Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
51Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
POLÍTICA Y PLANIFICACIÓN LINGÜÍSTICAS

POLÍTICA Y PLANIFICACIÓN LINGÜÍSTICAS

Ratings:

4.75

(4)
|Views: 23,754|Likes:

More info:

Published by: Albert Bastardas-Boada on Oct 29, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

07/02/2013

pdf

text

original

 
(Publicado en: Martín Vide, C. (ed.),
Elementos de lingüística.
Barcelona:Octaedro, 1996, pp. 341-360.
ALBERT BASTARDAS BOADA
(Departamento de Ling
üí 
stica General, Universidad de Barcelona)
 POL
 Í 
TICA Y PLANIFICACI 
Ó
 N LING
ÜÍ 
STICAS
1. Introducci
ó
n: el campo de estudioLa evoluci
ó
n socio-pol
í 
tica de las sociedades occidentales -que posteriormente hanconstituido un modelo general a tratar de imitar- ha llevado, en especial en los
ú
ltimos dos siglos, a aumentar enormemente las funciones, el poder y la repercusi
ó
ndel estado en la vida social. Uno de los aspectos en que m
á
s ha crecido su influenciaha sido precisamente el ling
üí 
stico. Por encima de una secular din
á
mica socialautoorganizativa y polic
é
ntrica en la resoluci
ó
n de los problemas de la comunicaci
ó
nling
üí 
stica cotidiana, el estado se ha alzado en una gran mayor
í 
a de casos como elgran organizador de la comunicaci
ó
n p
ú
blica. As
í 
, en las sociedades actuales, esfundamentalmente el poder pol
í 
tico quien decide qu
é
c
ó
digo o c
ó
digos ling
üí 
sticosser
á
n los que se usar
á
n en la vida p
ú
blica institucional -en los organismos pol
í 
ticos,en la actividad administrativa oficial y en la no-oficial, en los medios decomunicaci
ó
n, en la se
ñ
alizaci
ó
n viaria, etc.- y, en consecuencia, qu
é
lengua olenguas deber
á
conocer la poblaci
ó
n de manera general, hecho que se har
á
posiblemediante la escolarizaci
ó
n obligatoria universal. Igualmente, el poder pol
í 
ticodecretar
á
-directamente o por delegaci
ó
n en una instituci
ó
n acad
é
mica o autoridadling
üí 
stica- la forma del c
ó
digo o c
ó
digos a utilizar.1
 
Las decisiones que en materia ling
üí 
stica adopte el poder pol
í 
tico, tendr
á
n, pues,consecuencias de gran importancia para el ecosistema socioling
üí 
stico existente hastael momento. De hecho, la regulaci
ó
n espont
á
nea y, frecuentemente, incluso ac
é
ntricade las formas de la comunicaci
ó
n social habitual se ver
á
afectada por la superposici
ó
nde los nuevos factores de influencia. Los hablantes de las variedades vernacularesexistentes entrar
á
n en contacto con modelos ling
üí 
sticos de los que diferir
á
n en mayoro menor grado seg
ú
n la distancia estructural. El conocimiento y la adopci
ó
n paradeterminadas funciones p
ú
blicas del c
ó
digo o c
ó
digos seleccionados por el estadopara estos fines podr
á
repercutir en diferente intensidad sobre las variedadesexistentes. Los hablantes de algunos vern
á
culos podr
á
n hacer evolucionar
é
stosgradualmente hacia formas y sentidos m
á
s pr
ó
ximos a la variedad oficializada peroconservando a
ú
n importantes rasgos propios, mientras que otros pueden llegar aabandonar totalmente sus hablas propias y adoptar en la vida cotidiana una variedadsimplemente coloquial del c
ó
digo p
ú
blico instaurado. En los casos en que adem
á
s dedistancia ling
üí 
stica estructural existe conciencia de colectivo diferenciadohist
ó
ricamente y esta diferencia, no vivida negativamente, no ha sido reconocida porel estado en su organizaci
ó
n ling
üí 
stica, sus hablantes pueden optar por aprender yusar la lengua oficializada s
ó
lo en aquellas funciones estrictamente necesarias,mientras conservan plenamente el uso de sus variedades propias -m
á
s o menosinterferidas por las formas de la variedad oficial- en el resto de sus actividadescotidianas. Estas irrupciones en el ecosistema socioling
üí 
stico pueden ser vividasconflictivamente de manera especial en los grupos cuyas hablas m
á
s difieran -o seandel todo diferentes- de la variedad declarada como oficial. Puede producirse en lapr
á
ctica una cierta fractura del consenso social entre los partidarios de adoptarplenamente y para todos los usos el nuevo c
ó
digo y los que piensen que debanprecisamente resistirse a este resultado, hecho que puede traducirse en situaciones deconflicto pol
í 
tico y social de mayor o menor gravedad, seg
ú
n las circunstancias ycoyunturas.2
 
Sea como sea, la variedad o variedades declaradas como oficiales y, por tanto,detentoras por excelencia de la comunicaci
ó
n p
ú
blica generalizada, avanzar
á
n enpresencia y uso social a trav
é
s de las funciones emanadas directamente de laorganizaci
ó
n pol
í 
tico-administrativa y a la vez de las que dependan de organismos detitularidad privada o no-oficial, los cuales -a
ú
n sin regulaci
ó
n expl
í 
cita - ir
á
nhabitualmente adoptando en sus usos el c
ó
digo que se est
é
implantando o se hayaimplantado ya como general y propio del
á
mbito de la comunicaci
ó
n p
ú
blica general.El estudio y la comprensi
ó
n, pues, de las acciones e ideolog
í 
as del poder pol
í 
ticosobre la comunicaci
ó
n ling
üí 
stica y sus c
ó
digos, y las interrelaciones globales deaquellas con el plano sociocultural de los colectivos humanos son los objetivosfundamentales de este campo de caracterizaci
ó
n forzosamente interdisciplinar.2. Aclaraciones te
ó
ricas fundamentalesUna aproximaci
ó
n rigurosa sobre la comunicaci
ó
n ling
üí 
stica de los seres y gruposhumanos debe partir de la constataci
ó
n hist
ó
rica de la "artificialidad" de lo quecom
ú
nmente se considera una "lengua" y, en consecuencia, debe procurar aclarar lasconfusiones que sobre este aspecto de la realidad existe para una gran mayor
í 
a de lasociedad. Lo que habitualmente se entiende por "ingl
é
s" o por "italiano", por ejemplo,no son variedades ling
üí 
sticas originales y "puras" que cuentan, luego, con hablantesque las corrompen y las hablan mal en su vida cotidiana. Son, al contrario,modalidades conscientemente construidas -planificadas- por determinados usuarioso gram
á
ticos con gran prestigio y consagradas bien por el uso o expl
í 
citamente por elpoder pol
í 
tico como las formas ling
üí 
sticas legitimadas para ocupar las funcionesp
ú
blicas de sus respectivas sociedades. Estas variedades legitimadas -queconstituir
á
n el comportamiento ling
üí 
stico socialmente considerado est
á
ndar- seextender
á
n sobreponi
é
ndose de hecho sobre un mar de variedades vernacularesproducto de la historia social de la comunicaci
ó
n de los diversos colectivos que3

Activity (51)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Eleanne Venegas liked this
Juan Tzoc liked this
victormars liked this
Rocio Mazzoleni liked this
Sol Mon liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->