Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Etica Ciencia y Cultura

Etica Ciencia y Cultura

Ratings: (0)|Views: 251|Likes:
recientemente aparecieron unas cartas intercambiadas entre einstein y un filosofo japones sobre la responsabilidad del científico y su justificacion del lanzamiento de la bomba atomica sobre japon
recientemente aparecieron unas cartas intercambiadas entre einstein y un filosofo japones sobre la responsabilidad del científico y su justificacion del lanzamiento de la bomba atomica sobre japon

More info:

Categories:Types, Research
Published by: gustavo mejia fonnegra on Jan 09, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/05/2013

pdf

text

original

 
ETICA, CIENCIA Y CULTURAGustavo Mejía Fonnegra"El más importante esfuerzo humano está en alcanzar moralidad en nuestrasacciones. Nuestro balance interno e incluso nuestra misma existencia dependen deesto. Solo moralidad en nuestras acciones puede dar belleza y dignidad a la vida.Hacer de esto una fuerza vital y llevarlo a clara conciencia es quizás la más importantetarea en la educación." (1) A. Einstein¿a quién sirve mi actividad científica? ¿Cuál es el papel que juega la ciencia ennuestra sociedad? (2)Levy Leblond, J.M. ³No, la ciencia no es neutral´.En todo caso, la intensificación de la reflexión moral y la confluencia de las trescorrientes éticas signadas por la ciencia -la ética descriptiva, la ética analítica y la éticade la ciencia- hacen concebir la esperanza de que se deje de considerar la ética comoun muestrario de opiniones, arbitrariedades y utopías de pensadores ilustres, y sepase a construir una ética científica, como ciencia de la conducta deseable, queemplee el método científico y los conocimientos científicos acerca del individuo y lasociedad. (3)Mario Bunge. Ética y ciencia.Partiré en este trabajo del análisis de estos tres primeros enunciados.En el primero Einstein nos habla de la importancia de la moralidad en un proyecto vital,como signa nuestras acciones (utilizo la misma palabra que Bunge), nos señala suincidencia en nuestro equilibrio interno, como nos trae belleza y dignidad, y como entanto fuerza vital, la tarea del educador será ayudar a llevarla a clara conciencia enquienes educa. Para hacer de éste un mundo mejor, creo que se podría concluir.No es inocente que esta profesión de fe por parte del que tal vez es el más grande delos científicos del siglo XX sea la misma de aquel que inició el movimiento de la ciencia
 
moderna, Descartes, quien en el prefacio a ³Los principios de la filosofía´ nos dice:³De este modo, la totalidad de la filosofía se asemeja a un árbol, cuyas raíces son laMetafísica, el tronco es la Física y las ramas que brotan de este tronco son todas lasotras ciencias que se reducen principalmente a tres: a saber, la Medicina, la Mecánicay la Moral, entendiendo por ésta la más alta y perfecta moral que, presuponiendo uncompleto conocimiento de las otras ciencias, es el último grado de la sabiduría´ (4)(Pág. 15)Sabemos que el nombre de Einstein, de una manera u otra, está asociado con el³Proyecto Manhattan´(*), por la carta que envió al presidente Roosevelt, pidiéndoleadelantarse al proyecto nazi de desarrollar una bomba atómica, y cuyaconsecuencia,- según algunos-, fue dicho proyecto, que cristalizó en el holocausto deHiroshima y Nagasaki. Atormentado por el holocausto que de alguna manera ayudó
a crear, escribió:
 
"Si lohubiese sabido, no hubiera escrito jamás esa carta« mi pacifismo es unsentimiento instintivo, un sentimiento que me domina porque el asesinato delhombre me inspira profundo disgusto. Mi inclinación no deriva de una teoríaintelectual; se funda en mi profunda aversión por toda especie de crueldad y deodio´.(5) Dos años antes de su muerte, ocurrida en 1955, Einstein envió doscartas a Shinohara, un filósofo japonés que en 1953 le escribió para criticarlesu papel en el desarrollo de las armas nucleares, pero Einstein respondió amano en la parte trasera de la primera carta, escrita a máquina, su refutación,sin molestarse en ofrecer saludos. "Siempre he condenado la utilización de labomba atómica contra Japón, pero no pude hacer nada en absoluto paraprevenir esa fatídica decisión", escribió en alemán a Shinohara en una carta defecha 23 de junio de 1953. En otra carta, le escribió: "El único consuelo, meparece a mí, en el desarrollo de bombas nucleares es que el efecto disuasorioprevalecerá y el desarrollo de la seguridad internacional se acelerará". En otraparte, le dice: ³Yo no voy a decir que era un pacifista absoluto, sino quesiempre he sido un pacifista convencido. Eso significa que hay circunstanciasen las que, en mi opinión, es necesario utilizar la fuerza,« Ese sería el casocuando hay que enfrentar a un oponente incondicional cuyo objetivo esdestruirme a mí y a mi pueblo".(6)Llama la atención la integridad del científico, su aceptación de tener algunaparte en la responsabilidad de la hecatombe, pero también su equilibrio alcontextualizar el hecho como un producto de la experiencia histórica queambos pueblos vivieron, el norteamericano y el japonés. Pero cuál es elverdadero lugar de Einstein como singularidad histórica en el devenir denuestro tiempo? Demos la palabra a Bachelard: ³Con la ciencia de Einsteincomienza una sistemática revolución de las nociones básicas. Se establece unrelativismo de lo racional y de lo empírico incluso en el detalle mismo de lasnociones. La ciencia experimenta entonces lo que Nietzsche llama ³un temblor de conceptos´, como si la Tierra, el Mundo, las cosas tomaran otra estructurapuesto que la explicación arranca de nuevas bases´«(7) (pág. 130. La
 
dialéctica filosófica de las nociones de la relatividad. En ³El compromisoracionalista´ G.Bachelard)El Físico ha realizado una profunda revolución en los fundamentos de la Físicay de la matemática, y esa revolución igualmente ha cambiado toda laconcepción filosófica que desde Kant se tenía de los conceptos de tiempo yespacio. Más adelante, se refiere Bachelard al hecho mismo de la fusiónatómica, de un modo algo inesperado en el contexto de lo anotadoanteriormente: ´Ahora bien, se ha hablado bastante del poder de la físicanuclear, quizás sin referirse suficientemente a su carácter ultra fenomenal. Dehecho, en un lustro el hombre de ciencia ha rota mas núcleos de uranio que laNaturaleza en un milenio. El técnico de laboratorio ha sabido
instrumentar,
conla pila atómica, el principio einsteniano de la inercia de la energía. La realidadque dormía en sus materias ha sido
 provocada
por experiencias fundadasmatemáticamente.´(8)« (ibíd., pag145) Lo que quiero plantear con lo anterior es que acá se asume un problema esencial en la historia o en la filosofía de laciencia, la incidencia de un modelo teórico en la realidad material. Yo no creoque acá haya un problema ético por parte del científico, el problema seencuentra en las condiciones socio-políticas de mitad del siglo XX. Acá caben las palabras de un filósofo español: ³Como vivir? Lo mejor posible.Si el problema fundamental de la filosofía teórica es el de la cosmovisión, elproblema fundamental de la filosofía práctica es el de la buena vida. ¿Qué es labuena vida? El sabio es el que ya sabe en que consiste la buena vida, yfácilmente y sin esfuerzo la vive. El filósofo es el aprendiz de sabio, el aspirantea sabio. El sabio es el filosofo que ya ha alcanzado su meta, el filósofo exitoso´.(9)(Jesús Mosterin. El espejo roto del conocimiento y el ideal de una visióncoherente del mundo.)En el párrafo de Bunge, se dice: «´construir una ética científica, como cienciade la conducta deseable´«, creo que aquí podría preguntarse ¿deseable paraquién? El hecho de que podamos analizar la estructura semántica profunda deun enunciado lingüístico, y podamos emitir juicios lógico-semánticos sobre suniveles de veracidad, estos juicios siempre serán relativos al contextoenunciativo, a su nivel pragmático, y de esta forma el juicio no puede agotar elhecho comunicativo como tal, que hace parte del mundo, de las infinitascombinaciones que hacen de un hecho individual un acto lingüístico.
 
Podemos,pues, analizar el lenguaje de modo científico, esto se está haciendo desdeFerdinand de Saussure, pero esto no implica que podamos pasar mecánicamente de un nivel lingüístico a un nivel sociológico o ético. Yo creoque la discusión sobre esta posibilidad se cerró hace mucho tiempo con lacrítica al conductismo, mas bien, con la derrota del mismo como proyectosociopolítico.
 

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->