Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
3Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Almonte, C.; Insunza, C.; y Ruiz, C., Abuso sexual en niños y adolescentes de ambos

Almonte, C.; Insunza, C.; y Ruiz, C., Abuso sexual en niños y adolescentes de ambos

Ratings: (0)|Views: 26|Likes:
Published by Francisco Estrada

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Francisco Estrada on Mar 06, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/06/2013

pdf

text

original

 
1
Abuso sexual en niños y adolescentes de ambos sexos
Sexual Abuse in Children and Adolescents of Both Sexes
Carlos Almonte, Carla Insunza, Cecilia RuizRevista Chilena de Neuro-psiquiatría. Vol.40 Nº 1, Santiago ene. 2002A definition is given of child sexual abuse (CSA) for the purposes of this publication. Thedata was obtained from clinical records. Sexual abuse is described in a population of 44children and adolescents of both sexes, 24 girls (54.5%) and 20 boys (45.5%) that wereseen at the Pediatric Mental Health Service of Roberto del Rio Hospital during 1998 eitherdirectly for the sexual abuse, for psychiatric pathologies associated with the situation, orbecause of a past history of CSA. The sexual abuse was generally the more serious typecarrying more serious legal penalties (mouth, vaginal or anal penetration, or attemptedpenetration) and affected 62.5% of the girls and 55% of the boys. The abusers includedboth adults (over the age of 18) and adolescents (under 18), 79.5% and 20.5% respectively.Abusers were relatives or acquaintances in 90.9% of the cases, and 66.7% were cases of intrafamily sexual abuse. Sexual abuse is an emerging pathology in the pediatric psychiatricservices, and it must be intentionally sought so that it does not go undetected. The need toestablish multiprofessional groups is suggested in order to protect minors from subsequentabuse and to facilitate the recovery of the family members affected.
 Key words:
sexual abuse in children, organization and administration of pediatric psychiatry
Introducción
 
El
abuso sexual infantil se destaca de otras formas del maltrato infantil por primar en aquéllas perturbaciones psicológicas por sobre el daño físico. El daño físico es objetivable en unporcentaje aproximado al 5% de las consultas por abuso(1).
 
En la víctima la experiencia del abuso sexual puede repercutir negativamente en sudesarrollo psicosexual, afectivo social y moral. En algunas oportunidades las consecuenciasdel abuso pueden permanecer y reactivarse en el curso de la vida de la víctima(2-5).
 
Consideramos como abuso sexual infantil (ASI) toda actividad sexual impuesta, motivadaconsciente o inconscientemente en el abusador, quien ejerce poder físico o psíquico sobre lavíctima, la que por su edad no siempre está en condiciones de comprender lo inadecuado deesta actividad(6). El abusador, con mayor frecuencia, es un varón adulto. El ASI puede ser
 
cometido por un adolescente con un desarrollo físico y cronológico mayor que la víctima.Ambos tipos de abusadores buscan preferentemente complacer sus propias necesidadessexuales inmaduras e insatisfechas, en tanto la víctima percibe el acto como abusivo eimpuesto. En los ASI intrafamiliares la situación, con frecuencia, es precedida de juegosseductores o de situaciones de privilegio para la víctima, lo que representa para ésta unasituación confusa y ambivalente. Una minoría de los ASI es realizada por mujeres.
 
2
El enfoque ecosistémico de la situación de abuso requiere que se considere tanto a lavíctima como al victimario, el papel de la familia, del sistema escolar y de los poderesejecutivo, legislativo y judicial, respectivamente. Este enfoque permite una comprensiónmás integral del contexto en que el abuso ocurre y facilita el diseño de estrategias deintervención más eficaces.El sistema familiar ejerce un papel protagónico y estructurante en el desarrollo psicológiconormal o perturbado de cada uno de sus miembros, papel en cuya realización interviene lacalidad del vínculo afectivo, características de los patrones interaccionales recurrentes, y elcumplimiento de las funciones de los miembros en los subsistemas que lo conforman. ElASI intrafamiliar con frecuencia significa una transgresión de los límitestransgeneracionales, lo que ocurre cuando el abuso es realizado por una figura parental. Enesta situación, en la víctima se produce una perturbación en la formación valórica, derivadade la transformación del garante ético en un transgresor de estos valores. Las consecuenciasdel ASI suelen resultar impredecibles para el futuro de la familia y de cada uno de susmiembros.El sistema escolar proporciona normalmente al estudiante un espacio para que establezcarelaciones próximas con compañeros y profesores. Por las informaciones que reciberespecto a las situaciones de abuso, logra discriminar entre lo legítimo o no de estos actos.El medio escolar puede representar para el niño abusado la primera oportunidad de hablarde esta experiencia. En algunos casos es en el colegio donde se lleva a cabo el abuso, ya seapor profesores, personal administrativo o de servicio, provocando un grave dañopsicológico al menor, por la transformación de un medio protector en un medio agresor yamenazante.El sistema judicial interviene luego de haber recibido la denuncia del abuso, iniciandoacciones dirigidas contra el potencial abusador o medidas de protección hacia la víctima,las que pueden ser solicitadas por los familiares o los profesionales, a fin de evitar que elabuso continúe. En los últimos seis años se han promulgado en el país leyes sobre laviolencia intrafamiliar, maltrato de menores y la ley 19.617, que modifica el código penal yde procedimiento penal respecto a los distintos tipos de abuso sexual(7)las que en
 
conjunto facilitan la toma de decisiones en estos casos.El Servicio de Salud Mental Infantil (SSMI) del Hospital Roberto del Río recibeaproximadamente 1.020 nuevas consultas al año, por las distintas patologías psiquiátricaspropias del niño y del adolescente. El abuso sexual se detecta como antecedentepreferentemente en pacientes derivados por otras patologías psiquiátricas. En una menorproporción se consulta directamente por situaciones de abuso alejadas del acto.En 1998 el 4,3% de las consultas se relaciona con experiencias de abusos sexuales,detectándose en los años previos un porcentaje de hasta 0,5% anual. Este aumento en eldiagnóstico de ASI y la posibilidad de describir e identificar las características de lostrastornos psiquiátricos que ocurren tardíamente en las víctimas de abuso, nos motiva adescribir las características más distintivas del abuso sexual en esta población consultante.
 
3
Población y método
 Se realiza una investigación clínica abierta, descriptiva y cualitativa, correlacionándosedistintas variables.La población estudiada corresponde al total de niños y adolescentes de hasta 16 años, deambos sexos, que consultan en 1998 por ASI o por otra patología psiquiátrica en que hayantecedente de abuso, independientemente del tiempo transcurrido entre el abuso y laconsulta.Se realiza una entrevista focalizada a la situación de abuso, y los datos obtenidos se recogenen un protocolo confeccionado con el objeto de consignar en él la información másrelevante en relación con éste. El número de atenciones es variable, dependiendo de lascaracterísticas del caso; algunos protocolos resultan incompletos por el no regreso de lospacientes. Cuando el dato aparece como "no consignado" es porque el sujeto no puedebrindar la información requerida.Se considera que existe ASI cuando la situación es relatada por el familiar que recibe lainformación de la víctima o sorprende al abusador en el acto, o cuando el relato esproporcionado por la víctima en forma verosímil, aunque sea rechazada su veracidad por elabusador u otros familiares adultos, ya que la literatura consigna que, en la mayoría de loscasos, el niño abusado dice la verdad(8), con excepción del niño triangulado en un
 
conflicto de pareja. Para los propósitos de este estudio la situación de ASI abarca desde lascaricias eróticas sin contacto corporal hasta la penetración vaginal, anal o bucal.Se descartan los casos que corresponden a juegos sexuales considerando a éstos comoactividad sexual exploratoria normal entre niños con escasa diferencia de edad, los queocurren en una dinámica de curiosidad recíproca, voluntaria, no impuesta, y en generalcomo experiencia única.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->