Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Save to My Library
Look up keyword
Like this
2Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Hijo de la luna, leyendas gitanas de Angelillo de Uixó.

Hijo de la luna, leyendas gitanas de Angelillo de Uixó.

Ratings: (0)|Views: 86 |Likes:
Published by Algarabia Angelillo
En este capitulo se adentra en la leyenda sangrienta del hijo de la luna, donde a través de trifurcas muchos protagonistas irán muriendo al ritmo de los acontecimientos. El autor ahonda más allá de la leyenda en la realidad política del pueblo gitano y los lamentables actos del PP con el pueblo gitano en Vall d'uixó y en la comunitat, donde los tienen afinados en pisos de protección subvencionados, en manos de asistentes sociales, junto con la escolarización que acabará con su cultura.
En este capitulo se adentra en la leyenda sangrienta del hijo de la luna, donde a través de trifurcas muchos protagonistas irán muriendo al ritmo de los acontecimientos. El autor ahonda más allá de la leyenda en la realidad política del pueblo gitano y los lamentables actos del PP con el pueblo gitano en Vall d'uixó y en la comunitat, donde los tienen afinados en pisos de protección subvencionados, en manos de asistentes sociales, junto con la escolarización que acabará con su cultura.

More info:

Published by: Algarabia Angelillo on Mar 08, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/16/2013

pdf

text

original

 
Hijo de la luna, leyendas gitanas y episodios nacionales deAngelillo de Uix
ó
.
Episodio nacional dedicado al Tio Paco, alias francisco Camps, a las obras hechas por el PP confines electorales a los gitanos en el barrio de texas, a los maestro que domestican con la culturablanca a los calorros, y a la persona que m
á
s ha hecho por la rep
ú
blica en los
ú
ltimos tiemposUrdangarin.Noche de luna lunera ilumina lechosa los rostros aceitunados que se encuentran en un patiodecorado con ruedas de carro y se
ñ
eras valencianas. Sobre los farolillos colgados de las tapias ymecidos por la brisa vuela un murci
é
galo. Olor cargado a jazm
í 
n y hierbabuena, tacos de jam
ó
n enplatos sobre una mesa de madera donde tambi
é
n hay botellas vino. En el centro del patio un mont
ó
nde le
ñ
a apilada espera arder. Ni
ñ
as de mirada brillante como ascuas encendidas ataviadas con
 
vestidos de volantes, miran enceladas a majos con guitarras al hombro, panderetas, largas patillas ypantalones ajustados. Las calorr
í 
se agitan, suspiran y reciben guantazo de mujeres envejecidascargadas de carnes fl
á
cidas, oscurecidas de andar bajo los soles y escarcha. Van las vetustasmujeres vestidas de luto donde sepultan las pasiones. Las ni
ñ
as con sus vestidos estampados decolores agachan la mirada avergonzadas mientras sus madres contemplan con promiscuidad a loscalorros. Sienten envidia de la juventud de sus hijas.Risa burlona, golfa y triunfante del majo que sabe que las gitanas tienen hambre de macho.Las ni
ñ
as desean entregar sus amores, dar de beber c
ó
mo marca la gen
é
tica de su sexo al sedientovar
ó
n de sus labios, y hacer que se sienta feliz en una tierra de tantas penas y desdichas.Un anciano aguarda en silencio, negro riguroso su traje, preside encalado a la tribuna construida depalets el cochambroso patio, hace gala de rey. De nombre majestuoso, Juan de Dios, su cabezalaureada de canos cabellos, ayer fue el patriarca de la tribu de Uix
ó
, hoy solo una pantomima que end
í 
as de reuniones ejerce su poder de antiguo rey.-Tarda en llegar, patriarca, el alcalde payo de pelo de panocha c
ó
mo las barbas del ma
í 
z- comentainquieto a Juan de Dios un hombre que est
á
a su lado. Las tripas del farandul suenan, observainquieto con su rostro marcado por varias verrugas en los parpados. Tiene cabeza grande, nariz de jud
í 
o, su piel semejante a un indio. Es el sacrist
á
n gitano de la iglesia evang
é
lica de texas. Pornombre se le conoce como Recaredo Centelles, antes de sacrist
á
n robaba melones y era pordioseroen las puertas de las iglesias.- Ja de Dios, ya est
á
bien de espera, que empiece la fiesta , el payo y los suyos ya se apa
ñ
aran,abiyelar, abillar a jalar tos que el vientre lo tengo de perro- responde el patriarca con apetito queacaba en empacho a Recaredo y a la chusma congregada.Da una palmada sin fuerza el viejo, unas mosca que le sobrevuelan se espantan. Recaredo Centellesataviado de sacrist
á
n evangelista con bonete en su gran cabeza y la cabala en al mano enciende lahoguera al estilo persa con un mechero de mickey mouse.Saltan chispas de la panocha de pino, crepita el fuego, humo blanco sube al cielo estrellado deluceros. Olor a resina de pino e hinojo. Las guitarras suenan junto a las palmas y el taconeo, seforma un corro de gitanos embriagados por el fuego, viejo recuerdo ancestral de cuando erann
ó
madas y pueblo. Se entrelazan las manos los calorrros y empiezan a danzar a su alrededor.Chillidos profundos salen de gargantas m
á
s profundas y roncas, son lastimeros, penosos, es el cante jondo de un pueblo sin patria. Los gitanos danzan en un circulo lleno de frenes
í 
y sensualidadalrededor de la llama, con las miradas se declaran amores. Los m
á
s viejos con las navajas lunerasabiertas pinchan jam
ó
n, queso, confituras y lanzan enormes trozos de carne de cerdo atravesadaspor palos a la hoguera.Un farandul que baila sale del circulo hacia unas sillas de esparto donde dos j
ó
venes primas de 15a
ñ
os cuya belleza es insuperable se miran con ternura de amor pasional.Recaredo Centelles observa a las j
ó
venes disgustado por sus miradas. Habla inquisidor al ancianoque lucha por partir con las enc
í 
as una morcilla rellena.-La bella Mari, la m
á
s linda gitana llamada a ser princesa del barrio de Texas mira con ojos lascivosa Adela ¿ no estar
á
pose
í 
da por el esp
í 
ritu maligno de safo patriarca Juan de Dios?
amolarse amolarse- exclama el patriarca mirando con pena la belleza exuberante de bellaMari- esa calorr
í 
sobrina m
í 
a es cosa rara, se comporta como una paya. Oh Recaredo, desdeque vivimos confinados en barrios de protecci
ó
n oficial las cosas han cambiado, ya nadiehace lo que toca, los calorros llegan a casa maldiciendo su raza, nos ajuncan con su
 
comportamiento. En el colegio les ense
ñ
an a ser payos, a pensar como payos, se ti
ñ
en el pelode rubio para parecer payos, esconde sus cuerpos del astro para no ponerse m
á
s morenos.Las chicas no respetan a sus padres y les pegan, desean ser go gos c
ó
mo las blancas. Lo quehoy ves Recaredo es cosa de otros tiempos, queda la fachada de calorros en el baile, nadam
á
s. El hombre blanco nos ha ganado, nos compraron con sus pisos de protecci
ó
n oficial,nos achantaron con sus leyes de escolarizaci
ó
n. Nos comportamos ya como blancos, pero enlos trabajos nos tratan como gitanos y no nos quieren, pasamos hambre por el paro, y nuestraantigua forma de ganarnos la vida ha desaparecido al estar encerrados en las reservas depisos de protecci
ó
n oficial. Solo hay abundancia de comida los d
í 
as que el ayuntamientonos das una subvenci
ó
n de vales para comprar comida. Nuestra gente esta abocada a losservicios sociales. El ser sedentarios y el integrar a nuestra etnia con la de los blancos haacabado con nosotros. No me extra
ñ
a lo de bella Mari, pero aun as
í 
hablare con su madreque tiene apa
ñ
ado unos asuntos para la chiquilla. El mundo esta al rev
é
s Recaredo¿ qu
é
 puede hacer un viejo patriarca gitano en un gueto como el del barrio de texas?-La religi
ó
n evangelista es la soluci
ó
n majestad , mientras recemos nos salvaremos c
ó
mo pueblo, lo
ú
nico que hay que temer es que nuestra gente deje de orar- le dice suspirando Recaredo centellescon mirada piadosa. Suena bajo de la sotana el m
ó
vil con politono de los chichos, activa el icono deaceptar la llamada, se escucha una voz autoritaria que le dice:-En cinco minutos estamos para iniciar el acto.Un farandul grueso, moreno, mal rapada la cabeza, algo calvo y con aspecto de penado anda con doscopas de orujo en el vientre hacia bella Mari y su prima. Tropieza con varias sillas mientra caminasin apartar la mirada de bella Mari, cuyo rostro se vuelve de cera al verlo:-Mari, bella Mari baila conmigo- hace gesto con la mano de cogerla de la blusa , la chica esquiva lamano que pasa rozando sus cabellos largos, sedosos y rubios.-No tengo ganas Miguel
í 
n, usted disculpe- le dice con su suave voz.-Una ni
ñ
a de ojos verdes tan bonitos y con tu edad ¿por que no quiere bailar? Eso no es normal-el farandul eructa hinchando sus saperos mofletes verdiolivaceos. Bella Mari hace una mueca dehorror, su coraz
ó
n palpita de miedo ante el gitano al que esta prometida, suspira melanc
ó
lica.Su madre, una vieja desdentada, ayer flor lozana que le garantizo fortuna, hoy marchita vive de losrecursos sociales y de prometer a la hija. Desde un rinc
ó
n observa la escena disgustada, le hacese
ñ
al para que baile con el calorro.-Adelina, ahueca y deja tus compadreos con Bella Mari, la corrompes mala hembra con tus malasleyes- dice Miguel
í 
n a la compa
ñ
era de Bella Mari mal mirando a la fr
á
gil hembra.Adelina no responde ahogada de voz por temor a Miguel
í 
n, ex penado que ha salido de Picasenthace d
í 
as. Se recoge sobre las suaves piernas la falda de volantes repleta de cascabeles cosidos,haciendo ruido met
á
lico se aleja a un rinc
ó
n donde hay seis perros atados a varios bidones. Loscanes est
á
n enjutos de carnes, exhiben la forma de las costillas en las que est
á
pegada la piel, unpellejo de carne fina que los envuelve de hocico a rabo. Adelina se acerca a una mesa y les llevasobras que encuentra envueltas sobre el rico pa
ñ
uelo de su cabeza adornado con cascabeles,diamantes y oro. Su larga melena azabache se descuelga con suavidad por sus hombros. Loscalorros la observan dando vueltas al fuego con deseo, corean su nombre bailando posesos por el

You're Reading a Free Preview

Download
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->