Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Primer Bimestre Quinto Grado

Primer Bimestre Quinto Grado

Ratings: (0)|Views: 464|Likes:
Published by Guadalupe Pineda

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Guadalupe Pineda on Feb 12, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/21/2012

pdf

text

original

 
DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN PRIMARIA ESTATALEVALUACIÓN DEL PRIMER BIMESTRE PARA ESCUELAS UNIGRADOCICLO ESCOLAR 2008-2009QUINTO GRADONOMBREESCUELATURNOLOCALIDADSECCIÓNFECHA
 
ESPAÑOL
Lee con atención el siguiente texto ycontesta las preguntas de la 1 a la 5.Llegaba la aurora con su traje color de rosa y su perfume de lilas ylimones, anunciando que tras ellavendría la mañana. La acompañabaDon Otoño, que caminaba a grandespasos porque tenía prisa. Deahacer su trabajo y hacerlo pronto.Así, antes de despedirse de la aurora,le prometió:Ya verás que manacuando vengas todo estashermoso. Te daré una gran sorpresa.Y se fue caminando por bosques yparques, soplando y cantando queera un gusto. A su paso, los árbolesse agitaban y dejaban caer sus hojassin chistar. Las flores se movían deun lado a otro y se despedíandiciendo:—¡Adiós, adiós, hasta lapróxima primavera!Pero en medio del parque de laciudad, en la sexta rama de un viejoroble, una hoja se negaba a obedecer las órdenes del otoño.—Yo no pienso bajarme, nome voy a ir a ninguna parte. En estarama nací, este roble es mi hogar.Aquí viene a despertarme el ruiseñor,y los niños que se trepan por lasramas son mis amigos.—Anda, baja de una vez. Todas lashojas deben partir y ya llegó tu hora—decía impaciente don Otoño, consus redondas mejillas rojas de tantosoplar y resoplar.Pero la porfiada hoja se aferró condesesperación a su padre el roble yse mantuvo en su lugar.—Si no caes hoy, lo harás mañana— aseguró el Otoño, que ya estababastante molesto. Además, queríavisitar los campos.Al día siguiente, la aurora quedómaravillada cuando vio las calles dela ciudad, cubiertas con una alfombrade obedientes hojas, que avanzabasuavemente impulsada por el viento.—¡Eres un artista, amigo Otoño!¡Cómo ha cambiado este lugar!—Me alegro de que te guste —dijoél orgulloso—. Prepárate paramañana, pues verás un paisaje máshermoso todavía. Te lo aseguro.Don Otoño había llegado ese día ala ciudad provisto de dos buenospinceles y pintura roja y amarilla. Sefue, entonces, por las calles y losparques, y se acercó a cada uno delos árboles que aún guardaban sushojas para comenzar su trabajo.Así, pinta que te pinta, una hojaroja, dos amarillas, pasó largo rato.De cuando en cuando se detenía ycontemplaba su obra. Estabacontentísimo, hasta que, de pronto,se encontcon la hoja del roble,sola, verde y aferrada a su árbol.—Ven acá, déjame que pinte tuvestido —le propuso don Otoño—.¿Qué color prefieres?—Verde nací y verde me quedaré—repuso la hoja testaruda.El otoño, que estaba demasiadocontento y no quería enojarse ese
INSTRUCCIONES
Lee atentamente cada pregunta.
Escoge la respuesta que considerescorrecta.
En tu hoja de respuestas localiza elnúmero que corresponde a lapregunta.
Rellena completamente el rculocorrespondiente a la letra de larespuesta que elegiste.
Si necesitas borrar hazlocompletamente y con mucho cuidado.
2
 
día, le contestó como un verdaderocaballero:—Si no te pinto hoy, tepintaré mañana.Y se la quedó mirando. Erauna hoja muy linda, en verdad. Peroél era don Otoño y tenía que cumplir con su trabajo: llevarse las hojas delos árboles y darles colores nuevos.Al tercer día la aurora y elotoño dieron un largo paseo por laciudad, visitando los árboles rojos yamarillos, hasta que llegaron al viejoroble del parque.La hoja desobediente se veía distinta.—Me siento muy sola —dijoafligida—.No tengo con quién hablar. Ademásestoy temblando de frío. Esto no esmuy divertido...Recuerda que tú noquisiste partir con tus compañeras —dijo don Otoño, ni siquieraaceptaste cambiar el color de tuvestido.—Es que quiero mucho a miroble y no podía dejarlo solo.—No estasolo muchotiempo. Pronto vendrá otra primaveray llegarán muchas hermanas tuyaspara acompañarlo nuevamente.—Pername, te lo ruego.Quiero ir con mis compañeras. Tú mellevarás, ¿verdad? ―supliellatemblorosa.—¡Por supuesto, pequa!Pero tenemos que apresurarnos puestus compañeras están algo lejos; elamigo Viento nos ayudará.Y soplando, soplando suavementepero sin detenerse, la llevó hasta elcampo donde las otras hojasesperaban la lluvia.—Gracias, don Oto, eresmuy bueno —fue lo último que dijo lahojita antes de echarse a dormir.
Y colorín coloradoel cuento de la hojitaya ha terminado.
Los dedales de oro y otros cuentos.Violeta Diéguez Ed. Andrés
1. Don Otoño lleese a a laciudad provisto de:A) mucho viento con gran fuerza.B) colores nuevos para pintar elpaisaje.C) dos buenos pinceles y pintura rojay amarilla.D) traje rojo y su perfume otoñal paratrabajar.2. ¿Por qué la hoja se negaba aobedecer las órdenes del otoño?A) Quería echarse a dormir.B) Consideraba al roble su casa.C) Era una hoja triste.D) Era muy divertida.3. ¿De qué trata principalmente eltexto?A) De una hoja que estaba contentade ir al campo y abandonar a suamigo el roble.B) De una hoja que no queríaabandonar al roble, pero al versesola, decidió ir tras sus compañeras.C) De un roble y una hoja queestaban contentas de que llegara laprimavera y el otoño se fuera.D) Del otoño y una hoja que cantabany jugaban con el viento festejando lallegada de la estación.
3

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->