Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
7Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los últimos años de don Manuel. Por Luis Alberto Sánchez

Los últimos años de don Manuel. Por Luis Alberto Sánchez

Ratings: (0)|Views: 1,245|Likes:
luis alberto sanchez, gonzalez prada, sindicalismo, anarquismo, aprismo
luis alberto sanchez, gonzalez prada, sindicalismo, anarquismo, aprismo

More info:

Published by: Luis Zaldivar Schrader on Jan 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/31/2014

pdf

text

original

 
1
LOS ÚLTIMOS AÑOS DE DON MANUEL
Selección de Nuestras vidas son los ríos…
Luis Alberto SánchezBiografía publicada en 1977
Nota preliminar de Hugo Vallenas.-Con
Nuestras vidas son los ríos... Historia y leyenda de los González Prada 
, libro minuciosamentedocumentado publicado en 1977, Luis Alberto Sánchez cerró un largo ciclo dedicado al estudiocrítico de la vida y la obra del enhiesto poeta y panfletario. Como editor y difusor de la obra deGonzález Prada le faltaría todavía poner punto final a su labor con la edición de las
Obras completas 
del ilustre maestro entre 1985 y 1989.En esta segunda biografía no encontramos el despliegue literario de los exaltados días en queSánchez escribió
Don Manuel 
, pero sí un admirable dominio de la síntesis narrativa. El ya veteranoescritor nos dice muchísimo en pocas palabras, con pulso sereno y en perfecto dominio del tema ydel oficio. Ofrecemos aquí una selección de tres capítulos relacionados con los años maduros delautor de
Horas de lucha 
. Tenemos primero la cuestionada aceptación del cargo de director de laBiblioteca Nacional en 1912, cargo al que renuncia en 1914 y es restituido en 1916. Dentro de esteciclo ocurre la dura experiencia del "oprobio" vivido bajo el golpe de Estado de Benavides en 1914.Que González Prada acceda a dirigir la Biblioteca Nacional en 1912 motivó una aguda polarizaciónen la intelectualidad peruana, ya que estaba de por medio una afrenta gubernamental a la dignidaddel director saliente, don Ricardo Palma, el gran tradicionista. En estos años maduros la rebeldíade González Prada se fue atemperando algunos grados, al mismo tiempo que algunos personajes juveniles de conspicua rebeldía hacía tiempo que habían dejado de ser bohemios olibrepensadores.La selección se ha basado en la 2da. edición de 1986, editada por el Banco de Comercio, quecorrigió numerosas erratas de la 1ª. edición hecha por la Universidad Nacional Mayor de SanMarcos en 1977. Los títulos son de Sánchez.
 
2
El episodio de la Biblioteca Nacional
(1912-1913)
Ricardo Palma (Lima 1833-1919) el ilustre tradicionista había sido,desde muy joven, un enconado rival intelectual de don Manuel.
El "gran pleito de la literatura peruana", entre Palma y González Prada, veníagestándose desde 1886; hizo crisis en febrero de 1912. En él, contra loimaginable, Prada frenó su congenial violencia, no tuvo ninguna parte en suestallido. Ambos escritores fueron utilizados, el uno por el "neocivilismo"antileguiísta, y el otro por Leguía. Los políticos saben utilizar las pasioneshumanas sin excluir la vanidad literaria.Cedamos primero la palabra a Ricardo Palma, el más antiguo de los dos:
El 13 de febrero de 1912 recibí un oficio de la Dirección de Instrucción Pública por el que se mecomunicaba que el Supremo Gobierno había nombrado conservador de la Biblioteca Nacional adon Percy Gibson en reemplazo del doctor Clemente Palma. El reglamento de la Bibliotecaformulado por mí al aceptar el compromiso de resucitar la fenecida biblioteca que fundara elGeneralísimo D. José de San Martín, consignaba en uno de sus artículos que los empleadosdebían ser propuestos por el director. Yo siempre he propuesto a jóvenes preparados, buscabahombres con aptitudes para el empleo y no destino para hombres sin destino.
Con ese párrafo inserto en el ofensivo y hoy rarísimo folleto que publicó Palma araíz del nombramiento de Prada, se aclara el origen del conflicto que embargó laatención pública entre febrero y mayo de 1912.El promotor de la destitución de Clemente Palma (hijo de don Ricardo) así comodel nombramiento de Percy Gibson, poeta arequipeño, fue Germán Leguía yMartínez (1861-1928), ministro de Estado, primo del Presidente de la República,exprefecto de Arequipa y uno de "los bohemios de 1886" y del "Círculo Literario".Don Manuel no tuvo nada que ver.
 
3
Clemente Palma (1872-1946), conservador de la Biblioteca Nacional, dirigía larevista
Variedades 
, de Lima, desde su fundación. Sus editoriales, titulados
"De  jueves a jueves" 
, criticaban sistemática y mordazmente al primer gobierno deLeguía. Éste reaccionó contra el periodista destituyendo al empleado público(Clemente lo era). En su reemplazo nombró a Percy Gibson. Mucho más tarde,cicatrizada la herida de 1912, Clemente Palma apoyó a Leguía durante la últimaparte de su dictadura de once años, y fue diputado oficialista por Lima. Conejemplar lealtad, a raíz de la inicua muerte de Leguía, y afrontando iras temibles,Clemente Palma publicaría un folleto defendiendo al infortunado gobernante.Volviendo a nuestra historia: al recibir la nota de 13 de febrero nombrando aGibson en lugar de Clemente, don Ricardo ofició al director de Instrucción Pública,con fecha 15 del mismo mes, rechazando el incumplimiento del artículo 3° delReglamento de la Biblioteca (4 de julio de 1884), por lo que presentó renuncia delcargo.El 17 de febrero, el director de Instrucción, don Justo Pérez Figuerola, comunicó adon Ricardo que el gobierno, satisfecho de sus servicios, rechazaba su renuncia.El 22 de febrero, Palma retrucó: si el Ejecutivo se hallaba satisfecho de susservicios (y de conformidad con el Reglamento), anunció que oportunamentepropondría al reemplazante de su hijo Clemente. El Gobierno derogó entonces elreglamento de la discordia, según el cual, el director de la Biblioteca era el únicocapacitado para proponer a los empleados. En consecuencia, el 27, el ministerioexpresó a Palma que se había resuelto "mantener el nombramiento expedido el 6de febrero a favor de don Percy Gibson".El 1° de marzo, Palma, que había propuesto al poeta Alberto J. Ureta, lo cualhabía sido desestimado, insistió (por segunda vez) en su renuncia. Por oficio del 4de marzo, la dirección de Instrucción comunicó a Palma que, nuevamente, noaceptaban la renuncia. El mismo 4 de marzo, don Ricardo, en tono altivo, dice aldirector de Instrucción: "En tal virtud, ruego a Ud. se sirva trasmitir al SupremoGobierno mi insistencia en la renuncia"; era la tercera vez.El 6 de marzo el Gobierno resuelve, en vista de la insistencia de Palma, aceptar surenuncia y nombrar en su reemplazo a González Prada, "quien deberá practicarinventario minucioso y elevarlo al Gobierno". Así dice la Resolución Supremamencionada, según la transcribe el mismo Palma en la página 21 del folleto
La Biblioteca de Lima.
De estos documentos y de la propia versión de don Ricardo, se desprende que,durante tan desagradable incidente, Prada no tuvo ninguna intervención, y que laobligación de hacer un inventario y de dar cuenta de él, le fue exigida en sunombramiento, por mandato ineludible del gobierno.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->