Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Esencia Del Cristianismo de Karl Rahner

Esencia Del Cristianismo de Karl Rahner

Ratings: (0)|Views: 97|Likes:
Published by Cabeto3000

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Cabeto3000 on Feb 18, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/13/2013

pdf

text

original

 
Esencia del cristianismo
Karl RAHNER
Sacramentum Mundi, Herder, Barcelona 1976, vol II, cols. 28-54. El signo ->remite a otras voces de dicha enciclopedia teológica.
I. Observaciones preliminares de orden metodológico
1. La pregunta por la esencia del c. no es en definitiva una cuestión que surjapor primera vez cuando se empieza a dudar del carácter singular o absoluto delmismo. Es verdad que desde la edad moderna esta pregunta se ha planteadomás explícitamente y con mayor agudeza; y se ha planteado de tal forma que,olvidando cómo el c. es una acción singular, concreta, histórica, personal yrealizada inmediatamente por Dios mismo, dicha pregunta fue concebida comobúsqueda de un método -a disposición de un individuo ajeno a la experienciacristiana- que permita distinguir entre lo auténtico y lo históricamentecontingente y, por tanto, despreciable. Pero la pregunta en sí se ha dadosiempre, pertenece a la esencia del c., pues éste no se entiende a sí mismocomo una cosa obvia. El c. que partió de un determinado punto, a través de unproceso histórico ha ido dilatándose y alcanzando poco a poco a los hombres.Pero como siempre apela a la libre y razonable decisión creyente del individuo,no puede menos de presentarse diciendo qué es él y por qué exige la fe. Lainteligencia de sí mismo es por tanto un momento de la realidad cristiana.Ahora bien, al entenderse a sí mismo, el c. sabe que no hay ningún sistema decoordenadas ajenas a él mediante las cuales cupiera describirlo y enjuiciarlocríticamente.2. Sin embargo, según la concepción católica de la fe, cabe hablar del c. enuna doble manera, ambas legítimas. La primera consiste en que el c. sepresente a sí mismo según su propia concepción genuina (proclamando ladoctrina de la Iglesia católica sobre sí misma y sobre el c. en general). Y lasegunda consiste en mostrar lo que, por lo menos en principio, un extraño, unoque todavía no cree (pero siempre se halla necesariamente bajo la luz de lagracia de una fe posible) puede ver en el c. Cabe, pues, presentar el c. bajo la
 
perspectiva dogmática y desde el punto de vista de la teología fundamental(este segundo método incluye enunciados sobre la fenomenología de lareligión, sobre la historia en general, sobre la historia de la religión, sobre lacultura y la sociología). La visión del c. desarrollada en forma de teologíafundamental, visión que en cierto modo lo contempla «desde fuera», según laconcepción católica de la relación entre -> fe y saber, entre fe y posibilidad deconocer racionalmente el hecho de la revelación (motivo de la -> fe; -> teologíafundamental; -> apologética), puede muy bien alcanzar la realidad cristiana, sibien su esencia más íntima sólo se descubre desde el mensaje creyente, conobediencia creyente y bajo la luz de la fe.3. De acuerdo con la doctrina católica que, reconoce a determinados nocatólicos como cristianos (CIC, can 1325 § 2), tiene por posible que se dé ->gracia y -> justificación incluso fuera de los que pertenecen actualmente a laIglesia (-> bautismo de deseo), afirma la validez de los -> sacramentosrectamente administrados fuera de la Iglesia, y enseña que la Escritura es «ensí misma» palabra de Dios y no sólo por su recta predicación actual; es legítimono identificar sin más el c. y la Iglesia católica. Por tanto, un enunciado sobre elc. no tiene por qué identificarse con un enunciado sobre la Iglesia. Sinembargo, puesto que teológicamente hablando el c. no es simplemente lasuma de los cristianos externamente controlables y de sus opiniones (pues nisiquiera la perspectiva de la teología fundamental, la mirada al c. desde fuera,permite una mera suma homogénea sin diferencia de niveles), sino que él esmás bien la acción salvífica de Dios en Cristo, la cual en esencia se da enforma plenamente concreta dentro de la única Iglesia católica;consecuentemente, todo enunciado sobre el c. tiene que consumarse en unenunciado sobre la única Iglesia concreta (pero, evidentemente, sobre una ->Iglesia concebida como salvación de todos y que considere realmente posiblela salvación de todos, también la de aquellos que, estando fuera de ella, noobstante viven de ella).4. Como la concepción católica del c., de un lado, tiene por posible unafundamentación racional de la fe, y, de otro, considere el c. como una realidadque en último término forma parte de todas las cosas, también de todos loslegítimos actos espirituales y, por tanto, incluso de la función crítica, que
 
distingue entre lo que debería ser y la aparición fáctica; en consecuencia, apesar del carácter absoluto del c., una descripción crítica de la realización de laesencia de éste y de su historia es plenamente legítima e incluso necesaria a laluz de la concepción católica del c. Ahora bien, esa función compete a la Iglesiamisma y no a un crítico que se halle «fuera».5. Puesto que lo concreto e histórico tiene necesaria y esencialmente unaprimacía respecto a la reflexión humana (en el campo de la historia de lareligión y de la teología) y la reflexión no puede abarcarlo totalmente, puestoque el c. ha sido fundado por la acción salvadora de Dios y se apoya en lapersona concreta de Jesús, y puesto que se considera a sí mismo como laintegración total de toda realidad (Dios - salvación - mundo - historia) en supropia realidad (aun cuando de manera graduada); no puede de antemanoesperarse que haya una «fórmula», una definición abstracta que exprese de talmanera la esencia del c., que de ella se pueda deducir todo lo esencial, o quecuanto no pueda deducirse de ella, haya de afirmarse como algo quehistóricamente es accidental al c.6. Este intento de expresar en una forma relativamente breve la esencia del c.tiene también su importancia para la predicación. Estas breves síntesis sonnecesarias para predicar el c. a los no cristianos y han existido siempre(empezando por el símbolo apostólico de la fe); las que nos ha transmitido latradición no son fácilmente asimilables en la actual situación cultural. Si aquí sehace el ensayo, casi arriesgado, de formular una breve síntesis de ese estilo,naturalmente sólo puede dirigirse al mundo cultural de occidente (Europa yAmérica). Para otras culturas habría que tomar otro punto de mira; y no hay unpunto común a todas, porque la unidad universal de la cultura racional y técnicano ha logrado aún la unidad de la autocomprensión del hombre en un grado talque ésta se preste ya a ser la posible base general y el destinatario de labuscada definición del c.
II. Historia de las definiciones del cristianismo
1. La historia de las definiciones del c. coincide con la historia del c. y de sudogmática (cf. I, 1). Sin embargo, bajo cierto aspecto sólo puede hablarse detal historia desde el momento en que el hombre, guiado en la evolución de sus

Activity (4)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
Jucere5 liked this
sberein liked this
Noe Lopez liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->