Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
4Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
El Carnaval durante el siglo XIX en la ciudad de México

El Carnaval durante el siglo XIX en la ciudad de México

Ratings: (0)|Views: 241|Likes:
Published by santiago1256

More info:

Published by: santiago1256 on Feb 24, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/09/2014

pdf

text

original

 
 
1
 
Carnaval: de fiesta popular a diversión burguesa
 Martes era, que no lunes, Martes de Carnestolendas,Víspera de la Ceniza, primer día de Cuaresma.Ved qué martes y qué miércoles,Qué vísperas y qué fiesta; El martes lleno de risa, El miércoles de tristeza.
 
Por qué don Carnaval
El presente trabajo aunque escueto tratará de abordar lo que representó, ysobre todo visualizar cómo se realizaba el carnaval en la ciudad de México y superiferia en el período de una década, desde la guerra contra Estados Unidoshasta el ascenso del gobierno triunfante de la revolución de Ayutla.¿Por qué esa época? Como mencionaremos más abajo, las carnestolendasfueron paulatinamente perdiendo su sentido original debido a los castigosimpuestos, ya fuera por autoridades eclesiásticas o civiles, a quienesparticipaban en ellos. Con esa censura el carnaval perdió poco a poco todo sucarácter contestatario, y al extirparle esa esencia no tardó en pasar a formar parte de las filas de las diversiones burguesas o de las élites.Observaremos también cómo la despresurización social que tenía lugar graciasal carnaval, que se encontraba en vías de desaparición, iba encontrando cauceen otras diversiones, pero no con el mismo carácter de las carnestolendas, y entodo caso algunas de ellas también fueron reprimidas. Las reprimendas alcarnaval, en el período elegido, ya no vinieron por parte de la Iglesia, comoantaño, quien era la principal represora, sino que ahora eran las autoridadesciviles quienes con más afán atacaban esas fiestas populares, principalmente ala antesala de la cuaresma.
 
 
2
 
H
emos decidido dedicar este análisis a tal período por la razón que nos daJuan Pedro Viqueira en su libro
¿Relajados o reprimidos?,
donde hacemención al poco desenvolvimiento que tuvo la manifestación popular durantelas primeras décadas del México independiente, y su reaparición durante ladécada de los 40 del siglo decimonónico. Pero bien menciona él que suaparición fue simplemente una pálida copia del original.En el presente demostraremos con algunas fuentes de archivo esa afirmación,o en su caso refutarla.En el trabajo abordaremos un sistema comparativo del carnaval y trataremos,en estas pocas líneas, de demostrar o rechazar la tesis con la que culmina elapartado de carnaval del libro ¿
Relajados o reprimidos?
Pues veremos que entodo caso, si las carnestolendas no desaparecieron, su sentido original sí. Nosapoyaremos en algunas fuentes de primera mano y otras secundarias paramostrar cómo es que el carnaval pierde gran fuerza y cómo se convirtió en unaparodia de lo que era y más aún, que al haber mermado la fiesta del carnaval,su antípoda, la cuaresma, murió con él.
Del vulgo al burgués
Don Carnaval contra doña cuaresma. Ése ha sido uno de los temas sobre loscuales han versado los estudios en lo relativo a aquella época del año en queel desenfreno era total y la inversión de roles era la premisa. En diferentesestudios los ponen como la contradicción misma, elementos enemistados ycontrapuestos: si uno, el carnaval, era la libertad, el otro, la cuaresma, era lacensura y la prohibición. Pero realmente los dos se necesitaban. Uno era lavitalidad del otro.En el siglo de las luces observamos claramente los intentos que se hicieron por acabar con el carnaval, edictos, cédulas y bandos iban encaminados a detener de tajo la celebración popular en la cual no se veía más que una práctica de
 
 
3
 
ritos paganos, que atentaban contra el dogma católico. Su prohibición serealizaba con castigos ejemplares tanto económicos como físicos y morales.El carnaval en la ciudad de México comenzó a marchitarse cuando lasreformas borbónicas se implementaron en la Nueva España, e iniciaron con elcombate a las fiestas populares, tradiciones y celebraciones de lascomunidades indígenas. Estos ataques asestados durante aquel períodofueron tan duros y demoledores que hicieron al carnaval perder gran parte desu función social, pues actualmente los estudios realizados demuestran queera una válvula de escape a la cotidianidad de la vida, a su constantesometimiento y represión por parte de los poderes establecidos, especialmentede la Iglesia.
H
ay autores que consideran que durante la centuria anterior a la independenciael decaimiento del carnaval va en aumento, hasta casi hacerlo desaparecer,pero en la dualidad que era, su contraparte, la cuaresma, se va con él.Por otra parte hay autores que mencionan que el carnaval no perdió muchafuerza, pues a mediados del siglo decimonónico siguió celebrándose, y sesustentan en la existencia de bandos y actas que demuestran su prohibición, oen su defecto reglas de comportamiento para la época de carnestolendas, quecada año mandaba a colocar el Ayuntamiento del Distrito Federal. Pero en ellosmismos se observa su decaimiento, pues muchos de los bandos mandados acolocar no variaban de un año a otro, sólo se acomodaba de distinta manera, locual nos demuestra que no existían los excesos de antaño en los cuales habíaque anotar nuevas indicaciones.
El carnaval
El carnaval surgió como rompimiento a las normas establecidas por elcristianismo. Fue una válvula de escape para mantener sana a la sociedad quese encontraba encajonada, y a la cual se le intentaba extirpar sus creencias

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->