Welcome to Scribd. Sign in or start your free trial to enjoy unlimited e-books, audiobooks & documents.Find out more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
1Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
José Antonio en la cárcel y a hombros de sus Falanges – José Martín Villapecellín

José Antonio en la cárcel y a hombros de sus Falanges – José Martín Villapecellín

Ratings: (0)|Views: 84|Likes:
Published by falangistas
La Falange y Martín Villapecellín

Poco después del 19 de febrero de 1936, una imponente manifestación del Frente Popular asistía al entierro de uno de los suyos e inundaba la Gran Vía de Madrid de puños cerrados y de gritos de odio contra la Patria y contra la Falange. Sonó de pronto un potente ARRIBA ESPAÑA y el hombre que lo lanzó se vio envuelto en el acto por la masa frenética que intentaba lincharle. A punta de pistola mantuvo a distancia a los más peligrosos y logró a duras penas salvar la vida.
Tan extraordinaria audacia deparó a José Martín Villapecellín una larga temporada de cárcel y una satisfacción inextinguible que teñirá para siempre su vida. La alegría de compartir la prisión con JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA, con el fundador, que en el más alto servicio de España vivía sus últimos meses de existencia rodeado de discípulos predilectos, de sus mejores camaradas.
La admiración y el respeto que tenía Villapecellín para José Antonio se agrandaron hasta lo inconcebible. Recuerdo la obediencia fervorosa con que cumplía sus órdenes y recuerdo también que ni una sola vez se retiró a su celda sin cuadrarse antes militarmente y ponerse a las órdenes de José Antonio, que respondía con una afectuosa frase de despedida.
Una noche de finales de mayo, el Oficial de guardia interrumpió nuestra tertulia de sobremesa con la orden de libertad inmediata de Víllapecellín y del autor de estas líneas; orden que nos salvó de una muerte cierta y nos permitió actuar otra vez en la calle al servicio del Movimiento. Preparamos nuestros maletines en el acto y nos dispusimos a salir. José Antonio, Miguel, Julio Ruiz de Alda, Raimundo, Augusto Barrado, Roberto Basas, Alejandro Salazar, Andrés de la Cuerda, Palao y otros heroicos camaradas, caídos ya casi todos en acto de servicio, acudieron a despedirnos hasta cerca del centro de la prisión, límite que muchos de ellos no habían de quebrantar jamás. Sólo sus almas lo franquearon meses después para montar la guardia eterna.
Tras estrecharnos fuertemente las manos, adoptamos la posición de firmes y José Antonio gritó un ARRIBA ESPAÑA contestado por todos con voz fuerte que dominaba la emoción. Pero a José Martín Víliapecellín, que había sabido lanzarlo con ímpetu magnífico ante la manifestación comunista, le quebró la voz y las lágrimas no le dejaron contestar. Recibió entonces de José Antonio la primera y única reprimenda, y estoy seguro que ella ha quedado para siempre como una reliquia en el ánimo y en el espíritu de Martín Víliapecellín.

RAFAEL CARCERAN
La Falange y Martín Villapecellín

Poco después del 19 de febrero de 1936, una imponente manifestación del Frente Popular asistía al entierro de uno de los suyos e inundaba la Gran Vía de Madrid de puños cerrados y de gritos de odio contra la Patria y contra la Falange. Sonó de pronto un potente ARRIBA ESPAÑA y el hombre que lo lanzó se vio envuelto en el acto por la masa frenética que intentaba lincharle. A punta de pistola mantuvo a distancia a los más peligrosos y logró a duras penas salvar la vida.
Tan extraordinaria audacia deparó a José Martín Villapecellín una larga temporada de cárcel y una satisfacción inextinguible que teñirá para siempre su vida. La alegría de compartir la prisión con JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA, con el fundador, que en el más alto servicio de España vivía sus últimos meses de existencia rodeado de discípulos predilectos, de sus mejores camaradas.
La admiración y el respeto que tenía Villapecellín para José Antonio se agrandaron hasta lo inconcebible. Recuerdo la obediencia fervorosa con que cumplía sus órdenes y recuerdo también que ni una sola vez se retiró a su celda sin cuadrarse antes militarmente y ponerse a las órdenes de José Antonio, que respondía con una afectuosa frase de despedida.
Una noche de finales de mayo, el Oficial de guardia interrumpió nuestra tertulia de sobremesa con la orden de libertad inmediata de Víllapecellín y del autor de estas líneas; orden que nos salvó de una muerte cierta y nos permitió actuar otra vez en la calle al servicio del Movimiento. Preparamos nuestros maletines en el acto y nos dispusimos a salir. José Antonio, Miguel, Julio Ruiz de Alda, Raimundo, Augusto Barrado, Roberto Basas, Alejandro Salazar, Andrés de la Cuerda, Palao y otros heroicos camaradas, caídos ya casi todos en acto de servicio, acudieron a despedirnos hasta cerca del centro de la prisión, límite que muchos de ellos no habían de quebrantar jamás. Sólo sus almas lo franquearon meses después para montar la guardia eterna.
Tras estrecharnos fuertemente las manos, adoptamos la posición de firmes y José Antonio gritó un ARRIBA ESPAÑA contestado por todos con voz fuerte que dominaba la emoción. Pero a José Martín Víliapecellín, que había sabido lanzarlo con ímpetu magnífico ante la manifestación comunista, le quebró la voz y las lágrimas no le dejaron contestar. Recibió entonces de José Antonio la primera y única reprimenda, y estoy seguro que ella ha quedado para siempre como una reliquia en el ánimo y en el espíritu de Martín Víliapecellín.

RAFAEL CARCERAN

More info:

Published by: falangistas on Mar 03, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/13/2014

pdf

text

original

 
 José Antonio en la cárcel y a hombros de sus Falanges – José Martín Villapecellín
1
 
 José Antonio en la cárcel y a hombros de sus Falanges – José Martín Villapecellín
 
JOSÉ ANTONIO EN LA CÁRCEL Y A HOMBROS DE SUSFALANGES
 
JOSÉ MARTIN VILLAPECELLIN 
 
EDITORIAL M A U C C l 
 
MALLORCA, 16 6-168 
 —
BARCELONADigitalizado por Triplecruz (10 de diciembre de 2011)
 
 2
 
 José Antonio en la cárcel y a hombros de sus Falanges – José Martín Villapecellín
A MERCEDES
 
Me acompañas en este paseo de la vida hasta la muerte. Lo más noble y sagrado que hepodido escribir, a ti te lo dedico, porque supiste dar inspiración a unos días llenos de emociones yde recuerdos únicos. Mis cuartillas se abrazan a ti como ofrenda del poeta. Eres mía y eres
 
Madre, ¿qué mejor homenaje te puedo rendir que esos trozos de José Antonio, hijo y
 
enamorado?Compartiste los momentos más difíciles de tu vida a mi lado. Y te arranqué de lo anterior
 
arrancando un poco de mi vida, con dureza y frialdad de apasionado. Asistes en estas noches
 
crudas a esta conquista vertical de España con calor suave y amoroso, como se conquista a lamujer que parirá nuestros hijos.Eres la flor que por esos caminos de España he ofrecido a José Antonio. Lágrimas de Madreal paso del cortejo. Eso eres, ante todo y sobre todo, Madre. Madre que busca al hijo que no dejó.Madre que espera siempre. Madre que oculta su verdad en el llanto de mujer. Tu vida está faltade caricias de hijo. Ese es tu amar, Mercedes, y ésta es mi dedicatoria: A la Madre para él y a laVirgen para mí.JOSÉ MARTIN VILLAPECELLIN
3

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->