Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
SENTIDOS DE ‘LO MILITAR’ HOY: HONOR Y PODER COMO DISPOSITIVOS DE CONTROL INSTITUCIONAL DE LOS POLICIAS. Una mirada para ampliar el campo de los Derechos Humanos.

SENTIDOS DE ‘LO MILITAR’ HOY: HONOR Y PODER COMO DISPOSITIVOS DE CONTROL INSTITUCIONAL DE LOS POLICIAS. Una mirada para ampliar el campo de los Derechos Humanos.

Ratings: (0)|Views: 14|Likes:
El objetivo de la presente ponencia es contribuir a establecer un marco de actuación de la institución policial en una sociedad democrática a partir de conceptualizaciones que permitan relacionar la prevención del delito, la seguridad y la historia policial, estableciendo criterios para la construcción de una policía orientada a un proceso de democratización interior; entre sus propios miembros, los funcionarios de los tres poderes del Estado y la ciudadanía en general. Recortaré este vasto campo de discusión intentando tematizar la manera en que el poder y el honor masculino son imaginados por la institución policial, su correlato en los funcionarios políticos; y su ligazón primaria a cierto sentido de militarización que intentamos desestabilizar y desnaturalizar.
El objetivo de la presente ponencia es contribuir a establecer un marco de actuación de la institución policial en una sociedad democrática a partir de conceptualizaciones que permitan relacionar la prevención del delito, la seguridad y la historia policial, estableciendo criterios para la construcción de una policía orientada a un proceso de democratización interior; entre sus propios miembros, los funcionarios de los tres poderes del Estado y la ciudadanía en general. Recortaré este vasto campo de discusión intentando tematizar la manera en que el poder y el honor masculino son imaginados por la institución policial, su correlato en los funcionarios políticos; y su ligazón primaria a cierto sentido de militarización que intentamos desestabilizar y desnaturalizar.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Fernando Pequeño Ragone on Dec 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
1
SENTIDOS DE ‘LO MILITAR’ HOY: HONOR Y PODER COMODISPOSITIVOS DE CONTROL INSTITUCIONAL DE LOS POLICIAS. Unamirada para ampliar el campo de los Derechos Humanos.
Fernando PequeñoRagone. Mesa Nº 28.El objetivo de la presente ponencia es contribuir a establecer un marco de actuación dela institución policial en una sociedad democrática a partir de conceptualizaciones que permitan relacionar la prevención del delito, la seguridad y la historia policial,estableciendo criterios para la construcción de una policía orientada a un proceso dedemocratización interior; entre sus propios miembros, los funcionarios de los tres poderes del Estado y la ciudadanía en general. Recortaré este vasto campo de discusiónintentando tematizar la manera en que el poder y el honor masculino son imaginados por la institución policial, su correlato en los funcionarios políticos; y su ligazón primaria a cierto sentido de militarización
1
que intentamos desestabilizar ydesnaturalizar.
El interés por los sentidos de ‘lo militar’
Existe un punto de intersección en el que todos los seres humanos somos precarios másallá de los derechos de ciudadanía que cada uno pueda ejercer en la desigualdistribución de los mismos. Ese punto es la ‘
 sustituibilidad de los cuerpos
’, unmecanismo del poder que convierte a las personas singulares en abstracciones que pueden desaparecer y dejar de existir sin que el sistema social se ponga en riesgo. Lasustituibilidad de todos y cada uno de nosotros asegura el poder institucional.Intelectuales, activistas, funcionarios políticos, ejecutivos de grandes corporaciones, policías, todos son sustituibles sin que se produzcan perturbaciones en la dinámicainstitucional a largo plazo. Sin embargo, todos, como los policías, se vuelveninsustituibles y singulares en el sufrimiento que la violencia de sus propias institucionesles produce, consecuencia de la distancia entre lo que desean ser, lo que deben ser y loque efectivamente consiguen ser. El caso particular del cuerpo de los y las policías estáatravesado por lo que les demanda la sociedad civil y el poder político por un lado, y los principios de la propia institución policial; la que no escapa a una lógica de ascensosocial en la que operan los mismos mecanismos de corrupción institucional que existenen las corporaciones del poder político, de la academia o del mundo empresarial.Cada institución humana ejerce mecanismos particulares sobre sus miembros paraasegurar su sustitución sin que nada ocurra, en el caso de las y los policías, elmecanismo central y más poderoso es la ‘
militarización
’. Sin embargo existen muchossentidos de militarización y muchos componentes que la constituyen. El honor, el poder y la construcción de una masculinidad escindida de los sentimientos son componentesde lo militar.El honor se liga al componente verticalista de la militarización. Su análisis en elimaginario de las instituciones militarizadas es un vector para explicar en parte ladistorsionada experiencia de la ‘obediencia debida’ entre jefes y subalternos; la que produjo y continúa haciéndolo consecuencias no deseadas en el disciplinamiento y laadministración interna de justicia de los sistemas de las fuerzas de seguridad que dejan a
1
Por ‘militar’ aludo a modelos militarizados de comportamiento, educación y visión de sí mismos y de los ‘otros no militares’; quecaracteriza a todas las instituciones que tienen la facultad de usar legítimamente la fuerza física, delegado por el poder civilrepresentado en las instituciones de gobierno del Estado de Derecho.
 
2muchos de sus miembros desamparados frente al poder altamente discrecional de sus jefes, por un lado; y el que daña la relación de confianza entre las fuerzas de seguridad yla ciudadanía. El honor militar tiene un correlato en el honor masculino de la providencia de protección y seguridad, constitutivo tradicional de las estructurasmentales de varones hegemónicos y del imaginario que socialmente produce su sostén.Por otro lado, ese mismo componente verticalista ha facilitado que las instituciones de policías fueran presas altamente eficientes y disciplinadas de diversos grupos de poder  político a lo largo de la historia y de una historia bastante reciente en nuestro país, parala tarea de represión que hizo posible la instalación de políticas públicas imposibles sinla eficacia del ejercicio brutal del miedo y de la fuerza. Discutir esos sentidos de lamilitarización es imperativo para la democratización de la institución policial, una tareaque les excede a los propios policías en el sentido que no es factible solo con la elecciónvoluntaria de sus miembros, ya que la seguridad excede la propia institución de policía.
Las trampas del honor y del poder: recuperar lo militar enpositivo
La policía es una institución que evoluciona y se transforma a sí misma en el tiempo, a partir de su composición interna, de los jefes que la comandan, de su relación con el poder político y la sociedad en general, de las funciones que en cada época susintegrantes tienen y creen tener; en definitiva, de la mirada que sus propios miembrostienen de sí mismos como parte de la institución. Su transformación está íntimamenteligada al cambio que sufre la noción social de ‘seguridad’, y su contrapartida la‘inseguridad’.En los primeros cincuenta años del siglo xx Salta evolucionó de la aldea a la ciudadmoderna. Una parte de su ‘gente decente’ se modernizó también en la continuidadhistórica de la construcción de hegemonía política, social, de usos y costumbres, deciudadanía, de derechos; por parte del Estado; concomitantemente las clasessubordinadas se adaptaron y reconstruyeron en un juego simultáneo sus usos y visionesdel mundo. En su doble papel de dominador y dominado, la institución policial seadaptó y cambió. Entender ese cambio para poder visualizar lo que sería una policíamoderna democrática hace necesario historizar la policía local
2
y las concepciones quesobre la misma y la seguridad, tuvo el poder político hegemónico en el país en el sigloxx, sobre todo, en su segunda mitad, por la importancia que tuvieron sobre la institución policial los totalitarismos latinoamericanos de los setenta.La ideología de la sociedad estamental de salta y el país en los primeros cincuenta años —heredada de la época colonial— plasmada en la identidad y la jerarquía social; hacíadel honor del género masculino una cuestión prevalente. Se sumaba la rígida lógicaracial en la que las diferencias culturales definidas alrededor de la oposición barbarie-civilización; fueron los criterios primordiales para determinar el estatus de las personas.Barbarie - civilización, honor masculino - militarización; son ideales concatenados en laestructura de la personalidad de los miembros de las instituciones de seguridad quehacen uso de la fuerza legítima del Estado. Se trata de una ideología de la culturamediterránea europea importada con la colonia principalmente por los españolesconquistadores y reforzada en Argentina por la gran masa de inmigración italiana defines del siglo xix.
2
Una tarea de historización de la Policía de Salta ha sido realizada por el policía e historiador Oscar Rojas conjuntamente con el policía Ciro Vais y otros. Actualmente inédita.
 
3En esta ideología el honor tanto femenino como masculino tenía dos dimensiones, unanatural y otra cultural: la dimensión ‘natural’ de la masculinidad era el machismo,entendido como la capacidad de dominación. El valor, la virilidad, la autonomía y eldon de mando eran las bases ‘naturales’ del poder y del honor-predominancia en loshombres. En su dimensión cultural, el honor-virtud masculino estribaba en lasocialización de las cualidades ‘naturales’, esto es, en la capacidad de controlar losinstintos y pasiones naturales por medio de la razón y la moral
3
. 
 Esta construcción de la masculinidad estructuraba las relaciones de autoridad yobediencia en las que abrevaron las leyes de policía y los rituales visibles e invisiblesde sus miembros como códigos de pertenencia a la institución y como valores centralesen sus vidas: la legitimidad del uso del poder público — y privado— quedó construida sobre un principio contradictorio: la autoridad legítima podía y debía ejercer el mandorecurriendo
 por igual 
 , tanto al consentimiento como a la fuerza física y simbólica.
Con esa visión contradictoria del poder, en tanto uno de los componente de lamasculinidad, el Estado propició en las instituciones que detentaron desde sunacimiento el uso legítimo de la fuerza, una militarización que vinculaba la reputación yel honor masculinos tanto al valor guerrero de la destrucción del 'enemigo interno yexterno', como a la 'protección' y 'provisión' de cuidado de los propios, y por último alsentido de 'pertenecer' al grupo capaz de propiciar esos cuidados y detentar la fuerzafísica y simbólica como herramienta fundamental para proveerlos.Para comprender las funciones y competencias que la normatividad y el imaginario delos ciudadanos otorgan a la Policía, es preciso recorrer los antecedentes y causas quehan dado origen y en muchos sentidos aún sostienen los componentes negativos del proceso de militarización de la Policía. No porque la militarización sea unacaracterística negativa en sí misma, sino por el contrario, para diferenciar los diversoscomponentes de la misma, y visibilizar en ella algunas consecuencias negativas para la propia función policial; de manera tal que el sentido militar y de honor de las y los policías, contribuya al crecimiento de la institución sin que necesariamente se vuelva encontra de las vidas de sus miembros
4
.A diferencia de las policías municipales primigenias que surgen como institución en elsiglo xvi y xvii en Europa, totalmente distanciadas del sentido militar moderno quecomienza a configurarlas en el viejo continente ya a mediados del siglo xviii; las policías latinoamericanas surgieron como empresas con funciones militares
5
. A lo largode su existencia, muchos fueron los momentos de reforzamiento de ese sentido.En el país y en la región el proceso de militarización más reciente y también el desentido más fuerte y belicoso, se gestó en los sesenta; se visibilizó en la década de lossetenta, y está indisolublemente ligado a la militarización de la política. El fenómenoconsiste, precisamente, en calificar y tratar como militares los problemas políticos y
3
El enunciado es una de las tesis centrales en el trabajo sobre la construcción y la transformación militar de los campesinos colonosde la frontera norte de México a fines del siglo xix. Alonso, Ana María ‘Thread of Blood. Colonialism, Revolution and Gender onMexico’s Northern Frontier. Hegemony and Experience: Critical Studies in Anthropology and History’ . Tucson, University of Arizona Press, 1995. (Hilo de sangre. El colonialismo, Revolución, y Género en la Frontera Norte de México) No existe traducciónal español. Una reseña bibliográfica del mismo por Patricia Fernández Castro puede verse en Revista FRONTERA NORTE, vol. 9,m. 18, julio-diciembre de 1997. Versn digital en
4
Visibilizados por ejemplo en una importante cantidad de sumarios disciplinatorios internos de la institución policial, o en lascausas de violencia familiar en las que uno de los cónyuges es policía. Y evidenciados también en el rechazo de un importantesector de la ciudadanía por la figura policial ligada a casos de ‘gatillo fácil’, ‘abuso de autoridad’ y ‘corrupción’.
5
Maldonado Prieto, Carlos. ‘Militarización de la policía: una tendencia histórica chilena’. On line en el Portal de la Dirección deArchivos y Bibliotecas de Chile, http://www.memoriachilena.cl/archivos2/pdfs/MC0018154.pdf  

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->