Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
26Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Ideologismo, historicismo, relativismo, objetividad y cientificismo

Ideologismo, historicismo, relativismo, objetividad y cientificismo

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 4,529|Likes:
IDEOLOGISMO, HISTORICISMO, RELATIVISMO,
OBJETIVIDAD Y CIENTIFICISMO
IDEOLOGISMO, HISTORICISMO, RELATIVISMO,
OBJETIVIDAD Y CIENTIFICISMO

More info:

Published by: William Montgomery Urday on Nov 03, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/12/2013

pdf

text

original

 
Revista Libertas 19 (Octubre 1993)Instituto Universitario ESEADEwww.eseade.edu.ar 
IDEOLOGISMO, HISTORICISMO, RELATIVISMO,OBJETIVIDAD Y CIENTIFICISMO
Rubén R. ZorrillaEl ideologismo, como posición epistemológica, ejerció una gran influencia, especialmenteen las ciencias sociales (antropología, psicología y, sobre todo, sociología, entre otras).Aunque desvencijado por la caída estrepitosa de las experiencias socialistas, sobrevive, aveces larvado, en la interpretación de intelectuales, políticos, periodistas y, más escondida eingenuamente, en la gente.Sostendré que se funda en una concepción historicista, que conduce inevitablemente alrelativismo y que niega la objetividad científica. Como en los medios académicos y en laliteratura socialista o marxista de nuestro país (que en gran medida se confunden, al menosen un pasado reciente) se usó y abusó, en ruidosas controversias, del término "cientificista",me detendré en las variadas significaciones de su contenido.
1. La noción de “ideologismo”
Para clarificar el contenido de las argumentaciones que siguen, comenzaré por definir quéentiendo por “ideologismo”: es la posición epistemológica que considera inevitable lainfluencia de la “ideología”(1) en la
validez
-y no meramente en la
 formulación
(2)- decualquier sistema de hipótesis, sea cual fuere el ámbito de la realidad que considere. Esdecir, es fundamental descubrir o filiar la ideología antes que reunir datos de la baseempírica para estimar el grado de veracidad de una teoría. Las consecuencias de las que
no
 son conscientes los adeptos de esta posición son claras:1. Desestimar la práctica (de la teoría), la experiencia, la observación o la experimentación,concediéndoles un lugar secundario o totalmente irrelevante, en beneficio del sistema devalores (asumidos según un modelo axiológico simplista y sacralizados por un“humanitarismo” resueltamente politizado) del que sostiene el ideologismo. Aquí loimportante no es saber si la teoría es compatible o no con el comportamiento de la realidad,y en qué grado, más allá de nuestros deseos, sino descubrir si sus supuestos valorescoinciden con los nuestros. Así se eleva al primer plano averiguar
quién
es el que afirmaalgo, y cuál es su lugar en la estructura social, en lugar de indagar
qué 
dice y cuál es lacorrespondencia que guarda su teoría con la base empírica, con total independencia de losantecedentes existenciales (emocionales, valorativos) que constituyen inevitablemente sucondicionamiento social, histórico y personal.2. Sustituir la lucha de ideas pacífica, o la discusión, sobre la base de aceptar un árbitroneutral (los datos de la realidad, reunidos mediante la operación de métodos y técnicascompartidos y perfectibles, no perfectos) por la lucha política y el intento de aniquilarfísicamente al rival mediante el ejercicio de la meta última, que es la toma del poder. Losherejes deben ser aplastados o intimidados, y para eso está la dictadura, con su censuratotal, sus paredones, sus campos de concentración y sus hospitales psiquiátricos.(3) Así se
 
Revista Libertas 19 (Octubre 1993)Instituto Universitario ESEADEwww.eseade.edu.ar 
construían, de consuno, la sociedad “sana” y el hombre “nuevo”. Este sueño demencialaparece recubierto, con ácida ironía, por la máscara de un “nuevo humanismo”, agitado aveces como bandera por algunos de sus candorosos partidarios.(4)3.Rechazar, con el pretexto de que se hallan unidas a ideologías “reaccionarias” o“conservadoras”, ideas o sistemas de hipótesis contrarios a los que apoyan los ideologistas,con el propósito de aceptar acríticamente sus propias ideas (o ideologías). De esta manera,sus hipótesis e ideologías, por una presunta “reducción” al absurdo, se colocan a cubierto decualquier turbadora contrariedad derivada del conocimiento empírico. En rigor, cualquierprueba extraída de la práctica, la experiencia o la experimentación (sin hablar de lasargumentaciones relacionadas) es insuficiente para los ideologistas, dado que ellos cuentancon “la” ideología indudablemente “buena”. La asumen como un dogma y cualquierllamado a buscar su contrastación con la realidad es calificado de “cientificismo”, cuando esen los hechos la única praxis de la ciencia: comparar las previsiones de la teoría con elcomportamiento de la realidad, en un proceso infinito y lleno de incertidumbre, paraseleccionar, por eliminación, sistemas de hipótesis alternativas o en competencia.4. Específicamente, el ideologismo llama la atención, sin arrojar claridad en sus complejosmatices, sobre la idea evidente de que cualquier expresión teórica responde a “intereses”socialmente determinados, y que son estos intereses –que pueden ser “legitimas”(5) o no-los que confieren validez explicativa última a su teoría. Otra vez aparece el rasgo comúnque une a los más variados ideologistas: en lugar de que ella (la teoría) sea evaluada através de un grado variable de correspondencia (mediante indicadores empíricos) con larealidad a la que trata de describir o explicar, es aceptada o desechada, en cambio, segúnsean los “intereses” a los que presumiblemente responde, como modelo expreso de lainterpretación racional de esos intereses. Aquí lo fundamental es identificar lasmotivaciones “materiales” que presuntamente defiende la teoría. Se supone que estosintereses son aceptables sobre la base de la propia ideología (en este caso la teoría esconsiderada “correcta” o “verdadera”) o inaceptables (en cuyo caso es falsa o constituyeuna racionalización, es decir, una justificación que simula razones). Esta crucial decisióndepende -para el ideologista- del grupo social o clases cuyos intereses se hayan elegidocomo criterio para definir lo aceptable o inaceptable. El criterio es inferido desde unaconcepción historicista; se considera que algunos grupos o clases son o llegan a ser (¡ay, eldevenir!) esencialmente “progresistas” (aceptables) o retrógrados. Por lo tanto, para juzgarla validez de una teoría es suficiente preguntarse si está “a favor” o “en contra” de losintereses atribuidos a los grupos o clases considerados “progresistas” (debido al presuntofallo de la Historia tal como es interpretada por el ideologista). Si está a favor diremos quees cierta; si está en contra, deduciremos que es falsa. En esta perspectiva, el análisis de las
condiciones sociales
de la teoría sustituye al análisis de sus
referentes
empíricos. Por ende,no existe verdad (en el sentido de correspondencia con los hechos), ni objetividad científica(entendida como control intersubjetivo del conocimiento). Aceptar esta última sería“cientificista”.La conclusión sería de un penoso relativismo epistemológico si no se asumiera unhistoricismo salvador que ofrece criterios para la decisiva estimación de lo “viejo” y de lo“nuevo”, de lo que va inexorablemente a perecer y lo que adviene para reemplazarlo. Esos
 
Revista Libertas 19 (Octubre 1993)Instituto Universitario ESEADEwww.eseade.edu.ar 
criterios permiten descubrir al grupo o clase que entraña el “futuro de la Historia” y quehace posible determinar el valor de la teoría.Ésta es vista entonces en función, no de su correspondencia con la realidad y por ello de supracticidad real, sino de su
 práctica política
, es decir, de su instrumentalidad social paramovilizar instituciones y grupos, con absoluta prescindencia de su contenido de verdad. Losmitos más absurdos pueden ser difundidos así con asombroso éxito político. El ideologistaconfunde la instrumentalidad política de una teoría con la verdad, que conduce a la prácticaexitosa del conocimiento (a veces en el largo plazo) pero no necesariamente al éxito en lapráctica política inmediata.Debido a esta confusión, el transitado éxito político de una ideología es a sus ojos la pruebairrefutable de la verdad de la “teoría” que actúa como sustento. No advierte que la falsedad,precisamente, puede ser el constituyente esencial de su atractivo, y por consiguiente de untriunfo político. La verdad es, por el contrario (al menos en la mayoría de los casos), ungran estorbo político, porque es indiferente a las ilusiones que mueven a los seres humanos,si bien ellas no son el único componente que dinamiza su acción. En el éxito político seprueba entonces la validez (como conocimiento) de la teoría que describe o explica los
usos
 de las teorías (o ideologías) utilizadas
como instrumentos
políticos, pero no la validez (ocontenido de verdad) de esos instrumentos
como teorías
.Estas consideraciones no implican aceptar ninguna variedad de irracionalismo, sino unaracionalidad (no racionalismo) que incorporará la dimensión irracional, arracional, o quepersigue metas erradas o ilusorias, a la interpretación del comportamiento humano y enespecial de la conducta política.
2. Ideologismo, historicismo y objetividad científica
Se hace patente que el desplazamiento constitutivo del ideologismo (pasar de recoger obuscar los referentes empíricos de la teoría a la consideración, en cambio, de suscondicionamientos sociales) es epistemológicamente espurio. Significa caer en la falacia
ad-hominem
. Los condicionamientos –de cualquier tipo que sean- no dicen nada acerca dela verdad o falsedad de la teoría, aun en el supuesto de que pudieran detectarse clases ogrupos “progresistas” o “retrógrados” mediante el procedimiento, candorosamenteinterpretado como sencillo, que consiste en colocarse a favor de los “intereses” que porta elgrupo o clase que preanuncia -presumiblemente- lo que vendrá.En síntesis, si desmontáramos el ideologismo encontraríamos los siguientes pasos:1. Observar la historia
como un todo
para descubrir sus etapas e individualizar las clases ogrupos más significativos de su transformación
evolutiva
. (Aquí reposa la “totalidad” queexigen los marxistas con el fin de tomarla como objeto [o criterio] capaz de dar una medidapara evaluar los aspectos parciales o coyunturales.)

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->