierto, dela misma suerte que aun hoy en día los jóvenes hijos de brahmán en la India dejan sucasa, los halagos y comodidades de la vida y se van al yermo, por donde durante añosenteros vagan como ascetas, vestidos sencillamente y alimentados con frugalidad, para desenvolver su conciencia espiritual. Juan permaneció recluido hasta que a laedad de treinta años, salió del yermo para predicar la «venida del Señor», obedeciendoa los impulsos del Espíritu Consideremos qué fue y qué hizo en los quince años de suvida en el desierto y en aquellos apartados parajes de Judea. Las tradicionesconservadas por los ocultistas acerca de los esenios, guardadas por los ocultistas,enseñan que en los días en que Juan observó vida ascética, se compenetró bien de lasenseñanzas de aquella Fraternidad Oculta de los esenios, y que profesó la Ordendespués del noviciado, llegando a grados superiores que sólo se conferían a losiniciados de espiritualidad muy elevada y evidente poder. Se dice que niño nreclamó y demostró su derecho a ser iniciado en los misterios de la Orden, por lo cualse le tuvo por la reencarnación de uno de los antiguos profetas hebreos.
Los esenios
Eran los esenios una oculta Fraternidad hebrea ya existente desde muchos siglosantes de la época de Juan. Tenían su sede en la costa oriental del Mar Muerto, aunquesu influencia se extendía por toda Palestina y en todos los desiertos moraban susascéticos hermanos. Muy estrecha era la regla de la Orden y sus ritos y ceremonias demuy superior grado oculto y místico. El neófito había de pasar un año de postulante ydespués dos de noviciado antes de profesor. Necesitaba pasar algún tiempo para3

Activity (16)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
mavryk 36 liked this
JuanaPerez liked this
Camilo Smith liked this
escudrinador liked this
aloheidi liked this
Mariushkah liked this
janeth liked this
yubeii liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->