Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
22 Incorporacion Mujer Veterinaria

22 Incorporacion Mujer Veterinaria

Ratings:

4.0

(1)
|Views: 590|Likes:
Published by Axoncomunicacion

More info:

Published by: Axoncomunicacion on Nov 13, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/14/2010

pdf

text

original

 
34
Xiii CongresointernaconalANEMBE deMedcna Bovna
Las primeras incorporacionesfemeninas a la veterinaria
A principios del siglo XX se comenzó a publicar, en lasrevistas profesionales españolas, escuetas noticias sobre laincorporación femenina a la profesión veterinaria en otros paí-ses. Así, se comentaba el nombramiento, como profesora de laEscuela de Veterinaria de Munich, de la Srta. Dra. Dña. MarianaPlehn
1
; o la revalidación, el 4 de agosto de 1915, en la EscuelaSuperior de Veterinaria de Berlín, de la Srta. finlandesa Dña. InésSioberg, de Kanhejoki
2
.También se señalaba que en septiembre de 1916, EleonorMc. Grath fue la primera veterinaria en ser admitida comomiembro en la asociación
The American Veterinary Medical Association de Chicago
3
.Sin embargo, estas incorporaciones no estuvieron exen-tas de polémica en los medios de comunicación españoles,defendiéndose incluso el rechazo de las veterinarias en lasasociaciones profesionales. Esta desaprobación es comentaday aplaudida en el artículo titulado “Los veterinarios inglesesno quieren veterinarias” (1915)
4
. Los autores se adhieren a lanegativa mostrada por el Royal College of Veterinary Surgeonshacia la incorporación femenina, que se publicó en el periódico
The Times.
Llama la atención de este artículo, no sólo la admisión dela deficiente argumentación del rechazo, sino que además se justificase con el siguiente comentario (p. 97):
“Deficiente y todo el argumento, estamos de acuerdo conMac Fadyean principalmente por galantería y amor. ¡Resultaría tan poco poética una linda miss vaciando el recto de un asno óasistiendo al parto de una vaca! Este terrible feminismo ingles,con ansias de absorberlo todo, no cabe en nuestra comprensióny lo rechaza nuestra sensibilidad de meridionales.” 
En España, el sólo hecho de mostrar inclinación hacia losestudios de veterinaria por parte de las mujeres era ya motivode polémica.Quizás una de las causas de este rechazo fuera, segúncomentaba SANZ EGAÑA (1941) que durante un siglo y medio,los estudios de veterinaria desde su inicio en la Escuela deMadrid, en 1792, y posteriormente en las de Córdoba y Zaragoza,en 1847, y en la de León, en 1852, eran realizados por la mayoríade sus alumnos en régimen de internado militar
5
.Contribuían a ello las leyes, ya que hasta la publicaciónde la Real Orden de 11 de junio de 1888, las mujeres no podíancursar estudios universitarios, aunque a partir de dicha fechasolamente se les permitiría acceder con autorización especialde las autoridades académicas, del padre o tutor y siempre bajomatrícula libre.Otra posible justificación, de la demora y lentitud en laincorporación femenina a los estudios de veterinaria es, segúnotros autores (ROJO VÁZQUEZ, 2002
6
; CASTAÑO ROSADO, 2003
7
),por la dureza de la profesión al tener que ser desarrollada en elmedio rural y con gran empleo de la fuerza física, lo que pro-pició que no fuera hasta la segunda mitad del siglo XX cuandose iniciara la incorporación de las mujeres a estos estudiosuniversitarios, al producirse la ampliación de nuevos ámbitosprofesionales.
El acceso de las primeras muje-res a la enseñanza veterinaria fuepolémico y controvertido dentrode la profesión. La apertura denuevos campos de actuación dela veterinaria, acompañada deun cambio en el pensamiento delos profesionales, contribuyeron auna lenta e irregular, pero impa-rable, incorporación de la mujer alas facultades de veterinaria y alejercicio profesional.
Breves apuntessobre lancorporacónde la mujer a laveternara
Begoña Flores Ocejo
1
, Joaquín Sánchez Prieto de Lollano
21
Doctora en Veterinaria, Consejería de Sanidad, Comunidadde Madrid
2
Profesor Doctor Contratado, Historia de la Veterinaria,Facultad de Veterinaria, UCME-mail: begona.flores@salud.madrid.org
 
nº 22nº 13
 
Breves apuntes sobre la ncorporacón de la mujer a la veternara
35
nº 22
Por todo ello, en España habría que esperar al año1922 para tener noticias de la primera mujer matriculada enuna Escuela de Veterinaria. Según se recoge en un artículotitulado “La primera veterinaria” (1922)
8
, publicado en la
Revista de Higiene y Sanidad Pecuaria 
, fue Justina GonzálezMorilla, concretamente en la Escuela de Veterinaria de León,ingresando como alumna oficial después de haber cursado elbachillerato y el preparatorio de ciencias.
Primeros intentos de incorporación
femenina a las aulas
Sin embargo, los intentos de incorporación de mujeres alos estudios de veterinaria ya se habían producido años antes.En el año 1916 aparecerían diversos artículos, en revistasprofesionales, recogiendo los avatares de Dña. Juliana VidalRodríguez para ser admitida en las aulas.Entre ellos encontramos, el titulado “La Veterinaria y elbello sexo” (1916)
9
, publicado en la
Revista Veterinaria de España 
, donde se recogía el nombramiento como veterinariocolegiado de honor del Colegio de Veterinarios de Palenciade la Srta. Dña. Juliana Vidal Rodríguez, que había mostradogran interés hacia la profesión.Otro artículo en la
Revista de Higiene y Sanidad Veterinaria 
, titulado “Nuestra distinguida compañera”(1916)
10
, hacía una encendida defensa de las actitudesintelectuales y predisposición de Juliana Vidal para quefuera admitida en los estudios de veterinaria, a la vez quese señalaba el beneficio que reportaría para la profesión elpunto de vista femenino.Con los apoyos profesionales indicados, Juliana Vidaldebió solicitar al Ministerio de Instrucción Pública elingreso a dichos estudios, hecho recogido en distintaspublicaciones, como ocurre en el artículo “El feminismoen Veterinaria” (1916a)
11
, en donde se volvían a ensalzarlas ventajas de la incorporación femenina a la profesión,brindándose al mismo tiempo esta iniciativa a RaquelRodríguez, que también había mostrado su inclinación hacialos estudios de veterinaria.Nuevamente en el artículo titulado “Juliana Vidal”(1916a)
12
se manifestaba el apoyo e ilusión a esta iniciativade Juliana Vidal por parte de la profesión veterinaria. Secomentaba que se había escrito una carta a los presidentesde los colegios provinciales veterinarios para que inter-vinieran favorablemente ante el Ministerio con el fin delograr su admisión. Reforzaban sus consideraciones en elhecho de que ya poseía el título de maestra superior, por loque tenía más ciencia y más cultura que el otorgado por eltítulo de bachillerato, necesario para acceder a los estudiosde veterinaria.En el mismo año de 1916, en la
Revista de Higiene y Sanidad Veterinaria 
, en el artículo titulado “Juliana Vidal”(1916b)
13
, se confirmaba la solicitud realizada por estamujer al Ministerio de Instrucciones Públicas para la conva-lidación de los estudios de grado superior de maestra a finde poder ingresar en la Escuela de Veterinaria, volviéndoselea reiterar el apoyo de la profesión.Sin embargo, dicha solicitud fue desestimada, hacién-dose de nuevo eco de la noticia las revistas profesionales dela época. Así, en
El Pecuario Español,
a través de un artículotitulado “El feminismo se impone” (1916)
14
, lejos de mostrardesaliento, se comentaba cómo en Valladolid, reunida la Juntade los Veterinarios del partido de Mota del Marqués, se invitó aRaquel Rodríguez a presidirla, animándola de este modo paraque comenzase los estudios de veterinaria el próximo curso.Ante los diversos intentos por incorporar a la mujer alos estudios de veterinaria, SANZ EGAÑA (1923)
15
, medianteuna carta dirigida a Juliana Vidal, incluida en su libro Ensayossobre sociología veterinaria, se retrotraería a pensamientos deaños anteriores cuando afirmaba en la página 106 de dicholibro:
“La figura de la mujer va mal con la clínica veterinaria.” 
Dejaba entrever que sólo la clínica de pequeños animales
1.315 8221.064 756515 336889 594945 706847 594662 3781.075 7221.421 1.048711 481
0%20%40%60%80%100%Total de alumnos matriculadosTotal de alumnos mujeres
ANDALUCÍAARAGÓNCANARIASCASTILLA LEÓNCATALUÑAC. VALENCIANAEXTREMADURAGALICIAMADRIDMURCIATotal de alumnosmatriculadosTotal de alumnosmujeres
Fuente: INEbase (2007a): Estadísca de Enseñanza Universitaria. Curso 2004-2005, hp://www.ine.es (consultada el 12 de febrero de 2007).
 
36
lores, O.; Sánchez, J.
sería apropiada para su naturaleza, y teniendo en cuenta queen aquellos años ésta era incipiente, llegaba a preguntarse(p. 106):
“¿merece estudiarse la carrera por esta especialidad?” 
Continuaba su carta haciendo una defensa de la mujercomo auxiliar femenino en los laboratorios municipales dehigiene y en los bacteriológicos pecuarios.Una opinión muy diferente se mantenía, en cambio, enel artículo “El feminismo en veterinaria” (1916c)
16
, publicadoen la
Revista Veterinaria de España 
, donde se transcribíael artículo de Elena Ada, que había sido publicado en
The Veterinary News 
con el título “La mujer veterinaria”. En sutexto se desmontaban las reticencias expresadas por diver-sos sectores, señalándose que los supuestos trabajos querequieren esfuerzo físico han sido desempeñados por mujerescuando los hombres han tenido que ausentarse, casi siemprepor motivos bélicos; además, si se consideraba que el cuidadode los enfermos había estado encomendado secularmente amanos femeninas, el salto al desarrollo de estas actividadescon base científica no debería causar tanta polémica.
Las pioneras
En España, según señala CASTAÑO ROSADO (2006)
17
,habría que esperar al año 1925 para que por primera vez unamujer obtuviese el título de veterinario. Se llamaba MaríaCerrato Rodríguez y estaba matriculada de forma libre en laEscuela de Veterinaria de Córdoba. Terminó sus estudios enese año de 1925, apareciendo su nombre reflejado en el apar-tado “Informaciones Oficiosas. Nuevos Veterinarios” (1925) dela revista profesional
La Semana Veterinaria 
.Después de María Cerrato terminaría la carrera, la yacitada, Justina González Morilla en la Escuela de Veterinariade León, según lo cuenta ella misma en una carta transcritaíntegramente en la revista profesional
La Semana Veterinaria 
,que escribe como réplica a una entrevista de radio realizadaen 1935 a un grupo de estudiantes de veterinaria en la cualse afirmaba que la única mujer que había terminado la carrerade veterinaria era María Cerrato (GONZÁLEZ, 1935)
19
. JustinaGonzález les informaba que ella había sido la primera mujer encomenzar los estudios de veterinaria a la vez que los de medi-cina, concluyendo ambos en enero y junio de 1928, ejerciendodesde entonces de odontóloga-puericultora en Valencia deDon Juan (León), existiendo por tanto, en ese año de 1935, dosmujeres con los estudios de veterinaria terminados.La entrevista radiofónica antes mencionada fue realiza-da por la periodista Matilde Muñoz, y trascrita en la revistaprofesional
La Semana Veterinaria 
con el título “La mujeren veterinaria” (MUÑOZ, 1935)
20
. En ella se preguntaba alas estudiantes de veterinaria, África Medina, María Roldán,Ángela Aguirre, Luz Zalduegui, Brunilda Gordón y ElviraCaamaño, sobre sus proyectos y perspectivas de trabajo alfinalizar sus estudios.Por otra parte, tenemos constancia a través de los
Anales de la Escuela Superior de Veterinaria de Madrid 
(1937)
21
,donde aparece información sobre el número total de alumnosmatriculados en diferentes años académicos, que en el añoacadémico 1930-1931 estaban inscritas, examinadas y apro-badas tres mujeres. En el siguiente curso de 1931-1932 son yaseis las mujeres de un total de 699 alumnos matriculados, tresde ellas en el primer curso. Por último, en el curso académico1932-1933, en la columna de alumnos oficiales, figuran sietemujeres, y dos en la de alumnos no oficiales.De Elvira Caamaño Díaz existe constancia de haber escri-to un artículo científico titulado “Contribución a la técnica ydeterminación histológica de la vitamina C”, derivado de untrabajo realizado, en 1937, en el laboratorio de Histología dela Escuela Superior de Veterinaria de Madrid, firmando comoestudiante (CAAMAÑO DIAZ, 1937)
22
.La trayectoria de estas primeras estudiantes de laEscuela de Madrid y de sus dos antecesoras es descrita en unreciente artículo (2006)
23
, publicado en la revista profesional
Información Veterinaria.
Inicia su exposición con las biogra-fías de María Cerrato y de Justina González, las dos primerasmujeres ya mencionadas que habían terminado la carrera deveterinaria. Sobre las alumnas entrevistadas en Madrid, en1935, realiza un breve resumen de la actividad profesional decada una de ellas. Además, describe de forma cuantitativa laprogresiva incorporación de las mujeres en las aulas y en laprofesión veterinaria.Pero sería en los años 70 del siglo XX cuando se va a ini-ciar un ascenso imparable en el número de mujeres matricu-ladas en las Facultades de Veterinaria, llegando a alcanzar, enel curso 2005-2006 en la Facultad de Madrid, un porcentajedel 75% sobre el total de alumnado matriculado el primercurso.Al consultarse los datos del Instituto Nacional deEstadística, se observa, que para el curso académico 2004-2005 en todas las Facultades de Veterinaria existentes enEspaña el porcentaje de mujeres ya superaba ampliamente el50% del total del alumnado matriculado, siendo su porcentajemedio a nivel nacional de 68,8%.
Notas
*
1
“Femnsmo y veternara” (1914): En Revsta Vete-rnara de España, nº 3 (Barcelona, 1 de marzo de1914), p. 206.
*
2
“La Veternara y el bello sexo” (1915): En Revsta Veternara de España, nº 7 (Barcelona, 1 de sep-tembre de 1915), p. 590.
*
3
“El femnsmo en veternara” (1916c): En Revsta Veternara de España, nº 10 (Barcelona, octubre de1916., p. 612.
*
4
“Los veternaros ngleses no queren veternaras”(1915): En Revsta de Hgene y Sandad Veterna-ra, tomo V (León, abrl 1915 - marzo 1916), p. 97.
*
5
SANZ EGAÑA, C. (1941): Historia de la veterinaria
Española. Albetería, marscalería veternara.Espasa Calpe. Madrd.
*
6
ROJO VÁZQUEZ, J. (2002): “Prmeras mujeres veter-naras graduadas en la Escuela de León: Aspectosde su ejercco profesonal.” En Vii Jornadas Na-conales y ii congreso iberoamercano de Hstorade la Veternara (León 22 y 23 de novembre de2002). Asocacón Leonesa de Hstora de la Veter-nara, pp. 339-344.

Activity (3)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
tor0 liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->