Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
33Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Evaluacion del desempeño de contratistas (FContractor performance evaluation)

Evaluacion del desempeño de contratistas (FContractor performance evaluation)

Ratings:

4.5

(2)
|Views: 7,392 |Likes:
Published by German Urdaneta H
¨Preliminary research paper on construction contractor´s performance
¨Preliminary research paper on construction contractor´s performance

More info:

Published by: German Urdaneta H on Nov 10, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/02/2013

pdf

text

original

 
Estado del arte para la investigación
Versión 1.0Investigador: Fabio Cuellar Garzón.Coinvestigador: German Urdaneta Hernández
Conceptos generales
El Escenario de la contratación: Selección, corrupción osimple adjudicación.?
El proceso de contratación pública en el país constituye un punto neurálgico en laruta del desarrollo nacional. Con inversiones que alcanzan los billones de Pesos,que representan cerca del 15% del PIB, los sistemas de contratación utilizadospresentan un alto nivel de vulnerabilidad ante la acción de la corrupción adminis-trativa. Tal vez el principal efecto ha sido el invertir la visión del proceso contrac-tual, que de ser un medio se ha convertido en un fin, poniéndose al servicio de losdepredadores de las arcas públicas.El sistema establece la necesidad de seleccionar al contratista que haya presenta-do el ofrecimiento mas favorable. Hasta aquí todo está bien , pero comienzan losperos en el proceso contractual. La selección del contratista, que toma en cuentasu experiencia previa, se basa en la mera certificación de ejecución de contratosanteriores, de naturaleza similar a la del que se propone, con montos que igualeno superen, muchas veces de manera caprichosa , los del contrato objeto. Nueva-mente, hasta aquí estaría bien. Pero, la certificación es apenas una constancia ofi-ciosa de la ejecución de un contrato que bien o mal logró llegar a su fin. Pero casinunca, este contrato pudo tener el éxito deseado, entregándole a la comunidad elbien o servicio contratado en las condiciones de alcance, calidad precio y plazoque se previeron originalmente.Los actores de estos fracasos, que son casi generalizados, son todos los partici-pantes. Los contratantes, que no elaboran estudios adecuados y que definen susnecesidades sobre bases diferentes a las verdaderas necesidades de la comuni-dad que deben servir. Sus funcionarios y asesores, que reproducen documentossin el debido análisis, por la presión de producir resultados en tiempos que han de- jado acortar notablemente. Y también hay una buena dosis de incompetencia en elproceso de preparación de estos documentos, puesto que se encarga su elabora-ción a cualquier persona, sin atender a sus calificaciones para desarrollar tan deli-cada tarea. El imperio del plagio organizado, con la adaptación indiscriminada dedocumentos anteriores es impresionante.
 
Los proyectista y consultores, convertidos a su vez en contratistas, interesados enejecutar compromisos contractuales para devengar unos ingresos en un tiempodado, no atienden a la calidad de sus trabajos que resultan incompletos, inadecua-dos o simplemente mal ejecutados y que también se ven lesionados severamentepor un deficiente planteamiento del alcance y el objeto por parte de las entidadesque los contratan. Cuando hay supervisión de diseño, evento que es muy escaso,esta se centra en el control administrativo de los recursos utilizados, con la obviaconsecuencia del descuido por el resultado. Los estudios contratados, muchas ve-ces en programas desfasados frente a las posibilidades de ejecución de los pro-yectos, se reciben de una manera formal y se archivan, a veces por años antes depensar en ponerlos en marcha. De ninguna manera hay una comprobación de lacalidad del resultado. Es decir no se comprueba el cumplimiento del pacto celebra-do. Lo menos que pasa es que las bases de información se desactualizan y lasproporciones del proyecto pierden validez. Y sin embargo, los proyectistas recibencertificados de ejecución a satisfacción, que les autorizan a optar por nuevos tra-bajos, que desarrollaran de manera similar.Los contratistas, seleccionados también mediante certificaciones de trabajos reci-bidos a satisfacción, logran terminar sus tareas después de un largo calvario de di-ficultades, generadas por una severa deficiencia en el proceso de gestión d e losrecursos que deben poner a disposición de los proyectos. Desafortunadamente,en el campo de la construcción de obras públicas, no existe formación académicaadecuada en el país, ya que tanto los ingenieros y Arquitectos que se encargan deestos trabajos, por disposición de la ley, reciben una formación para el diseño y elproyecto, pero no para la ejecución de las obras que ellos proyectan. El aprendiza- je es totalmente empírico y se caracteriza por la deficiente formación administrati-va que han recibido estos profesionales.
La contratación: Fin en sí o medio eficaz?
Con una visión equivocada sobre la naturaleza del empresarismo, la mayoría delos profesionales se enfrentan a su ejercicio profesional sin las armas adecuadas.Tiene conocimientos demasiado frescos, sin el beneficio de la practica aplicada ,se enfrenta individualmente a su labor y por lo general carece de capital adecuadopara atender las obligaciones que le impone la ruta que ha elegido. Pretende tra-bajar con los dineros que a manera de anticipo le otorga un estado que necesitade la colaboración del sector privado y que confía en sus capacidades. Sin embar-go, si es que estas existen son aún embrionarias. Sin embargo, en virtud de la la-xitud de los filtros y los inadecuados procesos de selección, estos noveles profe-sionales logran obtener contratos, que obviamente no pueden cumplir satisfacto-riamente. Pero ejecutan el presupuesto y después de algunas prorrogas comple-tan un plazo. Y reciben u certificado de trabajo satisfactorio Y lo peor de todo esque como les fue bien, piensan que ese es el camino y luego recorren su ruta por el desarrollo nacional repitiendo sus hazañas.
 
Y los interventores, profesionales como los ya descritos, seleccionados por sim-ples constancias formales, se han dejado llevar por una visión errada en su papely, cuando no se convierten en los directores de obra ante las deficiencias de loscontratistas, son meros testigos de una ejecución que solamente atiende a la me-dición de unas cantidades de obra y su correspondiente cancelación a una ciertatarifa. Y también reciben certificados de correcta ejecución, cuando el contrato lo-gra arrastrase hasta su triste final de proyecto inacabado y muchas veces, sobre-pagado.Y es entonces cuando interviene los entes de control y en su incesante cacería debrujas, persiguen los detrimentos patrimoniales generados por estas acciones ygeneran innumerables sanciones, que nunca se pueden ejecutar pues los afecta-dos se insolventan de manera muy hábil y todo e reduce a un interminable catalo-go de personas sancionadas... pero insolventes para responder. Solo de vez encuando, se logra hacer una sanción ejemplarizante con algún funcionario que noha podido evadir oportunamente la sanción.No en balde, la Presidencia de la República se duele ya desde el año 2002, cundoen la directiva presidencial No 10
1
,que pretende sentar las bases de una renova-ción del estado, manifiesta
:“...
El panorama actual del Estado colombiano es preocupante: a pesar del incre-mento del gasto del gobierno como porcentaje del producto interno bruto, y del significativo aumento del número de entidades del gobierno central, el deteriorocontinuo de los indicadores sociales del país es evidente. Además, el crecientegasto público ha contribuido al empeoramiento de las finanzas públicas naciona-les.La legitimidad del Estado ha sido lesionada por el efecto perverso de la corrup-ción, el clientelismo y la politiquería...” 
y mas adelante plantea una visión de solu-ción “..
La presente directiva fija las bases y los principios orientadores de la ac-ción gerencial de los funcionarios para la modernización de la administración pú-blica que se llevará a cabo durante el gobierno que comienza. El Conpes, quehará las veces de consejo directivo para la reforma de la administración pública,establecerá los lineamientos generales de este programa gubernamental, su al-cance y sus mecanismos de evaluación..” 
y luego, continua asignando responsabi-lidades formales..Como mecanismo, el mismo documento propone el desarrollo de una nueva cultu-ra en lo publico, caracterizada por corresponder a un
“...Estado gerencial (locual)presupone una gestión transparente e íntegra, austera en el manejo de losrecursos públicos y al servicio del ciudadano...” 
1
 
DIRECTIVA PRESIDENCIAL NÚMERO 10 DE 2002 (Agosto 20) -
Programa de renovación de la adminis-tración pública: hacia un Estado comunitario.
Presidencia de la República

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->