Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
2Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
"Diferencias entre patriotismo y nacionalismo". Autor: Lydia Morales

"Diferencias entre patriotismo y nacionalismo". Autor: Lydia Morales

Ratings: (0)|Views: 817|Likes:
Published by Flavia Casiana
Reseña sobre el libro "Por amor a la patria" del politólogo neorepublicano Mauricio Virolli
Reseña sobre el libro "Por amor a la patria" del politólogo neorepublicano Mauricio Virolli

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Flavia Casiana on Jan 08, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

03/17/2013

pdf

text

original

 
SOBRE LA DISTINCN ENTRE PATRIOTISMO NACIONALISMO
Por Lydia MoralesEn su libro
Por amor a la patria
1
Maurizio Virolli, profesor de Teoa Potica de la Universidad de Princeton, recuerda que ellenguaje del patriotismo moderno fue construido sobre el legado delos clásicos. Los filósofos, historiadores y poetas modernos tomaronde las fuentes griegas y romanas tanto el contenido religioso como elpolítico del patriotismo. Como diversos autores han señalado, elpatriotismo clásico tiene una profunda veta religiosa. La
 patria
de losclásicos es la tierra, los templos y las instituciones de los padres, unámbito sacralizado por los Dioses, vinculado a los héroes y los sabios,regulado por las leyes y santificado por la adoración. Por esta razón
“el patriotismo clásico es un sentimiento enérgico, la supremavirtud” 
en la que las demás virtudes convergen.
“Lo que el Hombreconsidera s precioso esrelacionado con la idea de patria, porque a ella están ligados su propiedad, su seguridad, sus leyes, susvalores y sus Dioses. Perderla significa perderlo todo”.
 Tal patriotismoreligioso une a los clásicos y a su patria –a la vez generosa y severa-con un vínculo sagrado. Implica un amor exigente, sin condiciones nidistinciones entre unos ciudadanos y otros. Como consecuencia deese elemento religioso del patriotismo clásico, la tradicióngrecorromana reserva la gloria perenne y la beatitud eterna, no sóloa los filósofos que han logrado la iluminación, sino también a loshéroes civiles. En el mundo clásico la divinización está ligada a lasabiduría y al heroísmo. Así pues, a los buenos gobernantes y a losciudadanos excelentes les aguarda un destino solar.Sobre este fondo sagrado se desarrolla el vector propiamentepolítico del patriotismo clásico, basado en la identificación de la
república
con la libertad y el bien comunes. Cicerón, por ejemplo,relaciona la patria con la libertad y con las leyes. Salustio presenta ala patria y a la libertad como contraposición al gobierno oligárquico.Quintiliano distingue entre la
natio,
el aspecto etnográfico de unpueblo, y la
 patria,
entendida como las leyes y las instituciones de suEstado. Dicha patria entendida como
res publica
exalta la
 pietas
y la
caritas,
el respeto y la benevolencia, dirigidos a la propia patria y alos compatriotas. Esta concepción del patriotismo quebrará con elhundimiento del mundo clásico y no volverá a aparecer hasta elresurgimiento de ese mundo en las ciudades-estado italianas delRenacimiento. En la Edad Media cristiana la sacralidad del Estado y elconsiguiente carácter religioso del patriotismo desaparecieron. Lasacralidad se transfirió a la institución eclesiástica y el orden políticose convirtió en un brazo secular servidor de la Iglesia o tutelado porella. Caballeros y vasallos se sacrificaban
 pro domino,
por un señor(un noble, un monarca, la propia Iglesia), no
 pro patria,
no por un
1
 
Estado cuyas leyes e instituciones fueran garantes de un bien comúnfundamentado en la justicia y la libertad. La Edad Media cristianahonraba un vínculo de fidelidad o fe con un
dominus,
no la
virtus
cívica.Fue en el contexto intelectual de las repúblicas italianas y delRenacimiento donde el significado clásico de la patria y el patriotismofue recuperado de nuevo. Virolli hace en su libro un repaso por losfilósofos políticos más significativos del periodo. En el
Tractatus debono communi
(1304) Remigio de Girolami señala que el fundamentomás preciado de la vida civil es
“vivir juntamente en concordia y bajola protección de leyes justas”.
El amor a la patria impone sobreaquellos que gobiernan la república la obligación de buscar el bien detoda la comunidad.
“El bien común es la fuente del honor y la gloriade los ciudadanos, pues no hay nada más noble ni glorioso que ser ciudadanos de una patria libre donde se satisface el bien común”.
Lacorrupción política empobrece y lesiona la propia vida del individuo.La destrucción de la patria, y la consiguiente pérdida de la cualidadde ciudadano, destruye al propio Hombre, pues
“no se puede vivir una vida humana propiamente dicha sin ser ciudadano”.
Por estarazón un ciudadano no puede permanecer pasivo ante la corrupción olas amenazas de destrucción que pongan en peligro la salud o la vidade la república.La moral civil fue especialmente analizada por Matteo Palmierien su
Vita civile
(1435-40), donde se subraya que las obligacionespara con la patria están por encima de las obligaciones para con losfamiliares. El vínculo civil tiene una cualidad espiritual que lo dota deuna calidad superior a los meros nculos naturales. Palmierirecupera en toda su extensión el elemento religioso del patriotismoclásico: defiende para los buenos gobernantes y los ciudadanosexcelentes un s allá bienaventurado. Alamo Rinuccini, en su
Dialogus de libertate
(1479), analiza por su parte el tema de laobediencia y la ciudadanía. La libertad –intelectual, personal opolítica- es patrimonio de los espíritus fuertes y estos espíritus noestán obligados a obedecer a otros
“salvo que sus órdenes sean justas y legítimas y sirvan a un propósito útil para la comunidad” 
. Así pues, sólo aquellos que posean fortaleza interior y ecuanimidadpueden ser gobernantes letimos y ciudadanos dignos para larepública. Rinuccini denuncia
“la falta de fortaleza y la vil ambición” 
de quienes no se atreven a enfrentarse a los gobernantes tiránicos ysus partidos permitiendo, de ese modo, la servidumbre y elquebranto de la patria.Para los filósofos del Quattrocento –y éste es un mensaje quehoy conserva toda su fuerza y validez-
“lo opuesto al patriota quesirve a la libertad y al bien común es el ciudadano corrupto que sólofavorece sus intereses particulares o los de su partido”.
Leone-Battista Alberti remarca que
“el ciudadano sensato sabe que el buenorden de la república no se puede preservar si los ciudadanos sólo se preocupan de sus intereses privados”.
Por lo tanto, incita al buen
2
 
ciudadano a que se comprometa en el servicio a la república
“paraevitar que ésta caiga en manos de ambiciosos que usarían la fuerzadel poder para corromper tanto la vida pública como la privada”.
En la Florencia del siglo XV, como señala Virolli, estepatriotismo de raíz clásica incorporaba, además del compromiso conla república, con la libertad y con el bien común, otros elementos delmundo grecorromano como
“la celebración de la superioridad militar  y cultural de la ciudad, la nobleza de los antepasados y la pureza dellenguaje”.
En su
Laudatio florentinae urbis
(1403-04), Lorenzo Bruni,además de exaltar el esplendor y la distinción de Florencia y derecordar que sin justicia y sin libertad
“no merece la pena vivir”,
remarca dos elementos importantes. El primero, el de la igualdadcívica que no tolera
“la arrogancia o el menosprecio a los otros” 
y elsegundo, el de la acogida a aquellas personas de mérito y amantesde la libertad que han sido maltratadas en sus patrias de origen. Todos aquellos que han sido condenados al exilio por conjuras,envidias o poderes despóticos pueden encontrar una nueva patria enFlorencia.
“Mientras Florencia siga existiendo, a nadie le faltará deverdad una patria”,
dice Bruni. En su
Discurso para el funeral deNanni Strozzi
, un noble florentino caído en combate contra lasfuerzas del Duque de Milán, Bruni exalta la forma de gobierno deFlorencia frente a los regímenes tiránicos.
“Por patria se refiere –encompleto acuerdo con los republicanos romanos- a la república libre.Florencia, señala, tiene una constitución popular pensada para proteger la libertad y la igualdad cívica de todos los ciudadanos. Semerece, por tanto, la devoción de sus ciudadanos porque les permitea todos y a cada uno de ellos ‘vivir libres del miedo de los hombres’ y optar a los más altos honores públicos”.
A los florentinos reunidos enel funeral de Strozzi Bruni quiere inculcarles, no sólo el amor por lalibertad común, sino también el orgullo de ser ciudadanos y artíficesde una república excepcional.Pero incluso una gran reblica necesita un ojo crítico queseñale sus puntuales injusticias e imprudencias. Florencia lo encontróen Nicos Maquiavelo, quien sirva su patria
“con todas susenergías y con una honestidad impecable”,
sin por ello dejar dedenunciar las faltas que veía. Su ideal patriótico está enraizado, unavez más, en la república de Roma, cuyas virtudes cívicas debían serinculcadas a la juventud florentina. La falta de virtud cívica da paso ala corrupción y ésta a la decadencia y la pérdida de la libertad.Maquiavelo consideraba el establecimiento de leyes justas y laguarda escrupulosa de éstas como la piedra angular de todo eledificio potico: es aldonde descansaba la diferencia entre el
“vivere libero” 
y el
“vivere servo” 
.
“Fue primordialmente por su amor a la reblica por lo que el pueblo de Roma consiguió ser libredurante siglos. Las muchas y buenas leyes a favor de la libertad pública que fueron aprobadas durante la república se debieron a lavoluntad de los plebeyos de no ser oprimidos y a su determinaciónde resistirse a la insolencia de un sector de los patricios. El biencomún (o la patria), como recalca Maquiavelo, al que las gentes de
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->