Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
A. Einstein

A. Einstein

Ratings: (0)|Views: 2 |Likes:
Published by wcoaquiracallata
comparto
comparto

More info:

Published by: wcoaquiracallata on Dec 10, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/17/2014

pdf

text

original

 
A. Einstein
¿Por qué socialismo?
Primera Edición:
En
 Monthly Review
, Nueva York, mayo de 1949.
Digitalización y Fuente:
Esta Edición:
Marxists Internet Archive, 2000.
¿Debe quién no es un experto en cuestiones económicas ysociales opinar sobre el socialismo? Por una serie de razonescreo que si.
 
Permítasenos primero considerar la cuestión desde el puntode vista del conocimiento científico. Puede parecer que no haydiferencias metodológicas esenciales entre la astronomía y laeconomía: los científicos en ambos campos procuran descubrirleyes de aceptabilidad general para un grupo circunscrito defenómenos para hacer la interconexión de estos fenómenos tanclaramente comprensible como sea posible. Pero en realidadestas diferencias metodológicas existen. El descubrimiento de
 
leyes generales en el campo de la economía es difícil por quela observación de fenómenos económicos es afectada amenudo por muchos factores que son difícilmente evaluablespor separado. Además, la experiencia que se ha acumuladodesde el principio del llamado período civilizado de la historiahumana --como es bien sabido-- ha sido influida y limitada engran parte por causas que no son de ninguna maneraexclusivamente económicas en su origen. Por ejemplo, lamayoría de los grandes estados de la historia debieron suexistencia a la conquista. Los pueblos conquistadores seestablecieron, legal y económicamente, como la claseprivilegiada del país conquistado. Se aseguraron para símismos el monopolio de la propiedad de la tierra y designaronun sacerdocio de entre sus propias filas. Los sacerdotes, con elcontrol de la educación, hicieron de la división de la sociedaden clases una institución permanente y crearon un sistema devalores por el cual la gente estaba a partir de entonces, en granmedida de forma inconsciente, dirigida en su comportamientosocial.
 
Pero la tradición histórica es, como se dice, de ayer; enninguna parte hemos superado realmente lo que ThorsteinVeblen llamó "la fase depredadora" del desarrollo humano. Loshechos económicos observables pertenecen a esa fase eincluso las leyes que podemos derivar de ellos no sonaplicables a otras fases. Puesto que el verdadero propósito delsocialismo es precisamente superar y avanzar más allá de lafase depredadora del desarrollo humano, la ciencia económica
 
en su estado actual puede arrojar poca luz sobre la sociedadsocialista del futuro.
 
En segundo lugar, el socialismo está guiado hacia un finético-social. La ciencia, sin embargo, no puede establecer finese, incluso menos, inculcarlos en los seres humanos; la cienciapuede proveer los medios con los que lograr ciertos fines. Perolos fines por si mismos son concebidos por personas con altosideales éticos y --si estos fines no son endebles, sino vitales yvigorosos-- son adoptados y llevados adelante por muchosseres humanos quienes, de forma semi-inconsciente,determinan la evolución lenta de la sociedad.
 
Por estas razones, no debemos sobrestimar la ciencia y losmétodos científicos cuando se trata de problemas humanos; yno debemos asumir que los expertos son los únicos que tienenderecho a expresarse en las cuestiones que afectan a laorganización de la sociedad. Muchas voces han afirmadodesde hace tiempo que la sociedad humana está pasando poruna crisis, que su estabilidad ha sido gravemente dañada. Escaracterístico de tal situación que los individuos se sientenindiferentes o incluso hostiles hacia el grupo, pequeño ogrande, al que pertenecen. Como ilustración, déjenme recordaraquí una experiencia personal. Discutí recientemente con unhombre inteligente y bien dispuesto la amenaza de otra guerra,que en mi opinión pondría en peligro seriamente la existenciade la humanidad, y subrayé que solamente una organizaciónsupranacional ofrecería protección frente a ese peligro. Frentea eso mi visitante, muy calmado y tranquilo, me dijo: "¿porqué

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->