Welcome to Scribd, the world's digital library. Read, publish, and share books and documents. See more
Download
Standard view
Full view
of .
Look up keyword
Like this
12Activity
0 of .
Results for:
No results containing your search query
P. 1
Zerzan - La Psicologia de Las Masas en Sufrimiento

Zerzan - La Psicologia de Las Masas en Sufrimiento

Ratings: (0)|Views: 591|Likes:

More info:

Published by: Libertad e Igualdad on Nov 28, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/05/2013

pdf

text

original

 
La psicologíaLa psicologíade las masasde las masasdel sufrimientodel sufrimiento
John Zerzan
 
ANTI-COPYRIGHT1994 JOHN ZERZAN
La psicología de las masas del sufrimientoLa psicología de las masas del sufrimiento
Hace ya un tiempo, poco antes de las revoluciones de los sesenta, cuyo espíritu todavía pervive enesferas menos públicas y directas, Marcuse,en su libro
 El hombre unidimensional,
describía una población satisfecha y feliz. Con la angustia omnipresente de hoy en día, ¿a quién podríamosdescribir así? La crítica que late aquí es profunda, aunque incompleta.Muchas teorías han anunciado el deterioro de los últimos reductos de la individualidad; pero de ser así, si la sociedad avanza hacia la homogeneización y domesticación totales, ¿cómo es que permanece esa tensión constante que causa semejante sufrimiento y desorientación? Estamosllegando a una situación insostenible, en un contexto de enfermedad emocional crónica ygeneralizada.Marx predijo, erróneamente, que el profundo empobrecimiento material traería consigo larevolución y la caída del capital. ¿No será este creciente sufrimiento psíquico lo que está haciendoresurgir la revolución? ¿No podría ser ésta la última esperanza de resistencia?Así y todo, es obvio que el mero sufrimiento no garantiza nada."El deseo no busca la revolución, es revolucionario por derecho propio", señalan Deleuze yGuattari en su
 Anti-Edipo.
Posteriormente, al tratar el tema del fascismo, nos recuerdan que la genteha deseado en contra de sus propios intereses y que aún están ampliamente extendidas lahumillación y la esclavitud.Sabemos que tras la represión psíquica se esconde la represión social, que muestra signos de ceder ante un enfrentamiento necesario con la realidad en todas sus dimensiones. La reflexión sobre losocial no debe llevarnos a ignorar lo personal, porque eso sólo repetiría, invirtiendo los términos, el principal error de la psicología. Aunque en la pesadilla actual cada uno tiene sus propios miedos ylimitaciones, no hay una ruta liberadora que olvide la primacía del conjunto total. Estrés, soledad,depresión, aburrimiento: la locura del día a día.2
 
Una tristeza cada vez mayor que nos hace reconocer, al menos visceralmente, que las cosas podríanser diferentes. ¿Cuánta alegría queda en la sociedad tecnológica, en este lugar de alienación yansiedad?Los epidemiólogos de la salud mental consideran que sólo el veinte por ciento de la población está libre de síntomas psicopatológicos. Es decir, representamos la "patología de lanormalidad" marcada por el empobrecimiento psíquico y crónico de una sociedad insana.
 Enfermo preocupado
(1988), de Arthur Barsky, diagnostica el estado de salud de la sociedadnorteamericana en la que, pese a todos los avances médicos', nunca ha existido una "necesidad tangrande de constante atención médica". Las crisis familiares y de la vida personal en general hanllevado, según este diagnóstico, a una búsqueda de la salud, de salud emociona) concretamente, queha alcanzado proporciones verdaderamente industriales. Una vida laboral cada vez más tóxica en elsentido más amplio del término, unida a la desintegración familiar, mantienen en funcionamiento lamaquinaria de la salud.Pero para una población inmersa en sus miserias y dramáticamente más interesada que nunca en elcuidado de la salud, el modelo dominante de atención médica es una parte más del problema, no susolución. Así, Thomas Bittker escribe sobre "La industrialización de la psiquiatría americana"
(Amerícan JournalofPsychiatry,
Feb. 1985) y Gina Kolata señala la gran desconfianza que existehacia la figura de) médico, ya que la medicina se ve tan sólo como un negocio más
(New York Times, 20
Feb. 1990).El desorden mental que acarrea seguir adelante tal y como están las cosas setrata actualmente casi por completo con bioquímica, para reducir la conciencia individual de unaangustia socialmente inducida. Los tranquilizantes son hoy día las drogas más extendidasmundialmente y los anridepresivos baten records de ventas. Se obtiene así un alivio temporal (almargen de los efectos secundarios y sus propiedades adictivas), mientras todos nos hundimos un poco más. En "¿Por qué toda esa gente dice que nunca tiene tiempo?"
(New York Times,
2 Enero1988), Trish Hall señala la pesada carga que supone el día a día y concluye que "todos parecensentirse desbordados" por ella.El informe Gallup de Octubre de 1989 reveló que las enfermedades relacionadas con el estrés seestán convirtiendo en la principal amenaza de los puestos de trabajo en EE.UU. En California, entre1982 y 1986, se quintuplicaron las bajas por estrés. Las cifras más recientes ponen de manifiestoque en casi dos tercios de los programas de asistencia al empleo se presentan síntomas psiquiátricoso de estrés.3

Activity (12)

You've already reviewed this. Edit your review.
1 hundred reads
1 thousand reads
Federico Perez liked this
Jason Lee liked this
Inés Viotti liked this
Jaudeto liked this
Clau Quipin liked this
sloterdijk liked this

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->