Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
PEÑA Los jueces deben ser ciegos a la orientacion sexual

PEÑA Los jueces deben ser ciegos a la orientacion sexual

Ratings: (0)|Views: 27 |Likes:
Published by Francisco Estrada

More info:

Categories:Types, Research, Law
Published by: Francisco Estrada on Feb 07, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/03/2013

pdf

text

original

 
Número Especial : Diversidad y No-Discriminación: Un debate necesario.
PPá á ggiinnaa99ddee1188|www.programabecas.tie.cl| FFoonnddooIInntteerrnnaacciioonnaallddeeBBeeccaass
se cuelan por todos los intersticios.
Es inevitable acordarse del caso del juez Calvo.El Presidente de la Corte Suprema comentó ensu momento que “no se discriminaría a unhomosexual”, punto seguido dijo que los“jueces deben mantener una conducta externacompatible”. ¿Hay relación entre losargumentos utilizados por los jueces en el juzgamientos de ambos casos?
En general, como sugerí antes, es deber de los jueces tratar neutralmente la orientación sexual delas personas. Ello quiere decir que la condiciónsexual debe ser irrelevante al tiempo de decidir siuna persona es apta o no para ejercer los deberesque establece el derecho vigente. En otras palabras,los jueces deben, en principio, ser ciegos a laorientación sexual. En la medida en que en los doscasos que usted cita, la orientación sexual fueconsiderada relevante (para ejercer deberes públicosen el primer caso o para ejercer la custodia de loshijos, en el segundo) lo que tienen en común es elabandono del principio de neutralidad.
El código civil señala en el inciso primero ytercero del artículo 225° lo siguiente: Incisoprimero : “Si los padres viven separados, a lamadre toca el cuidado personal de los hijos”.Inciso tercero: “En todo caso, cuando el interésdel hijo lo haga indispensable, sea pormaltrato, descuido u otra causa calificada, el juez podrá entregar su cuidado personal al otrode los padres. Pero no podrá confiar el cuidadopersonal al padre o madre que no hubiesecontribuido a la mantención del hijo mientrasestuvo bajo el cuidado del otro padre,pudiendo hacerlo”. Los jueces de la CuartaSala, basaron su rechazo en el inciso tercero;debemos entender por tanto, que una mujerque hace pública su opción sexual; entrega conesto una causa que la inhabilita para ejercer la
CCaarrlloossPPeeññaa::LLoossj juueecceessddeebbeenn,,eennpprriinncciippiioo,,sseerrcciieeggoossaallaaoorriieennttaacciióónnsseexxuuaall
El abogado sostiene que la cosa juzgada no ha sido la capacidadde la madre y/o del padre para la crianza o bienestar superior delas niñas, sino que la declaración pública de Karen Atala entorno a transparentar su opción sexual.
Anita Rojas
|
Fondo Internacional de Becas
¿Cuál es la señal que está entregando laCorte Suprema con este fallo?
El fallo de mayoría de la Corte Supremaparece insinuar que el costo de revelar laorientación sexual, si esta es minoritaria, esperder la custodia personal de los hijos. Elfallo de la Corte, entonces, impide el reconoci-miento de las minorías sexuales y estimulaque estas se mantengan ocultas, en lapenumbra.
En las últimas horas Francisco Estévez(vocero de Karen Atala) ha manifestadosu opinión en torno a llevar el caso a laCorte Inter-americana de DerechosHumanos. ¿Qué se puede esperar de esaCorte?
En conformidad a las reglas internacionales –que son derecho vigente- la CorteInteramericana podría hacer responsable alEstado de Chile si se establece, como creo,que la Corte desatendió su deber deconsiderar neutralmente la condición sexualde las personas.
Conociendo la conformación de la sala yla trayectoria de los jueces, ¿eraprevisible un fallo 3-2, o este fuesorpresivo?
Por supuesto el fallo resulta sorprendente,aunque no por su contenido sino por elestrecho margen con que se acordó. Se tratade un signo –alentador, desde mi punto devista- acerca de las percepciones que los jueces tienen en cuestiones de intimidad.¿Habría usted imaginado una votaciónsemejante hace cosa de apenas cinco añosatrás y en un caso de esta índole? Nada deesto por supuesto debe entenderse como unconsuelo enfrente de una decisión que noparece correcta; pero ayuda a comprendercuánto ha cambiado nuestra sociedad y dequé manera las transformaciones culturales
»
»
»

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->