Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
AV nº 40 - Marzo 2012

AV nº 40 - Marzo 2012

Ratings:
(0)
|Views: 248|Likes:
Published by mir_prensa2078
Periódico del Movimiento de Izquierda Revolucionaria
Periódico del Movimiento de Izquierda Revolucionaria

More info:

Published by: mir_prensa2078 on Mar 02, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/15/2013

pdf

text

original

 
 T B
 accdente n desgaca
.
na nuea masacesobe os taba jadoes y e puebo
.
Trabajadores 
El escenario de las paritarias pag. 5 
 
Internacional 
La nueva estrategia imperial de EEUU p. 11 
Nota central 
Malvinas: una perspectiva desde el materialismo histórico pag. 6-7 
´   
 
Nacional
2
Sumario
 
 accente, n egaca
. 
na nuea maace oe o taa j aoe  e ueo
.
 L a  M  a s  a c  r e  e  O  n  c  e
Las notas firmadas por suautor/a no necesariamente ex-presan el parecer colectivo de la organización 
.
En cambio, aquellos artículos de opinión o de análisis sin firma deben ser considerados como expresión de la posición política de nuestra organización 
.
C
omo pocas veces, las palabras co-
braron tanta signicación. Cuandouno habla de desgracia, de accidente,habla de hechos infortunados no pre
-
 visibles, imposibles de evitar. Con es
-
tos eufemismos, el gobierno nacional,empresarios y los voceros de turno, sererieron a la masacre de la estación de
trenes en Plaza Miserere.
Los hechos
 A primeras horas de la mañana delpasado miércoles 22 de febrero, másexactamente a las 8:22, una formaciónde trenes que llegaba a la estaciónOnce desde Moreno impactó contra lamisma. Rápidamente fuimos testigos,con imágenes repetidas hasta el inni
-
to, del horror de cientos de pasajerosintentando salir de los vagones, y delos cadáveres, que a decenas eran reti
-
rados del tren.Luego de horas de creciente tensión,las cifras iban en aumento y el horror,bronca e impotencia también. Lle
-
gamos, al cierre de esta edición, conun total de 51 muertos y más de 700heridos, con distinto tipo de gravedad.Enseguida, y como es costumbre, seintentó poner paños fríos al asuntotratando hasta el absurdo de deslindarresponsabilidades.Por un lado, a través del secretariode comunicación publica, la presidentaCristina Kirchner manifestó que
“ex-  presa su profundo pesar por la muerte de ciu- dadanos en la tragedia ferroviaria ocurrida en horas de la mañana de hoy...” 
No, señora presidenta. Quienes via
-
jaban no eran “ciudadanos”. Eran tra
-
bajadores y trabajadoras, jóvenes delpueblo pobre que nos vemos obliga
-
dos a viajar hacinados durante cada díade nuestras vidas para llegar a nuestroslugares de trabajo, soportando condi
-
ciones inhumanas, expuestos al peligropermanente de un “accidente”. Repeti
-
mos, aquí no estaban ninguno de los“ciudadanos” funcionarios de estegobierno, ni de los burócratas cóm
-
plices de la Unión Ferroviaria, ni los“ciudadanos” de TBA. Los ciudadanosque viajaban en el tren, eran hombres mujeres del pueblo.Por otro lado, el secretario de trans
-
porte de la Nación, Juan Pablo Schiavi,con un grado de cinismo solo esper
-
able de un mercenario de su calibre,manifestó esa misma tarde en confer
-
encia de prensa que
“todos los que toma- mos alguna vez el ferrocarril, sabemos que hay una cultura argentina de ir a la punta del tren, para bajar primero, y evitar hacer 
 flas...” 
y que
“si esto hubiera ocurrido ayer,hubiera sido una cosa mucho menor y no de la  gravedad de lo que fue hoy.” 
No, señor secretario de transporte.La “cultura” de los trabajadores argen
-
tinos, es la que ustedes nos imponen,obligándonos a viajar en estas condi
-
ciones. No se trata de bajar primero,sino de evitar caer en el camino, y decorrer al salir para llegar a horario anuestros lugares de trabajo. Pero cla
-
ro, imposible que alguien que no usael transporte público hace decenas deaños entienda esto. Tal vez hubierasido mejor que ocurra otro día, plan-tea Schiavi. Y las familias de los traba
-
jadores llorando a sus muertos hubi
-
eran sido menos. No, señor Schiavi, lasangre del pueblo no se cuenta con su“calculadora”.
 TBA, una historia de corrupción y poder
Para hablar de este grupo de explo
-
tadores, debemos remontarnos a prin
-
cipios de los ‘90, donde los hermanosClaudio y Mario Cirigliano poseíandos líneas de colectivos, la 61 y 62.Rápidamente, y gracias a sus “amis
-
tades” con el poder menemista, en el‘94 este grupo obtuvo la concesión dela línea Mitre y Sarmiento como TBA.Durante todos estos años, se trans
-
formaron en verdaderos pulpos deltransporte, llegando en la actualidad acontrolar a través de UGOFE el 32%del Belgrano Sur y de la línea San Mar
-
tín, con el grupo Plaza con más de 40líneas de colectivos, entre otros nego
-cios.
Los Kirchner, lejos de tener “sin
-
tonía na” con estos personajes, hancontribuido con subsidios millona-rios a aumentar sus ganancias. El añopasado, recibieron ocialmente, enconcepto de subsidios por parte delEstado, $150 millones y rmaron uncontrato por $160 millones más parafabricar conversores para la Televisión Abierta digital. Toda una medida al es
-
tilo “nacional y popular” de este gobi
-
erno. Otra muestra de que, más allá dematices y estilos, tanto Néstor comoCristina Kirchner han contribuido aabultar los bolsillos de empresarios y funcionarios amigos, regalando(literalmente) sectores estratégicos deuna nación, como lo es el transportepúblico de pasajeros.
 
La voz que no se quiere oír
Para los usuarios y los trabajadoresferroviarios el abandono de los trenesy la falta de control, por parte del Esta
-
do, no es novedad. Así como tampocolos accidentes.Como antecedente más inmediato,el 13 de septiembre pasado murieron11 personas cuando el colectivo de lalínea 92 a la altura de Flores intentópasar una barrera que funcionaba mal.Hace años que los delegados ferro
-
 viarios vienen denunciando esta si-tuación y realizando distintas medidasde fuerza para pelear, entre otras co
-
sas, por mejorar sus condicionesde trabajo y las con
-
diciones del
servicio.
Como
siempre, la
respuestaha sido lapersecución, la cárcel (recordemos ladetención de Rubén “Pollo” Sobrero,quien aún se encuentra procesadoproducto de una medida de lucha)e incluso la muerte en manos de lapodrida burocracia sindical de Pe
-
draza en complicidad con la PolicíaFederal, asesina del compañero Mari
-
ano Ferreyra, militante del PO, quiense encontraba solidarizándose con lostrabajadores de la línea Roca en una lu
-
cha que exigía el reconocimiento comotrabajadores ferroviarios a los miles detrabajadores tercerizados.Es que esta masacre, necesariamentese enmarca en la complicidad de ungobierno y de un estado capitalista quehace la vista gorda cuando se trata decontrolar las prestaciones de estos ser
-
 vicios de transporte, pero que no dudaen intervenir a través de sus fuerzasrepresivas a la hora de llevar adelantela persecución a los trabajadores y elpueblo. Un gobierno que, así como notiene ningún empacho en ridiculizar alos diferentes sectores en lucha –desdelos compañeros del subte acusándolosde que es “fácil” ser revolucionario endemocracia, pasando por la lucha delos pueblos en defensa del agua y encontra de las mineras, los cuales sontildados de dogmáticos y de “terroris
-
tas”–, se jacta a su vez de ser un defen
-
sor de los intereses de los trabajadores.Como siempre, es la voz de los quepadecemos esta situación de precarie
-
dad en nuestras condiciones de traba
-
jo, de hacinamiento en los transportesque tomamos a diario y de persecuciónpolítica de los que nos organizamospara luchar por nuestros derechos, laque no se quiere oír.Por esto, es que exigimos el esclare
-
cimiento de este hecho. Denunciamosla complicidad de un gobierno y deuna burocracia sindical que jamás con
-
troló el estado de los trenes.Este 22 de febrero, según los voce-ros del
establishment 
, seguramente serárecordado como la tercera tragedia deaccidentes de trenes más importanteen nuestro país. Como la tragedia de
Once.
Para nosotros, los luchadores y luchadoras, los trabajadores y el pue-blo pobre que sufrimos a diario laexplotación, la miseria y condicionesinfrahumanas de vida, será recordadocomo una nueva masacre hacia nues
-
tro pueblo. Y más temprano que tarde,deberán rendirnos cuenta de todo.Leonardo
 
Nacional 
La Masacre de Once -pag. 2
Editorial 
La unidad es posible para la lucha y necesaria para la Revolución - pag. 3
Nacional 
El doble discurso al des-nudo - pag. 4
Trabajadores 
El escenario de la parita-rias - pag. 5 
Nota central 
Malvinas: una perspec-tiva desde el materialismo histórico - pag. 6-7 
Regionales 
Un triunfo de la lucha popular - pag. 8 
Estudiantil 
Campamento de la TER Mendoza 2012 - pag. 8 Humor - pag. 8 
Megaminería 
La lucha sigue siendo con-tra el saqueo - pag. 9
Género 
Un juicio histórico en Tucumán: Marita Verón,¡presente! - pag. 10
Cultura 
El origen del mundo, de Eduardo Galeano - pag. 10
Internacional 
La nueva estrategia impe-rial de EEUU - pag. 11 
 
Edit or ial
3
 
E
n
agosto de esteaño se cumplen 40 años de un he
-
cho trascendente para el movimientorevolucionario en Argentina. El 15de agosto de 1972 un grupo de mili
-
tantes revolucionarios del PRT, FAR y Montoneros –en una acción uni
-
taria- lograron escapar de la prisión deRawson a la cual los había condenadola clase dominante por el delito deluchar por el socialismo. Una semanadespués, el 22 de agosto, la dictaduraasesina de Agustín Lanusse fusilaríaa 16 de esos compañeros/as que sehabían entregado en el viejo aeropuer
-
to de Trelew, cercados por tropas mili
-
tares, sin poder completar plenamentela huída por fallas operativas.Desde ese día, “Los mártires de Trelew” se convertirán en un símbo
-
lo de la entrega militante en la luchapor la Revolución Socialista, llegandosu ejemplo hasta nuestros días, comobandera de unidad revolucionaria.
 
Remontar la cuesta
 A 40 años de aquella gesta muchascosas han pasado. En los años ´60 y ´70 nuestro pueblo elevó su lucha y su conciencia hasta poner en jaqueel dominio del sistema capitalista en Argentina, y la burguesía y el imperia-lismo respondieron con toda su bru
-
talidad infringiendo una dura derrotaal proyecto revolucionario.De esa derrota quedamos duranteaños sin una conducción clara, sinproyectos potentes, dispersos en dis
-
tintos grupos que muchas veces seiban subdividiendo por razones meno
-
res. Fue muy difícil remontar tantosgolpes. Sin embargo, poco a poco,
comenzamos a retomar el camino. A
través de los años fuimos sembrandode luchas nuestra historia reciente y endiciembre de 2001 volvimos a mostrarla potencia de nuestro pueblo en lucha.Pero allí también quedaron en eviden
-
cia sus limitaciones, que son herencia dela derrota: la desarticulación de la claseobrera como sujeto político y la ausen
-
cia de una organización revolucionariacon un profundo arraigo popular, que
sea
capaz deestimular y orientarpolíticamente un proceso de transfor
-
mación revolucionaria de la sociedad. A 10 años de la Rebelión Popular deDiciembre de 2001, kirchnerismo me
-
diante, la institucionalidad del régimenpolítico de la burguesía en Argentinaha logrado una marcada recuperación,en tanto sigue notoriamente retrasadala conformación de una alternativa realde poder –obrera, popular y socialista-del pueblo trabajador.
 
Si aprendemos de nuestros erro-res, podemos ir por más
Hoy ya es tiempo de superar esa de-rrota y concretar las tareas políticasque aún tenemos pendientes. Debe
-mos avanzar con pasos serios y con-cretos para romper el aislamiento e ir
construyendo la nueva izquierda revo-lucionaria que hoy necesita nuestropueblo. Entendemos que ésa es hoy nuestra tarea central: construir poderreal, mostrar que no sólo somos gentehonesta y con “buenas ideas” (peroque aparecen como imposibles de rea-lizarse), sino que nuestro proyecto desociedad es viable y que tenemos lafuerza para construirlo. Para ello, enprimer lugar, debemos constituir esafuerza militante que nos permita hacerpolítica, y no hay más caminos paraconstruirla que uniendo todo lo que sepueda unir.Las experiencias de aquellos quelograron elaborar alternativas de poderasí nos lo demuestran: no hay más que ver las diferencias dentro del partidobolchevique; las agudas disputas quedurante años atravesaron al PRT; lasdiferencias profundísimas al interiordel movimiento sandinista; las diversasexperiencias y proyectos que conviventras la unidaddel
mo- vimiento
revolucionario cubanoque supieron construir Fidel y el Che.En cambio, las expresiones de izqui
-
erda revolucionaria en Argentina nosdividimos por cosas mil veces meno
-
res, en una falencia que nos cuestaenormemente superar: la política haciaun frente de masas o la participación
o no en elecciones ya son motivos
para quebrar cualquier unidad. Sinembargo, lo cierto es que si estamosintentando construir un partido parahacer la revolución, para construir unasociedad distinta, ¿cuántas discusionesmil veces más grandes, más profundas,más trascendentales para el futuro dela humanidad tendremos que asumir,cuántas diferencias tendremos quetener y afrontar?
 
Construyamos una nueva izquier-da revolucionaria
Estamos convencidos de que parasuperar la situación actual de la izqui
-
erda en nuestro país, es necesario ensa
-
yar nuevas instancias de acercamientoentre las organizaciones populares,principalmente entre aquellas que en
-
tendemos que es fundamental cons-truir un poder obrero y popular quenos coloque en otro plano de la luchapolítica, entendiendo que esta tarea nose opone sino que está indisoluble
-
mente ligada a la construcción históri
-
ca de un partido revolucionario de laclase obrera y el pueblo que sea parteactiva y consciente de ese proceso.Creemos que es necesario extenderla perspectiva de una izquierda revo-lucionaria a nivel nacional que inter
-
pele a cientos y miles de activistas y luchadores populares a sumarse a unproyecto político con vocación depoder. El de una izquierda revolu
-
cionaria que, sin miedos ni falsedades,reivindique las mejores tradiciones dela lucha revolucionaria, las queel proceso delu
-
cha de clasesha demostrado que son las másadecuadas para tener posibilidades deavanzar. Legado revolucionario queabreva en la reivindicación de Marx,Engels, Lenin, Trotsky y el Che; quelevanta orgullosamente los aportes delmar-xismo latinoamericano de JoséCarlos Mariátegui, de Mario RobertoSantucho y de Miguel Enríquez; quedeende la necesidad de construir or
-
ganismos de poder obrero y populardesde las bases y recupera con espíritucrítico todas las experiencias revolu
-
cionarias de nuestro pueblo y nuestra América.
En este camino,
 proponemos ir avan- zando en la organización y convocatoria de un “Encuentro por una Nueva Izquierda Revolucionaria” 
, en el marco de las dife-rentes actividades que se realizarán en Trelew del 18 al 20 de agosto próxi
-
mos, al cumplirse 40 años de la Fugadel penal de Rawson y posterior Masa
-cre.
Creemos que este Encuentro puedeser un ámbito apropiado para inter
-
cambiar políticamente sobre las cara
-
cterísticas de la etapa que atravesamos,y delinear los niveles de acuerdo y coordinación que resulten viables, en
esta etapa, entre las organizaciones y 
grupos que participen de la convoca
-
toria, sin apresuramientos, pero con vocación real de avanzar en mayoresniveles de articulación y unidad.Con ese n hacemos un amplio lla
-
mado a las organizaciones, grupos, ac
-
tivistas independientes e intelectualesdel campo popular que se sientan in
-
terpelados por esta convocatoria, conespecial énfasis en aquellos/as com
-
pañeros/as que reivindican la tradicióndel guevarismo, entendiéndolo comouna vigente perspectiva política conti
-
nental para el proyecto revolucionario,sin sectarismo ni fetichismos.Desde ya, este texto es apenas unapresentación general de los fundamen
-
tos y objetivos generales de esta propu
-
esta; un borrador abierto al debate quepuede y debe ser reformulado todolo que resulte necesario de acuerdo alas inquietudes y opiniones de quienesse vayan sumando activamente a laconcreción práctica de esta iniciativa,haciéndola propia en su proyección y ejecución.Las tareas que tenemos por delanteson enormes. Cuanto antes empec
-
emos, más cerca estaremos.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->