Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more ➡
Download
Standard view
Full view
of .
Add note
Save to My Library
Sync to mobile
Look up keyword
Like this
32Activity
×
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
ESTEREOTIPOS CULTURALES

ESTEREOTIPOS CULTURALES

Ratings:

4.6

(5)
|Views: 23,820|Likes:
Published by agusc.maqar5519

More info:

Published by: agusc.maqar5519 on Nov 19, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, DOC, TXT or read online from Scribd
See More
See less

05/06/2013

pdf

text

original

 
ESTEREOTIPOS CULTURALES
Dentro de nuestra historia han surgido distintos personajes, que han sido la matriz denuestra identidad. Estos son reconocidos fácilmente, y tienen la particularidad de ser reconocidos como estereotipos de nuestra cultura.El Nativo Americano
 
Las culturas aborígenes del territorio argentino no llamaronla atención de los españoles de la misma forma en que lohicieron las de los pueblos de México o el Perú. Los primeroscontactos de los españoles fueron con los agricultoresincipientes del litoral o con los cazadores de las pampas. Susencillo modo de vida, la falta de ciudades y de ritualescomplejos hicieron que fueran considerados "salvajes". Laignorancia mutua del idioma y el hecho de que pronto elcontacto entre conquistadores y nativos se volviera hostil, permitieron que sólo algunos viajeros o los misioneros quevivían con los indígenas pudieran apreciar el conocimientoque tean de la naturaleza (plantas, animales) que losrodeaba, las formas ingeniosas en que aprovechaban elmedio, sus leyendas y creencias.El territorio argentino estaba muy escasamente poblado, deun extremo al otro, en ambientes tan distintos como lallanura (a veces regada por los ríos, otras áridas), las altasmontañas cortadas por valles, las serranías, las mesetas, en las que se dispersarondistintos grupos étnicos. Cada uno de estos grupos conocía a la perfección el medio enque via: los canoeros mallagónicos se adaptaron a su vida de pescadores recolectores de maíz y frutos; los habitantes del chaco conocían el ambiente de ríos,selvas y travesías; en el noroeste, pueblos de hábiles alfareros y agricultores esforzadosaprovechaban el agua escasa de las montañas mediante sistemas de riego.Pero salvo los contactos entre pueblos vecinos, los que habitaban una zona no conocíana los demás. Esto conformó la diversidad de costumbres de los antiguos habitantes denuestro país.
 
Las mayores confrontaciones entre los europeos y nativos americanos en Argentinase dieron con aquellos pueblos que estaban asentados en la zona que los españoles sedieron por habitar: la Pampa y en menor cantidad la Patagonia. En esta zona vivían pueblos que se parecían entre sí. Todos ellos, por ejemplo, aprovechaban la rica fauna propia de cada región: los onas de Tierra del Fuego y los Patagones de la meseta patagónica se alimentaban fundamentalmente con la carne de los guanacos. Los pampasde las llanuras bonaerenses perseguían venados, en esos tiempos muy abundantes.También aprovechaban la carne de los ñandúes y distintas raíces, semillas y frutassilvestres.Todos estos grupos perseguían a sus animales de a pie, usaban para cazarlos arcos y  flechas con puntas de piedras y también boleadoras. Asimismo usaban estrategias paramatar a los animales. Todos eran mades: se desplazaban dentro de ampliosterritorios en busca de alimento. Sus viviendas eran transportables y lasconfeccionaban de pieles de animales o mantas tejidas por las mujeres aborígenes aligual que su vestimenta.La llegada de los españoles al territorio argentino produjo un gran cambio en la forma de vida de loscazadores de la Patagonia y la pampa. Losespañoles introdujeron caballos, los que semultiplicaron rápidamente en las llanuras. Losingenas empezaron candolos, como anteshaan con los guanacos o los venados, pero pronto, a fines de 1800 aprendieron a montarlos.Los aborígenes de las pampas adaptaron su formade hacer la guerra con estos animales, losdomesticaron y prepararon para la batalla.Cambiaron sus tácticas de combate juntando milesy miles de jinetes aguerridos en masivos ataquescontra poblaciones y estancias de terratenientes porteños, quienes denominaron a estos ferocesejércitos aborígenes: “malones”.Con las campañas por parte de los gobernantes de Buenos Aires en el siglo XIX y  finalmente con las campañas de “La Conquista del Desierto” al mando de el general
 
Roca, se terminaron de erradicar los aborígenes de las pampas siendo “empujados”hacia el sur y dejando a unos pocos grupos de nativos en estas tierras.El gauchoEste personaje, por lo general era de origen mestizo y secaracterizaba por su vestimenta, lazo y boleadoras, un gran cuchilloatravesado al tirador o en la bote de potro, y así queda listo paramontar su caballo. Vivian de trabajos estacionales, de la capturadel ganado y de la venta en las pulperías de las lenguas vacunas y los cueros a cambio de algunos pesos, tabaco, yerba u otros productos.Por otra parte, hubo quienes formaron familia, y se apegabanmucho a sus hijos y no los abandonaban; se encargaban de sueducación, que consistía en saber montar a caballo, enlazar, arrojar las boleadoras y matar animales. De esta forma el gaucho alternabasu forma de trabajo posible entre la subsistencia y el salario.No hay una única visión del gaucho; aunque la mas difundida es lade “varón errante, vago y solitario que vivía del robo del ganado, que le gustaba jugar a los naipes y gastar el tiempo en la pulpería”. A principios de la época colonial loseuropeos, extranjeros y hasta los mismos porteños lo veían como ladrón y escoria de lasociedad.Los distintos estratos sociales veían al gaucho de distintas maneras, como la elite y aunla burguea urbana consideraban gaucho almaleante o al vago; pero entendían también queel peón del campo no era gaucho sino paisano. Nose advertía que el paisano se sentía gauchoaunque quizás no se atreviera a ostentar sucondición de gaucho ante los patronespuebleros, que consideraban gaucho almalhechor y al cantor holgazán. A principios del siglos XX cambió esta perspectivadel personaje ayudado por obras literarias, talescomo “Marn Fierrode JoHernández querepresentaban al gaucho como un personaje típicoargentino, un hombre trabajador y de gransabiduría.InmigrantesEn la pequeña sociedad argentina de la segunda mitad del siglo XIX, los inmigrantes sehicieron notar. Su vestimenta en general era humilde, su forma de hablar y sus gestoseran, seguramente, más que elocuentes para la mirada de los habitantes nativos, untanto sorprendida ante el número de recién llegados.Para los migrantes, el viaje comenzaba en el momento en el que partían de su pueblonatal para dirigirse a los puertos en los que embarcarían – Génova Trieste, Nápoles, ElHavre, Burdeos, Hamburgo, Sevilla – y desde donde saldrían hacia América.

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->