Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ananda K. Coomaraswamy, del idealismo a la Tradición.- Giovanni Monastra

Ananda K. Coomaraswamy, del idealismo a la Tradición.- Giovanni Monastra

Ratings: (0)|Views: 108 |Likes:
Estudio sobre el pensamiernto de Ananda K. Coomaraswamy
Estudio sobre el pensamiernto de Ananda K. Coomaraswamy

More info:

Published by: José Antonio Hernández García on Jan 03, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/22/2013

pdf

text

original

 
A
NANDA
K.
 
C
OOMARASWAMY
:
DEL IDEALISMO A LA TRADICIÓN
 
Futuro Presente 
, n. 3, 1993
Traducción del italiano de José Antonio Hernández García 
Entre los exponentes del llamado «pensamiento tradicional», Ananda KentishCoomaraswamy es una figura destacada y, quizás, la más interesante: representael mejor ejemplo de cómo se puede actuar efectivamente en el mundocontemporáneo sirviéndose de los instrumentos típicos de nuestro tiempo paratransmitir un mensaje cultural antagónico a los valores corrientes de lamodernidad. Coomaraswamy demuestra que el pensamiento de las grandestradiciones metafísicas puede ser expresado mediante la cultura académicaoccidental, sin por ello banalizarlo o hacerlo estéril, y sin privarlo de su«inquietante» valor sapiencial.
U
N ESTUDIANTE BRILLANTE
 
Ananda Kentish Coomaraswamy nació en Colombo, en la isla de Ceilán, el 22 deagosto de 1877, y fue hijo de un eminente personaje local perteneciente a la etniaTamil
 –
Sir Mutu Coomaraswamy
 –
y de una mujer inglesa proveniente de Kent
 –
Elizabeth Clay Beeby. El nombre de la familia deriva de una divinidad hindú,Skanda Kumara, la cual tiene dedicado un templo en la isla, en Katargama. Elsufijo «swamy» significa «maestro», «señor» o «dueño», y posteriormente seañadió al nombre de familia, lo que es característico de la clase media queconstituye la burocracia de alto nivel en Ceilán. El padre era un hombre muy ligadoa las tradiciones de su país, pero también capaz de moverse ágilmente en elmundo de los ingleses, los colonizadores (varias veces estuvo en la Gran Bretaña,donde frecuentaba los círculos más reservados y exclusivos y donde conociótambién a su futura esposa).
 
A
NANDA
K.
 
C
OOMARASWAMY
:
DEL IDEALISMO A LA TRADICIÓN
 
Giovanni Monastra
 
2
Se mostró como un hombre de una elevada cultura filosófica, religiosa yliteraria, pero también como combatiente político. Se pueden recordar las severascríticas que profirió contra el uso del dinero recabado de las tasas pagadas por lapoblación no cristiana de Ceilán para financiar la iglesia de Inglaterra en la isla; sulucha contra la occidentalización de la cultura local; e incluso su traducción detextos budistas y de un drama tamil. En muchos aspectos, el hijo seguirá la huelladel padre. No obstante que apenas lo conocerá
 –
pues Sir Mutu murió cuandoAnanda no cumplía todavía los dos años
 –
su influencia fue enorme en el planopsicológico y espiritual.Después de la muerte de su marido, Elizabeth Beeby se estableció de nuevoen la Gran Bretaña, donde educó a su hijo siguiendo los cánones ingleses. Hayque hacer notar oportunamente que en los años noventa del siglo XIX el jovenCoomaraswamy estuvo influido por las ideas de
William Morris
(1834-1896), unsingular personaje animador de un movimiento de trasfondo socialista utópico,autor que siempre le pareció entrañable, incluso hasta el final de su vida.En la universidad, Coomaraswamy decide seguir una orientación de tipocientífico y se titula en Geología y Botánica en Londres. Roger Lipsey, su biógrafoestadounidense, con justicia ha recalcado que esta formación le resultóinmensamente útil cuando cambió de actividad, al pasar primero a los estudios dearte y después a la metafísica, pues le permitió adquirir una mentalidadsistemática que se volvió muy representativa de él
1
.Durante algunos años, y unavez de regreso a Ceilán, Coomaraswamy efectúa investigaciones geológicas decampo, cuyas observaciones publica en artículos de revistas especializadas. Losresultados de su trabajo fueron muy satisfactorios: publicó mapas geológicos,descubrió yacimientos de mica, grafito y otros minerales, de entre los cuales, en1904, identificó uno nuevo, la
thorianita 
, un óxido de thorio y uranio, etcétera.En 1906 obtuvo
 –
por vez primera para un ciudadano de Ceilán
 –
el doctoradoen Geología y Botánica por la Universidad de Londres. Su importancia científicafue ampliamente reconocida, al grado que fue nombrado responsable deinvestigaciones mineralógicas de Ceilán. Pero el hombre, mientras tanto,cambiaba el horizonte de sus intereses. De hecho, en los años que transcurrieron
 
A
NANDA
K.
 
C
OOMARASWAMY
:
DEL IDEALISMO A LA TRADICIÓN
 
Giovanni Monastra
 
3
mientras viajaba a través de Ceilán para sus investigaciones geológicas,Coomaraswamy
 –
acompañado por su primera esposa, Ethel Mary Partridge unaexcelente fotógrafa
 –
tuvo la oportunidad de conocer bien la producción artísticatradicional de la isla. Los esposos Coomaraswamy comenzaron a interesarsetambién en estos aspectos y recolectaron un vastísimo material etnográfico de tipomuy variado: objetos, anotaciones y también fotos de artesanos trabajando en laslocalidades más aisladas y, por lo tanto, aún no contaminados por elindustrialismo, y donde se seguían los antiguos procedimientos. Por un brevetiempo coexistieron el geólogo y el estudioso del arte. Libros como el notable
Arte cingalés medieval 
(1908) contenían los frutos de su trabajo de campo
 –
solitario ypionero
 –
desarrollado en los años previos.Hay que recordar que un hecho casi simbólico señaló al joven estudiosoangloindio. Lo cuenta él mismo en
Borrowed Plumes 
(1905), un ensayo en parteautobiográfico: fue una visión reveladora de la realidad, algo similar a lo que lesucede al joven príncipe Siddharta cuando huye del palacio paterno y ve a unviejo, un enfermo, un cadáver y un monje
 – 
quien, por elección, vivía de la limosna
 – 
 cuatro figuras que simbolizaban, por una parte, los males y las desgracias delmundo y, por otra, el camino de quien, habiendo abandonado las pasiones y losvínculos con la existencia, no padece el devenir. Un día, Coomaraswamy encontróen el campo a una mujer cingalesa con su hijo, ambos vestidos a la usanzaeuropea, que contrastaban totalmente con el ambiente. No eran pobres, sino quemás bien pertenecían a una clase un poco venida a menos pero conservabanincólume su dignidad.Eran
 –
escribe el autor
 –
los convertidos a una religión extraña y acostumbres extranjeras, igualmente ajenas e incomprendidas. Porello, regresaba a mi mente todo lo que había visto en los últimosdos años acerca de la ruina de la vida y de las usanzas localesfrente a la civilización que avanzaba [...]. Y yo reconocía que esoformaba parte de lo que estaba sucediendo en todo el mundo, osea, la continua destrucción del carácter nacional de laindividualidad y del arte [...]; nuestra civilización oriental ya estabaaquí hace dos mil años, ¿será su espíritu totalmente destruidoante el impacto del nuevo mercantilismo del Occidente? [...]

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->