Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword or section
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Harris, Marvin - El proceso de hominizaciòn

Harris, Marvin - El proceso de hominizaciòn

Ratings: (0)|Views: 14|Likes:

More info:

Published by: Clariola Fenoll Garcia on Feb 23, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/11/2013

pdf

text

original

 
MARVIN HARRIS  “EL PROCESO DEHOMINIZACIÓN» CAPITULO 2 LA EVOLUCIÓN ORGÁNICA
 Este capítulo trata de los principios básicos de la herencia y la evolución biológicas. Estosprincipios son esenciales para comprender cómo surgió nuestra especie y cómo adquiriósu naturaleza humana distintiva. Sólo se tocarán los aspectos más básicos de losmecanismos de herencia y las fuerzas de la evolución. Reproducción, herencia y sexo Los organismos, como los coches, se desgastan, sufren accidentes y dejan de funcionar.La reproducción es un medio de asegurar la continuidad de cada “modelo” garantizando lapreservación de los planos para hacerlo. Estos planos constituyen las instruccioneshereditarias de un organismo. Sin reproducción, tanto las instrucciones hereditarias comoel propio organismo podrían extinguirse en un breve período de tiempo. La reproducción es, pues, el proceso por el que un organismo hace una copia de sí mismoy de sus planos o instrucciones hereditarias. Todos los organismos superiores (y tambiénmuchas formas simples de vida) se reproducen sólo después de transferir fragmentos desus instrucciones hereditarias a otros organismos. Cuando la reproducción implica talestransferencias se la califica de sexual. ¿A qué obedece el sexo? La reproducción sexual es ventajosa porque permite a losorganismos compartir pequeñas diferencias en sus instrucciones hereditarias ycombinarlas en formas nuevas. En otras palabras, la reproducción sexual incrementa lavariabilidad de las instrucciones hereditarias que se transmiten de generación engeneración. Esta variabilidad incrementa a su vez la capacidad de sucesivas generacionespara resistir cambios ambientales adversos y aprovechar nuevas oportunidadesambientales beneficiosas. Las ventajas de la reproducción sexual se harán más clarascuando analicemos más adelante en este capítulo las fuerzas de la evolución. GENES Y CROMOSOMAS
 
 Los mecanismos para preservar y transmitir las instrucciones hereditarias durante lareproducción son esencialmente similares en todos los animales. La información necesariaestá codificada en diferentes secuencias de moléculas de la sustancia llamada ácidodesoxirribonucleico (ADN) (figura 2.1). Estas moléculas son los principales componentesde las estructuras celulares denominadas cromosomas. Los cromosomas son visibles en elnúcleo de las células poco antes y poco después de producir una célula hija dividiéndosepor la mitad (fig. 2.2). En este momento los cromosomas se asemejan a bastones; enotros, se asemejan a filamentos largos y delgados. Durante los intervalos entre las divisiones celulares, los cromosomas desaparecentotalmente de la vista. Se cree que estas alteraciones corresponden al arrollamiento ydesenrollamiento de largas cadenas de ácido desoxirribonucleico: en forma de bastonescuando se arrollan estrechamente, en forma de filamentos que se vuelven invisiblescuando se desenrollan. Los lugares en los cromosomas, los loci, que dirigen la síntesis detodas las sustancias complejas necesarias para la conservación y reproducción de cadacélula, así como el crecimiento, conservación y reproducción de todo el organismo, sellaman genes. Los genes son las unidades básicas de la herencia.Los seres humanos tienen 23 cromosomas en sus células sexuales maduras (y 23 pares decromosomas en sus células somáticas) (fig. 2.3). Las moscas de los frutos sólo tienencuatro cromosomas. Muchos organismos poseen más cromosomas que nosotros; porejemplo, los tarseros (véase página 37) tienen 80. Pero nadie sabe el número total degenes en ninguna especie. Los cromosomas humanos pueden poseer hasta un millón deloci activos en uno u otro estadio del proceso reproductor.La herencia de los genes Para comprender cómo evolucionaron las especies, hay que comprender cómo loscromosomas y sus genes se transmiten de los padres a la prole. Dentro de las células somáticas ordinarias, los cromosomas siempre se presentan enpares. En los organismos que se reproducen sexualmente, un miembro del par representala aportación del padre, y el otro, la aportación de la madre. Así, los seres humanostenemos 46 cromosomas, de los que 23 se heredan del padre y 23 de la madre. Nuestranaturaleza hereditaria se determina en el momento en que un espermatozoide portador de23 cromosomas se une con un óvulo que contiene otros 23. Poco después de esta unión,los cromosomas del espermatozoide y el óvulo de estructura similar se emparejan ycomunican conjuntamente sus instrucciones hereditarias a las primeras células del nuevoindividuo, llamado cigoto. El cigoto procede a dividirse y diferenciarse hasta que seconstruye un embrión entero y un nuevo ser humano está listo para nacer. Como se requiere 23 + 23 = 46 cromosomas para crear un nuevo ser humano, es obvioque sólo la mitad de los 46 cromosomas del padre o de la madre puede transmitirse a unniño determinado. Cuáles serán los miembros transmitidos de cada uno de los 23 pares decromosomas es pura cuestión de azar. La partición en dos de los 46 cromosomas de cadauno de los padres se realiza durante la producción de las células sexuales en los testículosy ovarios. Los cromosomas se alinean en el centro de las células sexuales y forman pares.Depende totalmente del azar que el miembro del par que ha aportado el padre o la madredel individuo se alinee a la derecha o a la izquierda. Los cromosomas se dirigen después
 
hacia los lados opuestos de las células (23, uno de cada par, a cada lado), y la célula sedivide entonces en dos. Cada nueva célula sexual contiene, así, una nueva distribución delmaterial hereditario creada por la combinación de los cromosomas homólogos -es decir,los cromosomas portadores de genes similares-, procediendo unos de la madre y el restodel padre en una proporción aleatoria. El hecho de que los cromosomas se distribuyan independientemente durante la divisiónreduccional (fig. 2.4) de las células sexuales (la reducción de 46 cromosomas a 23) es unprincipio básico de la genética. La distribución independiente significa que la informaciónhereditaria de un cromosoma se transmite con independencia de la información queporten los demás cromosomas. También significa que, aunque la mitad de nuestroscromosomas proceden de nuestro padre y la otra mitad de nuestra madre, no haygarantía alguna de que una cuarta parte proceda de cada uno de nuestros abuelos, y noes probable que una octava parte, exactamente, proceda de cada uno de nuestrosbisabuelos. Es muy probable que algunos de los 64 antepasados directos de la sextageneración ascendiente no hayan aportado ningún cromosoma a nuestros 23 pares. Estodebería tener un efecto moderador en las personas que se deleitan en hacer remontar sus “raíces” más allá de la cuarta generación hasta la realeza, los primeros pobladores u otrosdignatarios. La situación sería incluso más lúgubre para estos genealogistas si no fuera por el hecho deque los cromosomas homólogos intercambian segmentos (genes) entre sí. Este fenómenose llama sobrecruzamiento [crossing over], y se produce justo antes de la divisiónreduccional en el momento en que los 23 pares de cromosomas se alinean en el centro dela célula (fig. 2.5). Debido al sobrecruzamiento, los cromosomas que aporta unantepasado concreto no permanecen intactos a lo largo de todas las generaciones. Así,varios antepasados diferentes pueden aportar genes a cada uno de los 46 cromosomasposeídos por uno de sus descendientes, quedando abierta la posibilidad de que cada unode los 64 antepasados pudiera haber aportado algunos genes a sus descendientes porlínea directa de la sexta generación. Sin embargo, es sumamente improbable que suaportación fuera exactamente de 1/64.Genotipo y fenotipo Cuando los genes en el mismo locus de un par de cromosomas homólogos contieneexactamente la misma información, se dice que el individuo es homocigoto para elcarácter controlado por este gen. A menudo, sin embargo, los dos genes diferiránligeramente. Se dice entonces que el individuo es heterocigoto. Los genes varianteslocalizados en un locus determinado se denominan alelos. Como la distribución de los cromosomas en las células sexuales se rige por el azar, esposible predecir las proporciones probables con las que dos o más alelos acaecerán en loshijos de padres y madres cuyos tipos genéticos se conocen. Por ejemplo, supongamos quehay dos alelos en un locus: A y a. Debido a los procesos responsables de la distribuciónindependiente, esto significa que se pueden producir tres tipos de individuos: AA, Aa y aa.Cada una de estas combinaciones se llama genotipo. Se puede calcular la proporción conla que se producirán los genotipos mediante un sencillo mecanismo conocido comocuadrado de Punnett. Si un óvulo y un espermatozoide tienen la misma probabilidad deposeer ambos alelos, el cigoto tienen un 50 por 100 de probabilidades de ser heterocigoto

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->