Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Los Saturnianos Iidef.

Los Saturnianos Iidef.

Ratings:
(0)
|Views: 7|Likes:
Published by Jose Luis Martinez

More info:

Published by: Jose Luis Martinez on Jan 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/12/2013

pdf

text

original

 
1
LOS SATURNIANOS II
En
2012, escribí u
n
artículo pio
n
ero e
n
la revista cie
n
tífica
Universe
e
n
el que revisaba y evaluaba laliteratura y las discusio
n
es cie
n
tíficas que se produjero
n
a raíz de la desclasificació
n
por parte de laNASA de u
n
a serie de docume
n
tos relativos a la misió
n
que los satur 
n
ia
n
os e
n
viaro
n
a la Tierra amediados del siglo XX.
En
aquel artículo me refería a algu
n
as cuestio
n
es co
n
trovertidas sobre lasociedad satur 
n
ia
n
a y sobre la observació
n
de que fuimos objeto por parte de u
n
reducido grupo desatur 
n
ia
n
os que dispo
n
ía de i
n
strume
n
tos de observació
n
muy rudime
n
tarios. Mi artículo despertó u
n
 gra
n
i
n
terés e
n
tre mis colegas ufólogos, u
n
colectivo que corría el riesgo i
n
mi
n
e
n
te de desaparecer como co
n
secue
n
cia de la ause
n
cia casi total de avistamie
n
tos de
n
aves extraterrestres y detestimo
n
ios sobre abduccio
n
es desde el fi
n
al de la guerra fría. Si
n
embargo, lo más destacable fue eli
n
terés que mi artículo suscitó e
n
tre u
n
a serie de cie
n
tíficos sociales. Mis hipótesis y observacio
n
ese
n
tor 
n
o a los métodos, i
n
strume
n
tos y registros recopilados por la misió
n
de observació
n
satur 
n
ia
n
asobre
n
uestra especie causaro
n
gra
n
impacto e
n
este heterogé
n
eo colectivo. No quisiera i
n
currir e
n
 la autocomplace
n
cia pero me parece
n
ecesario recordar que por aquellos años las cie
n
cias socialesatravesaba
n
u
n
a grave crisis de ide
n
tidad; su objeto declarado, la sociedad, se había expa
n
didohasta el pu
n
to de a
n
iquilar la perspectiva que todo co
n
ocimie
n
to requiere. No es extraño, por ta
n
to,que aquel grupo de visio
n
arios compre
n
diera i
n
mediatame
n
te que aquella bra
n
caleó
n
ica misió
n
±osería más apropiado decir ³pa
n
taleó
n
ica´- les ofrecía justo aquello que había
n
perdido: laperspectiva.
En
efecto, el material desclasificado co
n
sistía fu
n
dame
n
talme
n
te e
n
observacio
n
essobre la vida de
n
uestra especie recogida por u
n
grupo de extraterrestres desde u
n
a dista
n
cia dee
n
tre 500 y 1000 kilómetros de la biosfera. Por ello,
n
o es exagerado que decir las cie
n
cias socialespodría
n
haber e
n
co
n
trado, gracias a la irrupció
n
de los satur 
n
ia
n
os e
n
 
n
uestra historia, el hilo de Ariad
n
a que les ayudará a salir de su laberi
n
to de esterilidad. Ahora bie
n
, a co
n
dició
n
de
n
o perder de vista u
n
hecho eleme
n
tal: fre
n
te a los satur 
n
ia
n
os,
n
os e
n
co
n
tramos e
n
la misma posició
n
que elarqueólogo: dispo
n
emos de restos y registros de u
n
a civilizació
n
que, al me
n
os para
n
osotros, hadejado de ma
n
ifestarse.
E
sta es la perspectiva que las cie
n
cias sociales deberá
n
i
n
teriorizar: la deque su estudio versa sobre los aco
n
tecimie
n
tos que ya ha
n
ocurrido y
n
o sobre los que debería
n
 ocurrir o presumibleme
n
te ocurrirá
n
e
n
el futuro. Y esta afirmació
n
 
n
o puede perder 
n
i u
n
ápice de suvalidez a pesar de lo que voy a relatar a co
n
ti
n
uació
n
.
E
l motivo de este artículo es dar a co
n
ocer el resultado de las
n
uevas i
n
vestigacio
n
es realizadas por el equipo que dirijo a partir de los hechos revelados e
n
la última década por la Age
n
cia
E
spacial Alba
n
esa ±e
n
adela
n
te, A
E
 A. Se trata de
n
oticias sobre la sociedad satur 
n
ia
n
a que,mome
n
n
eame
n
te, parece
n
hurtar la compete
n
cia a los arqueólogos y la coloca
n
bajo el foco de loshistoriadores: e
n
la década de los
n
ove
n
ta, otra misió
n
satur 
n
ia
n
a se aproximó a la Tierra, co
n
 
n
uevos i
n
strume
n
tos de observació
n
, y prosiguió el estudio de
n
uestro medio y
n
uestra sociedad
 
2
 
desde la privilegiada atalaya que ofrece el espacio exterior. He de admitir que al utilizar el verbo³proseguir´ e
n
la a
n
terior frase he i
n
troducido u
n
supuesto que parece co
n
tradecir 
n
uestro eleme
n
talco
n
ocimie
n
to sobre la vida y la sociedad satur 
n
ia
n
a: me refiero a la hipótesis de que los satur 
n
ia
n
oscarece
n
del tipo de memoria que permite desarrollar u
n
a tradició
n
, u
n
a historia y u
n
a cultura.Precisame
n
te, mi a
n
terior artículo se ce
n
traba sobre esta llamativa característica.
En
la medida e
n
 que
n
uestras ulteriores i
n
vestigacio
n
es co
n
firmara
n
tal hipótesis, carecería de se
n
tido referirse a estasegu
n
da misió
n
satur 
n
ia
n
a como u
n
a co
n
ti
n
uació
n
de la a
n
terior si
n
o, simpleme
n
te, como ³la misió
n
 satur 
n
ia
n
a de mediados de los
n
ove
n
ta´.
E
stas co
n
sideracio
n
es podría
n
desviar 
n
os de
n
uestroobjeto, ya que i
n
evitableme
n
te i
n
troduce
n
dudas sobre
n
uestra propia autoco
n
cepció
n
como especiehistórica y cultural y pla
n
tea
n
u
n
a serie de pregu
n
tas dolorosas: ¿podemos seguir habla
n
do de u
n
aide
n
tidad subjetiva y objetiva cua
n
do
n
os referimos a la Huma
n
idad? ¿acaso
n
o seremos víctimas deu
n
sueño eter 
n
o de la Razó
n
? ¿somos ta
n
disti
n
tos de los satur 
n
ia
n
os como queremos creer? Perocomo decía,
n
o quisiera desviarme del objeto de mi artículo.
 
E
l material desclasificado por la A
E
 A es muy rico y difícil de i
n
terpretar, por lo que la comu
n
idadcie
n
tífica deberá dedicar muchos años y gra
n
des dosis de imagi
n
ació
n
para dotar de se
n
tido a este
n
uevo cúmulo de restos arqueológicos. Hasta el mome
n
to co
n
tamos co
n
u
n
dato prácticame
n
teseguro: la segu
n
da misió
n
satur 
n
ia
n
a -quede claro e
n
adela
n
te que el uso del ordi
n
al se hace desde
n
uestra perspectiva- desarrolló u
n
i
n
strume
n
to de observació
n
que provisio
n
alme
n
te hemosbautizado co
n
el
n
ombre de ³logoscopio´.
E
l logoscopio
n
o registra el movimie
n
to
n
i la vida,
n
i losobjetos artificiales o
n
aturales; este e
n
igmático i
n
strume
n
to registra ú
n
icame
n
te las palabras dichas ope
n
sadas, si
n
detectar su difere
n
te
n
aturaleza. Hablaremos por ello de ³logoemisio
n
es´. Mi objetivo
n
o es e
n
trar e
n
especulacio
n
es sobre la téc
n
ica que ha hecho posible a los satur 
n
ia
n
os co
n
struir semeja
n
te ³telescopio ciego´
n
i sobre la existe
n
cia de u
n
propósito tras ella. De
n
uevo, a juzgar por las evide
n
cias co
n
que co
n
tamos, lo más probable es que ³de u
n
modo
n
atural´ -podríamos decir tambié
n
³como fruto de la evolució
n
de la especie´- ese objeto irrumpió e
n
el mu
n
do de lossatur 
n
ia
n
os y e
n
co
n
traro
n
u
n
uso -au
n
que tambié
n
podría ser más correcto decir que ³u
n
uso lose
n
co
n
tró a ellos´. He de co
n
fesar que el mayor problema co
n
que se e
n
cue
n
tra mi equipo dei
n
vestigació
n
al abordar los restos de la misió
n
satur 
n
ia
n
a
n
o es el a
n
álisis de los materiales
n
i lai
n
terpretació
n
de co
n
te
n
idos si
n
o la image
n
especular que se desvela.
En
efecto, el trabajo deorde
n
ació
n
y taxo
n
omía de los restos, cuyo objeto i
n
mediato es acumular co
n
ocimie
n
to sobre u
n
aforma de vida extraterrestre, versa e
n
realidad sobre
n
osotros mismos. Acercarse a los satur 
n
ia
n
oses acercarse a
n
osotros mismos: el objeto remite al sujeto e
n
u
n
a suerte de bucle diabólico. Nuestrotrabajo se asemeja al proceso de limpiar u
n
viejo espejo de plata: repe
n
ti
n
ame
n
te, percibimosdestellos familiares, co
n
tor 
n
os que reco
n
ocemos, pero a me
n
udos percibimos imáge
n
esdistorsio
n
adas, chirria
n
tes. Y
n
u
n
ca sabemos qué está e
n
el espejo, que está e
n
 
n
uestra me
n
te
n
i

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->