Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
5Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Teoria Del Discurso

Teoria Del Discurso

Ratings: (0)|Views: 36 |Likes:
Published by Griselda Abundis

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Griselda Abundis on Mar 04, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/08/2012

pdf

text

original

 
Resumen: A partir del ‘enunciado’ como lo superficial o existente, me interesatrazar dos conceptualizaciones divergentes en su relación con la ‘enunciación’:las que representan los textos de E. Benveniste y de M. Foucault. Intentarémostrar cómo una y otra conducen a reconocer diferentes prioridades en elanálisis: la primera, al poner el acento en la enunciación, reafirma laindispensable aproximación léxico-gramatical, mientras que la segunda, quepone el acento en el enunciado, destaca el concepto de ‘práctica discursiva’. Palabras-clave: Enunciación – Enunciado – Interpretación – Experimentación 1. El campo de los estudios del discursoEl presente trabajo intenta desarrollar algunos aspectos teóricos que hacen alos estudios del discurso, tomando en cuenta las palabras de H. Parret (1995:25): “Es muy importante notar que el paradigma dentro del cual se trabaja., yasea el funcionalismo, el formalismo, u otro, dicta ya de antemano lo que se vaa considerar como ‘empírico’, como ‘adecuadamente válido’, como ‘coherenciateórica’”. En otras palabras, el marco en el que nos movemos, las actitudesepistemológicas a las cuales adherimos, los intereses intelectuales y socialesque nos mueven, así como también otros aspectos que tienen que ver con loafectivo y personal inciden de alguna manera en nuestras elecciones yposicionamientos con respecto a temas de estudio, metodología, objetivos,conclusiones, tiene consecuencias sobre el hacer.En este sentido y en función de mis propias inquietudes y cuestionamientos,sentí la necesidad de esclarecer desde una perspectiva interdisciplinariaalgunos conceptos a los que se acude frecuentemente en los estudios deldiscurso. Para ello, en el presente trabajo intentaré trazar un determinadorecorrido vinculando algunas lecturas, sin pretender dar cuenta exhaustiva delos temas propuestos, objetivo éste que excedería ampliamente misposibilidades actuales. Sus limitaciones tienen que ver no solo con loscondicionamientos genéricos del ‘paper’ o ‘ponencia’, sino también con elreconocimiento en lo personal y la convicción de que, cuando sorteamos loslímites de las disciplinas perdemos de algún modo la sensación de seguridadque se consigue al moverse en un área de conocimientos especializados, ycomenzamos un movimiento de apertura que conlleva de algún modo ciertasensación de incertidumbre, de incompletitud, tal vez más acorde por otro ladocon el desarrollo actual de la ciencia. Sin embargo vale la pena intentarlo,aunque eso implique reconocer las propias limitaciones. En este sentido meinteresa traer acá las palabras de M. Foucault, en tanto demuestran unaelección epistemológica: No solo admito que mi análisis es limitado, sino queasí lo quiero y se lo impongo... Las relaciones que he descrito valen para definir
 
una configuración particular; no son signos para describir en su totalidad la fazde una cultura... Lo que en otros sería laguna, olvido, error, es para mí,exclusión deliberada y metódica (Foucault 1969, 265).Mis consideraciones parten de considerar el carácter interdisciplinario de losestudios del discurso, rasgo hoy ampliamente aceptado por muchos científicose investigadores. De ahí que, más que de una disciplina, se habla del “campotransdisciplinario de los estudios del discurso” (V. Dijk 2000a, 21). El discursoes sin duda un espacio en el que se entrecruzan disciplinas, no importa lopróximas o disímiles que resulten entre sí. A poco de instalada en nuestromedio la problemática señalaba Beatriz Lavandera este rasgo como unanecesidad, a partir tan solo de que no se puede entender la frase o el texto sino se incorporan elementos externos, que de hecho están incorporados. Es laoración en su producción la que los incorpora, decía, por lo tanto en ladecodificación hay que manejarse con ellos. Pero aunque a menudo puedaencontrarse una causa en esta necesidad indiscutible, que así expresadacoincide con lo que entendemos por función ‘referencial’, como una base delcarácter interdisciplinario, aclara la autora que no se trata “de la decisión decombinar conocimientos acumulados por disciplinas cercanas entre sí, osorprendentemente lejanas, sino de una actitud propulsora de estímulo ainvestigaciones complementarias, extendidas en grupos compactos o densos, através de continentes, proveedora de argumentos que hagan tambalear losprejuicios establecidos, que combatan las posiciones autoritarias en la ciencia,y que lleven a rechazar las actitudes etnocéntricas y culturalmenteimperialistas” (Lavandera 1988: 1).En las palabras anteriores queda claro que la mirada interdisciplinaria va másallá de la suma de ‘contenidos’ provenientes de diferentes campos. Tiene quever con la creatividad, con estímulos, con reconocer las propias limitaciones yel valor de lo diferente, con tolerancia y respeto al otro, al distinto, con unaactitud libre y abierta. De otro modo no podría concebirse el estudio deldiscurso como un conocimiento que se proponga metas tales como la de“proporcionar las herramientas teóricas y metodológicas necesarias para unenfoque crítico fundamentado del estudio de los problemas sociales, el poder yla desigualdad”(V. Dijk 2000 a: 62). Ahora bien: dentro de estamultidisciplinariedad podemos reconocer sin embargo una fuerte improntalingüística en los estudios del discurso, que se refuerza en los artículos de E.Benveniste de fines de la década del 60 en adelante, y que fundamenta laafirmación de E. Verón (1993: 122) sobre ‘el hecho aparentemente paradójico-señala el autor- de que el saber lingüístico es indispensable para una teoría delos discursos sociales. Algo similar leemos en M. Foucault (1969: 188): Si sequiere describir el nivel enunciativo, hay que tomar en consideración esamisma existencia: interrogar al lenguaje. [i].
 
He extraído estas citas de los textos mencionados no porque pretenda en ellasreducir y condensar el pensamiento de los autores sino porque me interesan alos efectos de la relevancia que otorgan a nuestra disciplina, lo cual noequivale a hacerlos decir que el estudio de la lingüística puede dar cuenta delfenómeno del lenguaje, menos aún de la comunicación o del discurso, como siéstos por otra parte fueran conceptos unívocos, ni aún apropiarse de losmismos como objetos de conocimiento. Podemos pensar con ellos en eldiscurso y/o el enunciado como una función existencial que atraviesa undominio, un ‘campo’ adyacente, que le otorga un estatuto, y que sobre esefondo de coexistencia enunciativa pueden deslindarse, a un nivel autónomo ydescriptible, las estructuras lingüísticas, metalingüísticas, retóricas, etc.; opodemos preferir pensar que ‘el discurso es la puesta en funcionamiento de lalengua’, pero lo que es innegable es la necesidad de no quedarnos en unaactitud ingenua y simplista, sino de sortear los límites de la disciplina, de dar ytomar, de producir cruces, ‘traslapes’. Esto está definitivamente reconocido:“El análisis del discurso se ha transformado en una empresa vasta ymultidisciplinaria de la cual participan por lo menos media docena dedisciplinas distintas, una empresa bastante compleja en algunas de sus ramas. Tanto es así que se ha producido una inevitable especialización y no siempreestá asegurada la comprensión mutua” (V. Dijk 2000a: 61).En este traspaso es curioso que a menudo no vemos problema en relacionar elestudio del discurso por ejemplo con conceptos de la física como la entropía,con cuestiones de mercado, etc., abrevando en áreas muy disímiles delconocimiento, práctica que a veces se suele objetar pero que, a mi gusto,‘airea’ nuestro tema, y sí en cambio, a pesar de esta apertura, suele costarnosadmitir puntos en común con diferentes ramas de la lingüística o a veces condisciplinas próximas. Ahí es donde se suele producir la no comprensión detérminos de uso común, como puede verse en el par ‘enunciación’ -‘enunciado’. Mi objetivo no es negar ni eliminar las diferencias sinovisualizarlas para una mejor comprensión de los conceptos y de ese modointentar poner a punto la teoría y el método, por un lado, y poder sortearlas porel otro, para evitar que se conviertan en un ‘obstáculo’ al entendimiento.2. El par enunciación - enunciado.Los dos términos de este capítulo, que están evidentemente asociados,aparecen usados en diferentes investigaciones con un significado tanespecífico que a veces no se llegan a visualizar las conexiones existentes.Responde en parte a una tendencia tradicional en el discurso académico aestablecer límites, que lleva muchas veces a una preocupación por elaboraruna terminología precisa, definida, de alta especificidad, válida además para

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->