Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Un periodismo para el debate cultural

Un periodismo para el debate cultural

Ratings: (0)|Views: 121 |Likes:
« (...) las diferencias que importan en la cultura no son
las que diversifican u organizan el campo de la cultura,
ni como mundo de prácticas (literatura, música, teatro,
plástica, danza, etc.), ni como trama de escuelas, estilos
o tendencias, sino las que produce la experiencia social,
esto es, la diferencia entre experiencias culturales. Es
esa diferencia la que, a mi modo de ver y contra la
ambigüedad y hasta la anacronía del nombre, define al
periodismo cultural: no un tema o un ámbito sino un
modo de interpelar la diversidad cultural y de dar voz,
imagen y escritura a los diversos actores sociales en
cuanto sensibilidades, formas de hacer y de
experimentar lo cultural. »
« (...) las diferencias que importan en la cultura no son
las que diversifican u organizan el campo de la cultura,
ni como mundo de prácticas (literatura, música, teatro,
plástica, danza, etc.), ni como trama de escuelas, estilos
o tendencias, sino las que produce la experiencia social,
esto es, la diferencia entre experiencias culturales. Es
esa diferencia la que, a mi modo de ver y contra la
ambigüedad y hasta la anacronía del nombre, define al
periodismo cultural: no un tema o un ámbito sino un
modo de interpelar la diversidad cultural y de dar voz,
imagen y escritura a los diversos actores sociales en
cuanto sensibilidades, formas de hacer y de
experimentar lo cultural. »

More info:

Published by: Jesús Martín Barbero on Oct 28, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial No-derivs

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/14/2011

pdf

text

original

 
 
www.mediaciones.net
Un periodismo parael debate cultural
 
Jesús Martín-Barbero
Conferencia(I Seminario Internacional de Periodismo Cultural, Col-cultura; publicada en
Periodismo y cultura,
Tercer Mundo,Bogotá, 1991, y luego en
Pre-textos
, Univalle, Cali, 1995)
 
« (...) las diferencias que importan en la cultura no sonlas que diversifican u organizan el campo de la cultura,ni como mundo de prácticas (literatura, música, teatro,plástica, danza, etc.), ni como trama de escuelas, estiloso tendencias, sino las que produce la experiencia social,esto es, la diferencia entre experiencias culturales. Esesa diferencia la que, a mi modo de ver y contra laambigüedad y hasta la anacronía del nombre, define alperiodismo cultural: no un tema o un ámbito sino unmodo de interpelar la diversidad cultural y de dar voz,imagen y escritura a los diversos actores sociales encuanto sensibilidades, formas de hacer y deexperimentar lo cultural. »
 
 
Un periodismo para el debate cultural
2Me atrevo a pensar que hacer un seminario como este hoy,en Colombia, no es sólo asunto de oficio, de especialistas enperiodismo cultural: más que eso expresa lo importante, lodecisiva que es la cultura en Colombia tanto para compren-der el país como para cambiarlo. Lo cual implica entender por ‘cultura’ no sólo un campo especializado de prácticas yde productos, sino la dimensión expresiva y creativa de lavida cotidiana.En los últimos años hemos ido captando lo que le pasa aeste país y también que ello no es comprensible con explica-ciones económicas o políticas, porque Colombia no tieneunas estructuras más injustas o más corrompidas que lospaíses vecinos o que el resto de América Latina. Luego, lacrisis de convivencia que ahora sufrimos, la desintegraciónque amenaza a este país, tienen que ver con otras dimensio-nes de su historia, con otras dimensiones de su vida que noson reducibles ni a las condiciones sociales ni a la degrada-ción de las instituciones.No me estoy refiriendo a ese ambiguo y peligroso concep-to de “cultura de violencia”, sino a cómo en la cultura semodelan y adquieren sentido los comportamientos y lasexperiencias, los hábitos y las inercias. No es posible enten-der cómo es que Colombia está viviendo y muriendo sinasumir lo que de cultura tienen la economía y la política.Por eso mismo, cualquier transformación del país que noquiera quedarse en retórica tiene que ocuparse de la vidacotidiana, y de cuanto en ella alienta una concepción delotro como “quien atenta contra lo que soy y lo que me
 
 
www.mediaciones.net 
3
pertenece”. Habrá cambio en la medida en que el otro pue- blo, la otra gente o raza, aparezcan ante mí como diferentesen cuanto riqueza y conflicto, como convivibles en términosde intercambio, de negociación y debate.Sobre eso hay un acuerdo bastante grande en Colombiaque no es sólo preocupación de intelectuales, profesores operiodistas; también en el discurso de la política algo haempezado a cambiar: se abre paso un discurso que diferen-cia los diversos conflictos sin separarlos, que intentapensarlos juntos sin confundirlos. En los últimos años, losmedios de comunicación han comenzado a asumir que loque está en juego en la cultura no son únicamente exposi-ciones, espectáculos y personajes geniales, sino el diarioconvivir de la gente –y ello pasa por la literatura de GarcíaMárquez y las pinturas de Botero, pero también por lo quehacen los tejedores de San Jacinto, las emisoras comunita-rias del Pacífico y el proyecto de autoconstrucción enAguablanca–.Pienso, sin embargo, que este cambio –la nueva concep-ción de la cultura y de su importancia para la convivencia yla transformación del país– se halla todavía fuertementeatrapado por las ideologías del oficio, por las rutinas y loshábitos de trabajo de los periodistas, que neutralizan en buena parte lo que hay de nuevo en esa preocupación y enesa concepción.Voy a señalar dos ingredientes de la ideología profesionalde los comunicadores que juegan un papel central en esaneutralización del cambio. Me refiero, en primer lugar, a lapresión de la lógica informativa, que hoy se traduce en unacompulsión de la actualidad y en la tendencia a valorar como verdaderamente informativo únicamente aquello queatañe a los acontecimientos del día o de las últimas horas.Frente a ese ritmo de temporalidad exasperada, los hechos

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
guane127 liked this
guane127 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->