Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
16Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Tío Sam Al Desnudo - por Andre Gunder Frank

El Tío Sam Al Desnudo - por Andre Gunder Frank

Ratings:

5.0

(1)
|Views: 1,926|Likes:
Published by asa nisi masa
Artículo publicado en la revista digital SISTEMA, editada por la FUNDACIÓN SISTEMA - Sistema nº 186, mayo 2005 - Fuente: ARCE - Asociación de Revistas Culturales de España
Artículo publicado en la revista digital SISTEMA, editada por la FUNDACIÓN SISTEMA - Sistema nº 186, mayo 2005 - Fuente: ARCE - Asociación de Revistas Culturales de España

More info:

Published by: asa nisi masa on Nov 10, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/11/2013

pdf

text

original

 
El Tío Sam al desnudo
Por
Andre Gunder Frank
Sistema nº 186, mayo 2005 
 
En este artículo se aborda el papel geopolítico de los Estados Unidos («el TíoSam») en el entramado internacional. Cuestiones tales como el incrementode la brecha Norte-Sur, la rentabilidad económica obtenida de China, losbeneficios logrados con el cobro de la deuda de los países del Tercer Mundoson tratadas críticamente. Especial atención se presta al control que «el TíoSam» hace del petróleo mundial, la nueva situación del dólar frente a otrasmonedas pujantes, el papel del Pentágono como agente redistribuidor de losingresos de los más desfavorecidos en favor de los más ricos, el unilateralismo en materia de política internacional, los nuevos focos deconflicto y las justificaciones que el Gobierno de Bush ha utilizado para lainvasión de Irak.
Palabras clave: política internacional, deuda externa, brecha Norte-Sur, unilateralismode EEUU, control del petróleo, Guerra de Irak.
PRESENTACIÓN DEL TÍO SAM AL DESNUDO
El Tío Sam acaba de faltar a su palabra dejando de pagar hasta el 40 por 100 desus billones de dólares de deuda externa, y nadie ha dicho nada con la únicaexcepción de una línea que le dedicó estos días The Economist. Hablando sinrodeos, eso significa que el Tío Sam lleva a cabo un fraude mundial con su dólarautosuficiente basándose en la confianza que ha obtenido y recibido del resto delmundo, y es un gorrón en la medida en que no hace honor a su deuda devolviendoel dinero que ha recibido. La cantidad que perdamos en nuestra apuesta por eldólar depende de cuánto hayamos pagado originalmente por él los acreedores. ElTío Sam dejó caer su dólar, o más bien lo hizo caer, mediante sus medidaseconómicas políticamente deliberadas, hasta en un 40 por 100, pasando de un euroa 80 céntimos de dólar a los actuales 135 céntimos respecto del euro, del yen, delyuan y de otras divisas. Y el dólar sigue bajando, decididamente dispuesto a caeren picado.En la década de 1930 también se produjo una cascada de devaluacionescompetitivas, y a eso se lo denominó «Política de empobrecer al vecino», queconsiste en trasladar los costes a los vecinos. En realidad, con la bajada del dólar seha reducido paralelamente el valor que los extranjeros pagan por el servicio de susdeudas al Tío Sam. Eso sólo funciona si ellos pueden por sí mismos sacar provechode un aumento del valor de las demás monedas con respecto al dólar. De locontrario, los extranjeros ganan y pagan en el mismo dólar devaluado, a lo que sesuma la pérdida por la devaluación en el periodo transcurrido desde que reciben losdólares hasta que se los devuelven al Tío Sam. China y otros países del EsteAsiático ganan y han estabilizado sus monedas con respecto al dólar, por eso hanperdido ya una cantidad sustancial de su decidida apuesta mundial por el dólar. Y, aligual que los demás, también perderán el resto.
1
 
La deuda del Tío Sam con el resto del mundo se eleva, actualmente, a un tercio desu Producto Interior Neto, PIN, y sigue aumentando. Esto hace que su deuda nopueda ser jamás recuperable ni económica ni políticamente, incluso aunque quisierapagarla, lo cual es obvio que no desea hacer. La deuda interna del Tío Sam, esdecir, la de los titulares de tarjetas de crédito e hipotecas, representa casi el 100por 100 del Producto Interior Bruto y del consumo, incluido el de China. La deudafederal del Tío Sam asciende actualmente a 7,5 billones de dólares, de los cuales 1billón se contrajo en las tres últimas décadas, 2 billones en los últimos ocho años y1 billón más en los últimos dos años. Eso cuesta alrededor de 330.000 millones enconcepto de intereses, comparado con los 15.000 millones que gastan en la NASA.«¿Preocupado yo?». El Congreso acaba de elevar el techo de la deuda hasta 8,2billones de dólares. Para que se vea mejor, sólo un billón de dólares en billetes de1.000 dólares en fajos bien apretados equivaldría a la altura de un edificio de 40plantas; por lo tanto, los 7,5 billones equivaldrían a 300 pisos o, lo que es lomismo, a casi tres veces la altura del Empire State. Casi la mitad de esa cantidadse les debe a los extranjeros. Toda la deuda del Tío Sam, incluida la deuda de loshogares, que representa alrededor de 10 billones, la deuda corporativa y financiera,con sus opciones, productos derivados y otros, más la deuda de los Gobiernosestatales y locales alcanza la inimaginable cifra de 37 billones; para ayudar al lector1.480 veces la altura del Empire State y casi cuatro veces el PIN del Tío Sam. Laemisión del Tío Sam efectuada el año pasado, que alcanzó el récord de 140.000millones en bonos basura de alto rendimiento, puede parecer una tontería, inclusosi se los denomina así porque son (¡sólo!) los primeros que no se van a pagar,después de la deuda, o junto con ella, de consumo e hipotecas y de las empresasque se irán al garete. Sólo una parte de esa deuda y de su futura situación deimpago se puede gestionar en el país, pero con peligrosas limitaciones para el TíoSam, como se pone de manifiesto más adelante. Esa es sólo una de las razones porlas que quiero que conozcan al Tío Sam, ese gorrón estafador, que tal vez lerecuerde a la película ¿Conoces a Joe Black? Porque a medida que vayamosconociendo al Tío Sam nos daremos cuenta de que es también un usurero y uncorrupto.
LA GUERRA FRÍA DEL TÍO SAM, UN CHEQUE EN BLANCO PARA LA GUERRADEL NOROESTE CONTRA EL SUR 
Antes de seguir adelante, traduzcamos este galimatías de números a un lenguajemás comprensible. Lo hizo ya en 1948 George Keenan, conocido también como Mr.X, el arquitecto de la Política de Contención del Tío Sam: «Tenemos alrededor de lamitad de la riqueza mundial... pero sólo el 5 por 100 de la población... En estasituación... nuestra auténtica tarea en los años venideros es establecer un modelode relaciones que nos permita mantener esta posición de disparidad... Para hacerlodebemos dejarnos de sentimentalismos y de ensoñaciones...concentrarnos en todoslos casos en nuestros objetivos nacionales inmediatos... [y] manejar directamenteconceptos de poder.Cuanta menos atención prestemos a las consignas idealistas, tanto mejor» (Estudiode Planificación Política, núm. 23, 1948, del Departamento de Estado). Como sepuede suponer, dicha aseveración era sólo para el uso privado del Tío Sam. Para elresto del mundo, incluidos la mayoría de los hijos del Tío Sam, funcionarían mejorlas «consignas idealistas», siempre y cuando no significasen un obstáculo paranosotros, desde luego. Esto es la concreción del mayor fraude realizado por el TíoSam, mediante el sistema piramidal, en todo el mundo. ¿Qué más podía hacersepara «mantener esta disparidad»? El poder puro y duro ayuda, pero no essuficiente. Cuanto más si, desde que el Sr. X había escrito su informe, la ya terribledesigualdad en la distribución de los ingresos se había multiplicado casi por tres. Enla actualidad sólo hay que echarle un vistazo a estos porcentajes: 265 MILLONESde Tíos Sam consumen más petróleo -el 22 por 100 del total mundial- que los más
2
 
de TRES MIL MILLONES de asiáticos, que entre todos alcanzan el 20 por 100, peroque quieren más, especialmente China. Desde luego, el Tío Sam también esresponsable de un porcentaje similar de la Buena Tierra. Para ayudarse en elcometido, también se apoya en el Pentágono, que, para colmo, es probablemente elmayor y menos visible contaminador individual del mundo.La cacareada productividad de la «nueva economía» de Clinton de la década de1990 quedó reducida a los ordenadores y a las tecnologías de la información (TI), eincluso eso demostró ser un engaño cuando la burbuja de las punto com estalló.Además, no sólo el aparente aumento de los «beneficios», sino también el de la«productividad» se incrementaban, en el fondo, debido a la eficacia de lostrabajadores de las fábricas, de las oficinas y de la venta o gracias a las jornadas detrabajo ampliadas. WALMART obliga a sus trabajadores no sindicados (de los otrosno tiene ninguno), bajo la amenaza del despido, a «marcar la salida» y regresar altrabajo sin compensación económica. En el nivel más alto, la productividad y losbeneficios fueron impulsados por la «contabilidad creativa» aplicada por Enron,Worldcom, Arthur Andersen y otros por el estilo que incurrieron en falsificacionesdocumentales.
EL TÍO SAM NO TIENE SALVACIÓN. ESTÁ ENGANCHADO AL CONSUMO Y AOTRAS DROGAS
¿Y eso por qué?, podríamos preguntarnos. La respuesta es muy simple: porque elTío Sam, que cada vez está más enganchado al consumo, por no hablar de otrasdrogas más duras, ahorra poco más del 0,2 por 100 de sus propios ingresos. Elgurú de la Reserva Federal, que tan pronto aparece como desaparece, doctor de lamagia financiera y de los medios, Alan Greenspan, observó recientemente que estoes así, porque el 20 por 100 de los Tíos Sam más ricos, que son los únicos queahorran realmente, han reducido sus ahorros a un 2 por 100. Pero incluso estosenclenques ahorros (otros países incluso más pobres ahorran e invierten el 20, el30 y el 40 por 100 de sus ingresos) resultan más que compensados por el déficitdel 6 por 100 del gasto del Gobierno del Tío Sam, tan generosamente gastado ennombre de ellos. Esto es el resultado de la media entre los dos con respecto a ese0,2 por 100. Es así como el Tío Sam tiene un déficit presupuestario reconocido demás de 400.000 millones de dólares, que en realidad son más de 600.000 millonessi contamos, como debe ser, los más de 200.000 millones que «toma prestados»del superávit temporal de su propio fondo para la Seguridad Social Federal, quetambién está llevando a la bancarrota [ 1 ] . Pero eso carece de importancia, puesel Tío Sam presidente Bush acaba de prometernos la privatización de gran parte deella dejando que los ciudadanos compren su propia «seguridad» para la vejez en elsiempre inseguro mercado.El rico Tío Sam, y en primerísimo lugar los más ricos entre sus asalariados yconsumidores y, desde luego, el propio Gran Tío de Washington, viven a costa delos demás países. Además de imprimir la moneda del mundo, el Tío Sam hace lomismo con sus «déficit gemelos», primero su presupuesto de más de 600.000millones de dólares y luego el arriba mencionado y relacionado déficit comercial demás de 600.000 millones de dólares, ahora a una cifra anual de 666.000 millones,el mes de diciembre de 2004, como ya vimos. Con ellos, el Tío Sam absorbe losahorros de los demás países que -muy a menudo- están muy lejos de la opulencia.En particular, sus bancos centrales colocan buena parte de sus reservas en la divisamundial, que es el dólar, en manos del Tío Sam de Washington y algunos tambiénen dólares en su propio país. Sus inversores privados envían a Wall Street, ocompran allí, activos en dólares, con la total confianza de que están colocando susrecursos en el paraíso más seguro del mundo, el del Tío Sam (que, por supuesto, esparte del antes mencionado fraude de confianza). Sólo de los bancos centrales se
3

Activity (16)

You've already reviewed this. Edit your review.
sraffiano added this note
Gracias
1 thousand reads
1 hundred reads
sraffiano liked this
r0bin0s liked this
jgonzalesd liked this
Pablo Toro F liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->