Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Teatro Popular en Guayaquil

Teatro Popular en Guayaquil

Ratings: (0)|Views: 15 |Likes:

More info:

Published by: Pedro Saad Herrería on Dec 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/22/2011

pdf

text

original

 
Hacia una Historiadel teatro popular en Guayaquil
Todavía falta mucho por saber como para que alguien pretenda escribir completa una Historia del Teatro Popular en Guayaquil; pero, como el teatroes por su naturaleza un fenómeno presencial e inmediato, si esperamos asaberlo todo antes de dejar registro de lo que ya conocemos, estaremos enpeligro de perder la memoria de ese camino ya recorrido, o de que susprotagonistas, o al menos parcipes, desaparezcan como los degeneraciones anteriores.Al contar las cosas de Guayaquil, casi siempre hay que empezar con don
José Joaquín de Olmedo
. Es que el poeta lo hizo casi todo: encabezó larevolución del 9 de octubre, convocó y presidió su Asamblea Constituyente,era el alma detrás de nuestro primer periódico, fue el primer gobernador,diseñó la bandera y el escudo, escribió el primer himno y, por supuesto,también se metió con el teatro.De hecho, el primero de los teatros que llevó su nombre tenía inscritospensamientos suyos en tres partes de su sala… En la fachada decía:
“Espejo de costumbres es la escena.Quien la huye, teme verse retratado.Quien la inculpa, a sí mismo se condena”.
En el friso del escenario había otro terceto:
“Ensalzo la virtud, abato el vicio. Y, al pueblo deleitando,a la sana moral le voy guiando”.
Y finalmente, ya en el telón de boca:
“Instruye y corrije deleitando”.
Como se ve, el noble prócer vinculaba al teatro con las tareas educativas.Que no se nos critique entonces por hacer teatro didáctico, que tenemosilustre precedente. Habremos, pues, de remontarnos a la Historia de laeducación en nuestro medio.Y tendremos que comenzar por corregir a uno de los mayores historiadoresde Guayaquil, don
Camilo Destruge
, quien afirmaba que la ciudad “no tuvoescuelas blicas costeadas por el Erario Nacional hasta desps deproclamada la Independencia. Antes, la instrucción primaria era sostenidapor aquellos padres de familia que, contando con medios para ello, tomabanalgún empeño por la enseñanza de sus hijos. El Ayuntamiento tomó lainiciativa de la instrucción primaria, aunque en muy cortas proporciones, ysolo a fines del siglo XVIII. En efecto, la primera escuela pública de lasprimeras letras que funcionó en la ciudad, fue la fundada por don JuanBautista Portacarrero, en 1794.”Ya don
Julio Estrada Ycaza
resaltó el error de Destruge
1
, aunque losejemplos que puso evidenciaban la preocupación del cabildo, pero también
1
En el tomo 3 de su magnífica
“Guía Histórica de Guayaquil”
 
las falencias escolares, pues en 1635 en una reunión edilicia “se acorque, por cuanto hay falta de Maestro de Escuela para la crianza de los niños,y haber venido a esta ciudad
Francisco Narváez
y pedido, se le señala elsitio donde tiene la escuela, para que pueda tener tienda”.Y hubo otras resoluciones en 1638, 49, 51 y 55, cuando hubo queconstatar que en el ayuntamiento “se propuso que ha mucho tiempo no hayMaestro de Niños en la ciudad, con que falta la educación y que sería justose busque quien acuda a esto, y apareció
Francisco Bello
y dijo que,dándole la casa que otra vez se le dio, pondrá Escuela, y se acordó se le déla bodega del Hospital, con que enseñe a los pobres de balde, y dandofianza de que asistirá y se le dé una pulpería de la ciudad”.Vaya por la educación. Pero en las artes era muy diferente. Don
ModestoChávez Franco
, autor de varias obras teatrales, como veremos luego, yanos deen una de sus “Crónicas del Guayaquil Antiguo” el siguientereconocimiento: “En vano hemos buscado, en tres siglos de vida hasta laindependencia, y en todo lo que a Guayaquil se refiere, la menor noticia nialusión a cultivo u obras de arte, porque en sus templos no hubo ni remedosni copias en madera”.O sea que de teatro como arte, nada.Pero, ¿y como mera distracción? Porque el teatro es todo eso (educación,arte, entretenimiento y más aun).Don
Ricardo Descalzi
, quien escribió una erudita y agobiante “Historiadel Teatro Ecuatoriano(en seis vomenes, nada menos) registra lapresentación de la primera pieza nacional en 1798, una zarzuela llamada
“Elveneno del amor”
, estrenada el 3 de enero de ese año… pero en Loja.Es sólo en 1862 cuando en nuestra ciudad se va a estrenar una obrapropia (el sainete
“Una tarde de máscaras”
de
Juan José Malta
, quienpoco después nos dio
“Una mujer vengativa”
ese mismo año).Pero obras de compañías extranjeras sí las hubo. Y bastante pronto.Y otro dato curioso y digno de recuerdo…Desde mediados del siglo XVI se hacían funciones públicas de ejerciciosmilitares que imitaban los combates de la Guerra de Troya cantada por Homero o las imperecederas hazañas de caballeros andantes como Tristánde Leonís o el Amadís de Gaula. Pero sobre todo escenas tomadas de lasguerras de la Reconquista española: los combates heroicos del gran CidCampeador, con sus espadas Tizona y Colada, sobre los lomos de su fielBabieca; los
“Moros y Cristianos”
o
“La gloriosa toma de Granada”
.De escenario se usaba la plaza de la Iglesia Matriz (eran los tiempos de lallamada “Ciudad Vieja”, en el cerro Santa Ana), y luego las funciones sepasaron a la plaza de Santo Domingo.Pero al poco rato comenzaron a asomar por Guayaquil los piratas, yentonces las funciones teatrales ya no fueron remedos de batallas ajenas,sino reproducción de las luchas propias para repeler a los abusivos
2
 
invasores. Y con tal seriedad
à la Stanislavski 
se tomaron nuestrostatarabuelos su papel de actores de su propia vida que en una de aquellasfunciones, según Chávez Franco, tendidos en la plaza quedaron un muerto ydos heridos.Para 1811 la llegada de compías extranjeras debe haber sidofrecuente, porque el Cabildo se vio compelido a dictar un reglamento para lascomedias, “para que los actores no pongan precios arbitrarios y para que lasfunciones den inicio a la hora anunciada”.De edificio especial para teatro, ni hablar, que todavía en 1970 estábamosluchando porque se hiciera alguno.Los que se usaban eran los patios y corralones de las casas privadas;especialmente se menciona una, la de ‘Ño Polo Chavarría, y las funciones sedaban en horas de la tarde (entre 2 y 5, especialmente), y sólo muy de vezen cuando a las noches, porque entonces había que recurrir al alumbradocon aceite de ballena, a la sazón muy caro.Don Modesto Chávez Franco, historiador y hombre de teatro, encontrópor casualidad un programa de 1812.Aquí lo reproducimos con la misma ortografía del original.“La Compañía de cómicos de PROFESIÓN que acaba de llegar a estaCiudad, tiene el alto honor de saludar a sus dignos moradores, de quienesimpetra una acogida befica, ofreciendo desempar sus funcionesteatrales con el esmero y esactítud (sic) a que es ACREHEDOR (sic) unBESINDARIO (sic) tan ilustrado y benéfico”.“Como su objeto es dar principio cuanto antes a este honesto recreo, hadeterminado la Compañía verificarlo provisionalmente por los meses querestan hasta la CUARESMA, cuyo intermedio se empleará en formar un localcómodo, hermoso y capaz para la temporada venidera. A este logro seanuncia oportunamente que todas las personas que quieran podrán construir sus palcos respectivos con arreglo a las direcciones que se les den al efecto,sin costarles por ahora cosa alguna la ocupación del piso, es decir en estosmeses citados; pero a la apertura de la temporada quedarán dichos palcos aveneficio (sic) de la Compañía para alquilarlos a fabor (sic)
 
de los que fuerensus dueños o a otros particulares, por el precio que se les regule”.Aquí incide en el programa una adición manuscrita que dice: “El cómodolocal escogido es el sabido aquí con el nombre de La Lechería del señor Polo Chavarría, mediante con el callejón de la Pesca y casa de las señorasBisuete”.“Los actores y actrices que componen actualmente esta Compañía son ydesempeñan los papeles siguientes:“Galán-Director, señor Rafael Valdés.“Gracioso figurón, señor Santiago Candamo.“De segundos galanes hasta quartos, los señores—(enmendado continta)—Tridentino Muces, Francisco de Roxas, Juan Naranjo, Rafael Cebada.“Barbas (personajes de carácter), los señores: Francisco Gómez y Pío
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->