Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
10Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Flavio Mateos - La Mirada de Alfred Hitchcock

Flavio Mateos - La Mirada de Alfred Hitchcock

Ratings: (0)|Views: 745|Likes:
Published by vreduco

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: vreduco on Jan 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/21/2013

pdf

text

original

 
1
LA MIRADA DE
 ALFRED HITCHCOCK 
Flavio Mateos
Registrado en laDirección Nacional del Derecho de AutorBuenos Aires, Argentina
 
2
“Un hombre no pued
e esperar aventuras en el país de la anarquía.Pero viajando por la tierra de la autoridad, el hombre puede
esperar cualquier número de aventuras.”
 Gilbert K. Chesterton
Ortodoxia
 A 
LFRED HITCHCOCK es el director de cine sobre el cual se han vertido mayorcantidad de palabras, al que se le han dedicado más libros y publicaciones,estudios críticos y biografías, sitios de Internet, documentales y programas detelevisión, a partir de los cuales su ya conocida y rotunda figura conserva unlugar firme en el imaginario cultural del siglo XX y XXI. Su influencia comoartista se ha confesado o señalado
por cierto que casi siempre sin fortuna- eninnumerables películas. De hecho, a esta altura pareciera que ya está todoresuelto y decidido al respecto, y cada nueva publicación, y cada nueva obra uhomenaje, se comprueba, no hacen sino repetir los lugares comunes de lasanteriores, cuando no intentan innovar mediante vueltas de tuerca tan torcidasque son la negación misma de la obra de este director al que han malinterpretado. Pero es precisamente porque advertimos que casi todo aquello se
trata de “mucho ruido y pocas nueces”, derroche de errores
 y aciertos (máserrores que aciertos) de muchos que han sufrido el vértigo sin llegar a subir a lacumbre donde el Hitchcock esencial los esperaba, es por esto que nosproponemos, en la medida de nuestras posibilidades, desmontar el terrenotransitado a la vez que desmontar la obra hitchcoquiana en lo que tiene dedistinguible y única. No es nuestro propósito proponer
como algunos- lacanonización de Hitchcock, claro está, sino comprender su obra tan rica y personal, a partir del goce que nos ha proporcionado. Buscamos establecer la verdad que nos ha cautivado a través de la belleza de las formas; discernir esacompleja trama es un deber que nos demanda la obra para que el goce seaproporcionado a la misma. Deber de gratitud y de continuidad en la transmisiónde aquello que el artista desea comunicar. Como decía Oscar Wilde, la Crítica esla que, por concentración, hace posible la cultura, y a ello nos disponemos. Setrata, lo nuestro de un compendio o resumen, no de un libro exhaustivo y completo, el cual completaremos con la crítica específica de algunas de suspelículas más importantes.Una pregunta preliminar nos parece pertinente: ¿Por qué el cine deHitchcock atrae y apasiona tanto a las masas en busca de simple pasatiempocomo a los cultos y eruditos reacios al goce del cine, a los distraídos del arte quesólo quieren divertirse como a los estudiosos serios del cine? El mismoHitchcock lo explicará en parte, en el sentido de que él sabía bien
mediante sucomprensión de la naturaleza humana- cómo mantener interesado al espectador(y lo digo en singular porque su cine apunta a cada uno en singular), y conocíalos resortes psicológicos y emotivos del mismo, a la vez que lograba que elespectador se identificase con sus protagonistas. ¿Por qué espectadores tandiferentes se identificaban con el mismo protagonista? Porque el héroe deHitchcock era el hombre tal cual es, y a la manera de un teólogo que exhibe al
 
3
hombre con lo que todos tenemos de común, nacidos bajo el pecado original,ignorantes pero capaces de conocer la verdad, en medio de peligros que vamosdescubriendo a medida que luchamos con las circunstancias, Hitchcock nosponía ante un espejo fascinante, luego de suspendernos de la vida cotidiana. Esoes lo que hacía a su cine verdaderamente -como ningún otro- universal, y lo queha hecho que, por tantas connotaciones manifestadas debajo de una simplehistoria de suspenso, los críticos se interesaran particularmente por su obra. Vamos a intentar llegar un poco más allá para entender porqué el cine deHitchcock era como era.Para entender el cine de Alfred Hitchcock hay que tener en cuenta enprimer lugar que el cine entraña una gran dificultad por su aparente facilidad,tanto para asimilar lo que es evidente como lo único interpretable, como por latentación hipercrítica de dotar de sentido a lo que carece de ello, además de queel cine de Hitchcock se resiste a ser reducido por una mirada no avisada odesatenta. Con esto decimos que lo que desde su cine Hitchcock afirma es que,precisamente, no podemos entender mirando simplemente lo que se nosmuestra, sino que debemos recuperar el sentido de lo que vemos a través de loque
no
se nos muestra. Entonces adquiere todo su sentido la
 forma
en que senos muestran las cosas. Debemos desconfiar de las apariencias porque la verdades ardua y no siempre se aparece ante la sola mirada. Ejemplos más acabados deesto son
Vértigo
 La ventana indiscreta
. Si no se entiende esto no se entiende
su cine, y se cae en la fórmula que justifique la propia comodidad: “maestro delsuspenso” u otros admirativos pero trillados y vacuos calificativos para quedarse
en mitad del camino.Una película es plantearse la forma que tiene que tener esa película, demanera que las ideas se correspondan con tal
 forma
al punto de que es la forma
que parte de una idea previa- quien determina el contenido. Los malosdirectores proceden a la inversa, buscan sólo el asunto para cubrirlo luego conuna forma desvaída e irreflexiva. Primero está el árbol y luego viene el fruto,aunque la idea inicial sea obtener tal fruto. En la forma está predeterminado elfondo, por lo tanto, dilucidar el porqué de tal forma de ver las cosas de undirector como Hitchcock nos hará comprenderlo mejor. Ante todo hay una visión del mundo, segura y firme sobre la que se asienta la seguridad (que nocomodidad) del artista: es la del dogma católico. Por eso, si Hitchcock secomplace en hablar de sus métodos de filmación y de la técnica, se incomoda ose esconde a la hora de hablar del fondo de su obra, como todo artista que seprecie de tal, por otra parte, debe hacer. Un artista verdadero no explica su obra.¿Era consciente Hitchcock 
preguntará alguno de los que nunca faltan- de todolo que hacía o de todo lo que podía haber dentro de sus obras? Tal vez no detodas las múltiples connotaciones que se desprenden de sus obras, porque elartista es alguien que da porque recibe y porque se eleva en determinadosmomentos por encima de la vida cotidiana para obtener las intuiciones quedevelan un poco del misterio que nos rodea, pero sí es evidente que, como decíaOscar Wilde, sin facultad crítica no hay creación artística posible. Nuestro
director puede decir que “no le interesa el mensaje”, pero éste subyace y se
encuentra en la forma total elegida para contar una historia. Conoce la
arquitectura secreta que sostiene su edificio. “Toda obra de imaginación bella –
decía Oscar Wilde- es perfectamente consciente y deliberada. Ningún poeta
canta porque debe cantar. Al menos, ningún gran poeta”. Desde luego, no lo
seguimos al irlandés cuando pretende que el crítico vea en las cosas lo que se leantoja, sino lo que, como luego él explica, esta Bel
leza “le susurra al oído mil

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->