Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Rojas - Chile y La Construcción de su Imaginario

Rojas - Chile y La Construcción de su Imaginario

Ratings: (0)|Views: 479 |Likes:
Published by musicologia
Material para la asignatura de Historia, prof. Víctor Rondón.
MagMus, 2008
Material para la asignatura de Historia, prof. Víctor Rondón.
MagMus, 2008

More info:

Published by: musicologia on Nov 03, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/12/2012

pdf

text

original

 
Le Monde diplomatique / Septiembre 2008
Chile y la construcción de su imaginario
por Miguel Rojas Mix*
* historiador y pensador latinoamericano. candidato al premio nacional de historia 2008, propuesto por la usach, universidadque hace tres años lo distinguió con el grado de doctor honoris causa.
El Bicentenario:Unahistoriaen igenes Toda Ibero Arica parece haber decidido conmemorar el Bicentenario de una u otra Independencia. Elmovimiento independentista se inicia en Nuestra América en 1810 y se extiende en la América del Surhasta fines de 1824, cuando Sucre con un ejército de patriotas de todo el continente derrota en Ayacuchoal último ejército español.La dimensión hisnica y continental del hecho no debe hacernos olvidar que antes, al iniciarse el año1804, Haití había declarado su independencia conjuntamente con la abolición de la esclavitud. Hace poco sereunieron en Río de Janeiro los mandatarios de Brasil y Portugal, Lula da Silva y Cavaco Silva paraconmemorar los 200 años de la llegada de la familia real portuguesa a la ciudad carioca el 8 de marzo de 1808.Entre 1808 y 1822, el país fue sede de la corona portuguesa sin dejar de ser colonia.Les queda a los brasileños por conmemorar 1824, cuando de imperio a imperio el país se hizoindependiente con don Pedro I, y 1889 cuando dejó de ser imperio y pasó a ser república. Por esas fechas, añosdespués, en 1898, obtuvo Cuba su independencia de España -aunque quedó bajo la Enmienda Platt. Y no digoPuerto Rico porque acabó asociado a los faldones de los EE.UU. Pero no sólo las naciones de América,también España está de Bicentenario. Goya pintó las fechas: el 2 de mayo de 1808, cuando el pueblo se levantaatacando con palos y cuchillos a los mamelucos, mercenarios egipcios del ejército francés, que recordaban a losespañoles los temidos moros, y el 3 de mayo, cuando contempló desde su ventana la ejecución de lossublevados.
CARICATURA ANONIMA (RojaMix)
 
Goya fijó para la historia las imágenes del levantamiento con que se inicia la Guerra deIndependencia. En Chile nos preparamos desde la vuelta del siglo a esta conmemoración. ElBicentenario es un jalón que nos obliga tanto a mirar la historia como a avizorar el futuro. Abreespacios para la reflexión. Obliga a plantearse muchas preguntas. Sin duda muchas de las que se hanpropuesto carecen de sentido histórico, como si valió la pena la independencia. Son preguntas quepertenecen al género de la ucrania, no de la historia. En el concreto campo de la historiografía, elBicentenario obliga a pensar la forma de difundir mejor los hechos históricos fundacionales y de losaños transcurridos desde entonces. Conmemorar quiere decir "recordar con", memoria conjunta,colectiva. A eso tenemos que abocarnos. La historia es la base de nuestra identidad, la que da sentido anuestra cultura. Pero como decía Ortega y Gasset la identidad cultural no es sólo un elemento que sebusca en el pasado, sino que mira al futuro en tanto es un proyecto colectivo. Escribí en alguna parteque las raíces de la identidad estaban en el futuro.La historia hay que contarla; para que la nación exista es necesario que se cuente. Si no se cuenta noconstruye una imagen que le permita hacerse. No hay posibilidades de crear un imaginario nacional sin unrelato sobre los orígenes de la nación, sus cualidades únicas, sus héroes y sus hazañas. Mas es precisoanalizar cómo se cuenta la nación. En el contexto del Bicentenario debemos comenzar por establecer lassecuencias de acontecimientos que preparan los hechos. Desde luego la independencia no se produjo de undía para otro, se fue causando con los años. Desde el siglo XVIII empieza a desarrollarse con elpensamiento de la Ilustración una idea de progreso que se asocia a un sentimiento nacional naciente; senti-miento que se expresa particularmente a fines de la Colonia en el amor a la tierra, en la pugna por lalibertad de comercio y en los deseos de autonomía; sentimiento que incuba el criollismo intelectual que seexacerba precursor en el exilio jesuita. El abate Molina que escribe en Bolonia el
Saggio sulla storia naturale del Cile 
(1782) y cinco años más tarde el:
Saggio sulla storia civile del Cile 
es el mejor ejemplo de este sentimientoque inscribe la historia de Chile en la senda del progreso.
José Gil de Castro, Don Bernardo O'Higgins, Director Supremo, 1821(Coleccn MNBA)
Los pueblos se cuentan y se imaginan. Hace años que mededico a estudiar los imaginarios históricos. A trabajar la imagencomo documento, no a utilizarla como ilustración. La imagen tienela ventaja de agregar el sentimiento a la información, por eso lossímbolos nacionales resultan tan emotivos. Es mucho más duro veruna masacre en televisión que leer el suceso en un periódico.Además revela lo que los textos a menudo no muestran, incluso loque ocultan, las circunstancias en que las cosas se vivieron; lasigenes realzan la acción y, eventualmente, a sus protagonistas los transforma en iconos referenciales. Elimaginario nacional es un referente que me indica quién soy en el planeta, fija mi identidad, me enseña areverenciar y a emocionarme, a la vez que condensa valores y principios en que la nación fundamenta sucohesión.
 
La nación es una comunidad imaginada...
Toda nación tiene que dar una imagen de sí misma que reproduce en sus símbolos patrios. Loshimnos nacionales dan testimonio. La Marsellesa define la Francia por el sentido republicano con que secancela la monarquía: "Adelante, hijos de la Patria" -exclama. La revolución los ha hecho ciudadanos, handejado de ser súbditos del rey. Los chilenos cuando entonamos el himno nacional, en primer lugarcantamos a la geografía. La geografía siempre fue una obsesión, un elemento significante de la identidadchilena. La ha magnificado Neruda: "Antes de la peluca y la casaca /fueron los ríos, ríos arteriales/ fueronlas cordilleras...", enloquece a Benjamín Subercaseaux: "Chile una loca geografía". Y Huidobro, coningenio, alude a sus desacompasadas dimensiones cardinales cuando anota: "Los cuatro puntos cardinalesson tres: norte y sur". Todavía comenzando el siglo XX decían los historiadores eurocéntricos mirando a laextera europa que hay pueblos que sólo tienen geografía, pero no tienen historia. Chile ha hecho de sugeografía, historia; en parte porque desde Ercilla a Neruda, artistas, escritores e historiadores han pensado eimaginado el país ajustado en su paisaje.
 ATapices de Indias, Mobiliario Nacional, Francia Rojas Mix)
Cuando la historia se cuenta, siempre se imagina. A menudo asalta la duda sobre cuál es la parte de realidady cuál la dosis de fantasía en un relato. Según sea la proporción estamos en la ficción o en la historia. Enhistoria la imaginación a menudo toma forma de ideología: selecciona hechos y personajes para legitimarsituaciones de poder o de casta. Voltaire satirizando esta práctica decía: "Los historiadores son unostramposos que hacen triquiñuelas con los muertos". En los años cuarenta del siglo en que nací se publicóun tomo titulado
Episodios Nacionale
. Guardo un ejemplar en mi biblioteca. Ilustra 150 hechos que cons-tituirían el devenir histórico de Chile. Como su prólogo lo reconoce, son todos -de cerca o de lejos- hechosde armas.Hace algo así como diez lustros que comencé a estudiar las representaciones sociales y losimaginarios. La imagen artística de Chile que publiqué a fines de los años sesenta fue un primer ensayo; elúltimo, en búsqueda de un método para abordar el conocimiento visual. El imaginario: civilización ycultura del siglo XXI, es obra de hace poco s de un año. Complementar los métodos tradicionales de

Activity (5)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Evento Luthiers liked this
dionisis09 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->