Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Corpus Christi en San Juan Nuevo Parangaricutiro , Michoacán. Dr. Hilario Topete

Corpus Christi en San Juan Nuevo Parangaricutiro , Michoacán. Dr. Hilario Topete

Ratings: (0)|Views: 1,951|Likes:

More info:

Published by: Fanny Jeannette Pichardo on Feb 07, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/12/2013

pdf

text

original

 
Corpus Christ
en San Juan Nuevo Parangaricutiro
1
,Michoacán
"... porque en el salir los oficiales con sus oficios, en lafiesta del Corpus-Christi, ha habido en esta cibdad diferencias, especialmente entre los armeros é sastres, por tanto, por los quitar de diferencias mandaron que el oficio de los armeros salga junto al arca del Corpus, y luego delante dél bayan los sastres, e asy subcesibe unoficio en pos de otro." 
Disposición del Cabildo de México, 24/V/1529, citado por Luis González Obregón, en
México Viejo
.Hilario Topete LaraEscuela Nacional de Antropología e HistoriaInstituto Nacional de Antropología e Historia
El propósito fundamental que subyace en el presente trabajoes bastante modesto: a) utilizar el trabajo etnográfico; b)recurrir al apunte historiográfico; c) convocar a la perspectivafuncional-estructuralista de la antropología. Con ellodemostraa, mediante el estudio de un caso, que con laestructura social se imbrican el rito y la fiesta formando unaunidad que se desarrolla mediante refuncionalizacionesconstantes conformes con la normatividad de una organizaciónsocial conservada, en tanto que posibilita la reproducciónsocial de una comunidad. Este material, conviene aclarar, esun producto parcial del proyecto de investigación formativa"Estudios Antropológicos en la Meseta Tarasca" de laLicenciatura de Antropología Social de la Escuela Nacional deAntropología e Historia. Empecemos pues, desde...
Las raíces
San Juan Nuevo Parangaricutiro, Michoacán, en México, es,paradójica y contradictoriamente, viejo, aunque en ciertosentido es también nuevo. Se dice
nuevo
porque el lugar donde hoy se encuentra asentado era conocido, hasta hacecinco décadas, como la Hacienda de los Conejos oAhuanítzaro, lugar donde fueron reubicados los habitantes deSan Juan Parangaricutiro luego de la erupción del volcánParicutín (1943), en la Meseta Tarasca del Eje Neovolcánico
1
Parangaricutiro, en lengua
 purhé 
(purépecha) puede significar, dependiendo dellugar donde se coloque el acento, "canoa de agua (o tinaja) metida en el paredón"o "en la mesa".
 
mexicano. Esta, su vida reciente, podría decirse que apenascomienza, aunque es la que más cambios ha experimentado.Se dice que es también
viejo
. La primera referenciadocumentada que de él se tiene, se encuentra en el Lienzo deJucutácato. Su nombre en
 purhé
, Pantzingo. Pantzingo, "Ellugar de paso", fue fundado en los albores del siglo XIV
2
y, amenos de dos centurias, hubo de ser abandonado por causade la política de congregaciones (reducciones) puesta enmarcha en los inicios de la Colonia.Este renacimiento comenzó cuando, encabezados por un fraileafín a Vasco de Quiroga, posiblemente fray Juan de SanMiguel, los moradores de Pantzingo fueron trasladados al lugar que ocuparían por generaciones. Otros pueblos prehispánicosque fueron reducidos junto con los otrora moradores dePantzingo fueron Andajchura, Tzintzícaro, Tzicatácuaro,Tzirajpan, Cutztato y Conguaro; todos ellos pasaron aintegrar los seis barrios originales del nuevo pueblocongregado: Parangaricutiro. La anteposición del "San Juan"data de su fundación, hacia 1540,
3
conforme con la norma denominación novohispana para los pueblos incorporados a la jurisdicción eclesiástica. El manto religioso de la cristiandaddesu impronta desde entonces en los aconteceressanjuanenses.San Juan Nuevo Parangaricutiro y el San Juan Parangaricutirode ayer son, pues, los extremos de una misma y accidentadahistoria que se desarrolla en dos lugares distintos, pero unidosa fuerza de ritos, de mitos y de una tenaz lucha popermanecer. Ambos son lo nuevo y lo viejo. Entre ellos hierveuna tradición rica y enriquecida, en cuyas raíces explicativasse entrelazan la naturaleza, el trabajo y la religión.El Pueblo está históricamente signado por exabruptos y lentosrecomienzos, aunque es fácil reconocer que entre unos y otrosemerge, como eje vertebrador, una cultura modificadagradualmente, pero que no muere, ni cede con facilidad elpaso a lo nuevo. Los hombres, obligados por el Paricutín a
2
Salvador Cuara Amezcua,
Vida y tragedia de Parangaricutiro Mich.
, edn. delautor, Morelia, 1985, p. 15. Véase también, Davis Zavala Alfaro,
 Agonía y éxtasisde un pueblo
, edn. Del autor, s.l., 1983, pp. 13-18.
3
César Moheno,
 Las historias y los hombres de San Juan, México
, El Colegio deMichoacán, Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, 1985, pp. 37-39.
22
 
abandonar el San Juan Parangaricutiro,
4
de ascendenciacolonial, viven hoy su más próximo renacimiento, desde 1944.Pero el Paricutín y su
Zaapichu 
5
 no sólo soterraron bajo sumanto de lava al viejo San Juan de las Colchas. El desastre seextendió de lo ecológico a lo social y a lo político, entre otrasesferas de la cultura:
6
centenares de hectáreas de sus tierrascomunales quedaron bajo una capa de rocas ígneas que lasinhabilitó para el cultivo; el traslado al pequeño valle en quehoy se encuentra enclavado, y la diáspora que en un trance asíes consustancial, lo llevó a perder, además, su categoría demunicipio libre para pasar a ser Tenencia de Uruapan, entre el7 de agosto de 1944 y el 11 de agosto de 1950.A pesar de todo, dentro de ese mar de rupturas, hay ciertascontinuidades. El
Corpus Christ
, entre ellas, nos muestra quela cultura es uno de los aspectos s persistentes en eldevenir histórico; nos muestra, además, que la estructura y laorganización sociales también pueden ser atisbados desde elrito y la fiesta. A demostrarlo se encamina el resto del texto.
4
Para profundizar en torno a la manera en que fueron vividos tanto el surgimientodel volcán como el desalojo de la zona donde vivían los habitantes de San JuanParangaricutiro, también llamado San Juan de Las Colchas, pueden leerse lostestimonios recopilados por Rafael Mendoza Valentín, en
Yo vi nacer un Volcán
, Novoa Editorial, León, 1988, pp. 39-92. El sobrenombre "De las Colchas" fue proporcionado por la fama que adquirió la comunidad en la elaboración de esas prendas, producto de una especialización en la elaboración de textiles cuyosorígenes arrancan en los inicios de la colonia; esto coincide con —y es unresultado mediato de— la estrategia de los frailes misioneros que congregaron pueblos y que, a la manera quirogana, les proporcionaron capacitación en oficiosque les permitieran al mismo tiempo diversificar sus actividades productivas, producir excedentes para tributar a la administración colonial y lograr, hasta dondefuera posible, la autosubsistencia. Vid. Benjamín Jarnés,
Vasco de Quiroga, obispode utopía
, Ediciones Atlántida, México, 1942,
 passim
; también, César Moheno,
op. cit 
., pp. 85-87.
5
Cuando se platica con los lugareños viejos, al referirse al volcán, hablan de dos:el Padre, que es propiamente el Paricutín y el
 Zaapichu
("El niño", en purhé) quees el hijo (aunque es un segundo cráter que se formó al taponarse el original). Ydicen, en tono festivo, "¡Hombre pues el niño salió más travieso que el padre!" porque fue, de hecho, la lava manada por El
 Zaapichu
la que sepultó buena partede los Pueblos de San Salvador Combutzio (Parícutin) y San Juan Parangaricutiro,lo cual obligó a evacuar el área y reubicar a ambos pueblos. El Primero hoy sellama Caltzontzin y se encuentra conurbado a la ciudad de Uruapan, Mich; elsegundo es al que hemos referido y seguiremos haciéndolo. El testimonio oral fue proporcionado por José Anguiano, cabildo de San Juan Nuevo Parangaricutiro.
6
Una de las primeras reflexiones sobre los violentos cambios a que obligó estefenómeno natural, aunque inédita hasta 1983, la realizó Víctor Serge en su ensayo-testimonio "San Juan Parangaricutiro". El cambio sociocultural en la coyuntura yla desesperanza se pasean a lo largo y a lo ancho de un escrito en el cual intentacompartir el dolor por "la muerte de los sembradíos y del pueblo", por "un futuroincierto" y una alegría arrebatados por el volcán, mientras el curioso fuereño,comerciante a veces, hizo del desastre un brillante negocio y del área un inmensosalón donde ir a maravillarse. Vid. Víctor Serge, "San Juan Parangaricutiro", en pp. 117-147 de
 El Buscón
núm. 3, marzo/abril de 1983, México.
33

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 thousand reads
1 hundred reads
Estela Chavez liked this
Estrellita Chuc added this note
cual es la danza de las sembradoras de michoacan

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->