Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Bases de la Terapia Cognitiva

Bases de la Terapia Cognitiva

Ratings: (0)|Views: 267 |Likes:
Published by Francisco Bengochea
Extraído de "Terapia Cognitiva de los Trastornos de Personalidad", de Aaron T. Beck, Arthur Freeman y otros
Extraído de "Terapia Cognitiva de los Trastornos de Personalidad", de Aaron T. Beck, Arthur Freeman y otros

More info:

Published by: Francisco Bengochea on Dec 26, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/20/2014

pdf

text

original

 
BASES DE LA TERAPIA COGNITIVA
Extraído deTerapia Cognitiva De Los Trastornos De PersonalidadAaron T Beck, Arthur Freeman y otrosLos teóricos de la terapia cognitiva comparten con los psicoanalistas la idea de que enel tratamiento de los trastornos de la personalidad es por lo general más productivoidentificar y tipificar losproblemas "nucleares". Las dos escuelas difieren en su visión dela naturaleza de dicha estructura nuclear; para la escuela psicoanalítica, esas estructurasson inconscientes y no visiblemente accesibles para el paciente. Desde el punto de vistade la terapia cognitiva, los productos en proceso son en gran medida conscientes y, conun entrenamiento, pueden resultar accesibles a la conciencia. Los sentimientos y laconducta disfuncionales (siempre para la teoría de la terapia cognitiva) se deben en granmedida a la función de ciertos esquemas que tienden a producir juicios tendenciososyuna tendencia correlativa a cometererroresen ciertos tipos de situaciones. La premisa delmodelo de la terapia cognitiva es que la fuente principal del afecto y la conductadisfuncionales en los adultos reside en ladistorsión atributiva, y no en la distorsiónmotivacional o de respuesta.En esta discusión, las expresiones "esquemas", "reglas" y "creencias básicas" son más omenos intercambiables. En términos más estrictos, los "esquemas" son las estructurascognitivas que organizan la experiencia y la conducta; las "creencias" y las "reglas"representan el contenido de los esquemas y consecuentemente determinan el contenidodel pensamiento, el afecto y la conducta. Fenómenos tales como lospensamientosautomáticosson considerados productos del esquema.Es esencial que el paciente experimente ansiedad para asegurar que han sido activadoslos niveles cognitivos primitivos (puesto que esos niveles están directamente conectadoscon los afectos).El reconocimiento repetido, directo, inmediato de que las señales depeligro no llevan a la catástrofe[...] realza la capacidad de respuesta del nivel primitivo ainputs más realistas desde niveles superiores.Elcambio de esquemaes sumamente importante, pero los esquemas sondifíciles de modificar. Están firmemente fijados por elementos conductuales, cognitivos y afectivos.La terapia debe adoptar un enfoque tripartito. No dará resultado una perspectivaestrictamente cognitiva que intente discutir con los pacientes sus propias distorsiones.Hacer que los pacientes abreaccionen en la sesión sus fantasías o recuerdos tampoco seráeficaz por sí mismo. Es esencial un programa terapéutico que apunte a las tres áreas. Lasdistorsiones cognitivasdel paciente sirven depostes indicadoresque señalan el esquema. Elestilode la distorsión, así como el contenido, la frecuencia y las consecuencias de lasdistorsiones son elementos igualmente importantes.En los seres humanos, el término "estrategia" puede aplicarse análogamente a formasde conducta que pueden seradaptativas o inadaptadas, según las circunstancias. Elegocentrismo, la competitividad, el exhibicionismo y la evitación de lo desagradablepueden ser adaptativos en ciertas situaciones, pero muy inadaptados en otras. Puesto quesólo podemos observar la conducta manifiesta de las otras personas, surge el interrogantede cómo están relacionadas con las estrategias nuestros estados inconscientes
 
(pensamientos, sentimientos y deseos). Si examinamos las pautas cognitivas y afectivas,advertimos una relación específica entre ciertas creencias y actitudes, por una parte, y laconducta por la otra.Con independencia del origen final de los prototipos genéticamente determinados de laconducta humana, hay pruebas firmes de que ciertos tipos de temperamentos y pautasconductuales relativamente estables ya estánpresentes desde el nacimiento. Lo mejor esconsiderar esas características innatas como "tendencias" que la experiencia puedeacentuar o atemperar. Además, entre laspautas innatasdel individuo y las pautas de otraspersonas significativas puede establecerse un cielo continuo de refuerzo recíproco.A pesar de la poderosa combinación de las predisposiciones innatas y las influenciasambientales, algunos individuos logran cambiar su conducta ymodificar las actitudessubyacentes. No todo niño tímido se convierte en un adulto tímido. La influencia depersonas clave y de las experiencias deliberadas para cultivar conductas más asertivas,por ejemplo, pueden hacer que una persona tímida se vuelva más expresiva y sociable.Incluso las pautas fuertemente inadaptadas pueden modificarse centrando la terapia en lapuesta a pruebade esas actitudes y en laformación o fortalecimiento de otras másadaptativas.Losesquemas inadaptadostípicos de los trastornos de la personalidad son suscitadospor muchas o casi todas las situaciones, tienen uncarácter compulsivoy son menosfáciles de controlar o modificar que sus equivalentes en otras personas. Toda situaciónque opera sobre el contenido de sus esquemas mal adaptados los activa, en vez de activarlos más adaptativos. En su mayor parte, esas pautas soncontraproducentespara muchasde lasmetas importantesde estos individuos. En suma, en relación con las de las otraspersonas, sus actitudes y conductas disfuncionales presentan unageneralización excesiva,soninflexibles,imperativasyresistentesal cambio. El modo como las personas procesan los datos sobre sí mismas y sobre los demás sufrela influencia de sus creencias y los otros componentes de su organización cognitiva.Cuando existe algún tipo de trastorno -un síndrome sintomático (Eje I) o un trastorno dela personalidad (Eje II)- la utilización ordenada de esos datos se vuelvesistemáticamentedistorsionadade un modo disfuncional. Esa distorsión de la interpretación y la conductaconsecuente reciben la forma decreencias disfuncionales.Aunque fenómenos tales como lospensamientos, sentimientos y deseosse limitenquizás apasar fugazmentepor nuestra conciencia, lasestructuras subyacentes  responsables de esas experiencias subjetivas sonrelativamente estables y persistentes.Además no son en sí mismas conscientes, aunque por medio de la introspección podemosidentificar su contenido. Sin embargo, a través de procesos conscientes tales como elreconocimiento, laevaluacióny lapuesta a pruebade sus interpretaciones (técnicas básicas de la terapia cognitiva), las personas puedenmodificarla actividad de lasestructuras subyacentes y en algunos casos cambiarlas sustancialmente.Los esquemas tienen cualidades estructurales adicionales, como laamplitud(sonreducidos, discretos o amplios), laflexibilidadorigidez(capacidad para la modificación) y ladensidad(preeminencia relativa en la organización cognitiva). También se losdescribe en función de suvalencia-su grado de activación en un momento dado-. El nivelde activación (o valencia) oscila entre los extremos de "latente" e "hipervalente". Cuando los esquemas son latentes, no participan en el procesamiento de la información; cuando
 
están activados, canalizan el procesamiento cognitivo desde las primeras etapas hasta lasfinales.En el campo de la psicopatología, el término "esquema" se ha aplicado a estructurascon uncontenido idiosincrásicoaltamente personalizado, que se activan durantetrastornos tales como una depresión, la ansiedad, las crisis de angustia y las obsesiones, yse vuelvenpredominantes. Cuando son hipervalentes, esos esquemas idiosincrásicosdesplazan y probablemente inhiben a otros que podrían ser más adaptativos o apropiadosen una situación dada. En consecuencia, introducen unatendenciosidad sistemáticaen elprocesamiento de la información.Cuando una persona entra en una depresión clínica (o un trastorno por ansiedad) seproduce un pronunciado "cambio cognitivo". En términos de energía, ese cambio produceunalejamiento del procesamiento cognitivo normaly favorece el predominio de un procesamiento por medio de los esquemas negativos que constituyen el modo depresivo.Los términos "catexia" y "contracatexia" han sido empleados por autores psicoanalíticospara designar el despliegue de energía que activa pautas inconscientes (catexia) o lasinhibe (contracatexia). En la depresión, por ejemplo, está catectizado el modo depresivo;en el trastorno por ansiedad generalizada, está catectizado el modo "peligro"; en eltrastorno por angustia, está catectizado el modo "angustia".Las autopercepciones y autoevaluaciones son métodos importantes para determinar siuno "va por buen camino". La autopercepción simplemente representa la observación desí mismo; la autoevaluación implica formular juicios sobre el propio valor: bueno-malo,digno-indigno, amable-rechazable. Lasautoevaluaciones negativasson claramentevisibles en la depresión, pero pueden operar de una manera más sutil en la mayoría de lostrastornos de la personalidad. En el funcionamiento normal, este sistema deautoevaluaciones y autoestimaciones actúa más o menosautomáticamente. El individuopuedeno percatarse de esas señalesde sí mismoa menos que centre en ellas específicamente su atención. Entonces esas cogniciones pueden representarse en unaforma particular denominada"pensamientos automáticos"(Beck, 1967). Como ya se haobservado, los pensamientos automáticos se vuelven hipervalentes en la depresión y seexpresan en ideas tales como "soy indigno" o "soy indeseable".Lasautoevaluacionesyautoinstruccionesparecen derivar de estructuras más profundas, a saber: losautoconceptosoautoesquemas. De hecho, los autoconceptosexageradamente negativos (o positivos)pueden ser los factores que llevan a alguien, de tener un "tipo depersonalidad", a tener un "trastorno de la personalidad". Por ejemplo, el desarrollo de unaconcepción rígida de sí mismocomo alguien desamparado puede hacer que un niño queha experimentado los deseos normales de dependencia pase a una dependencia"patológica" en la edad adulta. De modo análogo, elénfasis en el sistema, el control y elordenpredisponen a un trastorno de la personalidad en el que el sistema será el amo enlugar de ser el instrumento, a saber: el trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad.En el curso de la maduración desarrollamos una mezcla confusa dereglasqueproporcionan elsustratode nuestras autoevaluaciones y autoinstrucciones. Esas reglastambién constituyen labasepara establecernormas, expectativas y planes de acciónpara nosotros mismos. Una mujer que tiene una regla que dice "siempre debes realizar untrabajo perfecto" quizás esté evaluando continuamente su comportamiento, elogiándosepor alcanzar una meta o criticándose por no haberlo hecho. Como la regla es rígida, esamujer no puede actuar en concordancia con una regla práctica más flexible, como "lo

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Diego López liked this
AldousHuxley71 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->